Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18361 al 18380 
AsuntoAutor
337/18 - Conectivi Noticias
338/18 - Alimentos Noticias
339/18 - XXI ENCON Noticias
340/18 - O DESENVO Noticias
341/18 - VIAJANDO: Noticias
342/18 - CRISE, E Noticias
343/18 - América: Noticias
344/18 - EL TRANSP Noticias
345/18 - CONTRIBUC Noticias
346/18 - De la soc Noticias
=?UTF-8?Q?347/18_- Noticias
348/18 - A "Volta" Noticias
349/18 - El paradi Noticias
350/18 - EL XX ENC Noticias
351/18 - BLOG DEL Noticias
352/18 - A OCUPAÇÃ Noticias
353/18 - VIAJANDO: Noticias
354/18 - LOS HERBI Noticias
1/19 - EZLN: veint Noticias
2/19 - Retos y dud Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 138     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 06/02
Fecha:Martes, 15 de Enero, 2002  19:29:26 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
A la venta A la venta
A la venta10 de enero del 2002

Ganadores y perdedores del plan económico

Daniel Muchnik
Clarín

La devaluación del peso significa una transferencia de ingresos de los sectores asalariados hacia los exportadores. La situación del sistema financiero argentino, que no puede devolver depósitos

La salida de la convertibilidad es tan dificultosa y explosiva como podría haber sido quedarse en ella. A lo largo de los últimos meses se conocieron varias propuestas "salvadoras" y en muchos casos desesperadas, que incluyeron la repesificación, la creación de la tercera moneda, la flotación, la devaluación luego de otras reformas.

Cada uno de estos caminos, como ocurre en el mundo de la economía, tiene sus ganadores y sus perdedores.

¿Cómo evaluar los daños y beneficios que puedan surgir? La devaluación del peso representa una enorme transferencia de ingresos de los asalariados (víctimas de recortes desde hace años) y de aquellos que tienen sus ingresos fijos en beneficio de algunos de los grandes sectores financieros y de los exportadores.

No todos los bancos soportarán pérdidas. Como la devaluación iría acompañada de un subsidio a los endeudados, incluidas las grandes empresas (que tomaron financiación por 26.000 millones de dólares) el Estado corre el riesgo de volver a endeudarse.

Si eso sucediera, se respaldaría a un determinado grupo en contra de la inmensa mayoría de la población que presenciaría la desvalorización de sus ingresos.

¿Quién pagará el subsidio que el Go bierno podría ceder a los endeudados? El mecanismo de ese subsidio tiene nombre propio y se llama inflación. Se pagará con un salario real más bajo que el actual.

Porque con un alto desempleo como el que padecemos y en medio de una voluminosa depresión económica, la devaluación llevaría a que disminuya el salario real. Es que los sueldos seguirían fijos en pesos mientras los precios internos se adecuarían al nuevo valor del dólar.

Sobre un cuadro financiero crítico, la devaluación agregaría más combustible. Con el agravante de que los bancos, las AFJP y las compañías de seguro, por el canje de la deuda, tienen sus acreencias garantizadas en dólares al 7% anual, lo que no es poco.

El canje de la deuda fue un "seguro de cambio gratuito" para el sistema financiero que hoy tiene aprisionados a ahorristas y depositantes.

Nuevamente, el Estado interviene para "salvar" a determinados grupos económicos y a determinados bancos. Los depósitos de los ahorristas, que ellos reclaman legítimamente, fueron confiados a bancos que prestaron esos fondos a empresas y al Estado.

Si los bancos no tienen esos fondos es porque no cumplieron con su rol de banqueros que es el de asumir el riesgo de las inversiones. Ahora se dice que la plata de los depósitos "no está". No se dice toda la verdad. Porque el dinero está en los créditos otorgados por los bancos y en los títulos de la deuda.

Si el Estado está decidido a honrar su deuda, entonces los bancos podrían traer sus capitales del exterior y garantizarles a los ahorristas la devolución de sus depósitos contra la garantía de la deuda y de los créditos otorgados. Hoy son muchos los que se rasgan las vestiduras y dicen que el país está fundido o en quiebra. ¿Se dieron cuenta ahora? ¿Por qué no lo consideraron cuando se les aseguraba a los ahorristas que la Argentina contaba con un sistema bancario sólido?

Aprisionado el país por la falta de salidas, la devaluación a secas, la ortodoxia sin compensaciones, termina por premiar a las grandes fortunas que ya pusieron a salvo sus depósitos, enviándolos al exterior. Sobre este proceso, ¿habrá una investigación real y en profundidad, como se merece?.

Otra vez se prometen planes de empleo de 200 pesos que cuando sean cobrados, por la devaluación, seguramente valdrían la mitad. Ahora, la Argentina enfrentaría el peligro de combinar depresión con inflación.