Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18285 al 18304 
AsuntoAutor
264/18 - Revolucio Noticias
265/18 - XX ENCUEN Noticias
266/18 - China y l Noticias
267/18 - 2DA. CIRC Noticias
268/18 Noticias
269/18 - O FORTALE Noticias
270/18 - CUANDO EL Noticias
271/18 - ARGENTINA Noticias
272/18 - ARGENTINA Noticias
273/18 - ARGENTINA Noticias
274/18 - El catoli Noticias
275/18 - DEBATES S Noticias
275/18 - DEBATES S Noticias
276/18 - UNA MIRAD Noticias
277/18 - O SETOR E Noticias
278/18 - LOS DESAF Noticias
279/18 - DESENVOLV Noticias
280/18 - O PROCESS Noticias
281/18 - Brasil: a Noticias
282/18 - Geografi Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18630     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 275/18 - DEBATES SOBRE MODELOS ENERGÉTICOS Y POLÍTIC AS PÚBLICAS HIDROCARBURÍFERAS EN EL CLIVAJE NEODESAR ROLLISMO – NEOLIBERALISMO ARGENTINO (2012 - 2017)
Fecha:Domingo, 23 de Septiembre, 2018  21:01:37 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 275/18
 

 

III Congreso de Geografía Económica

Mar del Plata - 13 al 15 de junio de 2018

 

 


 

DEBATES SOBRE MODELOS ENERGÉTICOS Y POLÍTICAS PÚBLICAS HIDROCARBURÍFERAS EN EL CLIVAJE NEODESARROLLISMO – NEOLIBERALISMO ARGENTINO (2012 - 2017)

 

Nahuel Mamonde

Fahce UNLP – CEUR, Conicet

 

 

Resumen: Este trabajo, analiza los modelos energéticos en Argentina en el periodo 2012-2018 haciendo hincapié en el sector hidrocarburífero, particularmente desde la re-estatización de YPF hasta la actualidad, haciendo hincapié en las diferentes miradas que explican la caracterización del periodo seleccionado, y a su vez se tienen en cuenta las transformaciones en el Complejo Industrial La Plata 2015-2018. En este marco, la caracterización del periodo es comprendida desde del clivaje neodesarrollismo-neoliberalismo, el cual es entendido como el proceso de la transición de proyectos de gobiernos, con lógicas económicas y políticas diferentes pero que como sostiene Ramírez Fernández (2016) bajo el concepto de Polanyi de “doble movimiento” como un proceso transitorio y en disputa de forma reactiva al mercado auto-regulado de la reconfiguración de estrategias y actores, el cual es un elemento central con los patrones organizativos del Estado (Ramírez Fernández, 2016: 23).

En este sentido, en reemplazo del modelo inspirado en el régimen de acumulación financiera de los 90’, y su colapso con la crisis del 2001-2002, entro en vigencia desde el 2003, un nuevo modelo de desarrollo basado en un serie de políticas económicas destinadas a controlar y sustituir el régimen de acumulación financiera pre-existente y promover un régimen de acumulación productiva, orientado a la generación de empleos y a lograr una mayor equidad en la distribución del ingreso.

En este sentido como sostiene Ramírez Fernández (2016) el neodesarrollismo en Argentina (2003-2015) es entendido como un proyecto Estatal de reacción a los efectos desestructurantes del Consenso de Washington capaz de alterar y alternativizar las formas de mercantilización que persigue el neoliberalismo y los actores e intereses globales comprometidos en su constitución y expansión (Ramírez Fernández, 2016: 36). Sin embargo, según el autor la inhabilidad fragmentada de no haber apelado a formas redistributivas universales, es utilizada por las capturas del proyecto estatal neoliberal, en parte por la convivencia con los intereses de las fracciones globales insertas en la primarización de la economía.

En este marco en el campo interestatal se vislumbran las disputas por direccionar los procesos, donde por momentos pueden ser disciplinadores o consensuales inclusivistas. Sobre este escenario, el proyecto de clase trasnacional basado en el neoliberalismo, reafirma sus condiciones de reproducción y de sub-alternidad de la periferia (Ramiro Fernández, 2016: 30).

El periodo neodesarrollista, tuvo diferentes periodos, del 2003-2007 la conjunción de una política fiscal prudente y expansiva, con una estructura tributaria mucho más progresiva y una estrategia de desendeudamiento del sector público, permitió recuperar la autonomía política necesaria para impulsar el empleo y la equidad distributiva (Panigo y Narodowski: 2010, 11).

Según Kulfas, (2016) el periodo 2007 – 2011, estuvo marcado por el conflicto agrario, la crisis internacional y la implementación de medidas contracíciclias (reestatización de las AFJP, AUH, y el Fondea). En este marco, la nueva reglamentación de la resolución 125 generaba modificaciones, queriendo regular el precio interno dando mayor previsibilidad a los márgenes de rentabilidad de los productos dejando en mano del Estado el excedente. Este escenario provocó una serie de reclamos sectoriales que conllevó a la Mesa de Enlace, que terminó no solo con la negativa de su aplicación sino también con la puesta en escena del conflicto y la representación políticos del interés de los actores del sector.

Mientras en el 2011- 2015 fue el periodo con un contexto internacional desfavorable, donde operó con restricciones inéditas, sobre todo en los sectores industriales y energéticos donde lejos de profundizar el modelo, se decidió ir por la sintonía fina, donde entre cosas, se estableció el programa de restricciones en el mercado de cambios denominado mediáticamente como “cepo cambiario”. A su vez, una medida acertada de este periodo pero tardía fue la reestatización de YPF (Kulfas, 2016: 158).

Asimismo, podemos decir que desde el 2015 y con la asunción de Cambiemos al gobierno, asistimos a un retorno al neoliberalismo, que a diferencia de los 90’, es un neoliberalismo tardío (García Delgado, 2017) es decir un proyecto de gobierno compuesto por Ceos de empresas trasnacionales en el poder (Canelo y Castellani, 2016) y por la implementación de políticas públicas esgrimidas en el nombre de la “modernización” en sintonía con lo que propone la escuela del New Managment (Bernaza y Longo, 2014) donde en materia de trabajo y educación el “emprendedurismo” (Mazzucato, 2014 ; Asiain, 2017) sería el rumbo a seguir.

Por su parte, la re-estatización de YPF, fue materia de debate en cuanto a cómo caracterizar al modelo energético del periodo, entre las diferentes miradas encontramos al menos dos posturas. Por un lado Kulfas (2016) sostiene que la reestatización de YPF fue una respuesta adecuada pero tardía, ya que la política energética intentó desarmar el régimen de inversión neoliberal que había logrado algunos buenos resultados en el incremento de la producción pero limitados en términos de sustentabilidad al no realizar nuevas exploraciones.

En cambio, para otros autores como D’ Elia y Pérez Roig el período neodesarrollista correspondería en materia energética a un modelo “neoliberal moderado” atravesado por la tensión “commodities/recursos estratégicos” indispensables para la reproducción del capital y del Estado (PEREZ ROIG, 2016). En este sentido, Vaca Muerta hizo que tanto voceros del neoliberalismo como del progresismo desarrollista coincidieran en una misma visión que identifica los nuevos descubrimientos de “riquezas naturales” con la posibilidad de un enriquecimiento rápido o acelerado.

 

La respuesta “tardía” de la recuperación de YPF.

En este sentido, la interpretación de Kulfas (2016) es que la reestatización de YPF fue una respuesta adecuada pero tardía, ya que la política energética intentó desarmar el régimen de inversión neoliberal que había logrado algunos buenos resultados en el incremento de la producción pero limitados en términos de sustentabilidad al no realizar nuevas exploraciones. Es decir, que durante el periodo neoliberal no se logró reemplazar dicho modelo por uno que acompañara la creciente demanda de energía originada en el crecimiento económico y la mayor inclusión social del período.

En este sentido, este desfasaje se cubrió con mayores importaciones y cortes selectivos de energía en el sector industrial, lo cual afectó, por ende la producción y la inversión en algunas ramas. Las exigencias del sector privado (mejoras en tarifas y en los precios del gas en boca de pozo) fueron rechazadas por el gobierno y no hubo inversión pública, privada ni mixta que alcanzara. En el año 2012 se sancionó la ley de Soberanía Hidrocarburifera Nº 26.741 a partir de la cual se declaró como objetivo prioritario el autoabastecimiento de hidrocarburos y se expropiaron los activos de Repsol: se reestatizó el 51% del paquete accionario de la empresa. La nacionalización de la compañía multiplicó su actividad en materia de inversión” (Kulfas, 2016:161).

 

La mirada del modelo neoliberal-moderado

Para otros autores como D’ Elia y Pérez Roig el período neodesarrollista correspondería en materia energética a un modelo “neoliberal moderado” atravesado por la tensión “commodities/recursos estratégicos” indispensables para la reproducción del capital y del Estado (Pérez Roig, 2016). En este sentido, Vaca Muerta hizo que tanto voceros del neoliberalismo como del progresismo desarrollista coincidieran en una misma visión que identifica los nuevos descubrimientos de “riquezas naturales” con la posibilidad de un enriquecimiento rápido o acelerado. Fue imposible plantear una visión estratégica que incluyera tanto la reducción y redistribución del consumo como la diversificación de la matriz energética y su progresivo reemplazo por energías limpias y renovables, que contemple formas de generación y gestión no centralizada (SVAMPA Y VIALE, 2013).

 

El Complejo Industrial La Plata (2012-2018)

El CILP es un predio que comprende un conjunto de empresas públicas, privadas y de la economía social, ligadas al sector hidrocarburifero, se encuentra localizado en el área portuaria de la región del Gran La Plata. Tuvo su origen en 1990 con la compra que realizó Repsol, sobre la Refinería YPF La Plata, y una serie de empresas privadas circundantes.

En el caso de la comunidad del Complejo Industrial La Plata (CILP), el cual conforma uno de los circuitos productivos regionales de Argentina, particularmente del circuito hidrocarburífero en donde interactúan diferentes agentes económicos del sector industrial petroquímico.

Según Rofman (1999) los agentes económicos poseen una situación de vinculación entre ellos en cuanto a la capacidad relativa de acumular, de acuerdo a la posición estructural que detentan, dentro del circuito, pero tal ubicación y las modalidades como concurren a distribuirse el excedente económico global del circuito son cambiantes en el tiempo y las citadas modificaciones dependen del modo en que los ajustes de la política económica global y los distintos factores o variables que la integran afectan a dicha distribución (Rofman: 1999, p. 72)

La existencia de los diversos agentes económicos (Pymes y Cooperativas de trabajo que prestan servicios al Complejo Industrial La Plata, es el resultado de la racionalización de personal y el despido aparejado por las transformaciones del año paradigma productivo de los 90’, un modelo basado en la flexibilización laboral mediante la subcontratación y tercerización de algunos sectores que comprenden la etapa industrial del circuito hidrocaburífero.

En este sentido, la comunidad territorializada, tiene un carácter dinámico, multidimensional, y multiescalar donde conviven, diferentes tipos de territorios o “múltiples territorios” (cerrados, tradicionales, flexibles, múltiples).

En el caso de estudio abordado, se puede ver el impacto de las modificaciones en el pasaje de modelos políticos – económico, sintetizado en el clivaje neodesarrollismo – neoliberalismo, en donde se ven profundizados los aspectos recesivos del período anterior, la concentración económica que generó un nuevo contexto en el que se vieron perjudicadas las actividades económicas y los actores sociales orientados hacia el mercado interno, principal destinatario de las políticas del modelo anterior.

Asimismo, es pertinente analizar las estrategias de los agentes económicos, como las cooperativas de trabajo, a partir de diciembre de 2015 a los efectos de la devaluación, la suba de tarifas, la liberalización del comercio exterior, el aumento de la inflación, entre las principales medidas, en el marco de la estrategia de reordenamiento de la redistribución del ingreso a favor de los sectores más concentrados tanto de la economía como de la sociedad.

En términos de impacto sobre las ciudades de Berisso y Ensenada, las pymes de servicio, especialmente las nucleadas en la CEEPP, poseen una importancia fundamental. En el SUPE se infiere que entre 50 y 70 millones de pesos quedan en estas economías locales, producto del gasto en bienes de consumo de los alrededor de 3000 trabajadores que conforman este conglomerado de empresas. Según esta misma fuente de información, gran cantidad de insumos básicos (ropa de trabajo, herramientas simples, electrodos, etc.) son adquiridos en comercios locales, aunque cuando estos insumos aumentan en complejidad o precio, recurren a distribuidores de La Plata o del Gran Buenos Aires. (Arturi y Adriani, 2014)

 

 



Libre de virus. www.avast.com