Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1824 al 1843 
AsuntoAutor
735/03 - Esto es e Humboldt
736/03 - INSCRIPCI Humboldt
737/03 - PARALELO Humboldt
738/03 - Volkswage Humboldt
739/03 - La ruta d Humboldt
740/03 - EL MAS DE Humboldt
741/03 - "Del Desa Humboldt
742/03 - La Vida e Humboldt
743/03 - Conferenc Humboldt
751/03 - ACTIVIDAD Humboldt
744/03 - CONTAMINA Humboldt
742/03 - La Econom Humboldt
745/03 - Segunda C Humboldt
746/03 - Studying Humboldt
747/03 - Geografía Humboldt
748/03 - Los exclu Humboldt
749/03 - ESPECIALI Humboldt
750/03 - QUINTO EN Humboldt
752/03 - REVISTA " Humboldt
753/03 - Social Sc Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2029     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 748/03 - Los excluidos de siempre
Fecha:Lunes, 16 de Junio, 2003  17:23:02 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Ataque radial

NCeHu 748/03

Los excluidos de siempre
  Aníbal José Gejo
Miembro adherente del Centro Humboldt
 
 
Desde distintos sectores de la sociedad argentina se ha señalado repetidamente que los años noventa han significado la abrupta irrupción de un modelo económico anteriormente desconocido en nuestro país. Las recetas neo-liberales traídas en los ochenta desde los centros económicos mundiales han impuesto un entorno social caracterizado por una inusitada concentración de la riqueza en pocas manos, desocupación creciente y una retirada de las responsabilidades estatales en torno de la administración de ciertos servicios esenciales como salud, seguridad social, educación, etc. Es el reinado del llamado “capitalismo salvaje”, modelo novedoso se dice, que ha provocado el surgimiento de una nueva y amenazante problemática: la exclusión social.

Sin embargo, este fenómeno, lejos de ser nuevo, tiene una larga historia en nuestro país y en todo en mundo occidental.

 Cien años atrás cuando la región se integraba a las grandes corrientes de capitales que provenían de las economías centrales, miles y miles de inmigrantes (en su mayoría de origen europeo) desembarcaban en estas tierras para levantar las cosechas de cereales o bien se ofrecían como mano de obra en la ciudad. Los que arribaban no contaban con ninguna institución estatal que les garantizara la provisión de ciertos servicios esenciales. La extrema precariedad que caracterizaba a la vida obrera en las grandes ciudades del Litoral a fines del siglo pasado será el marco apropiado para el surgimiento de las primeras organizaciones obreras en nuestro país que desde sus orígenes adquirirán un doble carácter: por un lado atenderán la lucha por reivindicaciones propias de cada corporación (por ejemplo, en torno a las condiciones laborales, aumento de salarios, etc.) pero por otro,  y ante la evidente falta de políticas estatales, fomentarán el acceso de las familias obreras a los servicios esenciales como salud y educación. También no hay que olvidar la enorme importancia que para este período habían adquirido las sociedades de socorros mutuos que agrupaban a las distintas colectividades extranjeras. Desprovisto de casi toda ayuda del Estado, el inmigrante recién llegado encontraba en sus connacionales un soporte afectivo y material.

Sólo en este siglo comienza vislumbrarse en los países centrales un movimiento en sentido inverso. El movimiento obrero en ascenso, movido por la exitosa experiencia soviética, planteaba un serio desafío a las democracias capitalistas. El estallido de la Gran Depresión en los años treinta con sus secuelas de miseria y desocupación para todo el mundo occidental profundizó el camino: las acorraladas democracias capitalistas se vieron obligadas a ensanchar sus bases sociales. El Estado de Bienestar era la respuesta que se daba al avance de las revoluciones comunistas y las protestas sociales. Se organizaron sistemas públicos de salud con alcances nacionales, se generalizaron los sistemas de seguro social, etc. Se desarrolló una intervención directa del Estado en la economía (mediante la creación de empresas públicas) que determinó su presencia como un fuerte empleador de mano de obra. Estos desarrollos excepcionales (para dar respuesta a desafíos también excepcionales) y que modificaron el perfil de las democracias capitalistas, tuvieron profundos ecos a nivel local. En nuestro país, desde los años treinta y particularmente desde la década del cuarenta, surgió un Estado fuertemente comprometido en la resolución de los conflictos sociales inherentes a la dinámica capitalista. Será entonces el desmonte de ese Estado de Bienestar a partir de los años ochenta (más rápido y fulminante en nuestros países que en los centrales) lo que provocará la reaparición de ciertas preocupaciones que habían sido olvidadas en torno de la exclusión social y la sustentación política de las democracias occidentales.


Artículo publicado en el Semanario "Noticias y Protagonistas". Mar del Plata - Argentina.