Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1824 al 1843 
AsuntoAutor
735/03 - Esto es e Humboldt
736/03 - INSCRIPCI Humboldt
737/03 - PARALELO Humboldt
738/03 - Volkswage Humboldt
739/03 - La ruta d Humboldt
740/03 - EL MAS DE Humboldt
741/03 - "Del Desa Humboldt
742/03 - La Vida e Humboldt
743/03 - Conferenc Humboldt
751/03 - ACTIVIDAD Humboldt
744/03 - CONTAMINA Humboldt
742/03 - La Econom Humboldt
745/03 - Segunda C Humboldt
746/03 - Studying Humboldt
747/03 - Geografía Humboldt
748/03 - Los exclu Humboldt
749/03 - ESPECIALI Humboldt
750/03 - QUINTO EN Humboldt
752/03 - REVISTA " Humboldt
753/03 - Social Sc Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 2021     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 741/03 - "Del Desarrollismo a la Ortodoxia"
Fecha:Sabado, 14 de Junio, 2003  19:43:19 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

Bebida de limón

NCeHu 741/03

 

Lula: buena imagen, pero malos índices

 

Tras seis meses de gestión no logra hacer crecer la economía


SAN PABLO.- Con la popularidad casi intacta, pero luchando con una economía deprimida, hoy cumple seis meses el gobierno del presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, el ícono de la izquierda latinoamericana que sorprendió al mundo adoptando una política económica ortodoxa.
.
Seis meses después de haber asumido, Lula tiene en sus manos tantas conquistas como frustraciones. Por un lado, según la encuestadora Sensus, un 78% de los brasileños sigue considerando su gobierno entre bueno y excelente, las cifras más altas en comparación con las del mismo período de los últimos tres presidentes democráticos.
.
Por otro lado, el mismo presidente que hizo de la lucha por el trabajo el eje de su biografía, llega a los 180 días de gobierno con los mayores índices de desempleo de los últimos 17 años (20,6% en San Pablo, según datos de la Fundación Seade-Dieese conocidos ayer). Durante los primeros seis meses de Lula surgieron en Brasil 580.000 nuevos desempleados. Pero al cumplir la octava parte de su mandato, Lula ya dejó plasmado un pedazo de historia en dos lecciones. La primera, para los sectores económico-financieros que impulsaron la famosa "histeria anti-Lula" en las elecciones brasileñas: en lugar del presidente populista y rupturista que temían, se encontraron con el jefe de Estado que impuso la mayor disciplina económica y fiscal de las últimas décadas en Brasil. Tal como había prometido, cumplió a rajatabla con todos los contratos firmados por el país.
.
La segunda lección fue para las bases militantes del Partido de los Trabajadores y para la izquierda romántica, nacional e internacional, que veía en Lula la salvación tras 500 años de desigualdad social, con la llegada de un ex operario por primera vez al poder en el mayor país de América latina. A pesar de las críticas de sus propios militantes, Lula llamó al presidente mundial del BankBoston, Henrique Meirelles, para ser su presidente del Banco Central, y convocó a empresarios y políticos de derecha para su gabinete. "Gobernar es más difícil que hacer mera agitación", dijo a LA NACION el presidente del PT, José Genoino, como explicación simple del pragmatismo adoptado por Lula desde que llegó al poder.
.
 
El monstruo de la inflación
.
Si una foto del Brasil del 1° de enero, día de la asunción de Lula, fuera comparada a una imagen de hoy, lo primero que saltaría a la vista sería la tranquilidad del mercado financiero. Los 2400 puntos de "riesgo país", que llegó a ser el segundo mayor del planeta, inmediatamente después del de la Argentina de la moratoria, se redujeron a 700. Y el real devaluado de los días de incertidumbre por el ascenso de Lula se revalorizó: el dólar llegó a valer casi 4 reales, contra los 2,85 de hoy.
.
Pero la gran conquista, según la lectura del propio gobierno, es que el gran monstruo de la inflación, heredado del gobierno de Cardoso, pudo ser controlado. Lula heredó entre 2 y 3% de inflación mensual, que podía llegar a 35% al año, desestabilizando toda la economía. El gobierno aplicó la más dura de las ortodoxias económicas y aumentó la tasa de interés para frenar la economía (26,5% al año). Sin consumo, los precios dejaron de subir y la inflación retrocedió. Las proyecciones indican que no superará el 8% a fin de año. "Frenamos la economía en seco", admitió sin saber que había un micrófono prendido, José Dirceu, jefe de gabinete.
.
Esto le generó al gobierno, inevitablemente, la primeras crisis. Los empresarios, que se habían convertido en aliados del gobierno porque imaginaban una gestión desarrollista, comenzaron a pedir menos ortodoxia económica. Legisladores de la izquierda del PT empezaron a manifestar su descontento y crearon el fenómeno de los "radicales del PT", legisladores que hacen más oposición al gobierno que la verdadera oposición.
.
Como si haber adoptado la ortodoxia económica no fuera suficiente "herejía" para el presidente que fue elegido justamente porque decía que cambiaría el modelo económico, Lula presentó en el Congreso dos proyectos polémicos de reformas constitucionales. El primero, para cortarles privilegios a los jubilados y hacer que el sistema previsional revierta sus déficit millonarios. El segundo proyecto, de reforma del sistema tributario, fue considerado retrógrado por los empresarios y capaz de generar aún más impuestos para un país ahogado en ellos. Es decir, con una sola jugada, Lula se puso en contra a los sindicatos y a los empresarios.
.
Dispuesto a mostrar autoridad, Lula se reunió ayer con los 27 gobernadores para pedirles más apoyo y asegurarles que antes de fin de año las reformas van a estar aprobadas, se oponga quien se oponga.
.
La víspera del medio cumpleaños de gobierno no fue pródiga en buenas noticias. El área económica del gobierno redujo la previsión de crecimiento de la economía para este año de 2,2 a 1,5%. Los trabajadores ya lo sienten: "Debido al brote inflacionario (de comienzos de año), los salarios están en los niveles más bajos desde 1985", dijo la gerente de Análisis y Estudios de la Fundación Seade, Paula Montagner.
.
 
Hambre Cero, un fiasco
.
Pero si Lula sorprendió por la extrema disciplina fiscal adoptada, también lo hizo por la ineficiencia de la acción social de su gobierno, que supuestamente iba a ser su marca registrada. El programa Hambre Cero, con el que Lula capta la atención del mundo, resultó hasta el momento un fiasco en Brasil. Casi seis meses después de lanzado, el programa que unificaría todo el trabajo social del gobierno aún no tiene ni una lista de las personas a las que debe atender. De los 22 millones de personas que el PT decía que debían ser atendidas de urgencia, porque están pasando hambre, apenas algunas decenas de miles están recibiendo los 20 dólares por mes de la ayuda.
.
El Movimiento de Campesinos Sin Tierra (MST), desencantado con el gobierno, está multiplicando las invasiones de tierras en todo el país, reclamando más agilidad del gobierno. El antiguo aliado se volvió hoy un dolor de cabeza para Lula, que había prometido asentar 60.000 familias en el primer semestre y aún no asentó a ninguna.
.
Los tropezones en el área social se contraponen a una política exterior renovada y más activa. En seis meses Lula se convirtió en el interlocutor principal de los Estados Unidos en América latina, y entabló con George W. Bush una relación de cordialidad inimaginable. Intervino en Venezuela y logró restarle tensión al caos político en que estaba envuelto Hugo Chávez. Y Brasil ratificó su decisión de considerar al Mercosur como su plataforma de acción, manteniendo una relación estrecha fundamentalmente con la Argentina. Ambos países viven hoy la mejor de las sintonías políticas y diplomáticas de las que se tenga memoria.
.
Lula ha usado con frecuencia las imágenes cotidianas para pedirle paciencia a la gente. Dijo en un discurso que, cuando él y su mujer, Marisa, se casaron, ella quedó embarazada el primer día. "Pero tuve que esperar nueve meses para que naciera y un año más para que dijera papá." La primera dama, Marisa, se puso colorada, pero Lula envió su mensaje a los brasileños: tengan paciencia.
.
 
Por Luis Esnal
Corresponsal en Brasil

Fuente: Diario La Nación (orientación conservadora), del 1ro de julio de 2003. Buenos Aires - ARGENTINA.