Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18097 al 18116 
AsuntoAutor
374/17 - GEÓGRAFOS Noticias
375/17 - POSSIBILI Noticias
376/17 - GEÓGRAFOS Noticias
377/17 - La famili Noticias
378/17 - A INDUSTR Noticias
379/17 - GEÓGRAFOS Noticias
1/18 - XX Encuentr Noticias
2/18 - El turismo Noticias
3/18 - El celular Noticias
4/18 - Realidades Noticias
5/18 - El futuro d Noticias
6/18 - Davos 2018: Noticias
DESAFIO DE CAMBIAR Elias An
=?utf-8?Q?7/18_-_I Noticias
8/18 - VIAJANDO: E Noticias
9/18 - Los museos Noticias
10/18 - VIAJANDO: Noticias
11/18 - 2018: año Noticias
12/18 - BRASIL - " Noticias
13/18 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18448     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 13/18 - VIAJANDO: Últimos días en la Triple Frontera
Fecha:Sabado, 24 de Febrero, 2018  23:45:27 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 13/18
 

 

Últimos días en la Triple Frontera

 

La Triple Frontera estaba integrada por Brasil, Paraguay y Argentina, siendo vecinas las ciudades de Foz do Iguacu, Ciudad del Este y Puerto Iguazú.

El punto tripartito se encontraba en la confluencia de los ríos Paraná e Iguazú, destacándose en cada uno de los países un obelisco con los colores propios de cada bandera. Los obeliscos de Brasil y de Argentina contaban con tres caras, como símbolo de hermandad entre los tres países; sin embargo, Paraguay hizo su obelisco con cuatro caras, ya que consideró una traición la de Brasil y Argentina, que, junto con Uruguay, lo masacraran durante la Guerra de la Triple Alianza.

Si bien yo lo había visitado oportunamente en el sector argentino, en este momento tendría la oportunidad de hacerlo desde el brasileño.

 

Imagen mostrando la confluencia de los ríos Paraná e Iguazú

y la frontera entre Brasil, Paraguay y Argentina

 

 

Obeliscos paraguayo, brasileño y argentino

 

 

El Marco das Tres Fronteiras, a pocos kilómetros del Centro de Foz do Iguazú, valorizaba la historia y cultura de la región reproduciendo su arquitectura, como un homenaje a las comunidades indígenas organizadas por los padres jesuitas entre los siglos XVII y XVIII.

 

Reproducción de la arquitectura jesuítica en la puerta de ingreso al Marco das Tres Fronteiras

 

 

Mural representativo de las misiones jesuíticas

 

 

Museo del Marco das Tres Fronteiras

 

 

Laurita y Melina en el Marco das Tres Fronteiras

 

 

Melina y Laurita junto al obelisco brasileño

 

 

Aguas danzantes en el Marco das Tres Fronteiras

 

 

Vista del territorio argentino desde Brasil

 

 

Vista del territorio paraguayo desde Brasil

 

 

Vista del obelisco argentino desde Brasil

 

 

Confluencia del río Iguazú en el Paraná

 

 

Laurita y Melina junto al cartel indicador de la localización de Argentina, Paraguay y Brasil

 

 

No podíamos dejar la Triple Frontera sin hacer una visita a Ciudad del Este, segunda ciudad más poblada de la República del Paraguay, con cerca de trescientos mil habitantes, gran parte de los cuales eran extranjeros, en especial árabes, chinos, coreanos, japoneses y brasileños.

Conocida inicialmente como la “ciudad jardín” por los muchos espacios verdes y paseos al aire libre previstos para su área urbana, el intenso movimiento comercial terminó por convertirla en la capital del comercio regional, considerándola la tercera del mundo, con volúmenes superados sólo por metrópolis como Hong Kong y Miami. En Ciudad del Este se comercializaba con mucha intensidad desde aparatos electrónicos hasta juguetes, destacándose el rubro textil en cantidad y variedad de calidades. 

Nuestra intención no era hacer compras, pero nos parecía interesante palpar de cerca un espectáculo fellinesco donde todo representaba directa o indirectamente, un alto grado de informalidad y corrupción.

Yo había estado varios años atrás y conocía bastante el descontrol existente en todos los sentidos, en especial respecto del ingreso y egreso de menores al país. No obstante, preparé una carpeta con los permisos de salida del país de mis nietas y todos fuimos munidos de los correspondientes documentos. Sin embargo, nadie detuvo siquiera el auto en el que nos trasladábamos. Nadie se enteró de quiénes éramos, ni registraron el número de patente, ni nada… Ni del lado brasileño, ni del paraguayo… ¡Como Pancho por su casa!

 

Aproximándonos a la frontera brasileño-paraguaya

 

 

Gran cantidad de camiones pasaban sin controles de un país al otro

 

 

Puente de la Amistad sobre el río Paraná

 

 

Gran densidad de tránsito sobre el Puente de la Amistad

 

 

Sector peatonal del Puente de la Amistad sin ningún control

 

 

Mujer con niño en brazos cruzando de Brasil a Paraguay sin ser registrada

 

 

Ingresando a Ciudad del Este

 

 

El patrono del Paraguay y de Ciudad del Este era San Blas, médico y obispo armenio, muy conocido por su don de curación milagrosa, incluso a fieras heridas que lo trataban mansamente. Y por haber salvado la vida de un niño que se ahogaba al trabársele en la garganta una espina de pescado, se originó la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta.

 

Paseo San Blas, llamado así en honor al santo patrono del Paraguay y de Ciudad del Este

 

 

Como en las oportunidades anteriores, encontré una enorme cantidad de locales informales a cada paso. Pero esta vez, el crecimiento de grandes edificios, muchos de ellos convertidos en lujosos shoppings, me impactó sobremanera.

Imposible transitar por las calles, por lo que el remis que nos llevó quedó estacionado en una playa esperando por nuestro regreso. Pero también era difícil desplazarnos a pie no sólo por la cantidad de gente sino por el constante acoso de los vendedores ambulantes, al punto de que, sin que regateáramos, iban bajando el precio de la mercadería ante nuestra negativa permanente.

 

Modernos edificios vidriados en medio de construcciones rudimentarias

 

 

Locales informales rodeaban los grandes y lujosos shoppings

 

 

Elevada densidad de tránsito en todas las calles

 

 

Convivían los nuevos shoppings con los comercios tradicionales

 

 

Un verdadero cambalache

 

 

Precios muy bajos en los negocios de la calle

 

 

Venta al regateo en todas las calles

 

 

En los locales tradicionales las compras se realizaban sin facturación, o bien, se ofrecía emitirlas en talonarios y monedas del país que requiriera cada cliente. Obviamente, se trataba de papeles sin valor alguno. Contrariamente en los shoppings, las ventas se hacían legalmente en diferentes modos de pago, pero los precios eran mucho más elevados, estando expresados en dólares.

 

Facturas falsas o ausencia de ellas en comercios mayoristas y minoristas

 

 

Aceptación de diversas monedas en todos lados

 

 

La torre Eiffel en las alturas del shopping París

 

 

Con Melina, Laurita y Alan en la entrada del shopping París.

En la pared espejada Omar tomándonos la foto

 

 

Alan, Melina, Omar y Laurita sorprendidos ante el lujo del shopping París

 

 

En los alrededores del shopping París

 

 

Después de deambular un rato y hacer pequeñas compras, emprendimos el regreso a Foz do Iguacu, debido a la recomendación del remisero quien nos hizo saber de los riesgos que correríamos al avanzar la jornada.

 

Regresando a Foz do Iguacu

 

 

Vista de Ciudad del Este desde Foz do Iguacu

 

 

Pasamos la tarde en el área de piscina del hotel y salimos a comprar regalos para nuestras familias por la avenida Brasil de Foz.

Al día siguiente, alrededor del mediodía, tomamos un micro de Crucero del Norte, para regresar a Buenos Aires. Y al cruzar la frontera, en el sector brasileño casi no nos registraron; pero en el argentino, en la provincia de Misiones, los controles migratorios fueron los correctos.

Disfrutamos nuevamente del maravilloso paisaje misionero en la tarde del sábado, y cruzando de noche las provincias de Corrientes, Entre Ríos y norte de la de Buenos Aires, llegamos al sector internacional de la terminal de Retiro a las 8 de la mañana del domingo 30 de julio, donde, a pesar de existir máquinas de rayos X para controlar el equipaje, nadie se tomó el trabajo de hacerlo.

 

 

Ana María Liberali

 

 


Libre de virus. www.avast.com