Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 18061 al 18080 
AsuntoAutor
338/17 - GEÓGRAFOS Noticias
339/17 - A EVOLUÇÃ Noticias
340/17 - IX Congre Noticias
341/17 - ARGENTINA Noticias
342/17 - ARGENTINA Noticias
343/17 - ARGENTINA Noticias
344/17 - Trump ent Noticias
345/17 - ARGENTINA Noticias
346/17 - ARGENTINA Noticias
=?UTF-8?Q?347/17_- Noticias
348/17 - Convocato Noticias
349/17 - MOVILIDAD Noticias
350/17 - GEÓGRAFOS Noticias
351/17 - LIBRO DE Noticias
352/17 - ARGENTINA Noticias
353/17 - ARGENTINA Noticias
354/17 - GEÓGRAFOS Noticias
355/17 - VIAJANDO: Noticias
356/17 - ARGENTINA Noticias
357/17 - EL ESPACI Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18411     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 356/17 - ARGENTINA - Macri "na corda bamba"
Fecha:Domingo, 17 de Diciembre, 2017  08:41:43 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 356/17


Macri "na corda bamba" (*)

Jorge Altamira
16/12717
 
 

Una vez disipados los gases que la democracia argentina tiene en el stock, ayer [por el jueves] volvió a quedar en claro la hipocresía de los politicastros argentinos. Los ‘opositores’ se abalanzaron hacia la mesa del Presidente de Diputados para denunciar la falta de un quórum que en efecto no se había reunido, mientras los oficialistas desconcertados eran rescatados por ‘madame’ Carrió, que impuso el levantamiento de la sesión. El macro-peronismo no pudo votar el despojo de los ingresos de los jubilados, pero lograba ‘salvar’ la aciaga tarde con una reprogramación del intento. Conseguía, incluso, de ese modo, evitar modificaciones que hubieran devuelto el proyecto oficial al Senado. Habrá una segunda tentativa y podría haber una tercera – como ocurre con el José López brasileño, Michel Temer, que mandó su propio proyecto de desfalco para febrero. El desfalco a los jubilados recibió un perdigón o una bala de goma, pero no fue a parar al basurero parlamentario; sigue con vida. Los mentideros del Congreso dicen que sería reavivado por un bono (el bitcoin del macrismo), que compensaría el perjuicio que provoca el ‘empalme’ entre el método de ajuste anterior y el que se quiere parir ahora. El bono, sin embargo, no podría alterar la disminuida nueva base de cálculo que establece la contrarreforma previsional y, por lo tanto, una pérdida jubilatoria permanente.

Es cierto que el afano de los cien mil millones y más de pesos a los jubilados forma parte de un ‘paquete fiscal’, que fue arreglado con los gobernadores (incluida doña Alicia) y la ex Heidi. Los opinólogos aseguran que el macrismo necesita el “fondo del conurbano” para hacer clientelismo y cooptar intendentes pejotistas hasta 2019. Pero aquí no reside el corazón de la contrarreforma previsional. El propósito, acordado con el pejotismo y el massismo en los acuerdos acerca del blanqueo y la ‘reparación histórica’, el año pasado, apunta a elevar la edad para la jubilación y reemplazarla por una pensión para la vejez, para permitir la anulación de los aportes patronales y convertir al Fondo de Sustentabilidad de Anses en un fondo de aportes para una jubilación complementaria, cuyo dinero iría a solventar “un mercado ‘nacional’ de capitales”. Este desarrollo está contemplado en la ley que reforma el mercado de capitales. El capital, a escala mundial, apunta a abolir, con el derecho laboral, el derecho previsional. La Legislatura bonaerense está intentando elevar la edad de retiro para los trabajadores del Banco Provincia, cuya actividad, para una mayoría es insalubre. La respuesta de los bancarios, me cuenta un compañero, fue un paro y movilización a La Plata, sin apoyo de la burocracia sindical, que no puso micros ni movilidad alguna. Están dadas las condiciones para una huelga general, concluye, que le doble el brazo a Vidal. Estamos ante una lucha de clases de alcance estratégico. El encarnizamiento de las patronales no debe sorprender.

La crisis previsional tiene un significado estratégico, porque pone de manifiesto la imposibilidad del capital para asegurar la supervivencia de la clase que explota. Por eso sólo será resuelta por una reorganización socialista de la sociedad. La jubilación es un salario diferido que debe adelantar el capital con sus ganancias realizadas o esperadas. La insurgencia del capital contra el aumento de la expectativa de vida de los trabajadores, es una expresión concluyente de su decadencia histórica.

Crisis política

El éxito provisorio de la maniobra de levantar la sesión (deseada y acompañada por los ‘opositores’ que el gobierno considera como propios y por los que se dicen ajenos) no oculta la crisis política potencial que ha dejado al descubierto, especialmente a los ojos de una masa del pueblo. Habrá que ver qué margen de acción ha dejado esta crisis para el lunes próximo -¡19 de diciembre! Menos de dos meses después de la victoria electoral del macrismo y sus aliados, la zozobra estalló a varias bandas: del gobierno con el massismo (sus acompañantes a Davos y a numerosos proyectos de ley); con gobernadores pejotistas; dentro del macrismo – no solamente con Carrió, que al final le salvó las papas, sino dentro del gabinete. El episodio del decreto de necesidad y urgencia, por ahora encarpetado, demuestra que Macri caracterizó a la crisis como una ruptura con sus aliados parlamentarios. Los puentes con el pejotismo los salvó, hasta nuevo aviso, Carrió- la anti-peronista ‘par excellence’. Incluso si el compromiso de sacar un DNU para el bono apacigua las contradicciones, dejará en claro que Macri fue jaqueado por una repulsa popular generalizada, por un lado, y por las manifestaciones impulsadas por los activistas del movimiento obrero, direcciones clasistas y una minoría de la burocracia sindical. Como se comenta que Macri habría dicho: “quedé expuesto a la extorsión”. El Presidente profesor emérito en este oficio.

Nadie discute que el descontento popular con el desfalco a los jubilados fue esencial en la obstrucción al proyecto y el naufragio de la sesión. Eso, sin embargo, no había ocurrido, semanas antes, cuando lo aprobó el Senado. La oposición popular fue animada, voluntaria e involuntariamente, por las críticas cada vez más pesadas de distintos voceros del capitalismo a la marcha de la economía y del plan económico. Como ocurre con más frecuencia de lo que se piensa, la palabra “estallido” salió más de la boca de la derecha y las patronales que de la izquierda y los luchadores. Los “medios hegemónicos” dieron a conocer, aunque sin mucho empeño, que el robo a los jubilados pasaba las cien millones de lucas. El veterano Juan Carlos de Pablo aseguró, a quien se lo preguntara, que “esto termina mal”. Redrado pidió que la política del Banco Central la fijara un comité interministerial – a sabiendas del ‘mal momento’ que tal cosa provocaría a los traficantes de Lebac, y la disparada que sufriría el dólar. Blejer insistió con el efecto demoledor que podrían tener los cambios financieros en el exterior. Un diario dijo saber que el gobierno piensa dar la supervisión monetaria a una comisión bicameral. En la reunión de la OMC, en Buenos Aires, después que el representante de Trump advirtiera que su jefe piensa usar munición pesada contra las importaciones de China, el ítalo Paolo Rocca tiró los dardos en la misma dirección – lo que significaría devaluar el peso para encarecer las mercancías extranjeras. Rocca fue el gran intrigante de 2001 – desde el reclamo de la devaluación hasta la exigencia de la contrarreforma laboral Banelco. El moño al paquete lo puso ayer el economista Calvo, un argentino radicado en Washington, que tuvo su rato de fama cuando pronosticó la inminencia del derrumbe de la convertibilidad: ahora dice que “el crédito es excesivo”, en alusión a los préstamos hipotecarios indexados que entusiasman a la propaganda oficial. Una reversión del ingreso de dinero del exterior dejaría en quiebra a una masa de deudores de vivienda propia.

La conclusión es que Sturzenegger, el ‘co-equiper’ de Cavallo, bajo el gobierno de De la Rua, en el ‘full back’ de la convertibilidad, tiene de nuevo el pescuezo en la picota. Las “metas de inflación” son un evidente fracaso y las Lebac son un “arma de destrucción masiva”, que la “división explosivos” de la burguesía no sabe cómo desarmar. Las Lebac son un ancla financiera tan combustible como lo fue la ‘convertibilidad’. Los políticólogos se preguntan, frente a esto, si el arrebato callejero a los jubilados justifica una crisis de alianzas políticas cuando la amenaza mortal, el llamado ‘defol’, marcha por otro carril – o cuando un ‘defol’ podría mandar al diablo la tentativa de reconvertir a Anses en una AFJP al servicio del “mercado de capitales”.

El reacomodamiento de alianzas que se irá manifestando en el Congreso será el reflejo del impasse del plan económico y de un principio de realineamiento de la burguesía. La presencia destacada de la UOM, el jueves último, refleja un guiño de la patronal del sector afectada por las importaciones. La mira del kirchnerismo no está puesta en impulsar movilizaciones de masa de los trabajadores, sino conseguir cambios de camiseta en el Congreso y en la interna peronista – que ha quedado más dislocada que antes. La atomización del oficialismo político es mayor.

Aunque el martes y miércoles próximo, 19 y 20 de diciembre, no se va a producir un “argentinazo”, el episodio del jueves pasado puso al desnudo el gen de las contradicciones insalvables, por un lado del macrismo, por el otro del conjunto del régimen político y social. Esta caracterización debe guiar la intervención de la clase obrera y la izquierda revolucionaria en cada fase del desarrollo de esa crisis.

La crisis del movimiento obrero

No se equivocan quienes equiparan el macrismo al menemismo y la etapa actual a la de los 90. Pero analogía no es repetición. No solamente los límites del macrismo son considerablemente mayores, lo mismo que su capacidad de cooptación. Tampoco el cuadro del movimiento obrero en su conjunto es una película ya vista.

La burocracia de los sindicatos ha jugado un papel fundamental en la viabilidad del macrismo. Firmó convenios a la baja y ahora no reclama que se efectivice la indexación por mayor inflación. Ha aprobado la contrarreforma laboral con absoluta conciencia de lo que está haciendo, que es la posibilidad de retener la gestión de las obras sociales y la negociación con la patronal, dentro de los términos de la nueva ley laboral. No se movió contra el ataque a los jubilados y prometió un paro para después que la ley fuera aprobada. La burocracia sindical acogió la experiencia macrista con un libreto viejo, en cambio los trabajadores se encuentran buscando su camino, con huelgas y ocupaciones de fábrica de carácter aislado, y con la elección de nuevos delegados, a veces incluso sin un trabajo preparatorio previo, y de algunos pocos sindicatos. El cambio de escenario político – del kirchnerismo al macrismo, incluido el reciente triunfo de este último -, aún no ha sido asimilado.

El desfalco a los jubilados ha modificado esta situación, en una medida que deberá verificarse en la práctica, o sea la organización y la lucha. La declaración de un paro ficticio por parte del triunvirato de la CGT, fue un reconocimiento perverso del impacto que la crisis estaba teniendo en los lugares de trabajo – precisamente porque se conoció en medio de la crisis del jueves. La combatividad de la movilización, en respuesta a las provocaciones de la Gendarmería, fue validada políticamente por el hundimiento de la sesión y por la simpatía de los trabajadores. La crisis política que ha detonado por arriba, también ha impactado abajo, y se manifiesta en una nueva conciencia de la situación política y del lugar que ocupa cada una de las fuerzas políticas en pugna. La influencia que los medios de comunicación y los diversos sectores políticos patronales han atribuido a los planteos, consignas y movilización de la izquierda combativa, es otro indicador de un cambio en la situación política tomada en su conjunto.

El desequilibrio histórico irreversible del capitalismo a nivel mundial se manifiesta en Argentina con agudeza particular desde hace tiempo. La efectivización de la huelga anunciada para el viernes por la CGT, habría dado un golpe mortal al proyecto y un giro indudable en la situación política. Lo que vale como realidad potencial es también la realidad corriente. Por otro lado, el impasse electoral en Chile, la súbita crisis política en Perú, las destitución del vicepresidente en Ecuador, los golpes ‘parlamentarios’ o los fraudes electorales como en Honduras; por último la descomposición sin vueltas del chavismo, son expresiones de este desequilibrio en América Latina. Las fuerzas socialistas en presencia (en lugares de trabajo, estudio, sindicatos, urnas) son un resultado de ese largo desarrollo de crisis del Estado capitalista y la lucha política de clases.

Es necesario trabajar una tesis política frente a esta etapa.

* "Macri en la cuerda floja"

Publicado en https://www.facebook.com/jorge.altamira.ok/



Libre de virus. www.avast.com