Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17961 al 17980 
AsuntoAutor
249/17 - Geografía Noticias
250/17 - GEÓGRAFOS Noticias
251/17 - GEÓGRAFOS Noticias
252/17 - Un anális Noticias
253/17 - Estados U Noticias
254/17 - GEÓGRAFOS Noticias
255/17 - VIAJANDO: Noticias
256/17 - GEÓGRAFOS Noticias
257/17 - "Hay que Noticias
258/17 - Brasil: l Noticias
259/17 - La socied Noticias
260/17 - GEÓGRAFOS Noticias
261/17 - EXPANSIÓN Noticias
262/17 - GEÓGRAFOS Noticias
263/17 - TERRITORI Noticias
264/17 - GEÓGRAFOS Noticias
265/17 - CRISIS CA Noticias
266/17 - GEÓGRAFOS Noticias
267/17 - NEGOCIOS Noticias
268/17 - Bienvenid Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18310     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 267/17 - NEGOCIOS INMOBILIARIOS, DEPREDACIÓN DE HUME DALES Y RIESGO POR INUNDACIONES
Fecha:Viernes, 21 de Julio, 2017  01:57:54 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 267/17
 
 

II CONGRESO DE GEOGRAFÍA ECONÓMICA

La Nueva Geografía del Capitalismo

 

Mar del Plata – Argentina

 

28 al 30 de junio de 2017

 

 

 

NEGOCIOS INMOBILIARIOS, DEPREDACIÓN DE HUMEDALES Y RIESGO POR INUNDACIONES.

UN NUEVO CICLO DE LA PROTESTA SOCIOAMBIENTAL EN GUALEGUAYCHÚ, PROVINCIA DE ENTRE RÍOS

 

María Laura Contín

Profesora de Enseñanza Media y Superior en Geografía

Tesista de Grado Licenciatura en Geografía

Universidad de Buenos Aires, Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 

 

1.    A modo de introducción

El presente trabajo busca analizar las relaciones entre las formas en que se reconfiguran espacios de la periferia urbana, a partir del desarrollo de emprendimientos inmobiliarios como parte de un paradigma neoliberal económico, y el riesgo de desastre por inundación que estos pueden conllevar. Un caso de estudio nos permitirá dimensionar estas relaciones y comprender de una manera más acabada la problemática: la localidad de Gualeguaychú en su lucha por impedir la construcción de un barrio náutico cerrado, representa un nuevo ciclo de la protesta “socio-ambiental” (Bottaro y Sola Álvarez, 2012) para esta ciudad, la cual ya nos ha demostrado su compromiso en lo que refiere a una cierta “conciencia ambiental” con su grito más que conocido: “Fuera Botnia”.

A su vez, el artículo surge de nuestra propia experiencia de Tesis de Grado en Geografía. Fue el interés por las denominadas “problemáticas ambientales” en general, el posterior acercamiento a las teorías sobre la “construcción social del riesgo de desastres”, sumado nuestros viajes a la localidad de Gualeguaychú, nuestra relación personal con el municipio y conocimiento de sus problemáticas más relevantes, lo que nos impulsó a considerarla como lugar a complejizar y caso de interés para nuestra finalización de estudios. Dicho trabajo de investigación proponía estudiar, para ese contexto espacial, la “construcción del riesgo de desastre”, a manera de diagnóstico, haciendo foco en la dimensión de “vulnerabilidad social” frente al “peligro” (como factores de riesgo) de dinámica hidro-meteorológica (inundación, en particular caso: año 2007). En la medida que se fue desarrollando la investigación, nos encontramos con la problemática “Amarras del Gualeguaychú” (emprendimiento de urbanización cerrada) y los riesgos socio-ambientales que esta implica, debiendo considerar ahora los efectos negativos de este tipo de urbanización en zonas de humedales y la amplificación de la “amenaza” por inundación consecuente (Romanazzi, Narodowski, 2016).

Los estudios previos de autores como Pintos, Narodowski (2012) y Ríos (2015) nos permiten entender que este tipo de urbanismo responde a una lógica privatista del espacio urbano y periurbano, enmarcándose dentro de las especulaciones inmobiliarias neoliberales que desde ya la década de los años 70 hacen pie en nuestro país, con mayor notoriedad en la década del 90, continuando aún hoy día.

A meses de la media sanción, en Cámara de Senadores, del proyecto de ley que establece presupuestos mínimos para la protección de los “humedales” (30 de noviembre de 2016) y la sanción de la Ley 27.287 “Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo y la Protección Civil” (28 de septiembre de 2016), nos preguntamos sobre la relevancia de la depredación de los ecosistemas de humedales (en este caso particular por el desarrollo del tipo de urbanización ya mencionado) en la intensificación de los riesgos de desastres por inundación.

El artículo se subdivide en tres apartados, el primero refiere a las formas en como son conceptualizadas el riesgo y al tipo de teoría que adscribimos, en segunda instancia se encontrarán las relaciones entre emprendimientos inmobiliarios y riesgos por inundación, finalizaremos con las referencias al estudio de caso definido.

 

2.    Sobre el “riesgo de desastres” y sus formas de entenderlo

Diferentes son las formas en que se han tratado las explicaciones de la ocurrencia de eventos adversos, es decir los denominados “desastres”, tanto de origen antropológico como a partir de fenómenos naturales. En breve, autores como Cardona (2001) reconoce diferentes enfoques explicativos de los desastres: “de las ciencias naturales” (centrada en el estudio los fenómenos naturales como sinónimos de riesgo), “de las ciencias aplicadas” (a partir de la década del 70 se complejizan los estudios naturales incorporando nociones de vulnerabilidad de las estructuras naturales) y “de las ciencias sociales” (considerando al riesgo como una construcción social). 

De acuerdo a la autora Claudia Natenzon (1995, 2003) los riesgos de desastres, desde la perspectiva de la “Teoría Social del Riesgo” a la cual adscribimos, deben ser entendidos como el potencial de ocurrencia de los mismos, como una construcción social en un entramado complejo de diversas variables, siendo la catástrofe o bien el desastre la actualización del riesgo. Se destaca desde esta visión la dinámica diacrónica del problema, que pone eje tanto en la anticipación de los peligros como en la capacidad preventiva de la sociedad, dejando de lado las visiones naturalizadoras como reduccionistas de las catástrofes, estas últimas colocan el eje explicativo fuera de las relaciones sociales.

Enfatiza en sus trabajos la necesidad de abordarlo combinando sus diferentes dimensiones, así elabora una propuesta para el análisis del riesgo que consta en poner en relación cuatro dimensiones, constitutivas de los riesgos de desastre, a saber: “peligrosidad”, “vulnerabilidad”, “exposición” e “incertidumbre”. La primera refiere al potencial peligroso inherente a los fenómenos espontáneos o manipulados técnicamente, cualquiera sea su grado de artificialidad; adquiriendo la condición de peligroso, pasando así a ser parte del riesgo, cuando su ocurrencia se da o se prevé en un espacio ocupado por una determinada sociedad. La vulnerabilidad como componente del riesgo es definido por las condiciones (sociales, económicas, culturales, institucionales, entre otras) de una sociedad, son características previas a la ocurrencia de los eventos catastróficos que tornan a esa sociedad susceptible a sufrir daños frente a la peligrosidad. A su vez, Natenzon (1995) establece que cuando el riesgo no es cuantificable se transforma en incertidumbre, este concepto representa la cuota de no conocimiento y de no entendimiento involucrando lo no “cuantificable” del riesgo; la exposición queda vinculado al propio concepto de vulnerabilidad social, definida como la distribución de lo que podría ser materialmente afectado, en resumen, la población y los bienes expuestos al fenómeno peligroso en su particular expresión espacial.

 

3.    Emprendimientos inmobiliarios y el riesgo por inundaciones

Son los estudios previos sobre “urbanizaciones” cerradas en periferias urbanas y sus consecuencias socio-ambientales, de Patricia Pintos y Patricio Narodowski (2012), Diego Ríos (2015), Silvia Gonzáles y Diego Ríos (2015) entre otros, los que nos permiten entender las relaciones entre este tipo de emprendimientos inmobiliarios y el riesgo por inundaciones.

González y Ríos (2015) explican que las mutaciones urbanas recientes tienen consecuencias directas sobre las condiciones de “vulnerabilidad social” de la población como también sobre las condiciones físico naturales extremas presentes en los distintos valles de inundación, generando nuevos escenarios de riesgo, amplificando los potenciales peligrosos de diferentes características hidro-meteorológicas de las zonas afectadas a esta re estructuración.

De la lectura de los autores entendemos que, se trata de una expansión suburbana en extensiones de humedales y áreas inundables, que se encontraban vacantes y a bajos costos; las capacidades técnicas (relleno, refulado, obras hidráulicas, levantamiento de cotas, etc.), una apropiación privada facilitada por una gestión de gobierno, las estrategias de marketing y los estereotipos de vida “en contacto con la naturaleza y segura”, de ciertos grupos sociales acomodados, son parte de la configuración de este tipo de urbanismo neoliberal, parte de la actual globalización capitalista, que genera espacios urbanos desiguales (Pintos, Narodowski, 2012). En palabras de Ríos (2015) las grandes transformaciones de esas áreas inundables fueron posibles a partir de la consolidación del “urbanismo neoliberal” desarrollado durante las últimas décadas, en parte del contexto nacional comenzando en los años 70` y consolidándose en los años 90`; de acuerdo a su investigación en este tipo de urbanismo, convergerán las necesidades de reproducción del capital inmobiliario financiero, que busca realizarse a través de distintos “artefactos globales” (en este caso urbanizaciones cerradas), el ofrecimiento blando de préstamos financieros para la ejecución de grandes obras públicas (que concretan proyectos faraónicos de obras hidráulicas) y la implementación de políticas urbanas públicas de marcado perfil emprendedor que favorecieron a los intereses del capital privado (inversiones en redes de transporte, adaptaciones en la legislación urbanística, desregulación en materia ambiental hídrica).

Es importante entender que “Desde las últimas décadas del siglo pasado, el capital inmobiliario financiero viene conquistando e imponiéndose sobre los procesos de producción de espacio urbano (…) La presencia y la manera en que estas nuevas formas de urbanismo neoliberal se desarrollan en las ciudades bajo la lógica apremiante del capital inmobiliario financiero, conlleva a mayores niveles de desigualdad, privatización, fragmentación urbana, segregación socioeconómica, marginalización social, degradación y contaminación ambiental entre otras contradicciones propias del capitalismo. Para que el mercado se desarrolle en materia urbana, el Estado capitalista ocupó, ocupa y seguirá ocupando un lugar de vital importancia (…) a partir de su capacidad para operar sobre grandes escalas territoriales tanto en materia de modificación de la legislación urbanística, como de inversiones en grandes obras públicas de interés privado” (Ríos, 2012:4).

Pintos y Narodowski (2012) explican que estas áreas, demandadas por el capital inmobiliario financiero, son de alto valor ecológico. Entienden igualmente, existe una promoción de un claro desplazamiento de la frontera de las funciones de las áreas urbanas centrales, viéndose los paisajes de las periferias transformados, la expansión residencial del modelo especulativo rentista implica, así, fuertes cambios a nivel territorial cómo en términos de “exposición” como componente del riesgo. Es en la especificidad de los espacios ocupados por estos emprendimientos lo que describe una primera relación entre estos y los riesgos de desastres por inundación. Romanazzi y Narodowski (2016) aclaran que los humedales deben ser entendidos como ecosistemas con valores más elevados que los de otro tipo, representando corredores de vida silvestre, captura y transformación de nutrientes, reservorios de flora y fauna, actúan como esponjas naturales absorbiendo precipitaciones; en definitiva funcionan como reguladores de excesos y deficiencias hídricas, control de inundaciones, protección contra la erosión, como también favorecen la mitigación de crecientes y la recarga y descarga del agua subterránea, etc. Por consiguiente, la ocupación y transformación de los mismos implicaría, no a las poblaciones emplazadas en los enclaves que representan estas urbanizaciones cerradas, un impacto negativo en lo que respecta a los riesgos por inundación para las comunidades aledañas. La lectura de dichos autores establece la prioridad de conservación de estos ecosistemas al momento de pensar formas de prevención y mitigación de inundaciones. 

 

4.    Gualeguaychú y un nuevo ciclo en la protesta socio-ambiental

Los casos de estudio en relación a depredación de zonas de humedal e inundables, ocupación del valle de inundación en la baja cuenca del Río Luján, se presentan como antecedentes a la hora de pensar las consecuencias socio-ambientales del emplazamiento de este tipo de construcción urbana en dichas áreas. Tal es así, que fueron considerados por parte de la población de la localidad de Gualeguaychú, quienes reaccionaron en pos de la conservación de los bienes comunes, como son el río y su valle de inundación, frente a la construcción de forma irregular de un barrio náutico cerrado, hacia el año 2012, que implica la transformación de parte del valle de inundación del Río Gualeguaychú.

En base a la lectura del “Estudio multidisciplinario relativo a los impactos hidrológicos y potencial riesgo socio ambiental en el área de influencia del emprendimiento Amarras del Gualeguaychú” (Romanazzi y Narodowski, 2016) encargado por la Municipalidad de Gualeguaychú para tener herramientas de decisión a la hora de tratar la problemática referida a dicha obra, entendemos que la sustentabilidad ambiental del proyecto inmobiliario queda negada al momento que su área de emplazamiento tiene la condición de humedal, valle de inundación. Se encuentra en una zona terminal, de baja pendiente y moderada velocidad, cumple su función de humedal, con todos los servicios ecosistémicos que esto implica, a su vez, al pensarse como un proyecto aislado no se está teniendo en cuenta las futuras modificaciones y acumulativas en el tiempo por el advenimiento de proyectos similares, ejemplo paradigmático de las posibles problemáticas a las que se puede arribar son las mencionadas en la cuenca del Río Luján. El informe considera a la modificación de la cota del terreno como el principal impacto de “máxima peligrosidad”, a su vez la modificación ya realizada del área ha traído impactos altamente negativos para el desarrollo de la flora y fauna.

Así mismo, los impactos adversos de la transformación de los humedales exceden lo que se pueda observar en una modelación hidráulica, se trata de efectos que se intensifican a lo largo del tiempo, que hacen a la diversidad de los servicios ecológicos que estos brindan; en rigor, modificaciones sin posibilidad, de recuperación. Desde el estudio de los expertos, Romanazzi y Narodowski (2016) se entiende que se debe promover la desocupación y conservación del valle de inundación del Río Gualeguaychú, como parte de un plan para prevenir los impactos adversos de las crecidas del río. Sus conclusiones con respecto a la construcción en el valle de inundación del Río Gualeguaychú son claras: los costos en infraestructura para evitar inundaciones serán cada vez mayores, no debería ocuparse y respetar el equilibrio natural todo lo posible, modificarlo solo de ser imprescindible.

La ciudad de Gualeguaychú, de la cual me siento parte sin ser hija de la misma, se encuentra frente a un nuevo desafío socio-ambiental. Luego de años de reclamos vía administrativa y judicial, el reclamo por la prohibición de la obra inmobiliaria, amparo ambiental, ha llegado este año a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Cabe destacar que no trata de las eventuales consecuencias por la modificación de tierras de humedal, sino que hace foco en las irregularidades en que este emprendimiento comenzó a llevarse a cabo, como no contar con los requisitos para comenzar la misma. La problemática aún se encuentra abierta y pendiente su solución, pero algo si es claro para la población gualeguaychense: volverá a alzar su voz de ser necesario.

 

5.    Conclusiones

Este nuevo caso de urbanización cerrada en desmedro de zonas de humedal nos hace acordar a los casos ya estudiados en la baja cuenca del Río Luján, los mecanismos de territorialización de los intereses inmobiliarios privados, enmarcados en el modelo de urbanización neoliberal, se repiten y extienden en lo que es nuestro territorio nacional. Las consecuencias que estos conllevan, en términos de amplificación de la amenaza por inundación, han quedado demostrados; un fallo de la Corte Suprema de Justicia a favor de la ciudad de Gualeguaychú representaría un nuevo hito en la lucha por los bienes comunes.

Consideramos que la sociedad construye las situaciones de riesgo, los eventos adversos en los que nos encontramos inmersos, en este caso inundaciones, no son más que la muestra de falta de trabajo en planificación, preparación previa, y las consecuencias de la devastación por parte de una lógica de mercado sobre cualquier otra. La transformación del humedal se encontraría por fuera de una planificación que abogue por la minimización de riesgos. Esta situación nos interroga sobre: el tipo de ciudades que fomentan la segregación socio-territorial con este tipo de proyectos inmobiliarios, la necesidad de proyectos de ordenamiento territoriales serios en todas las jerarquías estatales que contemplen a las poblaciones involucradas de forma verdaderamente participativa, la generación de normativas claras para la protección y uso sustentable de estos espacios, la posibilidad de gestionar y planificar a nivel de cuenca para poder tener una mirada integral de la dinámica hídrica como ecosistémica, la valorización de los bienes comunes, en definitiva los tipo de construcción espacial que conlleva el capitalismo imperante.

 

6.     Referencias

 

Bottaro, Lorena y Marina Sola Álvarez (2012) “Conflictividad socioambiental en América Latina. El escenario post crisis de 2001 en Argentina”. En: Política y cultura nº 37. Páginas 159-184.

Cardona A., Darío Omar (2001) "La necesidad de repensar de manera holística los conceptos de vulnerabilidad y riesgo, una crítica y revisión necesaria para la gestión". En: International Work-Conference on Vulnerability in Disaster Theory and Practice, 29 y 30 de Junio de 2001, Disaster Studies of Wageningen University and Resercho Centre, Wageningen, Holanda.

Gonzáles, Silvia y Diego Ríos (2015) “Producción desigual de espacios de riesgo de desatres y transformaciones urbanas recientes en áreas inundables de Buenos Aires: los casos de Palermo y Tigre”. En: Riesgos, catástrofes y vulnerabilidades. Aportes desde la geografía y otras ciencias sociales para casos argentinos. Natenzon, Claudia y Diego Ríos (eds.). Imago Mundi. Buenos Aires. Argentina. 

Natenzon, Claudia (1995) Catástrofes naturales, riesgo e incertidumbre. FLACSO/serie de documentos e informes de investigación nº197. Buenos Aires. Argentina.

Natenzon, Claudia (2005) “Vulnerabilidad social, catástrofes y cambio climático. Comentarios temáticos, teóricos y metodológicos para América Latina”. En: 11º Conferencia Regional sobre Mudancas Globais: América do Sul. Universidad de San Pablo, 7-10 de noviembre; 15p.

Pintos, Patricia y Patricio Narodowski (2012) La privatopía sacrílega. Efectos del urbanismo privado en humedales de la cuenca baja del río Luján. Imago Mundi. Buenos Aires. Argentina.

Ríos, Diego (2015) “Ciudad, técnicas hidráulicas y riesgo de desastres por inundaciones. Las transformaciones recientes de la cuenca baja del río Reconquista”. En: Riesgos al Sur. Diversidad de riesgos de desastres en Argentina. Viand, Jésica y Fernando Briones (coords.) Imago Mundi. Buenos Aires. Argentina. 

Romanazzi, Pablo y Patricio Narodowski (2016) Estudio multidisciplinario relativo a los impactos hidrológicos y potencial riesgo socio ambiental en el área de influencia del emprendimiento Amarras del Gualeguaychú. Universidad de La Plata-Facultad de Ingeniería.

 

 

 


Libre de virus. www.avast.com