Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17961 al 17980 
AsuntoAutor
249/17 - Geografía Noticias
250/17 - GEÓGRAFOS Noticias
251/17 - GEÓGRAFOS Noticias
252/17 - Un anális Noticias
253/17 - Estados U Noticias
254/17 - GEÓGRAFOS Noticias
255/17 - VIAJANDO: Noticias
256/17 - GEÓGRAFOS Noticias
257/17 - "Hay que Noticias
258/17 - Brasil: l Noticias
259/17 - La socied Noticias
260/17 - GEÓGRAFOS Noticias
261/17 - EXPANSIÓN Noticias
262/17 - GEÓGRAFOS Noticias
263/17 - TERRITORI Noticias
264/17 - GEÓGRAFOS Noticias
265/17 - CRISIS CA Noticias
266/17 - GEÓGRAFOS Noticias
267/17 - NEGOCIOS Noticias
268/17 - Bienvenid Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18306     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 263/17 - TERRITORIO, ECONOMIA POPULAR, SOCIAL Y SOLIDARIA
Fecha:Miercoles, 19 de Julio, 2017  15:36:44 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 263/17
 

 

II CONGRESO DE GEOGRAFÍA ECONÓMICA

La Nueva Geografía del Capitalismo

 

Mar del Plata – Argentina

 

28 al 30 de junio de 2017

 

 

TERRITORIO, ECONOMIA POPULAR, SOCIAL Y SOLIDARIA.

UNA APROXIMACION A TRAVES DE TRES ESTUDIOS DE CASO: COOPERTEI, IMPA y EL HOTEL PIPINAS

 

Lic. Marcos Bucher[1]/ Lic. Román Fornessi[2]/ Prof. Nahuel Mamonde[3]

Centro de Investigaciones Geográficas IdIHCS UNLP-CONICET

 

 

Introducción

 

En este trabajo nos proponemos investigar las relaciones entre el territorio y las diferentes estrategias de trabajadores desocupados que dieron lugar a la conformación de cooperativas de trabajo como alternativa a la pérdida del empleo,  producto de la desindustrialización y la reestructuración regresiva de la industria durante el modelo de acumulación de la convertibilidad en el régimen neoliberal de los 90’ (Varesi, 2013[4]) Se indagan tres casos que muestran la diversidad de situaciones generadas en este contexto, ellos son: la cooperativa de trabajo Coopertei, empresa tercerizada a partir de la privatización de YPF, la cooperativa de trabajo 22 de Mayo que desarrolla la producción de IMPA y la recuperación del Hotel Pipinas por parte de la cooperativa Pipinas Viva.

Los presupuestos conceptuales que nos permiten analizar esta investigación son: régimen de acumulación y modo de acumulación, economía social y solidaria, territorio, y economía mixta.

Entendemos por régimen de acumulación como al igual que sostiene Basualdo (2007) “… como la articulación de un determinado funcionamiento de las variables económicas, vinculado a una definida estructura económica, una peculiar forma de Estado y las luchas entre los bloques sociales existentes…” (En Varesi 2013: pág. 37). En cambio Varesi, agrega que el modelo de acumulación es “… un recorte espacio-temporal del proceso de reproducción ampliada del capital en el cual se observan un conjunto de relaciones sociales regulares que interactúan de modo relativamente coherente entre sí durante un periodo determinado: políticas económicas, variables económicas y fracciones de clase observando su relación de fuerzas…” (2013: pág 18). Es un proceso de acumulación de capital en un periodo más breve que el régimen de acumulación, donde la regularidad y el orden de prelación entre variables pueden ser observados en mayores grados de especificidad e incluso contrastados con otros modelos dentro de un mismo régimen de acumulación.

En cuanto al concepto de Economía Social y Solidaria retomamos a Coraggio el cual entiende a este subsector de la economía como “…prácticas y formas económicas, institucionalizadas, como micro-emprendimientos asociativos trabajadores auto-gestionados, empresas recuperadas, cooperativas, comercio justo, microcréditos, redes de abastecimiento, etc...” (2012: pág 1).  A su vez, el autor plantea la idea de economía mixta entendida como “… el conjunto interrelacionado de economías, que integra tres subsectores: la empresarial privada, la público-estatal y la economía popular…” (2012: pág 7)[5].   La primera es el sector de las empresas de capital cuya lógica es la acumulación de capital mediante la apropiación y uso de recursos con el propósito de maximizar las ganancias. La economía pública o estatal está compuesta por las unidades administrativas del Estado con capacidad de regular, invertir y direccionar la actividad económica. Presenta una lógica en la que se combinan gobernabilidad y acumulación de poder. Cuenta con empresas bajo su órbita.  La economía popular conforma un conjunto heterogéneo de unidades domésticas y emprendimientos cuya lógica es la reproducción ampliada de la vida de los trabajadores, de sus familias y de las comunidades.

Por su parte se entiende al territorio como condición, instancia y resultado de procesos sociales y de relaciones entre actores que disputan por el dominio y la apropiación del espacio en cada momento histórico. Está constituido por el espacio y la trama de relaciones sociales, políticas, culturales y económicas que en él se desenvuelven, lo conforman y que a su vez son por él modificada (Finquelevich S. y Laurelli E. 1990)[6].

La metodología de trabajo utilizada es el estudio de caso intrínseco: es el caso en sí el que una vez definido “…concentra toda la atención investigativa orientada a un análisis intenso de sus significados con la intención de comprenderlo en su especificidad más que buscando generalizaciones” (Marradi, Archenti, Piovani, 2007:238)[7]. Para el relevamiento y análisis de la información se utilizaron fundamentalmente técnicas cualitativas: trabajo de campo mediante observación directa y entrevistas en profundidad.

 

Estudios de caso

Coopertei.

 

Nace en 1991 producto de la reestructuración de la Refinería YPF La Plata, en el contexto del régimen de acumulación neoliberal, es el resultado de una estrategia de supervivencia por parte de 30 desocupados ante el despido de personal que trajo aparejada la racionalización y posterior privatización. Actualmente la cooperativa está compuesta por 250 trabajadores. 

Se encuentra ubicada en las proximidades del Puerto La Plata, provincia de Bs As y es uno de los principales emprendimientos proveedores de servicios industriales del polo petroquímico.

El tipo de trabajo que realiza es el mantenimiento industrial de alto desempeño, abarcando entre otros servicios reparación de turbinas, bombas de todo tipo, compresora, reductora y todo equipo rotante presente en industrias. En su plantel encontramos fresadores, alesadores, torneros; y un equipamiento adicional del maquinado in situ.

En su etapa inicial, comenzaron el trabajo adentro de la refinería como contratados tercerizados, recién a partir de 1995 el trabajo que realizaban se extendió en toda la refinería, y en la logística en todas las centrales de YPF desde Ushuaia hasta La Quiaca, la demanda fue cada vez mayor, sobre todo de YPF.

En el contexto del Régimen neodesarrollista, comienza la etapa de consolidación (2002-2015) En 2005, buscaron salir al mercado por más trabajo por fuera de YPF, donde el personal contratado comenzó a crecer. La expansión de la cooperativa le permitió realizar actividades para diferentes empresas del sector petrolero de Argentina y establecer convenios con empresas extranjeras. La cooperativa comienza a realizar contratos con empresas del sector petrolero de Argentina, convenios con empresas de Venezuela, EE.UU., Alemania y Brasil, así como diferentes vinculaciones con agentes del Estado, y la sociedad civil (escuelas técnicas y organismos de la educación popular. Firmó convenios con la Escuela Industrial de Berisso para prácticas profesionalizantes, y otorgó capacitaciones a jóvenes. Actualmente, tiene un convenio con la Escuela Industrial de Berisso para prácticas profesionalizantes en mecánica. Varios asistentes a esos cursos trabajan actualmente en la cooperativa.

En la medida que fue creciendo estableció vínculos con instituciones como la Cámara de Emprendimientos del Polo Petroquímico CEEPP, el Grupo Empresarial Integrado de Berisso (GEIB), la Federación de Sindicatos Unidos Petroleros e Hidrocarburíferos  (SUPEH), la Federación de Cooperativas de Trabajo de la República Argentina FECOOTRA, entre otras. 

En cuanto a su espacio productivo tiene sede central en un establecimiento de unos 2.400 m2, en éste funcionan oficinas administrativas, comerciales y un centro de capacitación de personal. Posee talleres de maquinado industrial para la construcción de reposición y mecanización de piezas de distintos tipos, talleres de metalmecánica. Cuenta con segundo espacio que funciona en la Refinería, donde cuentan con grúas y material rodante. Posee además una tercera planta ubicada en La Plata, con una superficie cubierta de 2000 m2.

 

Hotel Pipinas

El Hotel Pipinas funciona como una empresa recuperada y constituida en forma cooperativa de trabajo. Históricamente funcionaba como el centro de hospedaje de los trabajadores y trabajadoras de la fábrica CORCEMAR, que en el año 1994 es adquirida por la familia Fortabat, que inmediatamente declara su quiebra, cierre y abandono. En el año 2006 el edificio es recuperado y reinaugurado como Hotel abierto a la comunidad en general, apuntando a un mercado turístico a partir de iniciativas de turismo comunitario. En este sentido el Hotel y la cooperativa generan lazos y vinculaciones con el resto de la localidad a partir de encadenamientos productivos y articulaciones que responden a dinámicas sociales, políticas, ambientales y culturales. Es por eso que consideramos apropiado hablar de un proceso de constitución de tramas de valor (Caracciolo, 2014)[8], para dar cuenta de los procesos de vinculación entre los distintos actores de una localidad donde al menos uno de ellos es identificado como perteneciente al sector de la Economía Social, en este caso ese actor es el Hotel recuperado, devenido en cooperativa.

Actualmente el hotel cuenta con habitaciones disponibles para el hospedaje de turistas y visitantes, y también diseña recorridos por la localidad interpelando la historicidad y la identidad cultural de Pipinas, recuperando la historia de la fábrica CORCEMAR, el Museo a Cielo Abierto Pipinas, la ex estación de trenes, los puestos del acceso a la localidad ,sobre la ruta 11, donde se ofrecen productos regionales para la venta al público, y el sector de locales gastronómicos que se pueden ver también en el acceso, sobre la ruta.

La cooperativa forma parte de FECOOTRA, Federación de cooperativas de trabajo de la República Argentina

 

IMPA.

La empresa Industria Metalúrgica y Plásticos Argentina (IMPA) tiene sus orígenes a fines de la década de 1920, teniendo como base un establecimiento de fundición de metales. Años más tarde, en 1935, se incorporan a la misma capitales alemanes. En el contexto de la primera etapa de sustitución de importaciones se convirtió en la principal empresa de laminado y fabricación de productos de aluminio. Llegó a contar con cuatro establecimientos, tres de ellos en provincia de Buenos Aires: Quilmes, Ciudadela y San Martín, y el cuarto ubicada en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en el barrio de Almagro. Durante la primera mitad de la década del ´40, período signado por la Segunda Guerra Mundial, la empresa produjo bienes de consumo como pomos, envases para cosméticos y bicicletas y bienes militares: caramañolas, cartuchos y municiones. Se transformó en la primera industria nacional privada de fabricación de aviones: prototipos y modelos de aviones turísticos, de entrenamiento militar y planeadores (Honorable Cámara de Diputados de la Nación, 2014). La planta de Almagro estaba orientada a la laminación de aluminio y la fabricación de bienes de consumo, particularmente bicicletas y envases plásticos y metálicos destinados al mercado interno. Durante la segunda mitad del siglo XX IMPA y producto de los efectos de las diferentes medidas de política económica nacional (expropiaciones, desarrollo de la industria del aluminio a través de ALUAR, incremento de la competencia extranjera), la empresa fue perdiendo importancia en el mercado del aluminio, reduciendo su plantel de trabajadores y sus espacios productivos.

Hacia fines del siglo, IMPA, convertida en una pyme, debió afrontar las políticas de desindustrialización de los ´90 (atraso cambiario, apertura de las importaciones) y decisiones inconsultas del Consejo de Administración de la cooperativa que actuaba como una “patronal”. En el año 1997, la fábrica experimentó un descenso en su producción y se generaron suspensiones. Ante esta problemática los obreros buscaron la unión para lograr una estabilidad laboral que no estuviese condicionada por los administradores.

Este riesgo de perder la fábrica movilizó al conjunto de trabajadores, que comenzaron a organizarse y a realizar reuniones para mantener su fuente y lugar de trabajo. Con asistencia de abogados, los obreros comenzaron a instalarse en las afueras de la fábrica en forma de protesta reclamando una asamblea con el equipo directivo. Los reclamos de los trabajadores en las calles fueron acompañados de una masiva asistencia vecinal. El barrio de Almagro demostró que la lucha de los obreros era la lucha de toda una comunidad y los vecinos se convirtieron en un factor clave en la resistencia y la recuperación de IMPA. Finalmente, en el mes de mayo del año 1998 un conjunto de 150 asociados de la cooperativa realizó una asamblea de la cual resultó la expulsión del Consejo de Administración: los obreros ocuparon la fábrica y el 22 de mayo obtuvieron la autorización judicial para continuar en el lugar y conformaron así la Cooperativa de Trabajo “22 de mayo”. El colectivo que ocupó la fábrica, unos 40 trabajadores, se organizó y comenzó a trabajar para mantenerla en funcionamiento y poder cubrir todos los gastos y las necesidades que se presentaban. Establecieron la consigna “Ocupar, Resistir, Producir”, con un escaso presupuesto, los trabajadores de IMPA realizaban largas jornadas de trabajo y percibían una ganancia mínima, para que la fábrica se sostuviera y se afianzara en el mercado. Fueron apoyados por militantes, algunos clientes, amigos y los vecinos. Así, asumiendo que la recuperación de IMPA fue en gran parte gracias a la ayuda y la persistencia de los vecinos, y con intenciones de hacer a la comunidad parte de la fábrica, se creó dentro del mismo edificio un Centro Cultural que ofreció diversas actividades para la sociedad. La producción se instaló en una parte del edificio, mientras que en otra comenzó a funcionar el Centro Cultural. Los trabajadores organizaron además peñas folklóricas a las que se invitaba a la comunidad, así como clases de plástica, de gimnasia, etc; todas las actividades tenían precios accesibles y simbólicos que solo se utilizaban para cubrir gastos del Centro.

En 2014 se presentó en el Congreso Nacional un proyecto de Ley con el propósito de que la expropiación de IMPA sea resuelta a nivel nacional. En diciembre de 2015 se sancionó la Ley 27.224 que declara de utilidad pública y sujetos a expropiación los inmuebles de IMPA. Asimismo, cedió en comodato los inmuebles expropiados a la Cooperativa de Trabajo “22 de Mayo” con la condición de que se diera continuidad a las actividades culturales, educativas y sociales que en ellos realizan la Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares y la Asociación Cultural IMPA La Fábrica.  Esta particularidad de la Ley se debe a que la Cooperativa plantea un proyecto político y cultural que va más allá de la actividad productiva.

 

Consideraciones finales

Los casos presentados nos hablan de las políticas neoliberales, de la organización de los trabajadores de diferentes empresas para no caer en el desempleo y de la fragmentación y heterogeneidad resultantes en el mundo del trabajo. Las acciones y estrategias llevadas a cabo fueron diversas y en ellas tuvieron incidencia organizaciones gremiales como el SUPE que coordinó la conformación de los emprendimientos tercerizados de YPF, y FECOOTRA y el MNER entre otras, que participaron en las etapas de recuperación de las fábricas y en su organización como cooperativas de trabajo. En sus primeras etapas las dificultades enfrentadas por los cooperativistas fueron considerables tanto en las tercerizadas que encontraron más obstáculos que beneficios por parte de la “empresa madre”, como en las recuperadas frente a la necesidad de dar continuidad a la actividad economica y resistir. De acuerdo a los presupuestos conceptuales podemos ver como la economía popular va siendo construida por parte de colectivos sociales frente a las crisis de las lógicas de la economía empresarial privada y de la economía pública. La economía popular es un campo complejo y heterogéneo. Los casos muestran su diversidad y conflictividad: cada cooperativa presenta particularidades en sus orígenes, trayectorias y en los proyectos políticos de los que participan. Estos aspectos inciden en las diferentes espacialidades que han construido y por las cuales se ven condicionadas. Tienen en común ser cooperativas de trabajo y sustentarse en las ideas de autogestión y solidaridad, su inserción en una economía, aunque mixta, dominada por el mercado capitalista, les produce significativas tensiones en su organización y en su relación con los diferentes actores de cada territorio.

A partir de estos casos, las preguntas o problemas que guiarán nuestras investigaciones giran en torno a los siguientes interrogantes:

1.            ¿es la economía social, popular y solidaria una estrategia que posibilita la incorporación de sectores populares a la gestión del poder o a dinámicas de empoderamiento?

2.            ¿Se vuelven estos casos particulares situaciones promotoras de la Economía Social?

3.            ¿cómo puede participar el conocimiento geográfico en estos debates? ¿cuál es la importancia de pensar la Economía Social desde una perspectiva espacial?

 

 



[1] Licenciado en Geografía (FaHCE - UNLP)

[2] Licenciado en Sociología (FaHCE - UNLP)

[3] Profesor en Geografía (FaHCE – UNLP)

[4] VARESI, G. (2013) “Modelo de acumulación y hegemonía: aportes teóricos para su abordaje conjunto”, Capítulo 1 de Modelo de acumulación y hegemonía en la Argentina post-convertibilidad, 2002-2008.Tesis de Doctorado. Doctorado en Ciencias Sociales, FAHCE-UNLP.

[5] Coraggio, J L (2012) Las tres corrientes vigentes de pensamiento y acción dentro del campo de la Economía Social y Solidaria (ESS). Sus diferentes alcances.

[6] Finquelievich, S. y Laurelli, E. (1990) "Innovación tecnológica y reestructuración desigual del territorio: países desarrollados-América Latina" Revista Interamericana de Planificación, No. 84

[7] Marradi, Archenti, Piovani, (2007) “Metodología de las Ciencias Sociales” EMECE, Buenos Aires.

[8] Caracciolo, M. (2014) “Construcción de tramas de valor y mercados solidarios” en Espacio y poder en las políticas de desarrollo del siglo XXI. (pp. 360-440) GARCÍA, Ariel (comp.) Ciudad de Buenos Aires: García, Ariel Oscar.

 



Libre de virus. www.avast.com