Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17781 al 17800 
AsuntoAutor
93/17 - II CONGRES Noticias
94/17 - VIAJANDO: Noticias
95/17 - ARGENTINA Noticias
Adjunto Programas Ana Marí
Re: NoticiasdelCeH =?UTF-8?
96/17 - VIAJANDO: Noticias
97/17 - A INDUSTRI Noticias
98/17 - VIAJANDO: Noticias
99/17 - A MATERIAL Noticias
100/17 - AS PEQUEN Noticias
101/17 - A EVOLUÇÃ Noticias
102/17 - INDICADOR Noticias
103/17 - REESTRUT Noticias
104/17 - MOVIMIENT Noticias
105/17 - ARGENTINA Noticias
106/17 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Elias An
107/17 - GEÓGRAFOS Noticias
108/17 - VIAJANDO: Noticias
109/17 - CENTRO HU Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18128     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 108/17 - VIAJANDO: Festejando el cumpleaños de mi niet a Ludmila
Fecha:Domingo, 14 de Mayo, 2017  11:59:14 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 108/17
 

 

Festejando el cumpleaños de mi nieta Ludmila

 

Era el 12 de febrero de 2013, día en que mi nieta Ludmila cumplía once años, y como regalo le había prometido ir a Peko’S, un complejo recreativo que se situaba a poco más de cuarenta kilómetros hacia el oeste de Córdoba Capital.

En esta oportunidad recurrimos a las combis que partían de la terminal Mercado Sur, muy pequeña y mucho más tranquila que la gran terminal nueva, tardando sólo cuarenta y cinco minutos en llegar a Villa Carlos Paz, y desde allí, en un colectivo local, circulando por la ruta nro. 38 camino a Tanti, arribamos a nuestro destino.

Las entradas de las nenas costaron 150$ cada una, un valor alto para la época, pero afortunadamente Martín y yo no pagamos a pesar de haberme olvidado el certificado de discapacidad. Y eso me daba bastante aire debido a que estaba prohibido llevar bebidas y alimentos teniendo que realizar consumos a precios muy por encima del costo exterior, algo característico de estos lugares, por lo menos, en Argentina.

 

Martín y Ludmila a la entrada de Peko’S

 

 

Ludmila y Laurita en la entrada de Peko’S

 

 

También allí había un laberinto de ligustros, tratando de copiar al del parque El Descanso, pero carecía de emoción porque era tan pequeño y sencillo, que hasta nosotros encontramos rápidamente la salida.

 

Martín en el laberinto de ligustros

 

 

El lugar contaba con diversidad de atracciones y los chicos comenzaron a recorrerlo y participar en las diferentes actividades que se ofrecían.

Algo que me parecía ajeno a una provincia mediterránea como lo era Córdoba, era el show de lobos marinos; pero también debía pensar que siendo un destino vacacional predominantemente para quienes provenían del norte, y que no tenían la oportunidad de conocer el mar, se había convertido en algo alucinante. Antes de que ingresaran los animales, el animador preguntó al público cuál era el lugar de origen de cada uno. Los primeros en contestar fueron los tucumanos, y los últimos, los santiagueños, lo que les valió la tradicional sorna sobre su extremada lentitud.

 

Laurita, Martín y Ludmila recorriendo Peko’S

 

 

Piletón con tortugas acuáticas

 

 

Show con lobos marinos

 

 

El lobo marino sosteniendo la pelota

 

 

El lobo marino haciendo destrezas en el agua

 

 

Ludmila concentrada durante el show de lobos marinos

 

 

Martín y Ludmila en los autitos chocadores

 

 

Martín y Ludmila a punto de bajar del autito chocador

 

 

Ludmila y Martín en la montaña rusa

 

 

Laurita en el orquideario

 

 

Ludmila, Martín y Laurita subiendo al Caballo de Troya

 

 

El cubo giratorio

 

 

Ludmila descendiendo del cubo giratorio

 

 

También allí había espejos cóncavos y convexos que deformaban, y un laberinto de cristal, de donde otra vez fue Ludmila la primera en salir, aunque tanto ella como Laurita se pegaron fuertes golpes.

 

Laurita en el laberinto de cristal

 

 

En las primeras horas de la tarde la temperatura ascendió a 37°C, y a pesar de tomar gran cantidad de bebidas, eso influyó para que nos cansáramos más de lo habitual. Así que teniendo que esperar el colectivo en la ruta, y que además de espaciado, llegara cargado de gente, decidimos tomar un taxi hasta la terminal de Villa Carlos Paz, y de allí la combi hasta la capital cordobesa.

En el trayecto, y en especial en la zona de La Calera, podían verse muchas viviendas precarias, y algunas de ellas con Direct TV. Y si bien algunos criticaban dicha situación, yo les expliqué a las chicas que para quienes no tenían la posibilidad de disfrutar de otros espacios de recreación, esa era la única y más barata forma de tener un respiro a la deficiente forma de vida que estaban sufriendo.

 

Martín feliz con sus pochoclos

 

 

Casas precarias con Direct TV en La Calera

 

 

Si bien Ludmila estaba ya conforme con lo vivido en el día, un cumpleaños no era un cumpleaños sin apagar, al menos, una velita.  Y lo festejamos en una mesa de la calle bajo una sombrilla del Ángeles Bar, sobre el boulevard San Juan, frente al Patio Olmos, en Nueva Córdoba. El lugar era muy agradable, y disfrutamos de la torta, pero había cantidad de abejas que se posaban en el borde de nuestros vasos.

 

Ludmila apagando la velita

 

 

Ludmila con su tío Martín

 

 

Ludmila con su hermana Laurita

 

 

Con mi nieta Ludmila

 

 

Y como todos los días, antes o después de las excursiones, los chicos acudían a la piscina en la terraza de los Kube Apartments. Y, ese día, a pesar de las elevadas que habíamos tenido que soportar, refrescó rápidamente, característica amplitud térmica de las zonas alejadas del mar.

 

Laurita, Ludmila y Martín en la terraza de los Kube Apartments, al regresar del paseo

 

 

Ana María Liberali

 


Libre de virus. www.avast.com