Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17781 al 17800 
AsuntoAutor
93/17 - II CONGRES Noticias
94/17 - VIAJANDO: Noticias
95/17 - ARGENTINA Noticias
Adjunto Programas Ana MarŪ
Re: NoticiasdelCeH =?UTF-8?
96/17 - VIAJANDO: Noticias
97/17 - A INDUSTRI Noticias
98/17 - VIAJANDO: Noticias
99/17 - A MATERIAL Noticias
100/17 - AS PEQUEN Noticias
101/17 - A EVOLU«√ Noticias
102/17 - INDICADOR Noticias
103/17 - REESTRUT Noticias
104/17 - MOVIMIENT Noticias
105/17 - ARGENTINA Noticias
106/17 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Elias An
107/17 - GEÓGRAFOS Noticias
108/17 - VIAJANDO: Noticias
109/17 - CENTRO HU Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18126     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:Re: NoticiasdelCeHu 106/17 - VIAJANDO: Una hermosa tarde en El Descanso
Fecha:Domingo, 14 de Mayo, 2017  07:47:57 (-0300)
Autor:Elias Antonio Vieira <evieira371 @.....com>
En respuesta a:Mensaje 18125 (escrito por Noticias del CeHu)

Querida Ana Maria buen domingo a todos y gracias por compartir los detalles de esta muy bonita viaje con Martin y sus hermosas nietas.
Fraternal abrazo.

2017-05-13 22:04 GMT-03:00 Noticias del CeHu <noticias@centrohumboldt.org>:
NCeHu 106/17
 

 

Una hermosa tarde en El Descanso

 

Era el lunes de Carnaval y el √ļltimo d√≠a del Cosqu√≠n Rock. Sab√≠amos que iba a ser complicado trasladarse por el valle de Punilla, pero nos quedaban s√≥lo tres d√≠as de vacaciones y no los pod√≠amos desaprovechar. As√≠ que tomamos un micro desde la ciudad de C√≥rdoba rumbo al norte. El primer tramo hab√≠a sido bastante √¡gil, pero al acercarse a la localidad de Santa Mar√≠a de Punilla, cuatro kil√≥metros al sur de Cosqu√≠n, qued√≥ literalmente varado. La ruta era un caos, y no solamente por la densidad del tr√¡nsito, sino porque hab√≠a cientos, miles, de j√≥venes caminando por ella. Adem√¡s, gran cantidad de puestos y vendedores ambulantes ofreciendo de todo, desde comidas y bebidas hasta discos de los artistas que actuaban en el festival. Y se hab√≠a vuelto tan imposible avanzar, que en cuanto el chofer pudo, se desvi√≥ por una calle del pueblo y entr√≥ a circular como pudo, en muchos momentos a paso de hombre, a pesar del desv√≠o.

Ya siendo el mediod√≠a llegamos a La Falda, le hab√≠amos puesto dos horas y media en hacer s√≥lo sesenta y ocho kil√≥metros. Y si bien ese no era nuestro destino final, decidimos almorzar en la terminal. Creo que nunca hab√≠a visto un lugar tan abandonado. Faltaban luces, las sillas estaban rotas, ¬¡y los platos tambi√©n! Afortunadamente la comida era buena, y eso calm√≥ los √¡nimos de los chicos que se hab√≠an aburrido bastante durante el viaje.

Desde la Falda tomamos otro micro hasta La Cumbre, y desde all√≠ otro m√¡s hasta El Descanso, veinte kil√≥metros m√¡s, en total. El Descanso era un parque tem√¡tico cercano a la localidad de Los Cocos, en el faldeo occidental de las Sierras Chicas.

 

Ludmila, Martín y Laurita en el parque El Descanso en el faldeo occidental de las Sierras Chicas

 

 

Yo hab√≠a visitado este parque por primera vez en el verano del a√Īo 1974 junto con mi t√≠a Teresa, durante unas vacaciones cordobesa, y nunca lo hab√≠a olvidado porque hab√≠a sido el lugar que m√¡s me hab√≠a gustado en ese entonces, y donde m√¡s me hab√≠a divertido. Y mi idea de volver junto con mi hijo m√¡s chico y con mis nietas mayores ten√≠a mucho que ver con la idea de Francis Bacon, el famoso fil√≥sofo y escritor ingl√©s, quien afirmaba que los viajes en la juventud son una parte de la educaci√≥n, y en la vejez, una parte de la experiencia.

 

Con Mart√≠n y Ludmila, treinta y nueve a√Īos despu√©s de mi primera visita a El Descanso

 

 

Remont√¡ndonos a los or√≠genes de este sitio, veremos que hacia fines del siglo XVI les fueron entregadas a cinco de los hijos del cofundador de la ciudad de C√≥rdoba, Don Bartolom√© Jaime, una merced de tierras ubicadas en la actual zona del valle de Punilla, para ser pasadas luego a Ger√≥nimo de Quevedo. En 1668 tuvo lugar una divisi√≥n en parcelas que diera origen a la estancia Los Cocos, mencionada en la documentaci√≥n oficial del a√Īo 1771. A fines del siglo XIX, el propietario de dicha estancia, Don Denecio Ceballos, construy√≥ su vivienda en Los Cocos, siendo √©sta la primera casa de la localidad. A principios del siglo XX la estancia se comenz√≥ a lotear y desmontar, siendo sus principales compradores los empleados de los ferrocarriles ingleses, ya afincados en La Cumbre. Se trazaron las primeras calles y se construyeron chalets y casas de veraneo. En las d√©cadas siguientes hubo un fuerte desarrollo tur√≠stico, llegando a existir m√¡s de veinte establecimientos hoteleros a fines de la d√©cada del ‚Äô50. Debido a este desarrollo, en 1957 se fue creado el Municipio de Los Cocos.

Durante este apogeo, en las primeras d√©cadas del siglo XX, se comenz√≥ la construcci√≥n del hotel ‚ÄúEl Descanso‚ÄĚ, que posteriormente se transformara en un parque tem√¡tico, precursor de los actuales.

El Descanso estaba conformado por terrazas que ascend√≠an por la falda del monte, relieves, estatuas, fuentes, jardines y edificaciones que ten√≠an por objetivo reflejar lugares y hechos del mundo, lo que se denominara ‚ÄúPaseo Enciclop√©dico‚ÄĚ al servicio de la ilustraci√≥n del pueblo.

 

Ludmila, Mart√≠n y Laurita junto a las flores y las construcciones del parque ‚ÄúEl Descanso‚ÄĚ

 

 

En ese momento, en que est√¡bamos all√≠, febrero de 2013, el complejo se divid√≠a en Museo Argentino, Museo Greco-Romano, Patio Andaluz, Museo Ap√≠cola, la Fuente de los Deseos y el famoso Laberinto de Ligustros.

 

Parque Romano con el símbolo de la loba amamantando a Rómulo y Remo

 

 

Ludmila, Martín y Laurita en los jardines romanos en el faldeo de las Sierras Chicas

 

 

Una exquisita armonía entre naturaleza e historia

 

 

Ludmila, Martín y Laurita junto a la luna

y a la frase de Juan Manuel Fangio, quíntuple campeón mundial de automovilismo:

¬†‚ÄúTrata de ser el mejor pero nunca te sientas el mejor‚ÄĚ

 

 

Despu√©s de recorrer los maravillosos jardines, llegamos al Laberinto de Ligustros, que seg√ļn dec√≠an, se hab√≠a realizado seg√ļn las caracter√≠sticas del laberinto del Rey Minos en Creta, famoso por la historia de Teseo y el Minotauro.

 

Laurita, Ludmila y Martín debajo de una pérgola junto al Laberinto de Ligustros

 

 

Laberinto de ligustros inspirado en el construido por el Rey Minos de Creta

 

 

Ingresamos al laberinto, y nos divertimos mucho yendo de un lado a otro buscando in√ļtilmente la salida. Y al cabo de un buen rato Ludmila logr√≥ encontrar el camino correcto; y si bien al principio se re√≠a viendo como los dem√¡s est√¡bamos absolutamente perdidos, despu√©s nos fue guiando, porque de lo contrario, todav√≠a estar√≠amos all√≠. ¬¡Ja ja ja!

 

Laurita, Ludmila y Martín en el Laberinto de Ligustros

 

 

Martín, Ludmila y Laurita riéndose por haber tomado un camino equivocado

 

 

Martín y Laurita pidiendo indicaciones para poder salir

 

 

Ludmila ri√©ndose de quienes est√¡bamos perdidos en el laberinto

 

 

Re-encontr√¡ndonos con Ludmila

 

 

El otro atractivo divertido del Parque era, sin duda, los espejos m√¡gicos que deformaban, por lo que estuvimos mir√¡ndonos y largando unas cuantas carcajadas.

 

Ludmila frente a un espejo m√¡gico

 

 

Laurita viendo sus piernas chuecas

 

 

Martín y Laurita en el Patio Andaluz

 

 

Laurita y Martín en las hamacas

 

 

Ludmila y Laurita en la calesita

 

 

Laurita dramatizando

 

 

Ludmila, positiva como siempre

 

 

Martín despidiéndose del Parque

 

 

Ludmila y Laurita, florcitas entre las flores, cansadas pero felices

 

 

Debido al tiempo que hab√≠amos perdido durante la ma√Īana para llegar a destino y a la extendida permanencia en el Parque El Descanso, se nos hizo demasiado tarde para disfrutar de los dem√¡s atractivos de Los Cocos, pero la tarde hab√≠a sido hermosa y los chicos, seguramente, jam√¡s la olvidar√≠an.

 

 

Ana María Liberali

 




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com




--------------------------------------------------------------------- 
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net. 
Para darte de baja, envía un mensaje a  
humboldt-baja@eListas.net 
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt