Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17702 al 17721 
AsuntoAutor
25/17 - 1ra. CIRCU Noticias
26/17 - VIAJANDO: Noticias
27/17 - 2da. CIRCU Noticias
28/17 - PRIMERAS J Noticias
29/17 - ARGENTINA Noticias
30/17 - ARGENTINA Noticias
31/17 - El turismo Noticias
32/17 - ARGENTINA Noticias
33/17 - ARGENTINA Noticias
34/17 - XX CONGRES Noticias
35/17 - VIAJANDO: Noticias
36/17 - BRASIL - C Noticias
37/17 - ARGENTINA Noticias
38/17 - VIAJANDO: Noticias
39/17 - La nueva d Noticias
40/17 - VIAJANDO: Noticias
41/17 - www.centro Noticias
42/17 - ARGENTINA Noticias
43/17 - GEOECONOMI Noticias
44/17 - VIAJANDO: Alexande
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 18043     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 38/17 - VIAJANDO: City Tour por Quito y regreso a Buenos Aires
Fecha:Sabado, 11 de Marzo, 2017  16:15:11 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 38/17
 

 

 City Tour por Quito y regreso a Buenos Aires

 

Ya viernes 2 de mayo. Sería nuestro último día en Quito, por lo que Martín, Omar y yo salimos del hotel caminando por la calle Simón Bolívar hasta Venezuela, y la tomamos hasta llegar a la esquina de la calle José de Sucre, donde se encontraba el museo Casa de Sucre.

El museo Casa de Sucre estaba dedicado a la memoria de sus más célebres ocupantes, el mariscal venezolano Antonio José de Sucre, héroe independentista latinoamericano y su esposa, la dama quiteña Mariana Calderón, marquesa de Solanda y Villarocha. Y además de exhibirse muebles y objetos personales de la pareja, podían encontrarse documentos y mapas de la época de la independencia.

 

Museo Casa de Sucre

 

 

Y tomando la calle Sucre hasta García Moreno, a sólo una cuadra se encontraba la iglesia de la Compañía de Jesús, una verdadera reliquia del barroco americano.

 

Iglesia de la Compañía de Jesús

 

 

García Moreno era conocida en el siglo XVI como calle de las Siete Cruces debido a que los conventos e iglesias católicas que allí se localizaban, habían levantado varias cruces de piedra que servían como altares populares durante las celebraciones del Corpus Christi.

 

Cruz de piedra de la iglesia de la Compañía de Jesús

 

 

En esa esquina permanecimos unos minutos hasta subir al ómnibus de turismo, porque a pesar de ser la tercera vez que visitábamos esta ciudad, siempre quedaban rincones e información que desconocíamos.

El bus continuó por García Moreno y llegando a Loja nos encontramos con una gran explanada donde había algunas esculturas y gran cantidad de canteros en sus bordes. Y desde allí nos dirigimos a El Panecillo, la colina desde la cual podían tenerse hermosas vistas de la ciudad.

 

Amplia plazoleta entre las calles García Moreno y Venezuela

 

 

Intersección de las calles García Moreno y Loja

 

 

Vista de Quito desde El Panecillo

 

 

Puesto de comida en El Panecillo

 

 

Venta de artesanías típicas en El Panecillo

 

 

Al bajar de El Panecillo volvimos a pasar por la gran explanada, pero esta vez, por la calle Venezuela, continuando así por el Centro Histórico hasta llegar a la Plaza Grande o de la Independencia alrededor de la cual se encontraban la Catedral, la Casa de Gobierno, importantes hoteles y otros edificios destacados.

 

Vista de la explanada desde la calle Venezuela esquina Loja

 

 

Casco histórico de Quito

 

 

Almacenes FILIVENTAS, en la calle Venezuela y Vicente Rocafuerte

 

 

Balcones sobre la calle Venezuela entre Sucre y Simón Bolívar

 

 

Balcones coloniales en todo el Centro Histórico

 

 

Balcones de la calle Venezuela entre Sucre y Eugenio Espejo

 

 

Catedral y plaza de la Independencia

 

 

Placa con la inscripción ES GLORIA DE QUITO EL DESCUBRIMIENTO DEL RÍO AMAZONAS,

en el muro de la Catedral Metropolitana

 

 

Plaza Grande o de la Independencia.

Arriba a la izquierda, con la bandera, se ve la Casa de Gobierno

 

 

Librería y Papelería Apolo

 

 

Balcón simple pero muy bonito

 

 

Basílica del Voto Nacional, de la Consagración de Jesús o de San Juan, de estilo neogótico

 

 

Basílica del Voto Nacional vista desde la calle Luis Vargas Torres

 

 

Por estar encajonada entre montañas, la ciudad de Quito no ha tenido más posibilidades de crecimiento que no fuera hacia el norte o hacia el sur. Y justamente en el norte del Centro Histórico se encontraban los barrios modernos más elegantes, a los que arribamos transitando por la avenida América.

 

Parroquia La Dolorosa y homenaje a José Martí en la Quito Moderna

 

 

El DOCUCENTRO XEROX en la avenida Río Amazonas

 

 

Edificio Amazonas Park

 

 

Circulando por la avenida Naciones Unidas

 

 

Banco del Pacífico

 

 

Quicentro Shopping en la intersección de las avenidas Naciones Unidas y de los Shyris

 

 

Concentración Deportiva de Pichincha

 

 

Local de la cadena “Las Medialunas del Abuelo” en la esquina de las avenidas de los Shyris y Portugal

 

 

Y si bien la Quito moderna mostraba edificaciones de altura y de calidad, así como cadenas comerciales internacionales, para nosotros carecía de los atractivos del Centro Histórico, tal vez, el mejor conservado de toda Latinoamérica. Así que al regresar de nuestro city tour, volvimos a caminar por las antiguas callejuelas, porque una ciudad es un libro que se lee con los pies.

 

Iglesia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro regresando al Casco Histórico

 

 

Al día siguiente a la madrugada fuimos en un taxi hasta el Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, también llamado Aeropuerto de Tababela, por el lugar donde se encontraba emplazado a veinticinco kilómetros al este del Centro de la ciudad. Había sido inaugurado en febrero de 2013, poco más de un año antes de que nosotros estuviéramos allí, debido a que el anterior había quedado en medio de la urbe, y se habían producido varios accidentes fatales.

Y siendo las 8 a. m. decoló el avión de TAME rumbo a Buenos Aires. Martín quiso ir al baño justo en el momento del despegue, y ni nosotros ni la azafata pudimos impedirlo. Pero el hecho de que lo contradijéramos lo puso muy nervioso y tuve que darle la máxima dosis de medicación permitida. Pese a eso tardó más de una hora en dormirse por lo que me mantuve tensa durante todo el viaje a pesar de que el vuelo fue muy apacible. El azafato permitió que Omar y yo pasáramos al último asiento reservado para la tripulación para que Martín pudiera dormir estirado en el asiento de tres. Y pese a que el amable joven nos diera charla, me quedé preocupada pensando cómo íbamos a hacer para bajar a Martín dormido cuando llegáramos a Ezeiza. Pero, mientras estábamos sobrevolando la provincia de Santa Fe, se despertó de buen humor y pudimos llegar a casa sin problemas.

 

 

Ana María Liberali

 

 




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com