Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17541 al 17560 
AsuntoAutor
272/16 - Megaminer Noticias
273/16 - LA EXPLOT Noticias
274/16 - VIAJANDO: Noticias
275/16 - EL CORRED Noticias
=?UTF-8?Q?Re:_Noti Brisa Va
276/16 - LEGISLACI Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Beatriz
277/16 - CONCENTRA Noticias
278/16 - VIAJANDO: Noticias
279/16 - TRANSFORM Noticias
280/16 - A REVISÃO Noticias
281/16 - VIAJANDO: Noticias
282/16 - La socied Noticias
283/16 - SOBRE EL Noticias
Re: NoticiasdelCeH Patricia
Re: NoticiasdelCeH Noticias
284/16 - BRASIL: V Noticias
285/16 - DINÁMICA Noticias
286/16 - VIAJANDO: Noticias
287/16 - "Humboldt Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17879     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 281/16 - VIAJANDO: Vacaciones distendidas en Salta
Fecha:Domingo, 2 de Octubre, 2016  19:10:31 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 281/16
 

 

Vacaciones distendidas en Salta

 

En enero de 2015, con Omar decidimos tomarnos unas vacaciones distendidas, en un lugar que, además de alejarnos de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, nos permitiera ponernos al día con la lectura y escribir textos pendientes. Y fue así que recorrimos con el dedo el mapa de la cordillera de los Andes de norte a sur en el sector argentino, y elegimos la hermosa ciudad de Salta, donde alquilamos un departamento no sólo por el menor valor relativo que el de un hotel, sino por no tener siquiera la obligación de levantarnos a la hora del desayuno.

 El lunes 5 de enero a las 7 de la mañana salimos de casa junto con mis nietas Ludmila (12) y Laurita (11), porque el avión debía partir a las 8,45; pero en Aeroparque había una fila larguísima de LAN debido a un presunto paro de personal de tierra. Finalmente decolamos a las 11,40 y después de un vuelo excelente aterrizamos una hora y cincuenta y cinco minutos después en el Aeropuerto Martín Miguel de Güemes. Y allí, el tema de los remises era un verdadero caos, y si bien entregaban números, nadie respetaba el orden, en consecuencia, tomamos el primero que se nos presentó oportuno. Y prontamente nos instalamos en el departamento de Deán Funes 45, primer piso por escalera. Tenía tres ambientes y aire acondicionado, aunque sólo fuera necesario para las primeras horas de la tarde, ya que la mañana y la noche eran relativamente frescas, aunque fuera pleno verano.

Habiendo pasado ya el mediodía y no contando aún con vituallas para cocinar, fuimos a almorzar a un restorán de la misma cuadra. Las nenas pidieron una milanesa napolitana con papas fritas, y Omar y yo, matambre al verdeo con ensaladas. Todo con bebidas, costó 305$.

A la tarde vinieron mi hijo Joaquín y su novia Irina, quienes estaban parando en el Camping Balneario Municipal, a buscar a Ludmila y Laurita para llevarlas a pasear. Y entonces aproveché para ir a comprarles sendas mochilas para ponerlas en los zapatos esa noche de Reyes.

En los días sucesivos, habiéndonos munido de variedad de comestibles en el supermercado VEA, preparamos almuerzos y cenas compartiendo divertidas sobremesas, y mirando las tres novelas que Canal 13 emitía en ese entonces: Guapas, Noche y Día, y Las Mil y Una Noches.

Del 9 al 13 de enero, el resto de la familia se fue a recorrer los Valles Calchaquíes por lo que Omar y yo aprovechamos para trabajar sobre un libro de América Latina, y programar actividades para el año que se estaba iniciando.

Todos los días, al caer la tarde, salíamos a caminar por los alrededores de la plaza 9 de Julio, tal cual lo hacían habitualmente los salteños. La zona había sido remodelada en los últimos tiempos, y contaba con una gran variedad de comercios y barcitos con mesas en la vereda y sus respectivas sombrillas que la hacían muy agradable, y allí se instalaban tanto familias locales como turistas nacionales y extranjeros. Y si bien educadamente, y sin ningún tipo de agresión, varias personas se acercaban asiduamente a vender diferentes productos o a pedir alguna ayuda.

El sábado a la noche nos dirigimos a la calle Balcarce, la de mayor concentración de peñas de la ciudad. Casi no se podía caminar por la cantidad de gente que circulaba por allí, y si bien era víspera de domingo, el tiempo acompañó con un cielo estrellado y una temperatura más que agradable. La mayoría de los restoranes tenía sus mesas afuera, y eso nos tentó para cenar en uno de ellos.


La Catedral Basílica de Salta que iluminaban al caer la tarde

 

 

Una de las torres de la Catedral junto al Banco Macro

 

 

Reflejo de la cúpula de la catedral en el banco Macro

 

 

El Arzobispado junto a la otra torre de la Catedral

 

 

Catedral y banco Macro vistos desde la calle España

 

 

Muchos parroquianos en el Café Van Gogh

 

 

Vista del Café Van Gogh desde la calle Zuviría

 

 

El Museo de Arte Contemporáneo de Salta en la intersección de las calles Zuviría y España

 

 

Recova del Museo de Arte Contemporáneo de Salta

 

 

El 13 de enero volvieron Ludmila, Laurita, Joaquín e Irina y se agregó Roque, su hermano. Pero, como no podía ser de otra manera en el verano salteño, el tiempo desmejoró repentinamente, y comenzó a llover cada vez más. La lluvia continuó durante todo el día siguiente, pero no nos intimidó. Por eso, regresamos a la calle Balcarce, que a diferencia de lo ocurrido el sábado anterior, tenía los locales gastronómicos completamente vacíos. Fue la razón por la cual desde todos lados pretendían que entráramos, y ganó nuestra presencia la Peña Don Oscar que logró atraparnos no cobrándonos el espectáculo.

 

La Peña Don Oscar durante el espectáculo

 

 

Las comidas regionales estaban muy gustosas y se presentaron una sucesión de artistas que interpretaron diversidad de temas folklóricos. Y de pronto, varios integrantes del cuerpo de ballet, invitaron a algunos comensales a subir al escenario, y entre ellos estaba Joaquín. Y si bien al principio se negó, la insistencia de la bailarina lo obligó a no ser descortés, pese a la mirada fulminante de su novia.

Primero, uno de los “gauchos” le comenzó a hacer preguntas indiscretas y a hacer gracias con sus respuestas; y después le pidió que zapateara y que bailara un gato. Y él, que tocaba la batería pero que no sabía bailar absolutamente nada, hizo lo que pudo, confirmando el dicho del compositor salteño Payo Solá: “El que toca nunca baila”.

 

Cuando la bailarina invitó a Joaquín a subir al escenario

 

 

Cuando el “gaucho” tomaba en gracia las respuestas de Joaquín

 

 

Joaquín bailando gato junto con otras espontáneas parejas

 

 

Ya siendo la cero hora del 15 de enero festejamos el cumpleaños de Irina. Roque le había encargado un pequeño tiramisú y yo le pedí a la camarera que les avisara a los músicos que le dedicaran el “Feliz Cumpleaños”, lo que fue para ella una grata sorpresa.

 

Irina a punto de apagar la velita, junto a Joaquín y su hermano Roque

 

 

Joaquín entregándole regalos a Irina

 

 

Laurita, como siempre, jugando con su papá

 

 

Ya de madrugada, cuando Joaquín, Irina y Roque regresaron al campamento lo encontraron inundado, así que los recibimos en nuestro departamento donde se acostaron en el piso con sus bolsas de dormir y algunas frazadas a modo de colchón. Y en cuanto se secaron sus pertenencias, dejando a las nenas a nuestro cuidado, partieron para Bolivia.

 

 

Ana María Liberali

 




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com