Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17541 al 17560 
AsuntoAutor
272/16 - Megaminer Noticias
273/16 - LA EXPLOT Noticias
274/16 - VIAJANDO: Noticias
275/16 - EL CORRED Noticias
=?UTF-8?Q?Re:_Noti Brisa Va
276/16 - LEGISLACI Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Beatriz
277/16 - CONCENTRA Noticias
278/16 - VIAJANDO: Noticias
279/16 - TRANSFORM Noticias
280/16 - A REVISÃO Noticias
281/16 - VIAJANDO: Noticias
282/16 - La socied Noticias
283/16 - SOBRE EL Noticias
Re: NoticiasdelCeH Patricia
Re: NoticiasdelCeH Noticias
284/16 - BRASIL: V Noticias
285/16 - DINÁMICA Noticias
286/16 - VIAJANDO: Noticias
287/16 - "Humboldt Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17876     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 278/16 - VIAJANDO: Por los campos de Acheral en la senda del Tafí
Fecha:Viernes, 30 de Septiembre, 2016  18:27:49 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 278/16
 

 

Por los campos de Acheral en la senda del Tafí

 

Ya era sábado 10 de setiembre cuando, en el micro de la empresa Aconquija, partí desde San Miguel de Tucumán pasado el mediodía, con rumbo a Santa María, al norte de la provincia de Catamarca. Se trataba de un servicio, al que vulgarmente se lo llamaba “lechero” ya que le paraba permanentemente a cada uno que le hiciera seña. Así que costó bastante abandonar la zona urbanizada dada la cantidad de pasajeros que subieron fuera de la terminal.

Cuando ya llevábamos una hora de viaje, supuse que ya no se detendría, sin embargo, los choferes pararon en un local que se encontraba en las cercanías de Famaillá, a la vera de la ruta 38, con el fin de adquirir hojas de coca para mascar en el camino. Y si bien luego ingresaríamos en una zona de montaña, no creí que se tratara de una necesidad ya que no me pareció que fuera punosa, sino que además de tratarse de una cuestión cultural, de esa forma evitarían el adormecimiento propio de quienes repiten permanentemente los mismos itinerarios.

 

Sauce llorón en las cercanías de Famaillá

 

 

Venta de hojas de coca a la vera de la ruta 38

 

 

En pocos minutos más nos encontrábamos en Acheral, uno de los tantos pueblos surgidos a partir de las estaciones ferroviarias creadas a fines del siglo XIX cuando la Argentina se insertó en la División Internacional del Trabajo como productora de cueros, lanas, carnes y cereales. Y si bien la privilegiada fue la región pampeana que concentraba todas las exportaciones, debido al privilegio de contar con la conexión del moderno transporte de la época, se catapultó como la proveedora de azúcar para el mercado interno que crecía exponencialmente debido al proceso inmigratorio que se estaba desarrollando.

 

Acheral era uno de los pueblos surgidos a fines del siglo XIX

 a causa de la llegada del ferrocarril y de la industria azucarera

 

 

Sin embargo, en agosto de 1966, durante el gobierno de facto presidido por el Gral. Juan Carlos Onganía, se decidió la intervención de varios ingenios azucareros tucumanos, determinando el posterior cierre de las fábricas, originando consecuencias catastróficas en la estructura económica y social de la provincia. El propósito había sido la asignación de recursos para el sector transnacional de la economía con la supuesta idea de producir un salto cualitativo y cuantitativo en el país, privilegiando a los grandes industriales y a las inversiones extranjeras en detrimento del comercio y la pequeña industria. Paralelamente el Proyecto de la Revolución Argentina le quitó poder a los obreros y a los sindicatos.

 

En 1966 se cerraron muchos ingenios

 poniendo en crisis económica y social a la totalidad de la provincia de Tucumán

 

 

Las consecuencias de dichas políticas no hicieron más que acentuar las contradicciones de clase, y a lo largo del período 1966-1976 se profundizó la lucha popular contra el régimen, encabezada por el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) en las zonas rurales.

Esta ofensiva comenzó a ser derrotada desde de febrero de 1975 a partir del llamado Operativo Independencia, ejecutado por un decreto del gobierno de María Estela Martínez de Perón, terminando con la oposición de toda índole, tanto en el campo de la lucha armada, como también a nivel político e intelectual. Donde fuera el ex ingenio Santa Lucía se constituyó la Base Militar con tres mil soldados con reglamento de toque de queda, y funcionó “El Zótano”, primera cárcel clandestina con desaparición de personas. En este contexto la dictadura instaurada el 24 de marzo de 1976, encabezada por Jorge Rafael Videla, procuró terminar con el trabajo iniciado por Onganía y sus sucesores.

 

El 30 de mayo de 1974, la Compañía Ramón Rosa Jiménez del ERP

realizó una toma de la localidad de Acheral

 

 

Sin embargo, pese a la fuerza de su historia, los campos de Acheral se habían hecho famosos por la zamba “Luna Tucumana” que Atahualpa Yupanqui (pseudónimo de Héctor Roberto Chavero) escribiera en 1949 junto con Pablo del Cerro (pseudónimo de su esposa Paula Nenette Pepín), que decía así:

Yo no le canto a la luna

Porque alumbra nada más

Le canto porque ella sabe

De mi largo caminar

Ay lunita tucumana

Tamborcito calchaquí

Compañera de los gauchos

En la senda del Tafí

…………………………………..

Con esperanza o con pena

En los campos de Acheral

Yo he visto a la luna buena

Besando el cañaveral

 

Acheral era considerado punto de partida y acceso a los Valles Calchaquíes

 

 

Cañaveral en los campos de Acheral

 

 

Acheral era el pueblo desde el cual el cantor emprendía sus viajes a lomo de mula hacia Tafí del Valle:

- (…) Para hacer esa travesía de treinta horas cuesta arriba, cuesta abajo, tres cerros, algunas quebradas y un largo faldeo en el Valle de las Carreras para entrar a Tafí; yo tenía una mula en Acheral. Una deliciosa aldea que conocí, amé y jamás olvido…

¡Acheral de Tucumán! Ahí tenía mi mula y de ahí salí ocho o diez veces durante ocho o diez años seguidos. Jamás fui en automóvil a Tafí del Valle, siempre al montao, desde Acheral a Tafí del Valle”.

…………………………………………………………………………………………………………………………..

“Yo salía a las cinco de la mañana, a las cuatro de la mañana, ensillaba mi caballo, mi mula y salía. Y recién me amanecía en el faldeo, a mitad de camino… ¡recién me amanecía! Vale decir que la luna me acompañó siempre, por eso digo en los versos “Yo no le canto a la luna, porque alumbra y nada más, le canto porque ella sabe de mi largo caminar”.

 

¡Acheral de Tucumán! Ahí tenía mi mula

 

 

Circulando por la ruta 307 rumbo al Aconquija

 

 

Río Santa Lucía, uno de los subafluentes del Salí, en época de estiaje, desde la ruta 307

 

 

Si bien me parecía muy placentero el recorrido, sin duda, el paisaje más imponente era el del faldeo oriental del Aconquija, que recibía los vientos húmedos del Atlántico por lo que se generaba un bioma de selva subtropical, que en la región era conocida como yungas. El variado tapiz vegetal estaba representado por el pino del cerro, el saúco, el aliso, la quinua, el molle, el horco molle, el cebil, el jacarandá, la tipa, el tala, el zapallo caspi y arbustos de añagua.

 

Las yungas en la ladera oriental del Aconquija

 

 

Abundante vegetación producto de las lluvias orográficas

 

 

En esa ladera, además, se presentaban estrechas y profundas quebradas por donde corrían gran cantidad de rápidos y caudalosos ríos, todos ellos subafluentes del Salí, el principal río de Tucumán, que alimentaba al embalse de Río Hondo en Santiago del Estero.

 

Algunas quebradas…

 

 

Monumento al Indio

 

 

En gran parte del camino bordeamos el Parque Nacional Campo de los Alisos sobre su límite norte. Contaba con diecisiete mil hectáreas donde se mezclaban las eco-regiones de las yungas con la de los nevados, dando origen a diferentes ambientes de transición denominados ecotonos.

 

Recién me amanecía en el faldeo, a mitad de camino…

 

 

La Sierra del Aconquija pertenecía al Sistema de las Sierras Pampeanas

 

 

Cuesta arriba, cuesta abajo, tres cerros…

 

 

Muchos cerros superaban los 5000 m.s.n.m.

 

 

VIRGEN DE LAS FLORES

 

 

Mucho tránsito en la tarde del sábado

 

 

Llegando a lo más alto de la cuesta…

 

 

Apenas pasamos lo más alto de la cuesta comenzamos el descenso por la ladera occidental del Aconquija que miraba hacia los Valles Calchaquíes, y el paisaje cambió en forma abrupta. Debido a que la mayoría de los cordones superaban los 5000 m.s.n.m., los vientos húmedos del Atlántico ya no podían pasar; y los del Pacífico estaban contenidos por la corriente de Humboldt y la cordillera de los Andes. Así que nos encontramos con una zona árida y rocosa presentando vegetación de arbustos espinosos como las tolas, los quimiles, las chilcas y los cardones, cubierta de matorrales xerófilos.

 

Ladera occidental del Aconquija, absolutamente desértica

 

 

Nacientes de ríos formando quebraditas

 

 

Vegetación higrófila sólo en las márgenes de los arroyos

 

 

Árboles caducifolios al final del invierno

 

 

En la rotonda de El Mollar

 

 

El Mollar con el dique La Angostura de fondo

 

 

Dique El Mollar

 

 

Después de más de dos horas de haber salido de la terminal de Tucumán estábamos arribando a Tafí del Valle, donde bajó la mayor parte del pasaje, mientras que otros se abastecieron de bebidas y comidas para continuar viaje.

 

Un largo faldeo en el Valle de las Carreras para entrar a Tafí…

 

 

El valle de Tafí hacía un hiato o separación de la Sierra del Aconquija respecto de las Cumbres Calchaquíes, por las que transitaríamos en lo sucesivo hasta llegar a destino.

 

 

Ana María Liberali

 




Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com