Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17521 al 17540 
AsuntoAutor
=?utf-8?Q?254/16_- Noticias
255/16 - Taller - Noticias
256/16 - REFLEXÕES Noticias
=?utf-8?Q?257/16_- Noticias
258/16 - WORKSHOP Noticias
Re: NoticiasdelCeH Laura Pi
Fw: NoticiasdelCeH Noticias
259/16 - CONTRIBUC Noticias
260/16 - O capital Noticias
261/16 - ACERCA DE Noticias
262/16 - PUENTES A Noticias
263/16 - ACERCA DE Noticias
264/16 - Homenagem Noticias
265/16 - El laberi Noticias
266/16 - Los email Noticias
267/16 - El 11-S y Noticias
268/16 - Bahamas L Noticias
269/16 - XIX Encue Noticias
270/16 - La Univer Noticias
271/16 - UNA APROX Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17861     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 265/16 - El laberinto de Siria y los cañones de noviembr e ( Marcelo Cantelmi )
Fecha:Sabado, 24 de Septiembre, 2016  19:42:39 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 265/16

El laberinto de Siria y los cañones de noviembre

Siria es el campo de una batalla mucho mayor, que involucra a las principales potencias mundiales y regionales. Puede haber cambios después de las elecciones en EE.UU.
 
 
Clarín
Buenos Aires, 24/9/16

Los rostros graves en el norte mundial frente a la evolución de la guerra en Siria reflejan menos la inquietud por el colapso del último intento de tregua que la preocupación por el destino oscuro de la posguerra. EE.UU. y sus aliados no logran variar la dinámica que ha adquirido el conflicto a partir de su creciente internacionalización. El cese negociado con Moscú nació cojo por las desconfianzas mutuas y la confusión de los actores en el terreno. Pero fue bastardeado, además, de un modo brutal apenas se puso en marcha. Primero, con el bombardeo norteamericano el último sábado a una base del régimen que mató a ochenta militares y dejó un centenar de heridos.

Luego, con el ataque el lunes siguiente a una caravana de camiones de la ONU con víveres y medicinas, que habían franqueado la frontera debido a ese acuerdo. El saldo fue una veintena de víctimas civiles y la suspensión inmediata de la ayuda. El Pentágono justificó su parte en el desastre como un error de cálculo de sus aviones. La excusa sonó a poco, atento a que la base aérea atacada de Jebel Tharda es una de las mayores en la provincia oriental de Deir ez-Zor y conocida por los estrategas del conflicto.

El segundo episodio aun no tiene responsables definidos, pero la Casa Blanca señala a los cazas rusos o los de Siria. El dato extraño es que no hay cráteres en las rutas donde marchaban los camiones como si se hubiera tratado, en cambio, de una acción terrestre por parte de algunas de las milicias que luchan en la zona y repudian la tregua.

Este frágil acuerdo con Moscú que el canciller John Kerry considera que aún está vivo pero del cual el Pentágono se ha mantenido alejado y hasta crítico, aspiraba a avanzar a operaciones conjuntas sin precedentes entre estos dos antiguos rivales. El argumento de la coincidencia era el combate al ISIS, la banda terrorista mercenaria cuya actuación hace tiempo dejó de ser útil para sus patrocinadores. Una fragilidad central del armado era que para que la alianza funcionara se requería la separación de las milicias que respalda Washington, de las que, según las dos potencias, son el enemigo común.

Entre ellas la organización yihadista Al Nusra, un ex brazo de Al Qaeda que acaba de romper con esa red casi extinta y cambió su nombre a Jabhat Fatah al Sham. Lo cierto es que las milicias prooccidentales y los grupos de perfil fundamentalista actúan en conjunto dentro de una confederación llamada Ejército de la Conquista, sin ningún interés en romper esos vínculos donde las diferencias entre unos y otros se han angostado hasta diluirse.

Un documento del enviado de Washington a Siria, Michael Ratney, que obtuvo la agencia Reuters, desplaza aún más la línea. El funcionario proponía que rusos y sirios se abstuvieran de atacar donde “las fuerzas moderadas”, es decir las prooccidentales, operan en conjunto con Jabhat Fatah al Sham. Lo mismo que acaba de reclamar Kerry en la ONU con el argumento de dar tiempo a concretar esa ilusoria separación. El de Siria, como muchos otros, es un conflicto de intereses y por lo tanto no se detiene en las formas. EE.UU. ha venido sosteniendo todo lo que había en el terreno que desafiara al régimen de Bashar Al Assad para forzar su desplazamiento.

En esa arquitectura intervinieron, además, las autocracias árabes rivales de Irán, el país patrocinador de Damasco, renuentes a que Teherán se adueñe de la victoria al final de esta mala película. Siria es así el campo de una batalla mucho más amplia. Del otro lado, Rusia, aliada de la teocracia persa y por consiguiente de Assad, hizo lo suyo para balancear a su favor el conflicto. Un dato de realismo indicaría que ya no es posible regresar a la estrategia original de Occidente porque Moscú difícilmente ceda el control que ya ha alcanzado. El desplazamiento al Mediterráneo, que acaba de ordenar, de su portaaviones Admiral Kuznetsov, insignia de la flota de guerra estacionada en Crimea, es una señal en aquel sentido.

Pero el realismo suele ser un condimento limitado frente a la anchura de las ambiciones en juego.
La intervención del Kremlin en el conflicto produjo otros efectos. Exhibió la vulnerabilidad del ISIS. El califato era también la apuesta de Turquía para contener a su enemigo íntimo, el pueblo kurdo que en su facción siria estaba acomodando un espacio de control en la frontera con Turquía, creando un Kurdistán asociado al que ya existe con respeto internacional en el norte de Irak.

Es por eso que Ankara giró en el aire y se abrazó con Moscú después de haberlo repudiado, un acercamiento que detonó la intentona golpista de los generales nacionalistas de julio que pretendían impedir el cambio de rumbo. Recep Tayyip Erdogan usó esa rebelión para deshacerse de sus adversarios internos pero le sirvió para profundizar sin objetores su posición estratégica ocupando parte de Siria a expensas del ISIS y de sus rutas de abastecimiento. Ese otro giro explica, a su vez, los atentados punitivos de la banda terrorista contra blancos civiles turcos como el aeropuerto de Estambul.

Al carecer de un auténtico armado ideológico o religioso más allá de la narrativa, el ocaso del ISIS es inevitable. Podría especularse que el fin de la tregua y el alejamiento de una solución de posguerra le permitiría recuperar espacio. Así lo hizo en la zona del ataque de EE.UU. contra la base aérea siria.
Pero es circunstancial. El ISIS es una presencia ya políticamente compleja. Su actividad conviene más a Damasco que a sus promotores. El régimen no ha perdido oportunidad para exhibir los hábitos carniceros de la banda como una identidad común de todos sus enemigos, un criterio que Moscú ha hecho propio.

Esa es una de las contradicciones centrales de esta etapa. El Pentágono se resiste a una ofensiva total contra los yihadistas porque mantiene a Assad y a Irán como los objetivos superiores. También se niega a armar a los aliados kurdos para evitar roces con Turquía. La apuesta parecería ser a un cambio drástico de estrategia después de las elecciones de noviembre. Una pista en ese sentido la marcó el ex ministro de Defensa de George Bush y Barack Obama, Robert Gates.

En un artículo en The Wall Street Journal cuestionó las inconsistencias de Donald Trump pero también un supuesto antimilitarismo de Hillary Clinton, a quien le reclamó claridad sobre qué hará con China, Rusia, Irán y Corea del Norte. Según este republicano, la primera crisis que enfrentará el próximo gobierno será internacional y habrá que usar fuerza militar con despliegue de tropas, al revés de todo lo que se ha hecho hasta ahora. Sería el fin de la retracción y el regreso al poder coercitivo y supuestamente definitivo de los cañones.





Avast logo

El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com