Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17321 al 17340 
AsuntoAutor
100/16 - VIAJANDO: Noticias
101/16 - De Intern Noticias
=?UTF-8?Q?XX_ARQUI Elias An
=?UTF-8?Q?102/16_- Noticias
103/16 - El Centro Noticias
=?UTF-8?Q?104/16_- Noticias
=?UTF-8?Q?105/16_- Noticias
=?UTF-8?Q?106/16_- Noticias
Re: NoticiasdelCeH José Ant
107/16 - VIAJANDO: Noticias
108/16 - Francia - Noticias
109/16 - El legado Noticias
110/16 - Alepo, la Noticias
111/16 - El presid Noticias
112/16 - Siria - A Noticias
Re: NoticiasdelCeH evieira3
113/16 - Tres desp Noticias
114/16 - Trump y S Noticias
115/16 - Obama mau Noticias
116/16 - Este lune Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17681     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 129/16 - El desarrollo sustentable y la calidad de vida
Fecha:Domingo, 22 de Mayo, 2016  18:55:04 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 129/16
 

 

El desarrollo sustentable y la calidad de vida

        

 “Que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina”. Hipócrates.

                                                                 

 

Alfredo César Dachary

 

El concepto de belleza en la Edad Media estaba asociada a la alimentación y se expresaba en gente, tanto hombres como mujeres regordetes, ya que las grandes hambrunas eran lo opuesto y la delgadez podría asimilarse a la pobreza.

Desde la mitad del siglo XX, esto comienza a cambiar radicalmente y la delgadez es aún la expresión de belleza frente a la gordura, que se considera señal de una enfermedad. Esto cambió radicalmente la idea de belleza y hoy la mayor expresión de la pobreza es la gordura y mucho más en los países emergentes donde la harinas y aceites de mala calidad dominan la dieta del superviviente y se expresan en muchos kilos demás.

Todo cambia, las semillas naturales por las transgénicas, los productos alterados como las frutas y las verduras además de las aves, pescados y huevos, son el producto masificado de grandes centros de reproducción de aves o peces donde éstos son exigidos a consumir para engordar en menos tiempo a través de la luz, en el caso de las aves, o inyectando oxígeno al agua para los peces, el resultado es esta nueva alimentación, cuyos resultados hoy se consideran una nueva pandemia, que destroza a la gran población de escasos recursos y enriquece a los grandes productores.

Solo en los países sustentables, como son algunos de los países desarrollados, especialmente los países nórdicos, están tomando medidas para regresar a una producción agrícola que combine productos y frutos del ciclo de la naturaleza, que son menos atractivos visualmente pero más nutritivos alimentariamente.

En el mes de marzo de este 2016, el Parlamento Europeo aprobó una nueva ley que otorga a los Estados miembros nuevos poderes para prohibir el cultivo de organismos modificados genéticamente en sus territorios, y por primera vez, se permite a los gobiernos prohibir categorías enteras de cultivos transgénicos.

Para las asociaciones ecologistas Amigos de la Tierra, CECU, COAG, Ecologistas en Acción y PALT esta decisión puede repercutir negativamente en el sector agrícola español con la entrada de nuevos transgénicos, puesto que el Estado también puede abrir la puerta a más variedades de organismos modificados genéticamente (OMG).

La divergencia de posturas en el seno de la Unión Europea acerca de la normativa que debe regular los transgénicos, con los países enfrentados en bloques, ha llevado a las autoridades europeas a no acordar una posición común y dejar en manos de cada Estado el veto o la aceptación de nuevos cultivos de OMG.

 La Unión Europea no es una unidad de países con desarrollos y conciencias similares, hay asimetrías profundas en su interior y los más pobres pueden optar por los OMG y los más desarrollados por proteger su germoplasma de estos nuevos monstruos genéticamente alterados.

Entre los países que han optado en la Unión Europea por proteger su patrimonio de germoplasma e iniciar una política de agricultura organizada está Dinamarca, país que pone en marcha un ambicioso proyecto para duplicar, de cara al 2020, el número de hectáreas dedicadas a agricultura ecológica y sostenible.

Estas políticas lo han posicionado como un referente mundial en materia de alimentación orgánica, ecológica y sostenible antes de 2020, a partir de un plan que  incluye subvenciones a los agricultores que quieran sumarse al cambio de modelo o medidas drásticas como que el 60% de las cosechas orgánicas se entreguen a hospitales, escuelas y comedores comunitarios, comenzando la socialización desde la base y por ingresos como en otros países, donde los productos orgánicos son muy caros, menos duraderos pero más ricos en vitaminas y demás componentes.

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), orgánicos son todos aquellos sistemas de producción que tratan de optimizar al máximo los recursos naturales, renunciando a utilizar fertilizantes y plaguicidas sintéticos y que priorizan siempre las energías renovables.

Esta iniciativa parte de una base sólida, la educación y toma de conciencia de toda la sociedad que se refleja inicialmente en un estudio encargado por el gobierno, que dio como resultado que el 97% de ellos conoce e identifica el logotipo que certifica que un determinado producto de un supermercado es orgánico, y este logotipo en un cuarto de siglo de vida se ha posicionado al extremo de tener una popularidad sin precedentes.

Esto se refleja en la cotidianidad, ya que los ciudadanos daneses están muy concientizados del valor para la calidad de vida del consumo de alimentos ecológicos y por ello hay muchísima demanda en los supermercados.

Éste no es un fenómeno urbano, sino nacional ya que hay muchas tiendas en las carreteras del país, donde los propios agricultores venden sus productos de manera directa, haciendo de estas políticas de vanguardia un frente amplio donde participan los urbanos, campesinos y habitantes de pequeños pueblos.

El empoderamiento danés de los productos orgánicos se refleja no solo en las compras sino en una nueva cocina nórdica, que se ha centrado en este tipo de productos, lo que ha provocado que mucha gente se preocupe por la calidad y el origen de lo que adquiere y consume, algo que antes no era tan acusado, algo que ha cambiado el paradigma del consumo de alimentos, mutando cantidad por calidad.

El objetivo central de estas políticas que ha puesto en marcha Dinamarca es generar una verdadera revolución agraria, no a partir de la propiedad de la tierra sino desde cómo se produce y qué exige hoy un consumidor responsable.

Esta estrategia lleva a duplicar el número de hectáreas dedicadas al cultivo de alimentos orgánicos, que en el 2007, era de 150,000 hectáreas y en la actualidad llega a unas 200,000 hectáreas, y la meta para el año 2020 es llegar a las 300,000 hectáreas, en un país con solo 5.6 millones de habitantes y una superficie de unos 43,000 km2, sin contar Groenlandia.

 Los motivos son de índole medioambiental, en un país con pocas tierras y donde la producción agropecuaria requiere grandes inversiones por la ubicación geo climática de este país.

Esto es posible porque Dinamarca le ha proporcionado a su población estándares de vida por encima del promedio del resto de Europa, y se encuentra en el puesto 16 en cuanto a PIB por capital y en lugar número 5 a nivel mundial en PIB (nominal) por capital. De acuerdo al Grupo del Banco Mundial, Dinamarca tiene el mercado laboral más flexible de Europa, lo que permite que sea muy fácil contratar, despedir y encontrar un trabajo, para una fuerza laboral de 2.9 millones de personas, altamente capacitadas, ya que es el cuarto país con mayor proporción de población con estudios superiores del mundo.

Pero hay también un criterio económico en esta revolución silenciosa y es que se ha masificado la gran demanda de estos productos, lo que obliga a importar muchos productos orgánicos de otros países, la revolución en el consumo se adelantó a la del mercado productivo.

Económicamente, el objetivo es producir lo suficiente como para satisfacer esa demanda interna creciente, pero también está que una vez satisfecho el mercado interior aumentar las exportaciones de productos orgánicos que se van imponiendo como forma de consumo y calidad de vida a nivel mundial, limitados por la falta de competitividad en producción que tiene la agricultura tecnificada y con gran aporte de agroquímicos, que son más baratos aunque con un costo en las personas muy elevado.

Por ello es que en este programa destacan las partidas destinadas a los propios agricultores que se decidan dar el paso a este cambio radical de tipo de producción, comenzando por la existencia de una ayuda enfocada a analizar si es rentable convertir una finca tradicional en ecológica y que esa transformación se pueda mantener en el tiempo.

Otra característica importante, alejada de la visión neoliberal, es que en todo ese proceso, el sector público va por delante, ya que el Gobierno quiere convertir sus propias tierras en predominantemente ecológicas, asumiendo un principio ya definido de dejar a las próximas generaciones un territorio manejado equilibrada y racionalmente.

Esto explica porque esta política es de carácter social, o sea, llega a todos los habitantes al extremo de que en los comedores públicos se ha puesto encima de la mesa el objetivo de alcanzar el 60% en comida orgánica, y en las grandes ciudades como Copenhague, los productos orgánicos alcanzan un 90%.

Peter Wessel, periodista y poeta danés, explicaba esto así: “Hay una tendencia muy arraigada entre la gran mayoría de los ciudadanos de mi país que pasa por un afán de intentar volver a la naturaleza. Dinamarca podría ser el país más pobre del mundo, porque al fin y al cabo no tiene de nada. No hay ningún recurso natural salvo los niños y los peces en el mar”, bromea. “Eso obliga a cuidar lo poco que se tiene y tratar de sacarle el máximo partido posible agudizando el ingenio”, reflexiona.

Pero la agricultura sostenible en Dinamarca es sólo un compromiso más del país con la ecología, siendo en este modelo la energía renovable el principal protagonista, y en el 2015, la energía eólica, generó un 42% del total de su electricidad proveniente de estas plantas.

Así la sustentabilidad se presenta como debe ser y no lo que queremos adecuar, en países que no son ricos pero tienen una base sólida cultural y cívica, que permite una sociedad más equitativa, que es la única base en la que se puede asentar un desarrollo sustentable. Por ello, desarrollo sustentable y calidad de vida son productos de la democracia real no la del voto, y son posibles donde la libertad se ejercita plenamente por la sociedad cuando ésta ha podido librarse de la lacra de la corrupción.

 

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

 


 




El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!