Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17272 al 17291 
AsuntoAutor
68/16 - I Congreso Noticias
69/16 - VIAJANDO: Noticias
=?UTF-8?Q?Env=C3=A =?UTF-8?
70/16 - VIAJANDO: Noticias
71/16 - La economí Noticias
72/16 - El imperia Noticias
73/16 - VIAJANDO: Noticias
=?UTF-8?Q?NOVOS_AR Elias An
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Alberto
74/16 - Argentina Noticias
75/16 - El turismo Noticias
76/16 - 33º Congre Noticias
77/16 - VII Congre Noticias
=?UTF-8?Q?78/16_-_ Noticias
79/16 - Primeras J Noticias
=?UTF-8?Q?80/16_-_ Noticias
81/16 - Curso de p Noticias
82/16 - Las redes Noticias
83/16 - Imperialis Noticias
84/16 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17603     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 73/16 - VIAJANDO: De Firenze a Napoli
Fecha:Domingo, 3 de Abril, 2016  15:22:32 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 73/16
 

 

De Firenze a Napoli

 

Lunes 3 de febrero. Caminamos con el equipaje las pocas cuadras que nos separaban de la estación ferroviaria “Santa Maria Novella”. Y al llegar al área de los andenes, descubrimos algo en lo que no habíamos reparado los días anteriores, un recordatorio de que el 9 de noviembre de 1943, desde allí habían partido mujeres, ancianos y niños judíos rumbo al campo de concentración de Auschwitz.

Tomamos un refrigerio en uno de los bares y a las doce y cuatro minutos del mediodía partimos en el tren de alta velocidad Freccia Rossa rumbo a Napoli.

 

Homenaje a los judíos que desde allí partieron en 1943 rumbo a Auschwitz.

En el fondo el tren de alta velocidad Freccia Rossa

 

 

El clima del Mediterráneo se caracterizaba por la alta concentración de lluvias en el período invernal, pero en 2014, las precipitaciones estuvieron por encima del promedio habitual, e Italia quedó prácticamente bajo las aguas.

 

Canales de riego saturados a poco de salir de Firenze

 

 

El tren iba siguiendo el curso del río Tiber, que nacía en el sector occidental de los Apeninos para desembocar en el mar Tirreno.

Los Apeninos formaban la columna vertebral de Italia por extenderse de norte a sur, pero su altura promedio apenas superaba los dos mil metros, la tercera parte de la de los Andes Centrales. Y si bien las laderas orientales eran escarpadas, las occidentales, que eran por las que estábamos desplazándonos eran mucho más suaves terminando en llanuras donde estaban situadas la mayoría de las ciudades históricas.

 

Viviendas rurales con el marco de los Apeninos Centrales

 

 

Omar en el Freccia Rossa

 

 

Suaves colinas en el sector occidental de los Apeninos Centrales

 

 

Formación de lagunas en las cercanías de Bassano In Teverina,

en la provincia de Viterbo, región en el Lazio

 

 

No paró de llover en todo el trayecto

 

 

El tren iba siguiendo el curso del río Tiber

 

 

Y lo cruzamos más de una vez…

 

 

Suaves y verdes laderas en el sector occidental de los Apeninos Centrales

 

 

Campos inundados en las cercanías de Roma

 

 

Tras una breve parada en Roma llegamos a Napoli a las 15,30 con veintiséis minutos de atraso. Habíamos recorrido quinientos cincuenta kilómetros, que habitualmente se hacían en sólo tres horas, pero algunas zonas donde el agua llegaba hasta la vía habían impedido que se mantuviera el promedio de alta velocidad.

 

Casas rodantes en los suburbios de Roma

 

 

Tomamos un taxi hasta el hotel Piazza Bellini, ubicado en la Via Santa Maria di Costantinopoli, a veinte cuadras de la estación, pero nos cobró como si hubiésemos hecho un citytour. Algo habitual en Italia, pero no estábamos para discutir bajo una lluvia torrencial.

El hotel Piazza Bellini, de tres estrellas, funcionaba en un edificio del siglo XVI, el que fuera el Palazzo del Tufo, y perteneciera posteriormente a los Castriota de Scandenberg. Cuando ingresamos nos detuvimos a admirar los elementos ornamentales y estatuas conservadas de la larga historia del edificio; pero al ingresar a los pasillos superiores nos sorprendió la elevada incorporación de elementos modernos, generando un ambiente algo contradictorio. Nuestra habitación era un pequeño duplex, con todas las comodidades, por el que habíamos pagado solamente setecientos diez pesos argentinos.

 

Patio interior del hotel Piazza Bellini, conservando su antigua ornamenta

 

 

Antiguo arco, célebre obra del siglo XV,

que había pertenecido a la Capilla de Santa María de Mezzagosto,

colocado allí por el Conde Gioacchino Sabatelli, en el año 1889

 

 

Pequeño y modernísimo duplex en el hotel Piazza Bellini

 

 

Habitaciones modernísimas en un edificio antiguo

 

 

Salimos a caminar a pesar de la lluvia, y a cuatrocientos metros, desde la Via Santa Maria di Costantinopoli hacia la izquierda nos encontramos con la Piazza Museo, donde estaba el Museo Arqueológico Nacional de Napoli; y hacia la derecha, la Piazza Cavour, una zona muy comercial.

 

Museo Arqueológico Nacional de Napoli, en la Piazza Museo

 

 

Vista de la Piazza Cavour desde la Via Santa Maria di Costantinopoli

 

 

Avanzamos por Piazza Cavour, donde nos tuvimos que detener para comprar un paraguas ya que la lluvia era cada vez más fuerte, y en pocos metros más descubrimos un angosto callejón, y por allí doblamos.

Ya nos encontrábamos en pleno casco antiguo, donde todo se tornaba laberíntico, lúgubre, con mucha marginalidad y santulonería.

 

Via San Giovanni in Porta

 

 

 

Via Porta San Gennaro entre Vico Consolazione y Via San Giovanni in Porta

 

 

Ropa tendida en la calle frente a la Piazzeta San Giovanni in Porta

 

 

Continuamos caminando por la Via San Giovanni in Porta

 

 

Tomamos la Via San Paolo…

 

 

Uno de los tantos santuarios que vimos durante la recorrida.

Via San Paolo en intersección con Fondato San Paolo

 

 

Por la Via San Paolo llegamos a la Via dei Tribunali

 

 

Via dei Tribunali bajo una intensa lluvia

 

 

Bar Partenopeo en la Via dei Tribunali

 

 

 

Venta de libros en la Via Port’Alba esquina Via Santa Maria di Costantinopoli

 

 

Cenamos al lado en “La Stanza del Gusto”. El lugar, muy agradable. Con luces bajas y buena decoración. Omar pidió M y M (Melanzana y Muzzarella) berenjenas con muzzarella; y yo, lasagnas de calabaza. ¡Una exquisitez! El chef era el famoso Mario Avallone, y pagamos por lo que valía.

Al volver al hotel, Omar se puso a trabajar con la computadora y a responder mensajes, y yo me dediqué a pasar a pendrive las fotografías que había tomado, y a hacer anotaciones en mi cuaderno de viaje.

 

Omar trabajando con la computadora al regresar al hotel

 

 

La primera impresión de Napoli no había sido muy agradable, por lo que esperábamos conocer otros lugares que justificaran la famosa frase: ”Vedi Napoli…, e dopo morire”.

 

 

Ana María Liberali

 

 



El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com