Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17255 al 17274 
AsuntoAutor
57/16 - El miedo c Noticias
58/16 - VIAJANDO: Noticias
59/16 - De Donald Noticias
60/16 - Geoeventos Noticias
NOVA POSTAGEM NO B Elias An
Re: NoticiasdelCeH bertha o
61/16 - Argentina: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Nestor B
=?UTF-8?Q?62/16_-_ Noticias
63/16 - TERCER ENC Noticias
64/16 - LA UBA EN Noticias
65/16 - VIAJANDO: Noticias
66/16 - MARCHA EN Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No =?UTF-8?
67/16 - La teoría Noticias
VII CIETA - CONGRE Elias An
=?UTF-8?Q?IV_Simp= =?UTF-8?
68/16 - I Congreso Noticias
69/16 - VIAJANDO: Noticias
=?UTF-8?Q?Env=C3=A =?UTF-8?
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17598     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 69/16 - VIAJANDO: Anochecer en Firenze
Fecha:Domingo, 27 de Marzo, 2016  02:08:21 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 69/16

 

 

Anochecer en Firenze

 

Antes de que anocheciera dejamos la ribera del Arno para ingresar a la Piazzale degli Uffice, en cuya galería se encontraban obras de Botticelli, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael y Tiziano, los más famosos maestros del Renacimiento italiano.

La construcción del edificio había comenzado en 1560 por orden de Cosimo I de Medici, Gran Duque de Toscana, para reemplazar el Palazzo Vecchio, y crear un espacio destinado a las “Uffici”, es decir, a las oficinas administrativas y judiciales de Firenze. Y ya en 1581 se iniciaron los trabajos del edificio para dar cabida a las innumerables obras de arte que había acumulado la familia Medici durante décadas, comenzando a tener también, en parte, las funciones de museos.

 

 

Piazzale degli Uffize

 

 

Atravesamos la Galleria degli Uffici y al cruzar la Via de la Ninna, nos encontramos en la Piazza della Signoria.

Galleria degli Uffici

 

 

Via della Ninna

 

 

Parte posterior de la estatua de Hércules y Caco, al llegar a la Piazza della Signoria

 

 

La Piazza della Signoria era el centro del poder civil y la zona de la ciudad más dinámica. Durante el Imperio Romano allí se habían instalado los baños termales, pero en la Edad Media éstos desaparecieron y su lugar fue ocupado gradualmente por artesanos de diversos tipos. No fue sino en la mitad del siglo XIII que la plaza tomara el diseño que estábamos viendo, habiéndose pavimentado a finales del siglo XIV.

Si bien a su alrededor había varios edificios emblemáticos, el más distintivo era el Palazzo Vecchio (Palacio Viejo), que fuera encargado por el gobierno de Firenze a finales del siglo XIII para albergar a la Signoria – los Priori (el Consejo de la Ciudad), y el Gonfaloniere della Giustizia (el Magistrado Supremo). Debía ser un lugar seguro que pudiera repeler cualquier posible ataque contra las autoridades ya que se trataba de tiempos de revueltas políticas internas, y de hostilidades entre Firenze y otros gobiernos de Toscana. Por esa razón, el arquitecto Arnolfo di Cambio concibió un diseño similar al de una fortaleza. A su entrada se encontraban las esculturas de Adán y Eva, la de Hércules y Caco de Bartolommeo Bandinelli, y una copia del David de Miguel Ángel.

 

 

 

Copia del David y escultura de Hércules y Caco, junto al Palazzo Vecchio

 

 

El magnífico edificio estaba coronado por una inmensa galería abierta; y desde sus cimientos se elevaba una torre rectangular de ochenta y cinco metros de altura, conocida como “Torre d’Arnolfo”, de acuerdo con el nombre de pila del arquitecto. Dicha torre albergaba dos celdas, un campanario y un reloj.

Durante los siglos XV y XVI se hicieron modificaciones y ampliaciones al palacio, siendo sede central de los gobiernos provisionales en la segunda mitad del siglo XIX, alojando a la Cámara de los Diputados, así como al Ministerio de Asuntos Exteriores, cuando Firenze se constituyó en la capital de Italia, entre 1865 y 1871. Y desde 1872 pasó a ser sede del Ayuntamiento.

 

 

Vista de la fachada del Palazzo Vecchi con su Torre d’Arnolfo

 

 

El interior del Palazzo Vecchio contaba con tres patios y varios salones donde se albergaba el Museo dei Ragazzi, que visitamos con gran admiración.

 

Réplica de la Fontana del Putto (Fuente del Querubín) por Giorgio Vasari (siglo XVI),

originalmente obra de Andrea del Verrocchio, en el primer patio del Palazzo Vecchio

 

 

Detalles del cielorraso de una de las galerías del Palazzo Vecchio

 

 

A un costado del Palazzo Vecchio se encontraba la Loggia della Signoria, también llamada Loggia dei Lanzi porque al parecer habían acampado allí los mercenarios pertenecientes al ejército del emperador Carlos V en 1527, camino de Roma.

La edificación se había construido entre los años 1376 y 1382 con el fin de guarecer las numerosas asambleas públicas populares y las ceremonias de la República Florentina; y a pesar de tratarse de un edificio gótico, la presencia de arcos de medio punto anticipaba el estilo renacentista que poco después comenzaría a extenderse por toda la arquitectura de la ciudad.

A partir del siglo XVI, con la creación del Gran Ducado de la Toscana y la supresión definitiva de las instituciones republicanas, este espacio fue destinado a acoger algunas obras maestras de la escultura, convirtiéndose así en una de los primeras galerías expositivas del mundo.

Una de las obras más destacadas era “Perseo con la cabeza de Medusa” de Benvenuto Cellini. Dicha escultura estaba conformada por un hombre de pie sobre un cuerpo femenino sin cabeza. Él se encontraba desnudo, tenía el cabello corto y rizado, y llevaba un casco con alas sobre su cabeza. Su rostro enojado mantenía una dirección recta hacia el suelo; en su mano derecha portaba una larga espada, mientras que en la izquierda sostenía la cabeza de la mujer que sangraba por el cuello. Ella también estaba desnuda, con el cuerpo contorsionado y acostado sobre su ropa. En la nuca de Perseo, se podía observar un autorretrato de Cellini. El casco formaba las cejas, la nariz y la forma de la cara, mientras que el pelo representaba la barba del escultor.

El Gran Duque Cosimo I no hizo ordenar las estatuas con un sentido estético, sino que su disposición obedeció a criterios políticos. De ese modo, el “Perseo con la cabeza de Medusa” venía a significar el corte de la experiencia republicana de la ciudad, simbolizada por Medusa, de cuyo cuerpo salían serpientes que simbolizaban las discordias entre ciudadanos que habían caracterizado la vida pública de Firenze.

 

Perseo con la cabeza de Medusa, obra de Benvenuto Cellini en la Loggia dei Lanzi

 

 

Frente al Palazzo Vecchio se encontraba el Palacio de las Aseguraciones Generales, construido en 1871 en estilo neo-renacentista, sobre el proyecto del arquitecto Landi. Su modernidad se manifestaba en el hecho de tener cuatro pisos en lugar de los tres canónicos de los palacios originales antiguos.

En febrero de 2014, cuando nos encontrábamos allí, la planta baja a ambos lados del portón, estaba ocupada por el Caffe Rivoire y la boutique Chanel.

 

Palazzo delle Assicurazioni Generali, de cuatro pisos

 

 

Caffe Rivoire y Boutique Chanel Palazzo delle Assicurazioni Generali

 

 

Ya estaba anocheciendo cuando abandonamos la Piazza della Signoria. Tomamos la Via dei Calzaiuoli, que a pesar de la lluvia se encontraba muy poblada, y después de pasar por importantes locales comerciales y por la Iglesia y Museo de Orsanmichele, llegamos a la Piazza dei Duomo. Nuestra intención era poder admirar de noche la Catedral de Santa Maria del Fiore, y cumplimos con nuestro deseo.

 

 

 

Vista panorámica de la Piazza della Signoria

 

 

Anocheciendo en la Piazza della Signoria

 

 

Desde la Piazza della Signoria tomamos la Via dei Calzaiuoli

 

 

Caffe Fiorenza – Gelateria

 

 

Importantes locales comerciales en la Via dei Calzaiuoli

 

 

Pasamos por la Iglesia y Museo de Orsanmichele

 

 

Cruzamos la Via dei Cimatori

 

 

En la Piazza dei Duomo, venta de souvenires día y noche

 

 

Campanario di Giotto y cúpula de la Catedral de Santa Maria del Fiore

 

 

Fachada de la Catedral de Santa Maria del Fiore y Baptisterio de San Giovanni

 

 

Vista lateral de la Catedral de Santa Maria del Fiore

 

 

Desde la Piazza dei Duomo continuamos caminando por la Via dei Martelli, donde entre otros comercios, había uno dedicado a indumentaria masculina que se denominaba ROSSINI. Y me detuve a tomarle una fotografía ya que ese era el apellido de mi abuela paterna.

 

Caminando por la Via dei Martelli cuando ya había parado de llover

 

 

Indumentaria masculina ROSSINI, en la Via dei Martelli

 

 

Ya rumbeando para el hotel, continuamos por la Via dei Martelli hasta Via Guelfa, donde encontramos una importante comunidad de inmigrantes chinos. Evidentemente, esa era la verdadera Firenze actual. Todo lo anterior era sólo de museo.

Esa noche cenamos en un lugar que reunía las tres “B”: BUENO, BONITO y BARATO. Se trataba de la Trattoria-Pizzeria “Nerone”, que estaba en la Via Faenza a poco más de doscientos metros de nuestro hotel.

Lo primero que sentimos al ingresar fue un suave aroma a albahaca. La luz era tenue, surgía de bellísimas lámparas que estaban complementadas con velas. Las sillas y sillones, desiguales. Y las paredes repletas de obras de arte, adornos, periódicos antiguos…

Omar pidió una pizza toscana y yo, spaguetti al pesto. De postre, tiramisús al café. Todo, ¡una exquisitez!

Nos quedamos un buen rato de sobremesa comentando todo lo que habíamos visto durante el día, pero Omar siempre ha preferido tomar el café en un lugar diferente al de la cena, por lo que fuimos hasta la esquina donde el pidió un espresso, y yo, a pesar del frío, me tenté con un helado de fruta.

 

 

Ana María Liberali

 

 
 



El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com