Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17255 al 17274 
AsuntoAutor
57/16 - El miedo c Noticias
58/16 - VIAJANDO: Noticias
59/16 - De Donald Noticias
60/16 - Geoeventos Noticias
NOVA POSTAGEM NO B Elias An
Re: NoticiasdelCeH bertha o
61/16 - Argentina: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Nestor B
=?UTF-8?Q?62/16_-_ Noticias
63/16 - TERCER ENC Noticias
64/16 - LA UBA EN Noticias
65/16 - VIAJANDO: Noticias
66/16 - MARCHA EN Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No =?UTF-8?
67/16 - La teoría Noticias
VII CIETA - CONGRE Elias An
=?UTF-8?Q?IV_Simp= =?UTF-8?
68/16 - I Congreso Noticias
69/16 - VIAJANDO: Noticias
=?UTF-8?Q?Env=C3=A =?UTF-8?
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17570     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 49/16 - VIAJANDO: Despidiéndonos de Genova
Fecha:Jueves, 17 de Marzo, 2016  20:51:10 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 49/16
 

 

Despidiéndonos de Genova

 

Nos quedaba mucho por conocer de Genova, pero nuestro tiempo era tirano. Fue por eso que nos desplazamos hasta la estación Piazza Principe para comprar los pasajes del tren que al día siguiente nos llevaría a Firenze.

 

Estación Principe del metro en la Via Andrea Doria

 

 

Fachada principal de la estación ferroviaria Piazza Principe

 

 

Vista lateral de la estación Piazza Principe

 

 

Placa en honor a los ferroviarios muertos durante la Segunda Guerra Mundial

 

 

Frente a la estación se encontraba la Piazza Acquaverde donde había un monumento a Cristoforo Colombo, quien supuestamente había nacido en esa ciudad hacia el año 1451. Desde joven se había dedicado a la venta de mapas y cartas, siendo marinero desde los quince años, y con mando en barco a partir de los veinte. Entre 1470 y 1476 había recorrido todas las rutas comerciales importantes del Mediterráneo, desde Chios en el mar Egeo hasta la península Ibérica, al servicio de las más importantes firmas genovesas. Participó en el enfrentamiento entre Renato de Anjou y el rey de Aragón, Juan II, por la sucesión a la Corona de Nápoles. Y tras pasar un año en la isla de Chios, regresó a Italia financieramente independiente. Parece ser que llegó a Lagos, en las costas del sur de Portugal, tras un combate naval acaecido cerca del cabo de San Vicente, el 13 de agosto de 1476. Incendiado su barco, salvó su vida agarrándose a un remo y nadando hasta la costa. Residió en Portugal casi diez años, donde aprendió a conocer el océano y a frecuentar las rutas comerciales que iban desde Islandia a Madeira. En 1479 contrajo matrimonio con Felipa Perestrello e Monis, hija de una adinerada familia portuguesa, con quien tuvo a su sucesor, Diego Colón. En 1485 enviudó y dos años después tomó como amante en España a Beatriz Enríquez de Arana, de quien nació su hijo Hernando Colón.

 

Monumento a Cristoforo Colombo en la Piazza Acquaverde

 

 

Fue en 1483 cuando Cristoforo Colombo propuso a los portugueses su proyecto de circunnavegación, pero ellos lo rechazaron. Por lo tanto, junto con su hijo Diego, se dirigió al puerto de Palos de la Frontera, en el golfo de Cádiz, visitando el monasterio franciscano de Santa María de La Rábida, donde recibió ayuda material. Recién en 1486 los Reyes Católicos lo recibieron por primera vez en Alcalá de Henares y a continuación nombraron una junta de expertos para valorar su proyecto. A pesar de que muchos no dieran crédito a lo que prometía, nunca le faltaron protectores, como el incondicional astrólogo y entendido en navegación fray Antonio de Marchena, fray Diego de Deza, y el fraile de La Rábida Juan Pérez; además de contar con el apoyo de algunos cortesanos distinguidos como Luis de Santángel, Juan Cabrero y Gabriel Sánchez.

Los Reyes Católicos decidieron respaldar su plan firmando las Capitulaciones de Santa Fe o documento-contrato, que estipulaba las condiciones en que Cristoforo Colombo haría el viaje descubridor.

Después de cuatro viajes, sin saber que había descubierto un nuevo continente, fracasado y enfermo, reclamó a la corte infructuosamente sus derechos, falleciendo en 1506 en Valladolid, a causa del síndrome de Reiter, también conocido como artritis reactiva.

 

 

 

 

 

Los genoveses mostraban una profunda admiración por Cristoforo Colombo

 

 

Retomamos nuestra recorrida por la Via Balbi donde, además de pasar por varios hoteles y casas de comida, volvimos a cruzar callejones, y a admirar imponentes palacios.

 

Via Balbi

 

 

Hotel Vittoria en la Via Balbi

 

 

 

 

Cruzando antiguos callejones

 

 

El Palazzo Reale, junto con otros cuarenta y uno más de los Rolli de Genova, había sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2006. Y se había convertido en un museo cuya pinacoteca contenía una de las principales colecciones de arte de la ciudad. Su construcción había comenzado entre 1618 y 1620 por obra de Stefano Balbi y Gio Francesco Balbi II, cuya potente familia ya estaba implicada en la planificación y construcción de otros edificios de la calle que posteriormente tomara su nombre. Después de varias ampliaciones, en 1677 la familia Balbi se lo vendió a la familia Durazzo, que además de incorporarle un edificio vecino, lo elevó, le modificó el portal, el atrio, los escalones, le añadió un patio, un jardín colgante y la fuente del puerto. Allí también había funcionado el Theatro Falcone, el primero de la ciudad. En 1823 los herederos vendieron el palacio al rey de la Casa de Saboya quien lo dedicara a residencia oficial, para en 1919 pasar a propiedad del estado. El palacio tenía un anexo en el lado que daba hacia el mar, al que los genoveses llamaban “Ponte Reale”. Dicho anexo pasaba por encima del camino de acceso (posteriormente Via Gramsci), y lo unía directamente con el embarcadero del puerto, el que fuera demolido en 1964 en ocasión de la construcción de la ”strada sopraelevata”.

 

 

Museo Palazzo Reale

 

 

Detalle del pórtico del Palazzo Reale

 

 

La Universitá degli Studi di Genova ocupaba varios edificios sobre la Via Balbi. El correspondiente al Rectorado y a la Facultad de Jurisprudencia y Ciencias Políticas, era el del ex Colegio de los Jesuitas, que fuera construido entre 1634 y 1636. Mientras que la biblioteca de la Universidad funcionaba en la antigua iglesia de los Santos Gerolamus, que databa de 1667. Y por otra parte, la Facultad de Letras y Filosofía tenía su sede en el Palazzo Balbi Raggio, que había sido construido por encargo de Francesco Maria Balbi entre 1656 y 1674. Este palacio más tarde fue propiedad de la familia de Durazzo, y en 1890 fue adquirido por Edilio Raggio, quien hiciera varias modificaciones.

 

 

 

 

 

Universitá degli Studi di Genova en el ex Colegio de los Jesuitas

 

 

Biblioteca de la Universitá degli Studi di Genova, en la antigua iglesia de los Santos Gerolamus

 

 

Palazzo Balbi Raggio donde funcionaba la Biblioteca de la Facultad de Letras y Filosofía

 

 

Al final de la Via Balbi llegamos a la Piazza della Nunziata, donde se encontraban la iglesia Santissima Annunziata del Vastato y la sede genovesa de la Flota Lauro, una compañía de navegación entregada al mercado de los transportes marítimos, de los petroleros y de los cruceros, con casa matriz en el puerto de Nápoles. Y en los callejones cercanos, las trabajadoras sexuales sentadas en pequeños banquitos, ofrecían sus servicios.

 

 

 

 

Iglesia de la Santissima Annunziata del Vastato

 

 

Edificio de la empresa napolitana Flotta Lauro, sede Genova, en la Piazza della Nunziata

 

 

 

Trabajadoras sexuales en los callejones cercanos al puerto

 

 

Ya había pasado el mediodía así que nos instalamos en un restorán especializado en pastas. Omar pidió spaghetti con frutos del mar; pero como a mí, a pesar de tener ancestros del Tirreno y del Adriático, no me agradaban los mariscos, preferí ñoquis pomodoro.

 

 

Omar comiendo spaghetti con frutos del mar

 

 

 

Por la tarde salimos a tomar nuestra merienda. Primeramente nos detuvimos ante algunas vidrieras donde se exhibían confituras de todo tipo, para luego inclinarnos por unos bollos de crema y chocolate acompañados por sendos capuccinos. Y a pesar de que nuestra intención era continuar con la caminata, el intenso frío y el viento proveniente del mar hicieron que nos recluyéramos en el hotel hasta la hora de cenar.

Máscaras de chocolate

 

 

Panes dulces y otras deliciosas confituras

 

 

A las 20,30 salimos a cenar. Lo hicimos a la vuelta del hotel. Omar comió pizza de muzzarella y cebolla; y yo otra vez ñoquis, pero esta vez, al pesto. Tomamos dos gaseosas, un café y un té de la India. Todo por quince euros.

Antes de las diez de la noche ya estábamos durmiendo.

 

 

Ana María Liberali

 




El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com