Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 17083 al 17102 
AsuntoAutor
283/15 - 1st Econo Noticias
=?UTF-8?Q?RE:_Noti Sergio M
=?UTF-8?Q?Re=3A_No rafael g
=?UTF-8?Q?Re=3A_No ana mari
=?UTF-8?Q?Re=3A_No ana mari
284/15 - Aniversar Noticias
285/15 - "La desig Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No rafael g
=?utf-8?Q?Re:_Noti Noticias
286/15 - Syriza: d Noticias
287/15 - "El siste Noticias
288/15 - Grecia - Noticias
289/15 - La desigu Noticias
=?utf-8?Q?RE:_Noti Sergio M
290/15 - VIAJANDO: Noticias
291/15 - VIAJANDO: Noticias
292/15 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Antonio
293/15 - VIAJANDO: Noticias
294/15 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17421     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 292/15 - VIAJANDO: Una mañana en el Bosque de Arrayan es
Fecha:Miercoles, 26 de Agosto, 2015  10:35:42 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 292/15
 

 

 Una mañana en el Bosque de Arrayanes

 

Nos levantamos temprano pero nos demoramos más de la cuenta durante el desayuno, no sólo porque tuvimos que esperar mesa, sino porque al ser buffet, los chicos se entusiasmaron con tanta diversidad de alimentos. Además, Martín quería ser servido por sus sobrinas, quienes tenían que atenderlo permanentemente.

Luego nos dirigimos a una de las agencias de turismo, donde me informaron que estaba por salir una lancha desde Puerto Pañuelo rumbo al Bosque de Arrayanes, pero que el ómnibus de la empresa ya había partido. Consulté precios y cuando me dijeron que para cada uno costaba cuatrocientos pesos, pregunté si había descuento para discapacitados. Me respondieron que para Martín era sin cargo y que yo, como acompañante, abonaría el cincuenta por ciento. Pero, como suele suceder en estas ocasiones, tuve que regresar al hotel a buscar el certificado de discapacidad que me había olvidado, y llenar un formulario. Así que para poder acceder a la excursión tuvimos que tomar un remis hasta Puerto Pañuelo.

 

Ludmila, Martín y Laurita en Puerto Pañuelo

 

 

Ludmila, Laurita y Martín. Como fondo, el hotel Llao Llao

 

 

Enseguida embarcamos en la Modesta Victoria y comenzamos a disfrutar del maravilloso paisaje que daba marco al lago Nahuel Huapi.

El lago Nahuel Huapi, con una profundidad máxima de cuatrocientos sesenta y cuatro metros, como la mayoría de los situados en los Andes Patagónico-Fueguinos, era de origen tectónico-glaciario, constituyendo cada uno de sus brazos, una falla. Ellos eran el Campanario, de la Tristeza, Blest, Machete, del Rincón, Última Esperanza y Huemul.

 

Laurita, Martín y Ludmila embarcando en la Modesta Victoria

 

 

El hotel Llao Llao desde el lago Nahuel Huapi

 

 

Vista del cerro López desde el lago

 

 

Bosque de coníferas en las márgenes del lago Nahuel Huapi

 

 

Las nenas estaban sorprendidas por tanta belleza, ya que era la primera vez que visitaban Bariloche, y pasaron un buen tiempo con la mirada fija en el entorno. Hasta que de pronto comenzaron a reírse por algo que estaba sucediendo dentro de la embarcación. Lo que ocurría era que una pareja que estaba sentada frente a nosotros, había puesto un mantel sobre la mesa y colocado una panera, para tan sólo tomar dos aguas saborizadas con pajita y comer algunas galletitas de agua. Tanta obsesión nos pareció ridícula, y haciendo ver que fotografiaba el paisaje, los retraté a ellos. Después nos enteramos que eran de Mendoza, y si bien se trataba de una de las ciudades más limpias de la Argentina, sus cuidados nos parecieron exagerados. Pero en fin, lo que pasa es que la mitad del mundo se ríe de la otra mitad, y nosotros, en este viaje, todo lo tomamos a risa.

 

Pareja de mendocinos comiendo galletitas de agua con panera y mantel

 

 

Como el Nahuel Huapi era compartido por dos provincias, habíamos partido de Puerto Pañuelo en Río Negro, para llegar al embarcadero de la península de Quetrihué, en Neuquén.

 

Martín, Ludmila y Laurita en el embarcadero de la península de Quetrihué

 

 

Vista panorámica del embarcadero de la península de Quetrihué

 

 

Nos encontrábamos en el Parque Nacional Los Arrayanes, que formaba parte de la Reserva de Biosfera Andino Norpatagónica. Se trataba de una formación boscosa compuesta en exclusividad por arrayanes, un árbol de la familia de las mirtáceas de vistosa corteza color canela y manchas blancas.

 

Laurita y Ludmila al ingresar al Parque Nacional Los Arrayanes

 

 

Tronco liso color canela con manchas blancas formadas al desprenderse la corteza

 

 

Algunos ejemplares tenían entre quinientos y seiscientos cincuenta años de edad

 

 

Los guías afirmaban que se trataba del único bosque de arrayanes del mundo

 

 

Con Ludmila y Martín en el bosque de Arrayanes

 

 

Varias décadas atrás estaba permitido deambular libremente, pero debido a que los visitantes cortaban ramitas y pisaban raíces, sumado al lento crecimiento de estos árboles, el bosque se estaba deteriorando, por lo que construyeron pasarelas limitando el recorrido y brindando información.

 

Raíces de arrayanes en superficie

 

 

Laurita y Ludmila en la pasarelas del bosque de arrayanes

Carteles informativos a cada paso

 

 

Ludmila y Laurita comprobando la frialdad del tronco del arrayán

 

 

En el interior del bosque de arrayanes

 

 

Algunos ejemplares superaban los quince metros de altura

 

 

Un claro en el bosque

 

 

Sotobosque de otras especies

 

 

Con Martín y Ludmila en una zona de abundante sotobosque

 

 

Después de la caminata entre arrayanes, llegamos a la cabaña en la cual supuestamente Walt Disney se inspiró para filmar “Bambi”. Y como era de rigor, los fotógrafos estaban a la pesca de cuanto turista estuviera dispuesto a llevarse un recuerdo. Y aceptamos para poder estar los cuatro juntos.

 

Cabaña en la cual supuestamente Walt Disney se inspiró para filmar “Bambi”

 

 

Con Laurita, Ludmila y Martín en la cabaña del Bosque de Arrayanes

 

 

Y si bien daba para quedarse un rato más, el guía comenzó a apurarnos porque nuestra lancha estaba a punto de partir para continuar la excursión en la isla Victoria.

 

 

Ana María Liberali

 




El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com