Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16921 al 16940 
AsuntoAutor
142/15 - Argentina Noticias
143/15 - La situac Noticias
144/15 - Há 40 ano Noticias
145/15 - Introducc Noticias
146/15 - Gobierno Noticias
147/15 - Coca-Cola Noticias
148/15 - Argentina Noticias
149/15 - VIAJANDO: Noticias
150/15 - 20 años: Noticias
151/15 - 20 años.. Noticias
152/15 - 20 años: Noticias
153/15 - XI Jornad Noticias
154/15 - El hiperc Noticias
155/15 - 20 años: Noticias
156/15 - 70 AÑOS Noticias
157/15 - Nos 70 an Noticias
158/15 - VIAJANDO: Noticias
159/15 - 20 años: Noticias
160/15 - 20 años: Noticias
161/15 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17261     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 161/15 - VIAJANDO: Entre San Luis y Córdoba
Fecha:Jueves, 14 de Mayo, 2015  15:21:38 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 161/15
 

 

Entre San Luis y Córdoba

 

Después del desayuno los chicos disfrutaron durante toda la mañana de la piscina del complejo.

 

 

Martín (19), embadurnado con protector solar, pasó todo el tiempo en el agua

 

 

Laurita (7) montada en su jirafa

 

 

Ludmila (8) con un nuevo amiguito cordobés (12) junto a su ballena

 

 

Pero durante la tarde, con mi mamá y mis nietas, salí a recorrer diferentes lugares de la Villa de Merlo.

Primeramente hicimos una parada ante el “Ojo del Tiempo”, que se trataba de un monumental reloj de sol diseñado por el artista plástico Pérez Celis.

El reloj o cuadrante solar era un instrumento creado y utilizado por diferentes culturas de todo el mundo a través del tiempo. Utilizaba el movimiento aparente del Sol, a lo largo del día y del año, para producir una base de tiempo que permitía reconocer el paso de las horas y de los días.

En el “Ojo del Tiempo”, nos encontrábamos frente a dos relojes de sol: uno horizontal y otro vertical, este último, de dos caras. Ambos relojes marcaban la hora solar verdadera corregida por longitud local (64° 59’ 38” W) y huso horario -3 ó XXI, a la que debía sumarse o restarse la corrección por la “ecuación del tiempo”. Justamente, debido a esto, se podía percibir que el sol no culminaba a las 12, sino aproximadamente a las 13,20. La “ecuación del tiempo” debe realizarse porque la Tierra no posee una órbita circular en torno al Sol, sino elíptica, y la velocidad con la cual desarrolla su movimiento de traslación a lo largo del año es diferente en función de la distancia que los separa. Así, durante el perihelio, es decir, cuando la Tierra tiene su máximo acercamiento al Sol, su velocidad se incrementa y, por el contrario, durante el afelio, cuando la tierra tiene su máximo alejamiento, su velocidad disminuye. A su vez, dado que el plano de rotación de la Tierra, el Ecuador, no coincide con su plano de traslación, la eclíptica, sino que se encuentra inclinado aproximadamente 23° 27’, se produce el fenómeno de las cuatro estaciones. Ambos efectos se combinan dando como resultado que el movimiento del Sol, desde la Tierra, no sea uniforme a lo largo del año. Debido a todo esto, para obtener un “tiempo uniforme” que nos sea útil a los seres humanos, a partir del movimiento solar, es necesario aplicar una corrección diferente, día a día, a la hora indicada por la sombra del “gnomon” en el reloj solar.

En el reloj vertical el gnomon en forma de aguja proyectaba una sombra sobre el cuadrante vertical. La posición de esta sombra debía interpretarse, de acuerdo con su proximidad a las divisiones numeradas que indicaban las horas, como la cantidad de minutos pasados o faltantes para dicha hora. Al aproximarse el verano, al encontrarse a poco más de 32°S, el Sol comenzaba a estar más alto sobre el horizonte. La cara norte del reloj vertical indicaba las horas matutinas hasta las quince, y la cara sur, indicaba las horas vespertinas.

El gnomon del reloj horizontal proyectaba una sombra sobre el cuadrante horizontal en el piso. La posición de dicha sombra debía interpretarse, de acuerdo con su proximidad a las divisiones numeradas que indicaban las horas, como la cantidad de minutos pasados o faltantes para dicha hora. En ambos casos, si la sombra estaba entre las líneas de las diez y la de las once, pero más cerca de las diez, serían, por ejemplo, las diez y cuarto. Si, en cambio, estuviera más cerca de las once, serían las once menos cuarto.

Ambos relojes ofrecían la hora solar verdadera corregida por la longitud local y huso horario a la que debía sumarse o restarse la corrección por la “ecuación del tiempo”. Además, el reloj horizontal funcionaba como un calendario, permitiendo determinar la época del año, de acuerdo con la longitud de la sombra proyectada por el gnomon. Se habían señalado las constelaciones del zodíaco y los dos solsticios por medio de símbolos.

 

“Ojo del Tiempo” en la Villa de Merlo, provincia de San Luis

 

 

Continuamos rumbo al norte, y tras pasar por el casino Dos Venados, nos dirigimos hacia Piedra Blanca, un lugar paradisíaco por su paisaje, su silencio y sus aromas.

 

Casino Dos Venados

 

 

Rumbo a Piedra Blanca, la sierra de Comechingones

 

 

Florcitas silvestres entre las piedras

 

 

Flores de lavanda, muy apreciadas en perfumería

 

 

Y después de

Y después de varias paradas con el propósito de oler el perfume de las flores, recoger roquitas y tomar fotografías, llegamos al arroyo Piedras Blancas, límite entre las provincias de San Luis y Córdoba.

 

 

Laurita y Ludmila en el arroyo Piedras Blancas, del lado de San Luis

 

 

Laurita y Ludmila en el arroyo Piedras Blancas, del lado cordobés

 

 

El Piedras Blancas era un arroyo de aguas cristalinas, con presencia de gran cantidad de guijarros de diferentes tamaños, que permitían atravesarlo sin dificultades. Fue por esa razón que Ludmila y Laurita lo cruzaron una y otra vez, felices de que iban solas desde la provincia de San Luis a la de Córdoba. Y ese juego redundó en un importante aprendizaje, ya que después pidieron que les comprara un rompecabezas con las provincias argentinas, y desafiaron a su amiguito cordobés.

 

Ludmila y Laurita nuevamente en la provincia de San Luis

 

 

Ludmila y Laurita volvieron a la provincia de Córdoba

 

 

¡Justo en el límite!

Ludmila y Laurita mostrando agotamiento

 por ir caminando de San Luis a Córdoba varias veces durante la tarde

 

 

Antes de dejar Piedra Blanca, fuimos a visitar el parque donde se encontraba el “Algarrobo Abuelo”. Se trataba de un algarrobo blanco (Prosopis Chilensis), que según estudios dendrocronológicos se calculaba una edad aproximada de ochocientos años, por lo que había sido declarado Monumento Histórico Provincial.

Tiempo atrás era conocido como “Algarrobo de los Agüero”, por pertenecer a la familia que se radicó allí doscientos años atrás. Pero uno de sus descendientes, Antonio Esteban Agüero, le dedicó la “Cantata del Abuelo Algarrobo”, y desde entonces, popularmente comenzó a ser llamado con ese nombre.

Así concluye la cantata del poeta Agüero:

Padre y Señor del bosque.

Abuelo de barbas vegetales.

Algarrobo natal. Torre del cielo.

Monumento y estatua del follaje.

Hijo del Sol y de la Tierra unidos.

Árbol de luz. Espejo de los siglos.

Dios vegetal de corazón fragante.

Así yo quiero terminar la Oda,

Asistido por Ángeles del Canto:

Algarrobo natal, Abuelo nuestro,

¡Catedral de los pájaros!

 

Su último dueño, antes de ser expropiado como bien público, fue el artista y filósofo Orlando Agüero Adaro, sobrino del poeta y residente en el lugar.

 

Laurita y Ludmila durante la visita al “Algarrobo de los Agüero”

 

 

Este ejemplar era uno de los últimos sobrevivientes de los vastos bosques de algarrobo que habían poblado el “País del Conlara” hasta la llegada del ferrocarril, a comienzos del siglo XX. Y constituía un hito de referencia ubicándoselo en el centro mismo de lo que podría llamarse valle del Conlara o la Capital de Yungulo, legendario cacique, jefe de los Comechingones, en el siglo XVI.

Era considerado un árbol Tótem vinculado al culto solar “cuadratura cósmica”, de los cultos agrarios precolombinos relacionados con la fertilidad. Este lugar sagrado para los comechingones estaba rodeado de morteros de piedra poco profundos, llamados “conanas”, que tenían diferentes tamaños. Se cree que la ubicación indicaba la posición planetaria (estaciones), por ser el paraje zona de cultivo, cosa imposible sin un calendario.

 

El “Árbol de los Agüero” o “Árbol Abuelo”

 

 

A partir del asentamiento de los Agüero, el longevo algarrobo se convirtió en un lugar de múltiples ceremonias, templo de una especie de culto panteísta del antiguo Cuyo, así como corral, posta, plaza de armas de las tropas del Chacho Peñaloza, patio de bailes en las fiestas familiares…

 

Con mi mamá, Ludmila y Laurita junto al “Árbol Abuelo”

 

 

Antes de regresar, compramos algunas artesanías en el local que se encontraba junto al parque.

Laurita y Ludmila con la enorme muñeca del local de artesanías

 

 

Mientras preparaba la cena, los chicos volvieron a la pileta, donde se sumó Omar que se divirtió junto a ellos.

 

 

Ludmila a caballito de Omar en la pileta del complejo

 

 

Ana María Liberali

 




El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com