Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16881 al 16900 
AsuntoAutor
102/15 - Imperiali Noticias
103/15 - Imperaili Noticias
104/15 - Problemát Noticias
105/15 - ESPECIALI Noticias
106/15 - ESPECIALI Noticias
107/15 - BLOG DEL Noticias
108/15 - 2da. CIRC Noticias
109/15 - ESPECIALI Noticias
110/15 - ESPECIALI Noticias
111/15 - Imperiali Noticias
112/15 - Impewrial Noticias
113/15 - ESPECIALI Noticias
114/15 - Call for Noticias
115/15 - Concurso Noticias
116/15 - Congreso Noticias
117/15 - Imperiali Noticias
118/15 - Imperiali Noticias
119/15 - Imperiali Noticias
120/15 - Búsqueda Noticias
121/15 - La nueva Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17219     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 119/15 - Imperialismo y geografía - La cuestión "mes o-oriental" (17) - "La opción a este acuerdo de EE.UU. con Irán es una escalada al caos" (Zbign iew Brzezinski)
Fecha:Domingo, 12 de Abril, 2015  11:26:01 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 119/15

Imperialismo y geografía

 La cuestión "meso-oriental"

 

Zbigniew Brzezinski

“La opción a este acuerdo de EE.UU. con Irán es una escalada al caos”

Obama logra un avance geopolítico trascendente al comprometer a China en una cooperación más amplia con la no proliferación, dice el renombrado estratega.

Zbigniew Brzezinski es uno de los más renombrados pensadores estratégicos de los EE.UU. Fue asesor de seguridad nacional del presidente Jimmy Carter en el momento de la revolución iraní de 1979 y durante la posterior crisis de los rehenes. ¿Cómo ve el impacto del acuerdo de Lausana entre los EE.UU. e Irán, en la actitud iraní? ¿Es una señal de apertura al mundo similar a las primeras épocas de la apertura de China a los EE. UU.?

Desde que usted trató con Irán en el momento de la revolución, la legitimación del régimen ha sido su postura antiestadounidense. ¿Y ahora qué?

El impacto del acuerdo de Lausana en la postura iraní puede ser muy significativo. Debilita la actitud que predomina en el Teherán oficial desde hace aproximadamente dos décadas. Abre la posibilidad de que la elite iraní evalúe seriamente alguna forma de cooperación con los Estados Unidos. Sin embargo, también hay diferencias significativas entre esta apertura y la anterior de China a los Estados Unidos iniciada por Nixon y Kissinger y luego transformada por el presidente Jimmy Carter en una relación más formal. En aquel momento, los chinos no sólo eran cada vez más hostiles a la Unión Soviética sino que además temían que los soviéticos emprendieran acciones directas contra ellos. En la apertura a los EE.UU., por lo tanto, había una sensación de urgencia. En un principio al menos, se centró principalmente en cuestiones económicas y en algunas señales informales de posible colaboración política. Esas señales, que se dieron bajo el gobierno de Deng Xiaoping, se convirtieron en un acuerdo estratégico más formal con un sesgo antisoviético fuerte y manifiesto.

¿Cuáles son para la parte estadounidense las implicancias estratégicas de lo que algunos ya denominan el “giro de Obama hacia Persia”?

Las implicancias estratégicas para Estados Unidos en el corto plazo son que reducirá la posibilidad de verse envuelto en una guerra contra Irán que, a su vez, contribuiría a un estallido más amplio de violencia y desorden en toda la región. Muy pocos países de la periferia de Irán desean que eso suceda. Y tampoco lo desean los grandes países que participaron con EE.UU. en el acuerdo tentativo que ahora se está elaborando. Si este esfuerzo para lograr algo de estabilidad y continuidad en la consolidación de un acuerdo más amplio y profundo con Irán tiene éxito, será un importante aporte para atenuar los conf lictos en la región. Es bastante evidente que, en la actualidad, la alternativa obvia es una escalada al caos, posiblemente complicada por guerras regionales potencialmente más numerosas y significativas, algo que algunos de los detractores del acuerdo parecen estar proponiendo sin preocuparse por las consecuencias.

Lo que parece haberse perdido en las controversias que rodean al acuerdo con Irán es el hecho de que China firmó como garante. China también trabajó con los EE.UU. para tratar de frenar las ambiciones nucleares de Corea del Norte, de modo que es un “socio para la no proliferación”. Y China también tiene un acuerdo sobre cambio climático con los EE. UU...

Usted destaca algo muy importante: China es una gran potencia y en efecto ha firmado como garante del proceso. Es igualmente importante el hecho de que Rusia prácticamente hizo lo mismo. En otras palabras, las grandes potencias comparten la idea de la importancia de la estabilidad y de evitar las aventuras temerarias. Ese arreglo, suponiendo que dure, también maximiza la posibilidad de que la relación entre EE.UU. y China se convierta en algo fundamental. Lo digo pese al mal manejo reciente de la cuestión del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura propuesto por China y al que se han sumado aliados cercanos de los EE.UU. como Gran Bretaña, Francia e Italia, pese a las admoniciones de Washington. Pero esto, en algunos aspectos, no es tan crucial como una cooperación estratégica más amplia, algo que ambos países necesitan promover y consolidar. Uno debe pensar que tanto la no proliferación como el cambio climático son cuestiones de largo plazo con respecto a las cuales la actual cooperación EE.UU.- China está en una etapa muy temprana de desarrollo. Esa relación puede tener distinto resultado y, de cualquier modo, no será significativamente productiva por algún tiempo. En consecuencia, la decisión de los chinos de colaborar con los EE.UU. en lo que hace a Irán es, en este momento, uno de los aspectos más importantes de la evolución que aún está transitando la relación EE.UU.- China.





El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com