Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16761 al 16780 
AsuntoAutor
898/14 - El nuevo Noticias
899/14 - La revolu Noticias
900/14 - Del "fin Noticias
901/14 - 2014: un Noticias
Aw: NoticiasdelCeH lutgarde
1/15 - XVII Encuen Noticias
2/15 - CONCLUSIONE Noticias
3/15 - GEÓGRAFOS D Noticias
Re: NoticiasdelCeH Noticias
4/15 - GEÓGRAFOS D Noticias
5/15 - España - Pr Noticias
6/15 - Cuba y Esta Noticias
7/15 - Nuevas tecn Noticias
8/15 - Hombres, mo Noticias
9/15 - Hombres, mo Noticias
10/15 - Identidad Noticias
11/15 - GEÓGRAFOS Noticias
12/15 - GEÓGRAFOS Noticias
13/15 - VIAJANDO: Noticias
14/15 - GEÓGRAFOS Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17110     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 22/15 - VIAJANDO: De Cuenca a Lima
Fecha:Jueves, 19 de Febrero, 2015  08:47:15 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 22/15
 

 

 

 

 De Cuenca a Lima

 

 

Después de haber pasado una grata estada en la bella ciudad de Cuenca, partimos una mañana rumbo a Loja. El camino era extremadamente sinuoso, algo que siempre me había gustado mucho porque detrás de cada curva, el paisaje era diferente.

 

 

 

 

Saliendo de Cuenca

 

 

Camino extremadamente sinuoso entre Cuenca y Loja

 

 

Plantaciones de maíz en los valles

 

 

Un salón de belleza unisex en un pueblito perdido en la montaña

 

 

Caseríos en las áreas rurales

 

 

Cultivos entremedio de las casas

 

 

Vivienda de buen nivel socioeconómico

 

 

Verdes campos en suaves colinas

 

 

Cambios en la vegetación en función de la altura

 

 

Aproximándonos a Loja…

 

 

Suburbios de Loja con una tumba a la vera del camino

 

 

Pintadas del Movimiento de Unidad Plurinacional Pachakutik,

de tendencia indigenista y socialdemócrata

 

 

Ganado pastando en verdes colinas

 

 

Si bien la distancia entre Cuenca y Loja era de sólo doscientos kilómetros, debido al tamaño del ómnibus que dificultaba tomar las pronunciadas curvas a velocidad, y a la cantidad de paradas en el camino, llegamos a destino pasado el mediodía.

Loja había sido fundada como un sitio de descanso (Tambo), entre las ciudades de Quito y Lima, y también ese era nuestro propósito en ese momento, descansar del largo tramo que estábamos transitando.

 

 

Llegando a Loja, en el valle de Cuxibamba

 

 

Ya era el 28 de enero de 2009, día en que Martín cumplía dieciocho años. Así que prontamente nos propusimos encontrar un lugar donde hacer un sencillo festejo por la noche, con pizza y torta de chocolate.

 

Martín festejando sus dieciocho años

 

 

Después de la cena salimos a caminar por el Centro Histórico, que estaba totalmente iluminado. Pasamos por el Parque Central frente al cual se encontraban la Catedral y el Banco Bolivariano, entre otros edificios emblemáticos; y luego, por la calle de Lourdes donde se encontraban varias casonas coloniales, muchas de ellas reconvertidas en locales típicos.

 

 

Catedral de Loja, hogar de la Virgen del Cisne

 

 

El Banco Bolivariano, frente al Parque Central

 

 

Callejuelas de Loja

 

 

A la mañana siguiente salimos a recorrer la ciudad. Pequeña y bonita, rodeada por cerros, contaba con apenas doscientos mil habitantes.

A lo largo del recorrido pudimos ver varias iglesias, pero la que se destacaba en medio del paisaje era la de Santo Domingo. Había sido construida en 1557 en estilo gótico, pero después del terremoto de 1867, sólo las torres gemelas permanecieron en pie, que se mantuvieron a pesar de que el edificio fuera renovado en estilo colonial.

 

De entre montañas y edificios se destacaban las torres de la iglesia de Santo Domingo

 

 

Vista parcial del casco histórico de Loja

 

 

Loja, construida entre cordones montañosos

 

 

Loja se caracterizaba por una rica tradición en las artes, y era conocida como la capital musical y cultural del Ecuador. La ciudad albergaba dos universidades, la Nacional de Loja fundada en 1859 por el Gobierno Federal de Loja, y la Técnica Particular de Loja que tuviera su origen en 1971. Pero, como en muchos países latinoamericanos, las condiciones no eran las ideales, por lo que estudiantes, docentes y administrativos, llevaron a cabo una gran marcha a través de las principales calles del Centro.

 

 

Marcha universitaria por las calles del Centro de Loja

 

 

La Juventud Universitaria de Loja

 

 

 “Por una universidad progresista” – FIU

Área de Educación, el Arte y la Comunicación. Sector Administrativo

 

 

Esa noche cenamos en un local autoservicio y a pesar de la cantidad de platos que se ofrecían, muchos de ellos desconocidos por nosotros, pedimos salchipapa, el preferido de Martín.

 

Parte de la oferta gastronómica con los precios expresados en dólares, moneda oficial de Ecuador

 

 

Si bien la ciudad hubiera merecido que nuestra presencia fuera más prolongada, al día siguiente la abandonaríamos porque ya estábamos en viaje de vuelta y debíamos prever cualquier inconveniente en la ruta a transitar.

 

 

En la mañana del 30 de enero nos despedimos de Loja

 

 

A medida que avanzábamos hacia la frontera ecuatoriano-peruana, la vegetación se hacía más exuberante, señal evidente del aumento de las precipitaciones.

 

Gran nubosidad en el camino hacia la frontera ecuatoriano-peruana

 

 

Claveles del aire en los alambrados

 

 

Diversidad de cultivos en los valles y laderas

 

 

Vegetación cada vez más exuberante

 

 

Bellísimo paisaje entre Loja y la frontera con Perú

 

 

Al conductor del micro se le presentaban algunas contradicciones:

la bandera de los Estados Unidos junto al Che Guevara y a la Virgen

 

 

El mapa con la bandera de los Estados Unidos, la Virgen y una cruz con el Che Guevara

 

 

Ya cerca de la frontera comenzaban los cultivos de arroz, típicos de zonas cálidas y muy húmedas

 

 

Al llegar al paso fronterizo de Macará, presentamos la documentación ante las autoridades ecuatorianas. Y en cuanto vio mi pasaporte argentino, el agente que me estaba atendiendo, me preguntó serio y con voz grave:

-                     “Es usted de Boca o de River”.

-                     “De River”, le dije con orgullo.

-                     “Entonces no la dejaré pasar”, respondió. Y acto seguido desabrochó los botones de su uniforme mostrando su gran panza cubierta por la camiseta xeneixe.

Yo largué la carcajada, y repliqué: - “Pero mi hijo es bostero. ¡Sucede en las mejores familias!”

-          “Entonces haremos una excepción. Pasará gracias a él.”

Fue una simpática despedida de Ecuador, país que nos había agradado muchísimo, tanto por la diversidad de sus paisajes como por el trato que nos diera su gente.

 

Martín en el puente fronterizo ecuatoriano-peruano

 

 

Omar y Martín, todavía del lado ecuatoriano

 

 

Río Macará, límite entre Ecuador y Perú

 

 

Ingresamos a Perú sin inconvenientes. La vegetación continuó siendo higrófila, y aumentó la cantidad de arrozales, pero notamos sectores de pobreza mucho más marcados que los que habíamos visto en territorio ecuatoriano.

 

 

La vegetación continuó siendo higrófila

 

 

Grandes plantaciones de arroz a la vera de la carretera

 

 

Establecimientos ganaderos muy rudimentarios

 

 

Típico paisaje del norte peruano

 

 

Llegamos a la ciudad de Piura a media tarde, comimos algo ligero y continuamos viaje en otro ómnibus hacia Lima, distante a casi mil kilómetros de allí, lo que demandaría alrededor de trece horas de viaje.

 

Plaza Miguel Grau, en honor al máximo patriota peruano, conocido como “El Caballero de los Mares”  

 

 

Traslado de obreros en la ciudad de Piura

 

 

Puente Sánchez Cerro sobre el río Piura

 

 

Ya en Lima hicimos algunas caminatas por el Centro Histórico, disfrutamos de las exquisiteces de la cocina peruana, y observamos antiguas y modernas edificaciones.

 

 

Martín en un paseo peatonal de la ciudad de Lima

 

 

Martín junto a una típica reja en el Centro Histórico de Lima

 

 

El Sheraton de Lima, un edificio sismoresistente…

 

 

Tan desagradable como seguro

 

 

Iluminadas, las antiguas iglesias se veían más impactantes aún

 

 

Y por la noche, después de una agradable cena junto a nuestros amigos Hildegardo y Paquita, nos dispusimos a descansar para, al día siguiente, emprender un largo camino hasta la capital chilena.

 

 

Ana María Liberali

 

 




El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com