Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16761 al 16780 
AsuntoAutor
898/14 - El nuevo Noticias
899/14 - La revolu Noticias
900/14 - Del "fin Noticias
901/14 - 2014: un Noticias
Aw: NoticiasdelCeH lutgarde
1/15 - XVII Encuen Noticias
2/15 - CONCLUSIONE Noticias
3/15 - GEÓGRAFOS D Noticias
Re: NoticiasdelCeH Noticias
4/15 - GEÓGRAFOS D Noticias
5/15 - España - Pr Noticias
6/15 - Cuba y Esta Noticias
7/15 - Nuevas tecn Noticias
8/15 - Hombres, mo Noticias
9/15 - Hombres, mo Noticias
10/15 - Identidad Noticias
11/15 - GEÓGRAFOS Noticias
12/15 - GEÓGRAFOS Noticias
13/15 - VIAJANDO: Noticias
14/15 - GEÓGRAFOS Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 17099     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 13/15 - VIAJANDO: Paseando por el Centro Histórico de la Ciudad de México
Fecha:Viernes, 30 de Enero, 2015  09:57:45 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

ncEhU 13/15
 

 

Paseando por el Centro Histórico de la Ciudad de México   

 

El sábado 10 de abril, libre ya de obligaciones académicas, acepté la invitación de Álvaro y Enrique de ir a pasear por el Centro Histórico de la Ciudad de México. Porque si bien había estado en más de una oportunidad, nunca lo terminaba de conocer, y además, era muy diferente recorrerlo en tan grata compañía.

Habíamos quedado en encontrarnos en la explanada de la Catedral. Yo llegué anticipadamente y aproveché para ingresar. Y me resultó muy impactante ver la cantidad de gente que se desplazaba de rodillas golpeándose el pecho con fuerza. Nunca antes había presenciado tanta fruición ya que en la Argentina no existía tal fanatismo. Y ese hecho me estaba permitiendo comprender algunas actitudes de la sociedad mexicana.

 

 

Torre occidental de la Catedral de México

 

 

Frente y torre oriental de la Catedral

 

 

Detalle del bajorrelieve del frente de la Catedral

 

 

Puerta de madera repujada

 

 

Explanada donde me encontré con Álvaro y Enrique

 

 

En cuanto ellos llegaron cruzamos al Zócalo donde había tanto artesanos vendiendo bijouterie típica de la región como quienes comercializaban productos industrializados de diversa procedencia.

 

Bijouterie típica de la región

 

 

Productos de diversa procedencia

 

 

También estaban a la venta réplicas de uno de los Penachos de Moctezuma, un quetzalapanecáyotl o tocado de plumas de quetzal, cuya versión original contaba con engarces en oro y piedras preciosas.

Réplica del Penacho de Moctezuma

 

 

Dejamos la plaza de la Constitución, y dirigiéndonos hacia el noreste, pasamos por el Templo Mayor, que fuera el centro de la vida religiosa mexica, es decir, de los aztecas en México-Tenochtitlan.

Si bien se suponía su existencia desde tiempos ha, y que parte de él había sido descubierto a principios del siglo XX, fue recién en 1978 que un grupo de trabajadores de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, haciendo trabajos de excavación, descubriera los muros principales dando origen así al rescate del resto del edificio en años posteriores. El templo se hallaba sepultado debajo de las calles Guatemala y Argentina, ya que Hernán Cortés había ordenado utilizar sus materiales para construir una nueva ciudad con el fin de acabar con los cultos ajenos a la religión católica.

 

El Templo Mayor de los aztecas

 

 

En 1987 se construyó el Museo del Templo Mayor, en cuyo recorrido podían observarse sus distintas etapas constructivas.

 

Museo del Templo Mayor

 

 

Continuando nuestra caminata por la calle Justo Sierra, llegamos al Anfiteatro Bolívar, donde el muralista Diego Rivera pintara su primera obra, llamándola La Creación. El edificio databa del siglo XVIII y era considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad.

 

Anfiteatro Bolívar

 

 

A pocos pasos de allí se encontraba la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, a la que ingresamos a través de su patio central donde se encontraba un monumento a Benito Juárez.

 

 

Estatua de Benito Juárez en el patio central de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística

 

 

Y después de haber hecho un breve recorrido entramos al Gran Salón “Libertador Miguel Hidalgo”, donde se realizaban las sesiones plenarias, existiendo en uno de sus muros un mapa que indicaba la extensión del territorio mexicano en 1794.

 

Gran salón “Libertador Miguel Hidalgo” con el mapa histórico de México de 1794

 

 

Con Álvaro haciendo sonar la campanita utilizada para las sesiones de la Sociedad Geográfica

 

 

Tuvimos un refrigerio en el barcito adyacente y volvimos a la calle para observar personas y costumbres, muchas de ellas similares a las de otras geografías latinoamericanas, pero muy distintas de las de la Argentina, como las de llevar los niños atados a la madre o la de contar con vehículos a tracción de sangre humana.

 

Niño cargado por su madre

 

 

Vehículos de tracción a sangre humana

 

 

Calle Moneda en Cuauhtémoc, Centro Histórico de la Ciudad de México

 

 

En el número trece de la calle Moneda estaba el Museo Nacional

 

 

Detalle del frente del Museo Nacional

 

 

Reliquias arquitectónicas en la calle Moneda

 

 

Oferta de diversos servicios en muchos edificios

 

 

Oferta de comida e iglesias a cada paso. Alimentos para el cuerpo y para el alma

 

 

Balcones sencillos pero floridos

 

 

Regresando al Zócalo...

 

 

 

Diferentes comunidades hacían demostraciones artísticas para el turismo

 

 

La bandera mexicana flameando airosa en el Zócalo

 

 

Después de cruzar el Zócalo, tomamos la calle Madero desde donde, a lo lejos, divisamos la Torre Latinoamericana…

Por la peatonal Madero. A lo lejos, la Torre Latinoamericana

 

 

Y al llegar a la intersección con la calle Isabel la Católica se encontraba el Museo del Estanquillo.

Calle Francisco Madero, esquina Isabel La Católica

 

 

El edificio que lo albergaba recibía el nombre La Esmeralda porque a fines del siglo XIX pertenecía a una de las más lujosas joyerías del país, especializada en la venta de selectas obras de arte, joyas, relojes y cajas de música.

Edificio La Esmeralda con la muestra “México a través de las causas”

 

 

Caminando por la peatonal Madero

 

 

Paredes muy ornamentadas

 

 

A cada paso, algo para admirar

 

 

Otro de los edificios emblemáticos del Centro Histórico de México era el ex - convento de San Francisco, templo principal de la orden de los Franciscanos, levantado por cortesía de las arcas del conquistador Hernán Cortés en 1524. Habiendo recibido varias remodelaciones desde entonces, su fachada era de estilo churrigueresco. Con el paso del tiempo, el espacio quedó reducido de tal manera que sólo conservaba el Templo y la capilla Balvanera, protegidos tras un portón escoltado muchas veces por monjas que ofrecían comestibles en la calle Madero.

 

Templo y ex - convento de San Francisco

 

 

Al llegar a la intersección de las calles Madero y Condesa, nos topamos con una manifestación de una agrupación representativa de obreros, campesinos y estudiantes que abogaban por “Tierra y Libertad”.

Manifestación en la esquina de Madero y Condesa

 

 

Y siempre por Madero, pero al llegar a la calle Cinco de Mayo, Álvaro y Enrique quisieron hacerme conocer la Casa de los Azulejos, conocida por ese nombre debido a su cubierta de azulejos de talavera poblana que recubría completamente la fachada del edificio, convirtiéndola en una de las obras más bellas del barroco novohispano.

 

La Casa de los Azulejos

 

 

Fachada de la Casa de los Azulejos

 

 

Detalle de los azulejos

 

 

En el siglo XVI se conocía con el nombre de Palacio Azul, y durante toda la época colonial fue la residencia principal de los Condes del Valle de Orizaba. La versión popular decía que uno de los descendientes, joven confiado en sus riquezas heredadas y dedicado al despilfarro y a la vida mundana, fue en varias ocasiones severamente reprendido por su padre, quien le profiriera la siguiente frase: “Hijo, así nunca llegarás lejos, ni harás casa de azulejos…” Tiempo después el joven sentó cabeza cambiando su modo de vida hacia uno más responsable, y para demostrar a su padre su madurez y esfuerzo, reparó y levantó la propiedad recubriéndola de azulejos.

Ya consumada la Independencia de México a comienzos del siglo XIX, la propiedad fue adquirida por varios personajes destacados hasta que en 1881 se convirtiera en la sede del Jockey Club de México, luego en la Casa del Obrero Mundial, para pasar a ser, a principios del siglo XX, la casa matriz de la cadena de cafés, restoranes y tiendas Sanborn’s. Y en 1931 fue declarado Monumento Nacional de México.

Uno de los sucesos que se habían producido en esa casa, había sido el asesinato del ex – Conde Andrés Diego Suárez de Peredo, a manos del Oficial Manuel Palacios, ocurrido al bajar las escaleras del patio del palacio, tratándose de una venganza ya que el Conde se oponía a que éste tuviera una relación formal con una joven de la familia. Tal crimen sucedió durante el Motín de la Acordada, cuando se desató el saqueo de la ciudad en 1828 en protesta por los resultados electorales de las segundas elecciones presidenciales en México.

 

 

Interiores de estilo mudéjar

 

 

Columnas y obras de arte en los principales muros

 

 

Cielorraso finamente decorado

 

 

Patio central donde funcionaba el café-restorán

 

 

Meseras vestidas con trajes típicos

 

 

Continuamos el paseo tomando la calle Cinco de Mayo donde pudimos apreciar interesantes ejemplos de la arquitectura de los siglos XIX y XX. Pasamos por el Banco de México, y por la avenida Juárez, ingresamos a un edificio que en altura contaba con una confitería desde donde pudimos tener una vista privilegiada del Palacio de Bellas Artes y de su entorno.

 

 

 

Calle 5 de Mayo

 

 

Banco de México

 

 

Confitería en altura en la avenida Juárez

 

 

El magnífico edificio del Palacio de Bellas Artes

 

 

Detalle de la cúpula del Palacio de Bellas Artes

 

 

Alameda Central y calle Ángela Peralta

 

 

Museo Nacional de Arquitectura y Eje Central Lázaro Cárdenas

 

 

Habiendo pasado una tarde maravillosa junto a mis amigos, me despedí de ellos, y haciendo una conexión de metros, regresé a la casa de Susana que me esperaba junto con su hija, quien me había cedido nada menos que su dormitorio.

 

Susana y su hija, excelentes anfitrionas

 

 

Y después de tener una distendida charla de mujeres preparé mi valija y me dispuse a dormir porque al día siguiente muy temprano, debía partir rumbo a Nueva York.

 

 

Ana María Liberali

 

 




El software de antivirus Avast ha analizado este correo electrónico en busca de virus.
www.avast.com






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!