Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16664 al 16683 
AsuntoAutor
=?UTF-8?Q?IV_PYDES Elias An
817/14 - México - Noticias
818/14 - Dani Rodr Noticias
819/14 - La izquie Noticias
820/18 - Estado, m Noticias
821/14 - Ayotzinap Noticias
822/14 - ¡Viven! Noticias
Re: NoticiasdelCeH Nestor B
823/14 - El aguace Noticias
824/14 - La rebeli Noticias
825/14 - Frustraci Noticias
826/14 - México - Noticias
RE: Notici asdelCe Matias V
827/14 - México - Noticias
828/14 - Argentina Noticias
829/14 - Dilma obl Noticias
830//14 - Brasil - Noticias
831/14 - México du Noticias
832/14 - Finanzas Noticias
833/14 - La pareja Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16995     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:RE: Notici asdelCeHu 813/14 - E l turismo de la magi a a la fan tasía
Fecha:Sabado, 29 de Noviembre, 2014  11:31:24 (-0300)
Autor:Matias Valdez Puig <maty.valdez.87 @.......com>

Interesantísimo!!!!


From: noticias@centrohumboldt.org
To: humboldt@eListas.net
Date: Mon, 24 Nov 2014 17:07:59 -0300
Subject: NoticiasdelCeHu 813/14 - El turismo de la magia a la fantasía

NCeHu 813/14
 
 

El turismo de la magia a la fantasía

 

Alfredo César Dachary

 

 

Cuando en una sociedad turística comienzan a tener problemas con los arribos, la falta de repetición de los turistas, las cortas estadías y deciden por el camino más corto, bajar los precios, la sociedad cree y apoya esta medida porque entiende que es el camino correcto.

Los diferentes actores sociales creen que el problema de la caída del turismo es un tema que debe ser resuelto por los hoteleros y en parte por los restauranteros, porque para la sociedad, ellos son los que realmente “ganan con el turismo”.

Esta idea es el fruto de una lectura superficial de lo que es el fenómeno del turismo, que históricamente se lo ha definido como un servicio en oposición a la industria que es generadora de productos.

Esta visión hoy obsoleta, corresponde a la época de la denomina sociedad sólida, en la cual los grandes edificios, el cemento que se consumía en el año, el número de automóviles, la producción de hierro y acero, eran los principales indicadores para la economía.

Hoy en una sociedad totalmente diferente, los indicadores son: esperanza de vida, nivel educativo, equidad de género y acceso a la salud, todos asociados a la calidad de vida. Los cambios son tan profundos que el analfabetismo ya es un indicador relativo y está siendo remplazado por la “comprensión de un texto corto”, la verdad sobre el sentido de la lectura, el entender lo que se está viendo.

Las empresas más exitosas del mundo son las que venden ideas, ilusiones, mediciones y aspiraciones, todos productos no medibles en tamaño pero entendibles en impacto en la sociedad y, por ende, tienen también un valor de cambio.

La sociedad industrial se llevó mucho en su paso, desde la gran ciudad de Detroit, capital mundial del automóvil a Chernóbil, monstruo herido de muerte por la propia energía nuclear, las grandes empresas contaminantes salen de los países desarrollados hacia los que requieren tener empleos y aceptan estas industrias como las cementeras.

Pero el turismo nació como una gran actividad de impacto mundial en la segunda postguerra donde el auge de la industria, otrora militar, se transforma en el gran creador de la magia del hogar con la línea de blancos, automóviles, casas prefabricadas, lanchas y motor home, todo para el consumo del hombre que vivió sus mejores años en la guerra.

El turismo como servicio, así visto, es algo poco importante, algo que les toca a las cadenas hoteleras y las restauranteras, principalmente las de comida rápida, como McDonald´s o Pizza Hut, pero eso es ocultar el verdadero impacto del turismo, que está considerado una actividad más.

En estos últimos años, el turismo ha cambiado cada vez más de ser una actividad estacional a un consumo sin más limitantes que el tiempo disponible; de ser una actividad de muchos días, a ser un sueño de pocas horas; de ser un producto sofisticado a un consumo masivo en diferentes formas y precios, pero con un mismo fin, alejar al sujeto por horas o días de la realidad, sin que salga de la misma, que no es un territorio fijo, sino una idea fija. Algo que hace tres décadas atrás ya definió McCannell como un mecanismo compensatorio, contrapeso de las insatisfacciones que se encuentran en la base de la vida moderna.

Nada queda fuera de lo que la imaginación logra soñar, todo es posible de transformar, adecuar y hasta cambiar; así el pasado como el presente como realidades existentes que nos toca vivir las podemos cambiar por un tiempo determinado, un tiempo especial al que podemos acceder como consumo si podemos pagar como producto.

Ayer, los pueblos originarios eran terrenos vedados para el “hombre blanco”, hoy son destinos sofisticados para el ejecutivo que cree tanto en los chamanes como en los consejeros, y también logra huir de un mundo dominado por la competición permanente a un tiempo ubicado en regiones de “economías frías”, donde los valores dominantes aún son controlados por la propia comunidad.

Ésta es parte de la magia del turismo, un camino muy amplio a fin de evadir, aunque sea por horas, su monótona realidad al consumista mecánico de hoy y hacerle pensar que el ocio enlatado no es mercancía sino un sueño posible de vivir aunque sea unas horas, ¿una nueva forma de droga, que se vende como un producto medicinal para la enfermedad de la nostalgia?

Está la deslocalización al revés, los ciudadanos del primer mundo quieren ir a conocer cómo viven los ciudadanos de los países emergentes o de bajo desarrollo o los denominados pueblos originarios y para ello se preparan a éstos bajo la lógica de un parque temático, a través de los nuevos ingenieros en paisajes, los expertos en mercadotecnia o las ONG’s conservacionistas, que siguen vendiendo la falsa idea de los lugares prístinos. 

Así el turismo cumple con su función de ocupar el espacio que separa lo primitivo de lo moderno, colocando a los pueblos cara a cara, interactuando mediante una lengua franca, el inglés intercultural.

Esta nueva recolonización que se hace a través del turismo lleva a muchos grupos de pobladores de los pueblos originarios a  transformar sus rituales y danzas en actos folklóricos para los turistas, así como visitas a los pueblos a fin de conocer como “viven” o mejor dicho cómo vivían, como es el caso de la “aldea guaraní” que hay junto a Puerto Iguazú, un verdadero parque temático etnológico.

El propio McCannell habla de varios casos pero llama la atención el de Loke, una comunidad rural en California formada por campesinos chinos a comienzos del siglo XX, que sobrevivió siete décadas hasta que una empresa china la quiere comprar para hacer un parque temático con los habitantes dentro y el Servicio de Parques de California quiere hacer algo similar. Todo se recicla, no sólo la materia, sino también la cultura, en el mundo mágico del turismo.

Al llenar el ocio todos los intersticios del antiguo tiempo libre, el hombre está sujeto a un tiempo nuevo que es el tiempo de consumo, ya sea de nuevas directrices de trabajo o de productos de ocio, de cultura o de información, de nueva fe o nuevas adicciones, todo está cubierto.

¿Cuál es el nuevo tiempo del turismo?, ¿será el turismo un vagón más en el tren del consumo que se engancha por tiempos cortos y luego se desengancha sin parar? De este cambio queda claro que el tiempo de vacaciones es un tiempo del pasado, que las nuevas generaciones en una carrera sin control viven a la velocidad de las TIC’s, en una nueva alienación que hace de todos los principios y reglas del pasado los temas a infringir, ya que sin el límite moral de la sociedad del trabajo, la familia y sin límite material más que el propio del dinero, facilitado por el crédito, genera una sensación de libertad, que se amplía en la sociedad del ocio al turismo.

El integrar el tiempo de trabajo y de ocio en un mismo tiempo lleva a que el tiempo de turismo sea también impregnado por esta nueva lógica de un tiempo continuo, la cual puede frenar ante hechos de alta adrenalina como el turismo de aventura, de acciones violentas, de alto riesgo, son los únicos hechos que pueden frenar el tiempo de dependencia de todos los medios de comunicación y conexión y el mundo que plantean.

Paúl Virilo habla del fin de la geografía, tal como la conocíamos, y es así como el espacio está vinculado en esta transformación al tiempo, porque la distancia es “un producto social” y su magnitud varía en función de la velocidad empleada en superarla, de allí que todos los factores socialmente producidos como identidades colectivas, barreras culturales y fronteras son efectos secundarios de esta velocidad.

El territorio del pasado es la oferta del presente, el turismo se ha transformado en un reciclador, todo lo hace producto desde una bodega abandonada a  un pueblo semivacío, todo tiene atractivo en una sociedad con ansias de consumo, más de aventuras y riesgos, como una forma de vivir mejor.

Toda esta gigantesca aventura de recolonizar el mundo a partir de la fantasía de un mundo que vive del consumo, es un gran reto ya que el producto que vende se puede vivir por cortas temporadas y cada vez que se consume es diferente.

Por ello es que el turismo no es un milagro de hoteleros ni restauranteros, es un modelo que se articula en el capitalismo como una de sus estrategias más exitosas, recupera espacios ya obsoletos, los recicla y los vende, a un mercado que nunca se agota ya que se alimenta de esperanzas.

Pero para poder avanzar  debe crear infraestructura, mayores servicios, más recursos humanos y todo ello es el clúster del turismo, una industria de las complejas y modernas, con la capacidad de reciclarse hasta el infinito, porque tiene en común con el hombre dos puntos fundamentales: la fantasía y la utopía, aunque atrás de ellas está el negocio, que a su vez alimenta a otro monstruo mayor: el mercado.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

  



 

 

 

 

 




Este mensaje no contiene virus ni malware porque la protección de avast! Antivirus está activa.


Deep Sky Colors
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español
www.facebook.com/DeepSkyColors
¿Quieres ver tu publicidad aquí?





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!

---------------------------------------------------------------------
Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net.
Para darte de baja, envía un mensaje a 
humboldt-baja@eListas.net
Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!