Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16461 al 16480 
AsuntoAutor
=?utf-8?Q?RE:_Noti Zariel I
683/14 - 3ra. CIRC Noticias
RE: NoticiasdelCeH miguel a
684/14 - VIAJANDO: Noticias
685/14 - China - P Noticias
Sentidas condolenc Alexande
686/14 - XVI ENCUE Noticias
LIBROS Elena Lu
687/14 - XVI ENCUE Noticias
688/14 - XVI ENCUE Noticias
Chile En el mes de =?UTF-8?
689/14 - XVI ENCUE Noticias
690/14 - XVI ENCUE Noticias
691/14 - DÉCIMO SE Noticias
692/14 - XVI ENCUE Noticias
693/14 - DÉCIMO SE Noticias
694/14 - Territori Noticias
695/14 - XVI ENCUE Noticias
696/14 - Redes soc Noticias
697/14 - XVI ENCUE Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16782     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 684/14 - VIAJANDO: Del nivel del mar a cuatro mil metros de altura en una hora y media
Fecha:Sabado, 20 de Septiembre, 2014  04:26:00 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 684/14
 

 

Del nivel del mar a cuatro mil metros de altura en una hora y media

 

Finalizadas las actividades académicas el viernes 22, tenía ganas de quedarme unos días más en Perú, pero el lunes 25 debía participar de un seminario internacional organizado por la Universidad Mayor de San Andrés, por lo que decidí ir a Bolivia con cierta anticipación.

Muchas veces había estado en zonas de altura, y era como que ya no me afectaba tanto. En parte porque lo iba haciendo paulatinamente por tierra, subiendo de a poco, y en parte porque tomaba ciertos recaudos como caminar despacio, beber mucha agua y comer poco. Pero en esta oportunidad, tendría que volar desde Lima, a nivel del mar, a La Paz, cuyo aeropuerto, ubicado en El Alto, se encontraba sobre los cuatro mil metros sobre el nivel del mar. Así que preventivamente había ido a una farmacia explicando la situación donde me habían dado unas pastillas que debía tomar cada ocho horas, la primera de las cuales, una hora antes del aterrizaje.

 Esa noche cené con Eddy y Rodrigo en el shopping frente al mar del barrio de Miraflores, y después, previo paso por la Sociedad Geográfica de Lima para buscar mi equipaje, me dirigí en un taxi hasta el aeropuerto Jorge Chávez desde donde partiría a las 23,50.

El vuelo de LAN iría primeramente a Santa Cruz de la Sierra que quedaba más lejos, y luego se dirigiría a La Paz. Así que yo calculé que debería tomar la medicación durante esa escala. Pero cuando llevábamos una hora y diez de vuelo, anunciaron que por mal tiempo en Santa Cruz, aterrizaríamos en veinte minutos en La Paz. ¡Ya no me daban los tiempos! Pero de todos modos, le pedí a la azafata que me trajera urgentemente un vaso de agua y tomé la pastillita, aunque cuando aterrizamos no era posible que me hubiera hecho efecto.

Caminé lo más despacio que pude y quedé última en la fila de migraciones. Completé un pequeño formulario y cuando llegué al mostrador, el agente me devolvió el papelito diciéndome que me faltaba un dato. Y fue en ese momento en que le dije:

-“No veo nada.”

-“¿Por qué no se pone los anteojos?”, me contestó de mala manera.

-“Es que tampoco lo veo a usted, todo se me está nublando”, repliqué.

Entonces llamó a alguien para que me acompañara hasta la enfermería, donde me acostaron, me tomaron la presión y me pusieron una máscara de oxígeno. No recuerdo lo que pasó durante el tiempo que permanecí allí, pero cuando me sentí mejor, pude ver que las demás camillas también estaban ocupadas. El médico me tomó la presión nuevamente, me dijo que ya tenía nueve y trece, por lo que podía retirarme, sin decirme cuánto había tenido antes, si demasiado alta o demasiado baja; pero me indicó reposo y dieta líquida, fundamentalmente mate de coca.

Tomé un taxi hasta el hotel Copacabana de la avenida 16 de Julio. Me costó sesenta bolivianos, que en ese momento, febrero de 2013, la conversión era uno a uno con el peso argentino.

Al llegar, en el lobby había un termo con agua caliente y saquitos de mate de coca gratuitos, como en todas partes. Así que después de tomarlo, pedí una habitación a la calle y rápidamente me acosté.

 

 

Envase del mate de coca Windsor, una de las marcas más famosas en Bolivia

 

 

Dormí profundamente toda la mañana, despertándome sólo en algún momento para tomar el agua que me habían dejado en una enorme jarra; y ya al mediodía me levanté y saqué algunas fotos desde la ventana.

Haciendo un paneo de izquierda a derecha, lo primero que me llamó la atención fue la torre Alameda, un rascacielos de veintiséis pisos, uno de los más altos del país, inaugurado en 1975. Y luego, otro grupo de edificios entre los que se encontraba el Ministerio de Justicia.

 

 

 

 

Edificio Alameda, uno de los más altos de Bolivia

 

 

El edificio color ladrillo era el Ministerio de Justicia

 

 

Justo frente a mi habitación, sobre la avenida 16 de Julio esquina Tiahuanaco, se encontraba la Basílica Menor de María Auxiliadora, de estilo Art Decó, cuya torre estaba formada por tres cuerpos decrecientes del campanario y la cúpula. Su construcción se había iniciado en 1946 en la ceremonia del 50° aniversario de la fundación de la Obra Salesiana en La Paz.

 

Basílica María Auxiliadora, junto al colegio Don Bosco

 

 

Al lado del colegio Don Bosco, el cine 16 de Julio frente al paseo El Prado

 

 

Si bien aún me sentía muy floja y cansada, tenía hambre por lo que bajé hasta el Alexander Coffe Shop, que quedaba al lado del hotel. Y allí comí un sándwich vegetariano a base de palta con una enorme taza de mate de coca. Pero en cuanto terminé mi frugal almuerzo, volví a la habitación y continué durmiendo hasta la noche.

 

 

Sándwich vegetariano y mate de coca

 

 

Cuando me desperté casi todos los bares estaban cerrados por lo que tuve que cruzar hasta el Café Ciudad, en la esquina de la avenida 16 de Julio y Batallón Colorados, donde había estado en un viaje anterior junto con Martín y Omar. El lugar era muy agradable y muy parecido a los existentes en Buenos Aires, y los precios también. Comí un sándwich de tomate y queso con una Fanta Mandarina y un café doble, todo a cuarenta y dos bolivianos, alrededor de siete dólares en ese entonces.

Si bien era tarde, pensé que iba a costarme conciliar el sueño por todo lo que había dormido, sin embargo, haberme trasladado hasta la vereda de enfrente me había cansado como si hubiese subido a una montaña, y me dolía absolutamente todo el cuerpo, por lo que rápidamente me entregué a Morfeo.

El domingo a la mañana me levanté a las ocho y desayuné en el hotel, pero entre algo de mareo y dolor de cabeza, regresé a la cama hasta el mediodía, momento en que nuevamente fui al Alexander Coffe Shop. Comí otro sándwich vegetariano con mucha agua y una gaseosa por sentir que me faltaba azúcar, pero ya reemplacé el mate de coca por mi acostumbrado café y le agregué un brownie, que por su sabor, seguramente estaría elaborado con leche de cabra. Y por todo eso pagué sesenta bolivianos.

Después de haber dormido más de treinta horas, levantándome sólo para comer algo y tomar mucho líquido, recién entonces, me sentí mejor.

 

 

Ana María Liberali

 

 




Este mensaje no contiene virus ni malware porque la protección de avast! Antivirus está activa.