Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16421 al 16440 
AsuntoAutor
652/14 - 22 de ago Noticias
653/14 - VIAJANDO: Noticias
654/14 - La cotidi Noticias
655/14 - México co Noticias
656/14 - El centro Noticias
657/14 - VIAJANDO: Noticias
658/14 - El futuro Noticias
659/14 - VIAJANDO: Noticias
=?UTF-8?Q?II_Congr Yuri San
=?utf-8?Q?RE:_Noti Fray Mas
RE: Notici asdelCe Fray Mas
660/14 - VIAJANDO: Noticias
661/14 - LIBRO COU Noticias
Re: NoticiasdelCeH Arlete M
RE: NoticiasdelCeH Sonia Vi
662/14 - VIAJANDO: Noticias
663/14 - La guerra Noticias
Re: NoticiasdelCeH Alberto
664/14 - La OTAN a Noticias
665/14 - La acumul Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16725     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 640/14 - Palestina - ¿Es posible una nueva intifada en C isjordania?
Fecha:Viernes, 15 de Agosto, 2014  19:34:38 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 640/14

Palestina

¿Es posible una nueva intifada en Cisjordania?

Dalia Hatuqa

Viento Sur

Viernes 15 de agosto de 2014

Ramala, Cisjordania. La bala todavía estaba alojada en el pulmón derecho de Ahmad Kittaneh cuando llegó al hospital de Ramala a altas horas de la noche del jueves. El joven de 22 años de edad tuvo dos paradas cardiacas, pero sobrevivió milagrosamente después de haber recibido los disparos de soldados israelíes en el puesto de control de Qalandia, que separa Cisjordania de Jerusalén. El 24 de julio, alrededor de 10.000 palestinos, muchos de ellos hombres jóvenes como Kittaneh, saltaron a la calle para manifestar su solidaridad con sus compatriotas gazatíes, que llevaban casi tres semanas sometidos al bombardeo de la artillería israelí. Hoy, los habitantes de Gaza respiran aliviados porque al parecer se mantiene la tregua de tres días patrocinada por Egipto, mientras el gobierno de El Cairo negocia por separado con delegados palestinos e israelíes con vistas a poner fin a la guerra. La manifestación del 24 de julio, que al parecer fue la más grande desde la segunda intifada, reunió a palestinos de toda clase y condición, desde hombres ancianos hasta mujeres con cochecitos y personas en silla de ruedas. Fueron desde el campo de refugiados de Al Am’ari en Ramala hacia Qalandia. Muchos llevaban banderas palestinas, pero casi no se vieron banderas propias de Hamás y Al Fatah. Al final, las fuerzas israelíes detuvieron la manifestación con fuego real.

Kittaneh fue uno de los tres heridos graves ese día; los otros dos recibieron un tiro en el ojo izquierdo uno y en el atrio derecho del corazón el otro. Sin embargo, su experiencia cercana a la muerte no parece haberle disuadido. “Volvería a manifestarme”, dice Kittaneh, quien estudia periodismo en una universidad próxima a Jerusalén. “Es un deber nacional para cada uno de nosotros”. La odisea de Kittaneh comenzó pocos días antes de la disolución violenta de la manifestación, cuando intentó marchar, junto con varios otros hombres jóvenes, al complejo militar israelí de Beit El, que se encuentra a las afueras de Ramala. Allí se topó con otra fuerza —la policía de la Autoridad Palestina (AP)— que según Kittaneh “roció” a los manifestantes con gas lacrimógeno y granadas paralizantes, dispersándolos antes de que llegaran a la base militar. “Curiosamente, la única vez que me han atacado con gas lacrimógeno fue por obra de las fuerzas de la AP”, dice. “Intenté discutir con ellos, explicarles que no hay ningún otro lugar al que la gente pueda ir para manifestar su rabia, pero no quisieron escuchar”.

La relación de la AP con sus votantes se ha tensado a lo largo de los años a medida que han proliferado los choques como el de Kittaneh. Las fuerzas de seguridad han tratado de impedir en numerosas ocasiones que los palestinos frustrados se acerquen a los destacamentos militares y puestos de control israelíes, a veces con métodos brutales. Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, las manifestaciones de ciudadanos enfurecidos por los ataques contra Gaza han seguido produciéndose, y en las últimas semanas se han vuelto casi cotidianas, desde Hebrón en el sur hasta Nablús en el norte, lo que supone un gran salto en comparación con tres meses antes, o con los últimos años de calma relativa en Cisjordania.

En las dos últimas semanas se han producido tres ataques de las fuerzas israelíes en Cisjordania y Jerusalén, que han matado a dos hombres palestinos en distintas manifestaciones en las poblaciones de Tulkarem y Ramala. Estas refriegas, junto con las manifestaciones masivas en que ha participado Kittaneh, han hecho que muchos se pregunten si estamos asistiendo al comienzo de una intifada formal o si la revuelta se disipará con el tiempo. “Lo que vi el otro día era gente que por fin se rebelaba”, insiste Kittaneh. “Eran muchísimos. No creo que esto vaya para atrás”.

Mientras que el motivo inmediato de estas movilizaciones puede ser el bombardeo de Gaza, es innegable que también ha desempeñado un papel importante un cambio de dinámica en Cisjordania. A medida que ha ido desapareciendo el boato pasajero de un seudoestado en que el proceso de paz está paralizado y la economía se estanca, la única parte del decorado del escaparate que queda son las fuerzas de seguridad de la AP, cuya principal misión, en lo que concierne a los palestinos corrientes, es la de proteger a Israel. Esta cruda realidad se puso de relieve cuando el primer ministro palestino, Salam Fayyad, dimitió de su cargo hace aproximadamente un año.

La gente llega a la conclusión de que tal vez lo que fue tomado por la fuerza solo puede recuperarse por la fuerza”, dice Mazin Qumsiyeh, un activista y profesor universitario de Belén. “Ha habido mucha indignación y rabia. Es difícil predecir lo que pasará, pero la mentalidad de los palestinos está cambiando y tal vez estemos más cerca de una revolución contra la AP, que también es necesaria”. Tal como están ahora las cosas, puede que resulte difícil que estalle una nueva intifada justamente porque la AP está actuando contra la gente que está intentando ponerla en marcha. “Las fuerzas de seguridad de la AP no deberían impedir que la gente participe en las manifestaciones y se exprese”, dice Qadura Fares, antiguo ministro de la AP y alto responsable de Al Fatá que trabaja en la defensa legal de prisioneros. “Lo que sucede en Gaza es gordo, y tratar de frenar a la gente no ayudará a la AP. Esta es una lección aprendida y las fuerzas de seguridad de la AP están actuando sobre esta base”.

En efecto, la dirección palestina incluso ha convocado algunas manifestaciones con ocasión de un “día de la ira”, en las que las fuerzas de seguridad estuvieron ostentosamente ausentes, lo que indica a las claras que la AP se esfuerza por utilizar esas manifestaciones en su propio beneficio sin dejar que escapen a su control. “Creo que [la AP] se encuentra ahora en un dilema especialmente complicado”, dice Nathan Thrall, un analista del Grupo de Crisis Internacional son sede en Jerusalén. “Por un lado, no puede impedir esas manifestaciones, y por otro no desea por nada del mundo que proliferen porque se da cuenta de que ella será su primera víctima”. Incluso la retórica del presidente de la AP, Mamud Abás, ha ido cambiando paulatinamente, pasando de recalcar el carácter “sagrado” de la coordinación de la seguridad con Israel a presidir un mitin de la OLP que saludó a las “fuerzas de la resistencia que luchan heroicamente contra el ejército ocupante”, y después a citar un verso del Corán que permite combatir a quienes son tratado injustamente.

Las tensiones entre la población y la AP se han agudizado al extremo a causa de la guerra de Gaza, hasta el punto de que se ha visto un cambio de retórica de la dirección [palestina]”, dice Thrall. “No creo que esto signifique que ha cambiado de opinión, pero refleja cómo juzga el estado de opinión del público y cómo considera que ha de acomodarse.” Puesto que Al Fatá (que controla el grueso de la AP) y Hamás formaron un gobierno de coalición, la AP ha sido criticada por no formar un frente único con el grupo islamista y por no movilizar a Cisjordania para que actúe frente a la ofensiva israelí en Gaza. Ninguno de los grupos iba viento en popa antes de la guerra: la estrecha asociación de Al Fatá con la AP le ha supuesto una crisis de legitimidad, mientras que Hamás experimentaba estrecheces financieras y sufría las consecuencias del bloqueo asfixiante impuesto por Israel y el nuevo régimen egipcio.

Sin embargo, al menos de momento parece que Hamás está en condiciones de llenar el vacío que ha dejado la AP asediada. Y a pesar de que tanto Abás como el líder del grupo islamista, Jaled Mishal, han hablado acerca de Gaza, el segundo ha aparecido como el más sincero de los dos. Hoy por hoy, el recurso a la resistencia armada por parte del grupo islamista le ha granjeado simpatías en detrimento de la AP, que en opinión de muchos se ha limitado a mirar desde las gradas. Incluso en Cisjordania, el bastión de Al Fatá, parece que Hamás está creciendo, según un sondeo reciente, por primera vez en muchos años.

Al final, la ofensiva militar israelí ha unido a los palestinos de Cisjordania y Gaza, al menos de momento. Y si el cisma geográfico y político entre ambas regiones tuvo algo que ver con la falta de movilizaciones en Cisjordania, no parece que ese motivo se mantenga, lo que abriría la puerta, al menos en principio, a un movimiento más activo. Una cosa es si se materializará o no, pero algunos creen que los palestinos están acercándose tal vez a un punto de inflexión. “Estamos más cerca de un levantamiento popular que nunca antes en los últimos años”, dice Fares. “Pero hemos de tener presente que de momento estas acciones de tipo intifada están relacionadas con lo que está ocurriendo actualmente en Gaza. Para que se produzca un levantamiento sostenido tiene que haber un proyecto estratégico organizado apoyado por todas las facciones, no meramente actos de respuesta”.

5/08/2014

http://www.thenation.com/article/18...

Traducción: VIENTO SUR



 



Este mensaje no contiene virus ni malware porque la protección de avast! Antivirus está activa.






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!