Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16369 al 16388 
AsuntoAutor
602/14 - Israel, e Noticias
603/14 - Adhesione Noticias
604/ 14 - SE NECES Noticias
605/14 - Gaza - Lo Noticias
606/14 - El origen Noticias
607/14 - México - Noticias
608/14 - Un fallo Noticias
609/14 - VIAJANDO: Noticias
610/14 - Respuesta Noticias
611/14 - VIAJANDO: Noticias
612/14 - Gaza: por Noticias
613/145 - Gaza: lo Noticias
614/14 - Egipto - Noticias
615/14 - Sobrevivi Noticias
616/14 - Palestina Noticias
617/14 - ¿Quién es Noticias
618/14 - VIAJANDO: Noticias
619/14 - Hamás ase Noticias
620/14 - Llamado a Noticias
621/14 - Pérdida d Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16702     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 618/14 - VIAJANDO: De La Paz a Antofagasta
Fecha:Viernes, 8 de Agosto, 2014  00:29:03 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 618/14
 
 

 

 

De La Paz a Antofagasta

 

Después de una interesante recorrida por la Bolivia tropical y por el Altiplano, nos pareció atractivo realizar por tierra el camino entre La Paz y la portuaria Antofagasta ya que nos habían hablado sobre las bellezas de la frontera boliviano-chilena, además de la permanente insistencia de Martín por regresar a Chile.

Así que dedicamos la última tarde en La Paz para comprar tejidos para mis nietas y cargar con algunas cajas de mate de coca en saquitos, porque si bien en Buenos Aires no nos apunábamos, era un buen recurso cuando alguien andaba bajoneado o necesitaba un té digestivo.

 

 

Un barrio comercial de La Paz con el Illimani nevado como fondo

 

 

Si había algo realmente complicado en La Paz era el tránsito. Gran cantidad de vehículos, muchas veces en calles angostas y empinadas, cada uno estacionando en cualquier parte, y con embotellamientos a cada paso. Sin embargo, los conductores no perdían la calma. Y cuando en más de una vez, mi sangre italiana me había sacado de las casillas por algún atolladero, la respuesta del taxista había sido: “Y…, las cosas son assssí…” Por eso siempre creí que eran los choferes perfectos, además del problema del tránsito, conducían por caminos de montaña con pendientes y curvas pronunciadas, no pavimentados o con baches, no bien señalizados, y en vehículos viejos y en malas condiciones; ¡y asimismo se mantenían tranquilos!

 

Tránsito pesado en una avenida de La Paz

 

 

A la mañana del día siguiente fuimos a la terminal de buses de La Paz donde tomamos un micro de la empresa Continente.

 

Terminal de buses de La Paz

 

 

Saliendo de la terminal vimos gente disfrutando de espacios verdes

 

 

El marco de La Paz era imponente con las edificaciones que cubrían las laderas de los cerros, sin embargo, el color rojo de esas casas indicaba que no contaban con revoque externo.

 

Edificaciones en laderas muy pronunciadas

 

 

Edificios sin revoque exterior

 

 

A mayor altura, mayor pobreza, característica de La Paz

 

 

Después de hacer una parada en la terminal de buses de la ciudad de El Alto, principal centro urbano del conglomerado paceño, nos dirigimos hacia la Carretera Panamericana para luego continuar por la ruta nacional número cuatro, pasando por pequeñas localidades en el Altiplano Boliviano hasta llegar a la frontera con Chile.

 

Plaza del Policía en la Ciudad de El Alto

 

 

Tal vez la ciudad más insegura de Bolivia

 

 

Centro comercial minorista y de servicios

 

 

Elevado número de inmigrantes del resto de Bolivia

 

 

Estepa arbustiva en el Altiplano Boliviano

 

 

La ruta que transitábamos era la conexión directa entre la zona franca de Oruro y la zona franca del puerto de Iquique en Chile por donde ingresaban los vehículos de origen asiático que se vendían en Bolivia, además de otros productos.

 

Gran cantidad de camiones conectaban a la ciudad de Oruro con el puerto de Iquique

 

 

Los ríos del Altiplano pertenecían a la cuenca endorreica del Desaguadero

 

 

Predominio de erosión mecánica en las áreas más secas

 

 

Un cauce seco y encajonado entre las mesetas

 

 

Según las zonas las precipitaciones anuales variaban entre doscientos y seiscientos milímetros

 

 

Verdes colinas en las áreas de mayor humedad

 

 

Defensas de piedra para evitar los desbordes ocasionados por las lluvia del verano

 

 

Estratos bien marcados de rocas sedimentarias ascendidas

 

 

Viviendas rurales con un corral de pircas

 

 

Los suelos arcillosos no permitían que las aguas de lluvia se infiltraran

 

 

Mesetas áridas y planicie húmeda con abundante vegetación

 

 

La ausencia de vegetación no era un problema de suelo sino de escasez de agua

 

 

Y como estábamos en verano se estaba formando la tormenta

 

En las áreas de buena pastura se criaba ganado

 

 

Pantalla solar para la generación de energía

 

 

Mesetas y cerros de diversos colores a lo largo de todo el camino

 

 

Óxido de hierro como componente de varias formaciones

 

 

Laderas con sedimentos salinos

 

 

Diversas geoformas en las márgenes de un cauce abandonado

 

 

Naciente de un río del Altiplano

 

 

Formaciones rocosas en las cercanías de Curahuara de Carangas

 

 

Paisaje semejante a la Patagonia Extraandina

 

 

El Nevado de Sajama cubriéndose de nubes

 

 

Ya las nubes lo habían tapado totalmente

 

 

Para luego poder volver a verlo

 

 

Después de cuatro horas de recorrer casi trescientos kilómetros de paisajes paradisíacos llegamos al paso fronterizo Tambo Quemado-Chungará.

Si bien durante nuestra estancia en Bolivia habíamos recurrido en varias oportunidades al mate de coca, ya nuestros organismos se habían habituado a la altura. Sin embargo, al bajarme del ómnibus para realizar los trámites migratorios, se me nubló todo y me costaba mantener el equilibrio tal como si estuviera borracha. Lo que ocurría era que allí la altura era de 4680 m.s.n.m., seiscientos metros más que en El Alto, el lugar más elevado del Área Metropolitana de La Paz.

Mujeres tejiendo en Tambo Quemado, el sector boliviano de la frontera

 

 

Los trámites del lado boliviano fueron simples y rápidos, así que volvimos a subir al ómnibus para parar a poco de allí nuevamente a la vera del lago Chungará, donde los chilenos revisarían los equipajes para, tal cual en el resto de la frontera chilena, controlar que nadie pasara alimentos. Y mientras tiraban la comida que algunos cargaban en forma de vianda para el largo viaje, paralelamente un grupo de vendedores ambulantes ofrecía empanadas y otras preparaciones de dudosa higiene. No obstante todos les compramos porque faltaba aún un buen trecho para llegar a Arica, por lo que las aves del lago rápidamente se nos acercaron para aprovechar las migajas. Y quienes viajábamos con fines turísticos nos dedicamos a tomar fotografías del lugar que era increíble, porque paralelamente a ingresar a territorio chileno, lo habíamos hecho al Parque Nacional Lauca.

 

Bajando del micro para el control chileno

 

 

Las gaviotas andinas del lago Chungará

 

 

Gaviota andina acercándose para recibir alimento

 

 

El Parque Nacional Lauca (del aimara lawqa, “pasto acuático”) comprendía la Cordillera Occidental, el Altiplano Andino y la Precordillera de Arica en altitudes que iban de 3200 a 6342 m.s.n.m. en el extremo noreste chileno.

Las precipitaciones anuales de esta región eran de 280 mm, mientras que las temperaturas oscilaban entre 12 y 20°C durante el día y de -3 a -10°C en la noche.

 

 

Cono de deyección muy verde en medio del desierto en Chungará, ya sector chileno

 

 

Nos encontrábamos atravesando la Cordillera Occidental que se caracterizaba por la cantidad de cerros y estratovolcanes de gran altura, algunos de ellos de nieves eternas.

 

 

 

 

 

 

Estratovolcán Humarata perteneciente a Chile

 

 

Elevaciones de la Cordillera Occidental en la frontera boliviano-chilena

 

 

Se conocían como los nevados de Payachatas al volcán Parinacota de 6348 m.s.n.m. y al Pomerape de 6282 m.s.n.m., que se encontraban en la línea del límite entre Bolivia y Chile al norte del paso que estábamos cruzando, y se los podía ver desde el lago. Fue para mí una gran emoción ver con mis propios ojos el Parinacota, del cual había tenido mi primera referencia a través de los libros de Geografía del tercer año de la escuela secundaria.

 

En primer plano el volcán Parinacota y detrás el Pomerape, desde el lago Chungará

 

 

El lago Chungará tan calmo era un verdadero espejo

 

 

Continuamos viaje por la ruta número once en dirección al oeste atravesando el Altiplano para luego cruzar la Precordillera de Arica, donde se encontraba la pequeña población de Putre.

 

Los pastos acuáticos a los que los aimaras denominaran “lawqa”

 

 

Un pequeño santuario en medio de la Precordillera de Arica

 

 

Camino de corniza en la Precordillera

 

 

Bienvenidos a Putre

 

 

Pasando Putre se hizo de noche y perdimos el deleite de observar el paisaje pero sentimos un enorme placer al dejar la vista perdida en un cielo repleto de estrellas en un silencio absoluto.

Era enero de 2010 y estábamos llegando nuevamente a Arica a casi un año de haber estado haciendo también una conexión de ómnibus, pero en esta oportunidad atravesaríamos el desierto de Atacama durante la noche, en un micro que le pondría cerca de catorce horas hasta Antofagasta.

La terminal de buses de Antofagasta era muy nueva y sismoresistente, algo absolutamente imprescindible en la costa chilena.

 

 

Martín en la terminal de buses de Antofagasta

 

 

Dejamos los bártulos en el hotel y salimos a caminar por el Paseo Peatonal Arturo Prat, en honor al máximo héroe naval quien interviniera en varias batallas en la Guerra contra España, y habiendo comandado la Esmeralda en el combate naval de Iquique durante la Guerra del Pacífico, en el cual murió.

 

Paseo Peatonal Arturo Prat hacia la Cordillera de la Costa

 

 

 

Homenaje a Don Bosco en la peatonal

 

 

La ciudad contaba, en ese momento, con aproximadamente 330 mil habitantes, siendo un importante puerto y centro comercial del norte chileno. Y a nivel local contaba con varios centros comerciales, sin embargo, la peatonal era el lugar obligado de compras y paseo tanto de locales como de foráneos.

 

Peatonal Prat, la más visitada de la ciudad

 

 

Omar caminando por la peatonal de Antofagasta

 

 

Doblamos por la calle Manuel Antonio Matta, y en la esquina de Baquedano hallamos un edificio de estilo neomudéjar que había sido construido por mandato de sus dueños con el fin de ser residencia familiar y sede comercial de los Almacenes Giménez, tienda que funcionó desde 1924 hasta 1980.

 

Casa Giménez, de estilo neomudéjar

 

 

Y continuando con nuestra caminata llegamos a la plaza Sotomayor frente a la cual se encontraba el Mercado Central y puestos callejeros de venta de frutas y verduras, tan prolijos como limpios.

Puestos de frutas y verduras

 

 

A pesar del cansancio teníamos muchas energías ya que en pocas horas habíamos pasado de los cuatro mil metros de altura al nivel del mar, y eso nos había hecho recuperar fuerzas y velocidad al desplazarnos, el efecto contrario a cuando se hace el recorrido inverso.

 

 

Ana María Liberali

 

 

 

 




Este mensaje no contiene virus ni malware porque la protección de avast! Antivirus está activa.






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!