Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16321 al 16340 
AsuntoAutor
560/14 - Crisis gl Noticias
561/14 - A ascensã Noticias
562/14 - La nueva Noticias
563/14 - Desarroll Noticias
564/14 - China y A Noticias
565/14 - VIAJANDO: Noticias
=?UTF-8?Q?CIDADE_D Elias An
566/14 - La impuni Noticias
567/14 - VIAJANDO: Noticias
Fwd: Ecosur HOJA A Silvia
568/14 - Ciudad, u Noticias
569 - "Las revoluc Noticias
570/14 - Joaquín B Noticias
571/14 - Israel - Noticias
572/14 - Gaza - "U Noticias
573/14 - Argentina Noticias
574/14 - Buenos Ai Noticias
575/14 - Armada de Noticias
576/14 - México de Noticias
577/14 - Argentina Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16645     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 567/14 - VIAJANDO: De Dourados a Puerto Iguazú, no t an cerca como parecía
Fecha:Domingo, 27 de Julio, 2014  20:34:38 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 567/14
 
 

De Dourados a Puerto Iguazú, no tan cerca como parecía

 

 

 El viernes 30 de setiembre de 2011 al mediodía finalizó el XIII Encuentro Humboldt y era hora de despedirnos de Dourados y de nuestros colegas y amigos, esperando volver a verlos en poco tiempo en algún otro evento. Así que almorzamos junto con los brasileños en un agradable restorán donde aproveché para volver a pedir las típicas comidas acompañadas con feixoada, arroz y bananas.

 

 

Con Elias Antonio Vieira del estado de Sao Paulo

 

 

Solange y Telma, quien estaba viviendo en Rio de Janeiro

 

 

Adáuto, de Dourados; y Nathan, quien residía en la ciudad de Brasília

 

 

 

 

 

 

 

Por la tarde, Adáuto y Silvana, nuestros anfitriones, nos llevaron a recorrer diferentes lugares de Dourados que por la intensidad de las actividades del Encuentro no habíamos tenido posibilidades de conocer, y cuando ya el sol estaba cayendo, nos invitaron a probar empanadas brasileñas acompañadas con cerveza, jugo de naranja y helado.

 

Solange y Silvana degustando empanadas brasileñas

 

 

Esa misma noche partí junto a Omar y Solange rumbo a Puerto Iguazú, que a pesar de aparecer en los fríos mapas como que se encontraba distante sólo a quinientos kilómetros de Dourados, sabíamos que nos demandaría casi un día llegar a destino.

 

Omar tomando una bebida bien fría en el hotel a la noche antes de partir

 

 

Efectivamente se trataba de un excelente ejemplo para mis clases de Geografía Económica donde establecía la diferencia entre distancia geométrica y distancia geográfica, diciéndoles a mis estudiantes que en Geografía “…quinientos kilómetros no eran iguales a quinientos kilómetros”, dependiendo de las condiciones físicas del terreno, de la infraestructura existente,  de cuestiones políticas, así como de las particularidades de quien se trasladara, fueran tanto relativas a edad, sexo, estado de salud como de carácter socio-económico. Y en este caso se sumaban otro idioma y otra moneda.

Si bien el Google Maps daba como tiempo estimado siete horas con veintiocho minutos, de hecho, hacía referencia a un traslado en automóvil; y aun así no creo que fuera posible recorrer ese trayecto en tan poco tiempo, no sólo por las condiciones del camino sino por la existencia de un paso fronterizo.

La primera cuestión a considerar era que no había servicio directo, no sólo al sector argentino sino tampoco a Foz do Iguacu. Así que tuvimos que tomar un ómnibus que partió cerca de medianoche de Dourados, en Mato Grosso do Sul, para llegar a la ciudad de Cascavel, en el estado de Paraná, casi diez horas después, a la mañana del día siguiente, ya que durante los cuatrocientos diez kilómetros del trayecto subieron y bajaron pasajeros en varias localidades. Además, el vehículo era el equivalente a los servicios comunes de Argentina, y con menores comodidades.

En Cascavel, después de esperar alrededor de una hora que aprovechamos para tener un frugal desayuno, tomamos el ómnibus de la empresa Princesa dos Campos, que me parecía una maravilla comparada con la anterior, y que en algo más de dos horas recorrió los ciento cuarenta kilómetros que nos separaban de Foz do Iguacu, en una ruta bien marcada pero tan angosta como la anterior.

Desde allí, en un micro local cruzamos la frontera que de no existir controles demandaría media hora para los dieciséis kilómetros que faltaban, pero que a pesar de no haber tenido inconvenientes, nos llevara una hora más hasta la terminal de Puerto Iguazú.

Y ese era el caso, del cual si bien la distancia Dourados–Puerto Iguazú, que medida en términos geométricos era de quinientos sesenta y siete kilómetros y de sólo ocho horas con treinta minutos, en términos geográficos, es decir en tiempo, había alcanzado a un total de catorce horas, más el desgaste físico que estaría incluido en los costos, ya que los pasajeros nos comportamos como carga perecedera.

Nos alojamos en el Apart Hotel El Paraíso, un lugar pequeño y sencillo, pero muy cómodo y bien ubicado, lo que nos permitió salir a recorrer Puerto Iguazú, a pesar del cansancio.

 

Catedral de Puerto Iguazú

 

 

Era sábado a la tarde y la ciudad estaba repleta de turistas. Compramos prendas, yerba mate, y algunas artesanías para llevar de regalo a nuestras familias. Y en cuanto se hizo la noche fuimos a cenar y prepararnos para al día siguiente, volver a visitar las Cataratas.

 

 

 Ana María Liberali

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!