Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16301 al 16320 
AsuntoAutor
541/14 - Después d Noticias
=?utf-8?Q?RE:_Noti Vicente
542/14 - ¡No es un Noticias
543/14 - Gaza - Ni Noticias
544/14 - Los muert Noticias
545/14 - VIAJANDO: Noticias
546/14 - Otra masa Noticias
547/14 - Gaza sufr Noticias
548/14 - Del model Noticias
549/14 - De la Gue Noticias
550/14 - VIAJANDO: Noticias
551/14 - Más de 50 Noticias
552/14 - Israel su Noticias
553/14 - Caos plan Noticias
554/14 - El modelo Noticias
555/14 - El infier Noticias
556/14 - La carnic Noticias
557/14 - Las polít Noticias
558/14 - Israel y Noticias
559/14 - El fin de Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16621     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 545/14 - VIAJANDO: En el Parque Nacional Los Alerces
Fecha:Sabado, 19 de Julio, 2014  21:51:11 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 545/14
 
 

 

 

 

En el Parque Nacional Los Alerces

 

Siempre había considerado que Chubut era una de las provincias más hermosas de la Argentina, con una variedad de paisajes que iban desde el mar a la montaña, acompañados por sus características faunas, desde lobos marinos hasta los cóndores que sobrevolaban la Cordillera, con climas tanto desérticos como lluviosos, y con estepas y bosques exuberantes, además de una particular historia que la hacía rica culturalmente. Pero, sin duda, el climax de la belleza lo constituía el Parque Nacional Los Alerces que había visitado en el verano del 80, y al que deseaba regresar para disfrutarlo más detenidamente.

Cincuenta kilómetros separaban a la ciudad de Esquel de Villa Futalauquen, donde se encontraba la Intendencia del Parque sobre el corredor andino-patagónico, tomando primero la ruta número doscientos cincuenta y nueve para luego acceder a la setenta y uno que lo atravesaba en sentido sur-norte pasando por todos sus lagos.

 

 

 

 

 

 

 

En camino hacia el Parque Nacional Los Alerces por la ruta 259

 

 

 

Intendencia del Parque Nacional Los Alerces, en el oeste de la provincia del Chubut

 

 

La superficie de la zona protegida superaba las doscientas sesenta hectáreas, incluyendo lagos, ríos, cascadas y montañas cubiertas de bosques, albergando a uno de los cuatro únicos bosques de alerces del mundo, siendo precisamente ése el principal motivo de su creación en el año 1937, proteger a un árbol que corría peligro de extinción dada la calidad de su madera, de color pardo rojiza, muy dura y resistente a la putrefacción, por lo que era utilizada para la fabricación de vigas, postes y embarcaciones, y que por su lento crecimiento no fuera factible su reforestación.

Sin embargo, el Parque contaba con otros bosquecillos de diferentes especies, siendo la continuidad y límite sur de la llamada Selva Valdiviana, ya que si bien su clima predominante era el templado-frío húmedo, existían diferencias en relación con los pisos altitudinales característicos de la Cordillera Andina. En la zona más baja, correspondiente al sector donde se encontraba la Intendencia, la temperatura media anual era de 8°C, con máximas de 24°C en verano y una mínima media de 2°C en el mes más frío, mientras que los picos de las montañas presentaban nieves eternas. Por otra parte, debido a que la altura de los Andes Patagónicos era de aproximadamente 2000 m.s.n.m., existiendo además valles transversales con dirección oeste-este, podían ingresar los vientos generados en el anticiclón del Pacífico, que descargaban allí toda su humedad en forma de nieve o lluvia llegando a cuatro mil milímetros anuales en el oeste y disminuyendo a ochocientos milímetros sobre el sector oriental.

Por esa razón, además del alerce (Fitzroya cupressoides) o lahuán, como lo denominaban los mapuche, existían otras especies como la lenga (Nothofagus pumilio), el coihue (Nothofagus dombeyi), el ñire (Nothofagus Antarctica), el radal o nogal silvestre (Lomatia hirsuta), el arrayán (Luma apiculata), y el pehuén (Araucaria araucana) en las laderas de las montañas hasta los 1500 m.s.n.m.; mientras que hacia el este, donde las precipitaciones comenzaban a disminuir, crecían el ciprés (Austrocedrus chilensis) y el maitén (Maytenus boaria), entre otros.

Pero de todos esos imponentes árboles, el que siempre me había impactado era el pehuén, también llamado piñonero, pino araucaria, pino chileno o pino de brazos. Se trataba de una conífera endémica de los bosques subantárticos, concentrada en zonas muy restringidas de la cordillera de los Andes, en alturas donde la nieve permanecía sobre el suelo buena parte del invierno, soportando temperaturas de hasta -20°C, y en lugares de bajas temperaturas estivales. Era perenne, con tronco recto y grueso, comenzando sus ramas a varios metros del suelo, siendo flexibles y con acículas agrupadas hacia los extremos con una espina en la punta. Existían plantas masculinas y femeninas con diferencias morfológicas en las placas que formaban la corteza y en los conos, siendo mucho más vistosos los femeninos. Las semillas, llamadas piñones, eran comestibles y con alto valor nutricional, habiéndose transformado en la base de la dieta de los pehuenche. Por el curioso efecto que generaban sus ramas anchas “reptilianas” con gran apariencia simétrica, se lo solía plantar en los jardines. Su madera era blanco amarillenta, compacta, liviana y fácil de trabajar, por lo que era muy cotizada en carpintería, utilizándose para la fabricación de mástiles para embarcaciones, por lo que desde el siglo XXI se encontraba protegida, ya que además de la tala indiscriminada, le afectaba la polución.

Además de la explotación ilegal de la madera, los incendios impedían la recuperación de las distintas especies arbóreas, que como en todo clima frío eran de crecimiento lento y tardaban en cubrir las laderas favoreciendo la erosión. Pero otro grave problema lo constituía la flora exótica que había sido introducida por pobladores europeos, como la rosa mosqueta, el lupino y la margarita, que comenzaron a dispersarse por los bordes y claros del bosque, desplazando a las originarias como las anaranjadas mutisias, los chilcos de flores rojas, las virreinas de flores liliáceas y los liutos de flores amarillas, también conocidas como amancay.

 

 

 

 

Conos femeninos de un pehuen o Araucaria araucana

 

 

 

Ejemplares de rosa mosqueta en los jardines de la Intendencia del Parque

 

 

En el Parque existía un conjunto de nueve lagos: el Futalaufquen, el Menéndez, el Rivadavia, el Krüger, el Verde, el Cisne, el Stange, el Chico, y el Amutui Quimei, todos de origen glaciario, a excepción del último que fuera originado por la represa de Futaleufú. Dichos lagos se encontraban conectados por diversos ríos hasta llegar al Futaleufú, que después de la presa, cruzaba la frontera con Chile para desembocar en el océano Pacífico a través del río Yelcho.

Después de un breve paso por el Centro de Informes, en un vehículo comenzamos a bordear el lago Futalaufquen que presentaba un imponente marco montañoso con tupidos bosques en sus laderas y nieves perpetuas en sus cumbres.

 

 

Lago Futalaufquen y como fondo el cordón Situación en los Andes Chubutenses

 

 

Y a poco de andar llegamos a un punto donde pudimos divisar el río Arrayanes, que unía los lagos Verde y Futalaufquen, así como los glaciares de las montañas que lo circundaban.

 

 

 

Río Arrayanes con el fondo de la Cordillera Andina

 

 

Río Arrayanes en primer plano

 

 

Abundante vegetación en los valles intermontanos

 

 

Imponentes glaciares en los cordones cordilleranos

 

 

Nacientes de los ríos con régimen de deshielo

 

 

El vehículo nos dejó en el estacionamiento cercano a la Pasarela sobre el río Arrayanes, casi en su nacimiento en el lago Verde. Y mientras la cruzábamos nos detuvimos unos instantes sobre ella para observar el maravilloso color esmeralda de las aguas del lugar.

 

Pasarela del Río Arrayanes

 

 

Naciente del río Arrayanes en el lago Verde

 

 

Aguas de color esmeralda en las nacientes del río Arrayanes

 

 

Abundante vegetación en las márgenes del río Arrayanes

 

 

Del otro lado del río ingresamos a la enmarañada Selva Valdiviana, donde recorrimos a pie un sendero donde a partir de la señalización pudimos identificar gran parte de la flora existente.

 

Desde la margen derecha del río Arrayanes

 

 

Ramas cayendo sobre el verde río Arrayanes

 

 

Ramas secas producto de la putrefacción de las raíces

 

 

La enmarañada selva Valdiviana

 

 

Los arrayanes que le daban el nombre al río

 

 

Martín abrazado a un arrayán

 

 

Martín recorriendo el sendero del bosque

 

 

Martín haciendo una pausa en el camino

 

 

Y después de aproximadamente mil metros de caminata llegamos a un claro donde se encontraba el puerto Chucao, sobre el lago Menéndez que estaba rodeado de cerros donde se destacaba el glaciar Torrecillas.

 

Catamarán en el puerto Chucao sobre el lago Menéndez

 

 

El glaciar Torrecillas, en el cerro del mismo nombre, contaba con una porción superior “limpia” y una lengua inferior “sucia”, cubierta por escombros y reconstituida a partir de avalanchas de hielo, nieve y detritos provenientes de los acantilados que cerraban el fondo del valle. En el momento en que nosotros nos encontrábamos allí, enero de 2006, el glaciar contaba con un lago proglacial que aceleraba la pérdida de hielo por desprendimiento de bloques o témpanos. El retroceso del frente de hielo se podía evidenciar a partir de la comparación con fotografías históricas tomadas por el Perito Francisco Pascasio Moreno a fines del siglo XIX.

 

Lago Menéndez con el glaciar Torrecillas como fondo

 

 

Detalle del glaciar Torrecillas

 

 

Bordeando el lago Menéndez a pie desde el puerto Chucao, llegamos a una tranquila playita donde descansamos, tiramos piedritas al lago “haciendo sapitos” sobre las aguas cristalinas, y tomamos más fotografías del glaciar Torrecillas.

 

Con Martín en una playita del lago Menéndez

 

 

El glaciar Torrecillas desde la playita

 

 

Continuamos la marcha para dirigirnos por diversos senderos hasta las márgenes del lago Verde, siempre rodeados de montañas, bosques y bajo un cielo azul intenso.

 

Montañas, árboles milenarios y un cielo azul sin nubes nos acompañaron en el nuevo recorrido

 

 

Bordeando el lago Menéndez

 

 

Dejando el lago Menéndez por un estrecho sendero rodeado de liutos de flores amarillas

 

 

Liutos de flores amarillas o amancay, bajo el cielo azul

 

 

Detalle de la flor de amancay

 

 

Martín en el camino desde el lago Menéndez hacia el Verde

 

 

Detalle del bosque exuberante de los Andes Chubutenses

 

 

Divisando el lago Verde

 

 

Llegando al lago Verde

 

 

Navegación en gomón por el lago Verde

 

 

En cuanto a la fauna autóctona el Parque mantenía la presencia de pumas, comadrejitas enanas, zorros grises, pudúes, huemules, ratones, topos, y aves como las hualas, los macacitos, las garzas brujas, los peuquitos, los patos espejo, los chimangos, los carpinteros de cabeza roja, los carpinteros pitíos, los zorzales patagónicos y los cóndores. Y entre los peces autóctonos se encontraban el pejerrey patagónico, el puyén, la peladilla y la trucha criolla, mientras que las demás truchas y ciertos salmónidos eran foráneos.

Nos fue prácticamente imposible hacer avistajes de la rica fauna, salvo de algunas aves que haciendo silencio en el bosque, pudimos reconocer; pero respecto de los peces, era una maravilla verlos en las aguas transparentes del lago Verde.

 

Martín observando peces desde el muelle del lago Verde

 

 

La pesca deportiva estaba permitida dentro del Parque pero con rígidas limitaciones en cuanto a la temporada y a las técnicas empleadas, siendo las truchas, los peces más codiciados tanto por los pescadores locales como por los procedentes de distantes lugares del mundo.

 

Pescador deportivo sumergido en el lago Verde

 

 

La temporada de pesca solía comenzar en el mes de noviembre, extendiéndose hasta fines de marzo

 

 

Pato nadando en el lago Verde

 

 

Tanto la riqueza ictícola como la del resto de la fauna y la variedad de la flora permitieron que los primeros habitantes de la región, que eran cazadores y recolectores, utilizaran todos los recursos que le brindara semejante ambiente de lagos y bosques tanto para alimentarse como para vestirse y construir sus viviendas. Y a pesar de la desarticulación sufrida por la Campaña al Desierto (1879-1883), algunas familias mapuche continuaban viviendo en las zonas cercanas al Parque.

 

Dejando el lago Verde

 

 

 

 

Vista panorámica del lago Verde

 

 

Uno de los cordones que rodeaban el lago

 

 

Emprendiendo el regreso

 

 

Imponentes montañas a la vera de todo el camino

 

 

La presencia de arrayanes nos indicaba la cercanía a la Pasarela

 

 

Llegando a las escalinatas que conducían a la Pasarela

 

 

Descendimos las escalinatas…

 

 

Y volvimos a cruzar el río Arrayanes

 

 

Omar y Martín en medio de la Pasarela

 

 

Vista del río Arrayanes desde la Pasarela hacia el sur

 

 

Vista del río Arrayanes desde la Pasarela hacia el norte

 

 

Sobre la Pasarela del río Arrayanes

 

 

Retomamos motorizados la ruta setenta y uno rumbo a la Intendencia del Parque, pero cuando faltaban casi seis kilómetros para llegar, nos detuvimos ante la cascada Irigoyen, que se presentaba en medio de una abundante vegetación, lo que la hacía más atractiva.

 

 

 

 

 

Cascada Irigoyen en el Parque Nacional Los Alerces

 

 

Pequeño arroyo en el cual se formaba la cascada

 

 

Musgos sobre una de las rocas contiguas a la cascada Irigoyen

 

 

Arribamos a Esquel tan cansados como fascinados por todo lo que habíamos visto, y ya en ese mismo momento, decidimos regresar al año siguiente.

 

 

Ana María Liberali

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!