Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16241 al 16260 
AsuntoAutor
486/14 - La enésim Noticias
487/14 - Primavera Noticias
488/14 - Revelacio Noticias
489/14 - El Califa Noticias
490/14 - Argentina Noticias
491/14 - El turism Noticias
492/14 - Stalingra Noticias
493/14 - CICLOS GA Noticias
494/14 - Mundo pos Noticias
495/14 - ESTABELEC Noticias
496/14 - A CRISE, Noticias
497/14 - FEIJÃO MA Noticias
498/14 - Israel, u Noticias
500/14 - La franja Noticias
499/14 - Palestina Noticias
501/14 - Estamos Noticias
Re: NoticiasdelCeH rafael g
502/14 - España - Noticias
503/14 - Apoyar a Noticias
504/14 - Manifesta Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16561     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 491/14 - El turismo, un modelo del capitalismo y la co nstrucción de los “paraísos”
Fecha:Miercoles, 9 de Julio, 2014  14:21:56 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 491/14
 
 

El turismo, un modelo del capitalismo y la construcción de los “paraísos”

 

                                                  Alfredo Cesar Dachary

Stella Maris Arnaiz

Centro Humboldt/ Universidad de Guadalajara

México

 

El turismo, que emerge como un modelo de consumo masivo en la segunda mitad del siglo XX aunque sus antecedentes efectivos están el siglo XIX, ha sido una de las actividades dentro del sistema capitalista que más se ha manipulado a fin de distorsionar su verdadera función, que inicialmente se la definió como algo exótico, el movimiento de extranjeros.

En la segunda mitad del siglo XX pasó a ser conceptualizado por contraste en el mundo industrial como, “la industrias sin chimeneas”, pero en los setenta, los graves impactos detectados en las sociedades de acogida le quitaron el velo de pureza a esta compleja actividad y comenzó a desarrollarse una perspectiva crítica.

El turismo, como modelo de desarrollo dentro del capitalismo, reproduce y, a la vez, aloja una doble contradicción: la más oculta es hacia dentro de sí mismo como “producto” porque se presenta una copia “maquillada” de la realidad que se vende como la realidad misma, haciendo de lo transformado una nueva verdad, cuya principal función es la de responder a los imaginarios que tiene el hombre en su perspectiva de la búsqueda incesante de nuevos objetos de consumo, en este caso, de ocio y placer (McCannell, 2003).

La segunda contradicción complementa a la primera, ya que el turismo como modelo se le ubica siempre como una actividad desvinculada del sistema en que se genera y, por ello, se presenta como un “hecho emergente” que hace realidad los sueños del turista, la respuesta del genio al deseo del viajero.

Esta doble distorsión enmarca y amortigua los impactos del turismo, haciéndolo un modelo aparentemente “neutral” que responde al deseo del ocio, ocultando así los grandes costos de un complejo negocio, que deben asimilar las sociedades de acogida.

La industria emergente en el siglo XVIII y XIX recicló la mayor parte de los campesinos expulsados del campo pero con un elevado costo humano y social, que hizo olvidar a los inmigrantes rurales la negra historia del mundo rural, para idealizarla como un paraíso perdido y este hecho, a su vez, terminó constituyendo la base de un futuro imaginario del turismo: el del mundo rural.

         El turismo hoy promueve una reocupación de territorios y poblaciones y en la mayoría de los casos logra ser aceptada como una alternativa por éstas, lo cual le permite además de transformar, adecuar e integrar estos pueblos y regiones a este modelo dentro del sistema mundial dominante.

Por ello, el turismo como modelo es inexplicable si no está referenciado a la totalidad, un sistema en permanente transformación a consecuencia de los grandes cambios tecnológicos-económicos, que readecuan al modelo y las consecuencias sociales, políticas y culturales.

El turismo puede considerarse, según Yamashita (2003), un marco ideológico de la historia, la naturaleza y la tradición; un marco que tiene el poder de dar nueva forma a la cultura y a la naturaleza según sus propias necesidades, lo que significa que éste está enraizado en las relaciones de poder.

Hay varios ejemplos tradicionales desde las islas “paraísos”, en el caribe, Pacifico e indico, a las regiones, como es el caso de la Patagonia o la selva misionera.

La Patagonia ha sido narrada de dos maneras, la real y la mágica, esta última como una región virgen, con grandes espacios sin alterar, cono muchos recursos, donde se han dado hecho “exóticos” reyes, o pequeñas republicas, como un lugar para ir a vivir y triunfar y un paraíso del turismo, de aventuras o de la naturaleza.

La otra visión es diferente, una zona aislada , estéril, fría, dominada por latifundios extranjeros, donde se han dado las grandes masacres de pueblos originarios, y los asesinatos masivos de trabajadores en huelga, donde el petróleo ayer fue una esperanza y hoy con vaca muerta y la fractura es una amenaza.

Hoy el paraíso de los conservacionistas con sus reservas y grandes parques nacionales que promovieron inicialmente los militares para controlar una zona de frontera y hoy las ONG, que tienen una visión acorde al conservadorismo mundial.

El turismo se asocia al ecologismo y la conservación en la visión mágica de la región, la realidad y la lucha por los recursos naturales son la otra cara.

 


Esta ponencia será expuesta en el Panel Turismo y Geografía durante el XVI Encuentro Internacional Humboldt, a desarrollarse entre los días 06 y 10 de octubre próximos en San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro, Argentina.


 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!