Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16201 al 16220 
AsuntoAutor
446/14 - Argentinb Noticias
447/14 - A propósi Noticias
448/14 - Cierre en Noticias
449/14 - VIAJANDO: Noticias
450/14 - La oligar Noticias
451/14 - Bahía de Noticias
452/14 - Argentina Noticias
453/14 - A grande Noticias
454/14 - Crisis gl Noticias
455/14 - El huevo Noticias
456/14 - "Esperamo Noticias
457/14 - Irak: un Noticias
458/14 - PRÓRROGA Noticias
459/14 - A crise d Noticias
460/14 - La crisis Noticias
461/14 - Vivir en Noticias
462/14 - Nuevo cal Noticias
463/14 - Jihadistá Noticias
464/14 - ¿Cuántos Noticias
465/14 - La balcan Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16525     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 455/14 - El huevo de la serpiente / Rumbo al XVI EnHu ( 167 )
Fecha:Martes, 1 de Julio, 2014  21:01:29 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

“Cualquiera puede ver el futuro; es como un huevo de serpiente.
A través de la fina membrana del huevo se puede distinguir un reptil ya formado” Dr. Vergerus (Ingmar Bergman, 1978).

Carlos Leyba

www.diarioepoca.com

30/6/14

Ha­ce 40 años, dos ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras, la deu­da ex­ter­na se in­cu­ba­ba y des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de pro­ta­go­ni­zar nues­tra vi­da po­lí­ti­ca y nues­tros pa­de­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos.
Los mi­nis­tros via­ja­ban a Es­ta­dos Uni­dos a tra­mi­tar los pro­ble­mas vin­cu­la­dos con la deu­da. Y a su re­gre­so vol­ví­an con vi­tua­llas pa­ra re­sis­tir y pa­ra lue­go vol­ver a ini­ciar el ci­clo.
Un día el ci­clo se de­tu­vo, Do­min­go Ca­va­llo no con­si­guió vol­ver con más cré­di­to, y a ese epi­so­dio si­guió el de­fault.
En 2004 re­co­men­za­ron los via­jes pa­ra sa­lir del de­fault y en 2005 ce­rra­mos el can­je.
Ha­ce unos me­ses co­men­zó un nue­vo ca­mi­no de en­deu­da­mien­to. Por la vía de re­com­pras nos en­deu­da­mos pa­ra pa­gar las ac­cio­nes de YPF en po­der de Rep­sol.
Por la vía de re­co­no­ci­mien­to de deu­da nos en­deu­da­mos por ci­fras ma­yo­res con el Club de Pa­rís. Y por la vía de las ne­go­cia­cio­nes y qui­tas de sen­ten­cias nos en­deu­da­mos pa­ra cum­plir con el tri­bu­nal del Ban­co Mun­dial al que tam­bién le he­mos ce­di­do par­te de nues­tra so­be­ra­ní­a.
Esos via­jes son par­te de la ru­ta Bou­dou pa­ra abrir la po­si­bi­li­dad de vol­ver a en­deu­dar­nos en los mer­ca­dos. La Jus­ti­cia ne­o­yor­ki­na de­ci­dió: “o po­nés to­do o te sen­tás a ne­go­ciar có­mo pa­gar o te ha­go ca­er en de­fault”.
De­ci­sión in­jus­ta por­que obli­ga a co­me­ter una in­jus­ti­cia con­tra el 92 por cien­to ya sal­da­do y por­que ge­ne­ra un re­cla­mo que in­cre­men­ta nues­tra deu­da en -­ co­mo mí­ni­mo -­ un 15 por cien­to de ca­pi­tal y más otros re­car­gos. In­jus­ta por­que re­co­no­ce co­mo vá­li­da la es­pe­cu­la­ción de com­prar a va­lor vil pa­ra usar a la Jus­ti­cia co­mo ele­men­to de co­bro.
So­bre es­to pa­í­ses, lí­de­res de opi­nión, eco­no­mis­tas de no­ta, la opi­nión pú­bli­ca mun­dial, han ma­ni­fes­ta­do in­dig­na­ción con­tra esa de­ci­sión. Pe­ro las car­tas es­tán echa­das.
Nue­va­men­te ha ca­í­do, so­bre el es­ce­na­rio de la vi­da po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca ar­gen­ti­na,el te­lón de la deu­da ex­ter­na. No só­lo por la de­ci­sión de Grie­sa. Si­no por­que ha­ce ra­to que he­mos em­pren­di­do el vol­ver al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal de cré­di­to. Grie­sa pu­so una ba­rre­ra en el ca­mi­no a por más deu­da.
Vol­va­mos a es­tos dí­as. La “mo­vi­da” del go­bier­no pa­re­cía de­jar la de­ci­sión en ma­no del Juez pro­vo­can­do un Ja­que Ma­te. En­via­mos di­ne­ro pa­ra can­ce­lar la deu­da en es­ta­do nor­mal, y si el Juez em­bar­ga­ba esos fon­dos en­trá­ba­mos en de­fault pro­vo­ca­do por el Juez. El Juez le pa­ga­ba a los bui­tres y Ar­gen­ti­na, ha­bien­do cum­pli­do, que­da­ba en de­fault. Mal pa­ra Tho­mas Grie­sa. Chi­fli­dos uni­ver­sa­les en la tri­bu­na in­ter­na­cio­nal.
El Juez man­dó la pla­ta a Ar­gen­ti­na. Ese mo­vi­mien­to se re­pe­ti­rá. Com­pli­ca­do. No hay Ja­que Ma­te, es­ta­mos en Ta­blas y no co­bra na­die.
El Go­bier­no, con ra­zón, as­pi­ra­ba pa­gar­le a los bui­tres de la mis­ma ma­ne­ra que al res­to. Los bui­tres quie­ren co­brar me­jor que el res­to. El Juez, la Cá­ma­ra y la Cor­te, de al­gu­na ma­ne­ra, le die­ron la ra­zón a los bui­tres. Y to­dos es­pe­ran una ne­go­cia­ción. El Go­bier­no no quie­re ne­go­ciar y no só­lo por la cláu­su­la “ru­fo” si­no por­que no quie­re acep­tar pa­gar más por­que eso im­pli­ca una “de­rro­ta” po­lí­ti­ca. Y ahí es­ta­mos. Fi­nal abier­to.
Pre­gun­tas, en es­te es­ce­na­rio, cu­yo te­lón es la deu­da ex­ter­na en el que por aho­ra los bo­nis­tas sa­nos se man­tie­nen en si­len­cio y a la es­pe­ra de co­brar; y los bui­tres si­guen ha­cien­do co­rrer el ta­xi, en es­te es­ce­na­rio di­go, ¿hay con­di­cio­nes pa­ra ba­jar la in­fla­ción, el pa­ra­le­lo y au­men­tar la pro­duc­ción, la in­ver­sión y el em­ple­o?¿Hay con­di­cio­nes pa­ra que al­guien se ocu­pe de esas co­sas? Di­fí­cil de­cir que sí.
El te­lón de la deu­da pa­ra­li­za a los ac­to­res en el es­ce­na­rio. Y si to­dos se que­dan quie­tos mu­cho tem­po se aca­lam­bran. Aten­ción.
¿Có­mo se ha­ce pa­ra le­van­tar el te­lón de la deu­da ex­ter­na? ¿De dón­de vie­ne ese te­lón y quién lo ins­ta­ló?
Du­ran­te la Dic­ta­du­ra la ban­ca in­ter­na­cio­nal ofre­cía cré­di­tos fá­ci­les fon­de­a­dos por pe­tro­dó­la­res. Los dó­la­res con­ver­ti­dos en pe­sos, am­pa­ra­dos por la li­be­ra­ción fi­nan­cie­ra, eran pre­mia­dos con ren­di­mien­tos ex­tra­or­di­na­rios ga­ran­ti­za­dos que, re­con­ver­ti­dos, emi­gra­ban sin amor­ti­zar la deu­da en el ex­te­rior. La ta­bli­ta cam­bia­ria y la ga­ran­tía de los de­pó­si­tos fue­ron sus pi­la­res.
Del la­do de la eco­no­mía re­al, el atra­so cam­bia­rio, pre­mia­ba las im­por­ta­cio­nes de bie­nes de con­su­mo du­ra­ble y el dé­fi­cit co­mer­cial era fi­nan­cia­do con deu­da ex­ter­na. La con­tra­par­ti­da era cie­rre de fá­bri­cas, de­sem­pleo y po­bre­za.
Al rit­mo de la deu­da ex­ter­na cre­cía la de­sin­dus­tria­li­za­ción y la deu­da so­cial El ne­xo en­tre esos ele­men­tos (deu­da ex­ter­na, de­sin­dus­tria­li­za­ción, deu­da so­cial) fue la fu­ga de ca­pi­ta­les.
La prue­ba es que en 2001 el mon­to de la deu­da ex­ter­na (150 mil mi­llo­nes de dó­la­res) era igual al stock de ca­pi­tal fu­ga­do por re­si­den­tes ar­gen­ti­nos. La deu­da po­si­bi­li­tó la fu­ga; y la fu­ga obli­gó a más deu­da.
Vein­te años de de­mo­cra­cia agre­ga­ron, a la con­ti­nui­dad del pro­ce­so, es­que­mas más per­ver­sos que con­so­li­da­ron la de­pen­den­cia co­mo to­das las adic­cio­nes y uno de cu­yos ejem­plos es la sen­ten­cia que ac­tual­men­te su­fri­mos.
En esa ca­de­na de per­ver­sio­nes de­be­mos ci­tar al Plan Brady y las ne­go­cia­cio­nes pa­ra la quie­bra co­mo el Blin­da­je y el Me­ga­can­je. Los eje­cu­to­res de ca­da eta­pa de ese pro­ce­so, trá­gi­co pa­ra el pa­ís, hoy fun­gen -­ en to­dos los me­dios de comunicación-­ co­mo si fue­ra una iro­ní­a, co­mo “ex­per­tos en deu­da”. ¿? ¡¡¡Se los con­sul­ta!!!
El pro­ce­so de la deu­da se pa­ra­li­zó con el ine­vi­ta­ble de­fault en 2002.
Pe­ro se re­a­nu­dó con el Can­je 2005 que, le­jos de ha­ber lo­gra­do una qui­ta del 70 por cien­to co­mo sos­te­nía Nés­tor Kirch­ner, man­tu­vo el “sis­te­ma del en­deu­da­mien­to” a fue­go len­to co­mo nos lo re­cuer­da lo que hoy nos pa­sa.
Res­pec­to de la qui­ta, la má­xi­ma, co­mo lo de­mos­tró el só­li­do es­tu­dio del eco­no­mis­ta ofi­cia­lis­ta Al­ber­to Mu­ller (CES­PA,FCE), se es­ti­ma en un má­xi­mo de 36 por cien­to. Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta Héc­tor Giu­lia­no, com­putan­do la en­tre­ga de los Bo­nos Cu­pón PBI, la qui­ta es prác­ti­ca­men­te mí­ni­ma. Un bo­nis­ta can­je­a­do en 2005 es­ti­mó en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va que su qui­ta fue de 33 por cien­to.El mé­ri­to del Can­je 2005 es la pe­si­fi­ca­ción, el alar­ga­mien­to de pla­zos y la trans­for­ma­ción de la mis­ma en in­tra­es­ta­tal. Pe­ro de­jó hi­los suel­tos; la “Ley ce­rro­jo” -­habilitación in­vo­lun­ta­ria de ne­go­cios y vo­lun­ta­ria de li­ti­gios en Tri­bu­na­les -­ la ju­ris­dic­ción de Nue­va York, la cláu­su­la “ru­fo” (de igua­la­ción de me­jo­ras), la am­plia­ción de la em­bar­ga­bi­li­dad, etc. A pe­sar de es­tas fa­len­cias, quie­nes de­ja­ron los “hi­los suel­tos” y una qui­ta muy in­fe­rior a la de Gre­cia (54 por cien­to), tam­bién son me­diá­ti­cos “ex­per­tos en deu­da”.

Una tro­pa de “ex­per­tos” en au­men­tar la deu­da ex­ter­na y en la de­sin­dus­tria­li­za­ción, la deu­da so­cial o la fu­ga de ca­pi­ta­les o bien en man­te­ner en las mis­mas con­di­cio­nes una o más de esas des­gra­cias, son los ase­so­res de los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les fa­vo­ri­tos.
En­ton­ces ¿cuán­ta deu­da, cuán­ta de­sin­dus­tria­li­za­ción, cuán­ta deu­da so­cial y cuán­ta fu­ga nos de­pa­ra el fu­tu­ro si los que lo hi­cie­ron vol­ve­rán?
La cla­ve del pro­ce­so de la deu­da es “la fu­ga de ca­pi­ta­les”. La fu­ga de lo que se de­bía acu­mu­lar pa­ra la trans­for­ma­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo, la in­dus­tria­li­za­ción, la re­duc­ción de la deu­da so­cial y la amor­ti­za­ción de la deu­da ex­ter­na pre­via. Un cir­cui­to per­ver­so: los dó­la­res que en­tran se van. Pe­ro hay que de­vol­ver­los (deu­da) co­mo si se hu­bie­ran que­da­do aquí pe­ro ade­más con in­te­re­ses que au­men­tan con la in­ten­si­dad de la fu­ga.
Lo que de­bía ha­ber in­cre­men­ta­do el pro­duc­to po­ten­cial (ex­ce­den­te) sa­lió del sis­te­ma (fu­ga); y su do­la­ri­za­ción (deu­da) hay que pa­gar­la a pe­sar de que na­da que­dó acá.
Co­mo la ser­pien­te en el hue­vo, és­te pre­sen­te de hoy -­aquél fu­tu­ro dis­pa­ra­do en 1976-­ se ve­ía ve­nir. Las úni­cas ra­zo­nes pa­ra no ver­lo (y no ha­cer lo ne­ce­sa­rio pa­ra cor­tar­lo) fue no que­rer aban­do­nar la emi­sión de bo­nos o no per­der la fa­ci­li­dad de fi­nan­ciar el pre­sen­te con deu­da o la mo­li­cie de no pen­sar el lar­go pla­zo. Y esas ra­zo­nes no las he­mos aban­do­na­do. Ha­cien­do lo mis­mo nos pa­sa lo mis­mo.
El de­fault lle­gó por acu­mu­la­ción de deu­da ex­ter­na im­pa­ga­ble, de­bi­li­dad del apa­ra­to in­dus­trial, deu­da so­cial in­to­le­ra­ble y fu­ga es­can­da­lo­sa. A él le si­guió la me­ga de­va­lua­ción, el cam­bio bru­tal de pre­cios re­la­ti­vos,a­com­pa­ña­da de los tér­mi­nos del in­ter­cam­bio más fa­vo­ra­bles de nues­tra his­to­ria.
La eco­no­mí­a, gra­cias a la pro­tec­ción cam­bia­ria de la de­va­lua­ción, los pre­cios ex­ter­nos fa­vo­ra­bles y las be­né­fi­cas re­ten­cio­nes, re­tor­nó rá­pi­da­men­te a los ni­ve­les más al­tos de ac­ti­vi­dad de la eta­pa an­te­rior. En 2006 el PBI ha­bía re­cu­pe­ra­do los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad de 1998. Esa re­cu­pe­ra­ción se re­a­li­zó con una enor­me deu­da so­cial, po­bre­za y de­sem­pleo que con­vi­vió con los su­pe­rá­vit ge­me­los sos­te­ni­dos por la ca­pa­ci­dad ocio­sa de la re­ce­sión de cin­co años pre­vios.Su­pe­rá­vit fis­cal y po­ca in­fla­ción, pe­ro ni­ve­les es­can­da­lo­sos de po­bre­za; equi­li­brio de las cuen­tas del Es­ta­do y gi­gan­tes­co de­se­qui­li­brio de la Na­ción.
Cuan­do los ma­les so­cia­les co­men­za­ron a dis­mi­nuir (ba­ja de la po­bre­za y del de­sem­ple­o) los pre­cios em­pe­za­ron a au­men­tar y el su­pe­rá­vit fis­cal a aflo­jar. ¿Por qué?
Sim­ple, por­que des­pués del de­fault tam­po­co se en­ca­ró un pro­gra­ma de trans­for­ma­ción pro­duc­ti­va apli­can­do el ex­ce­den­te.
La re­ne­go­cia­ción de la deu­da, cu­yas ci­fras ado­le­cen de la pre­ca­rie­dad de to­do el sis­te­ma de in­for­ma­ción pú­bli­ca, se re­a­li­zó en el mar­co de la re­cu­pe­ra­ción y sin un pro­gra­ma de trans­for­ma­ción. Pe­ro el mar­ke­ting ins­ta­ló la idea de qui­tas enor­mes aun­que la de nues­tro pa­ís ha si­do me­nor a la de Gre­cia (54 por cien­to). Cual­quie­ra ha­ya si­do la qui­ta, la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va y las po­lí­ti­cas que ge­ne­ra­ron la deu­da, la ha­brí­an de re­pro­du­cir.
La deu­da es una car­ga a pa­gar con un apa­ra­to pro­duc­ti­vo pri­ma­ri­za­do (su­pe­rá­vit co­mer­cial ex­ter­no pri­ma­rio, dé­fi­cit co­mer­cial in­dus­trial) y de­pen­dien­te del abas­te­ci­mien­to ener­gé­ti­co ex­ter­no.
La so­ja, des­pués de la re­ne­go­cia­ción, fue el ve­hí­cu­lo de la do­la­ri­za­ción de la se­gun­da ola de fu­ga de ca­pi­ta­les del pri­mer man­da­to de CFK. Con Cris­ti­na vol­vió la fu­ga es­ta vez fi­nan­cia­da por los dó­la­res de la pri­ma­ri­za­ción.
La deu­da ex­ter­na, fi­nan­cian­do la fu­ga, ha ge­ne­ra­do un me­ca­nis­mo de de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra que es aún do­mi­nan­te. En es­to es­ta­mos hoy.
La so­ji­za­ción, fi­nan­cian­do la fu­ga, ha ge­ne­ra­do la de­pen­den­cia in­dus­trial que es aún do­mi­nan­te.
El ex­ce­den­te fu­ga­do si­gue fue­ra del sis­te­ma, la pri­ma­ri­za­ción es do­mi­nan­te, el de­se­qui­li­brio co­mer­cial ex­ter­no de la in­dus­tria es­tá en su ce­nit, la deu­da so­cial ago­bia y el pre­sen­te re­ce­si­vo azu­za el de­sem­ple­o.
La bús­que­da ac­tual de cré­di­to ex­ter­no -­ hoy pa­ra­li­za­da -­ es pa­ra lle­gar, sin com­pli­ca­cio­nes gra­ves, has­ta agos­to 2015. Vol­ver a en­deu­dar se­pa­ra fi­nan­ciar el ti­po de cam­bio co­mo an­cla in­fla­cio­na­ria, sin per­der re­ser­vas, y agi­li­zar las im­por­ta­cio­nes pa­ra no de­rrum­bar el ni­vel de ac­ti­vi­dad y el con­su­mo.
Vol­ver a en­deu­dar­se es la con­se­cuen­cia de no ha­ber ge­ne­ra­do -­ a pe­sar de las con­di­cio­nes ex­tra­or­di­na­ria­men­te fa­vo­ra­bles -­ las po­lí­ti­cas y las de­ci­sio­nes de trans­for­ma­ción del apa­ra­to pro­duc­ti­vo re­al­men­te li­be­ra­do­res de la deu­da ex­ter­na y so­cial.
¿Es­ta­mos an­te el re­na­ci­mien­to de la deu­da ex­ter­na? ¿Al­gu­na vez se ex­tin­guió?
Des­de 1976 la deu­da ex­ter­na es el eje do­mi­nan­te de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y que ese pro­ce­so es­tá aso­cia­do a la fu­ga de ca­pi­ta­les; y és­ta al de­te­rio­ro de la es­truc­tu­ra so­cial y al es­tan­ca­mien­to de la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va.
El vien­to de co­la de la so­ja du­ran­te una dé­ca­da sus­ti­tu­yó el pa­pel de la deu­da; y en su pri­mer pe­rí­o­do CFK con so­ja fi­nan­ció la fu­ga.
El ex­ce­den­te fu­ga­do es una pér­di­da sis­té­mi­ca de in­cre­men­to del po­ten­cial pro­duc­ti­vo. La fi­nan­cia­ción con deu­da ex­ter­na du­pli­ca la fuer­za de re­tro­ce­so; y con so­ja, in­cen­ti­va la pri­ma­ri­za­ción.
A pe­sar de es­tas re­a­li­da­des ob­je­ti­vas no es­ta­mos a la puer­ta del de­ba­te de có­mo es­ca­par de la re­pe­ti­ción de es­te pro­ce­so y de po­ner­nos a la bús­que­da de una es­tra­te­gia, con­sen­sua­da y de lar­go pla­zo, pa­ra la trans­for­ma­ción. Es­ta­mos le­jos de esa zo­na de cla­ri­fi­ca­ción.
El de­ba­te pro­vo­ca­do por Grie­sa es­tá do­mi­na­do por los “ex­per­tos en deu­da” y las in­ge­nie­rí­as de ma­la pra­xis de la ac­tual ges­tión. El re­gre­so a “los mer­ca­dos”, en ma­nos de unos y otros, es una de­man­da cor­to­pla­cis­ta de deu­da. Na­da nue­vo.
Los ver­da­de­ros pro­ble­mas de la eco­no­mía na­cio­nal no fi­gu­ran en la agen­da: có­mo am­pliar el pro­duc­to po­ten­cial, la es­tra­te­gia pa­ra du­pli­car el equi­po re­pro­duc­ti­vo en 10 años; có­mo eli­mi­nar la po­bre­za; có­mo re­te­ner y mul­ti­pli­car el ex­ce­den­te; có­mo cons­trui­mos una mo­ne­da y un sis­te­ma fi­nan­cie­ro na­cio­nal; y có­mo in­te­gra­mos el te­rri­to­rio.
Esas son al­gu­nas de las cues­tio­nes que no tra­ta­mos des­de que apa­re­ció el hue­vo de la ser­pien­te. Y sin tra­tar­las y sin re­sol­ver­las, lle­ga­rá el mo­men­to en que se­rá muy di­fí­cil con­se­guir los an­tí­do­tos. Hoy mis­mo es­ta­mos en ese en­tre­ve­ro. Pi­ca­dos co­mo otras ve­ces pe­ro sin ha­ber­nos in­mu­ni­za­do.






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!