Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 1620 al 1639 
AsuntoAutor
FELIZ DIA DEL GEÓG Luis San
549/03 - Videodeba Humboldt
548/03 - DISCURSO Humboldt
556/03 - Ciclo de Humboldt
557/03 - Reconvers Humboldt
559/03 - PUBLICACI Humboldt
565/03 - XVII CONG Humboldt
554/03 - Globaliza Humboldt
550/03 - SEMINARIO Humboldt
564/03 - Del argen Humboldt
NoticiasdelCeHu 56 Humboldt
563/03 - Discurso Humboldt
555/03 - "Capitali Humboldt
553/03 - Perú: geo Humboldt
561/03 - RECURSOS Humboldt
560/03 - Especiali Humboldt
558/03 - El Cordob Humboldt
RE: NoticiasdelCeH Hirineo
552/03 - L'Irak Humboldt
551/03 - A los geó Humboldt
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 1809     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 554/03 - Globalización, sí, pero con prudencia
Fecha:Lunes, 26 de Mayo, 2003  10:42:58 (-0300)
Autor:Humboldt <humboldt @............ar>

 
NCeHu 554/03
 

Los líderes mundiales analizan el futuro de la globalización

Agenda del G-8 en Evian: aunar criterios tras los recientes roces diplomáticos

Por Christopher Rhoads
The Wall Street Journal


Después de una primavera de extraordinario resentimiento diplomático, los líderes mundiales que se reúnen esta semana en Evian, Francia, deben hacer frente a crecientes preocupaciones acerca de su compromiso con una economía globalizada.

No se espera que la cumbre conduzca a importantes acuerdos económicos. En su lugar, habrá que estar atento a si los líderes de las mayores economías del mundo, que mostraron profundas desacuerdos acerca de Irak, pueden aunar criterios al menos de forma simbólica. Eso podría ser importante para los mercados, que están preocupados por si las diferencias sobre política exterior y estrategia militar se traspasan al ámbito económico.

La economía mundial ya afronta una serie de preocupaciones, desde la caída del dólar a la amenaza deflacionaria en Europa y América del Norte. La división entre Estados Unidos y el Reino Unido, por un lado, y Francia, Alemania e Italia, por el otro, mermaría la confianza en que esos Gobiernos puedan ensamblar una estrategia económica unificada.

Una clave será si los participantes en la cumbre de este fin de semana acuerdan una estrategia para la reconstrucción de Irak ahora que se han levantado las sanciones de la Organización de Naciones Unidas.

"Hubo una tendencia en los 90 a sentir que la globalización seguiría adelante", dice Robert Rubin, secretario del Tesoro durante la Administración Clinton y actual ejecutivo de Citigroup. "Pero obviamente se ha producido una reacción contraria mucho mayor a la esperada y hay más incertidumbre acerca del futuro".

En cierta forma, la situación actual es parecida a la que imperaba hace 28 años, cuando empezaron las cumbres económicas. Durante la primera cumbre, en 1975 en Rambouillet, Francia, las negociaciones para la liberalización comercial habían fracasado; India había detonado una bomba nuclear un año antes, lo que había realzado los temores acerca de la proliferación nuclear; y el dólar estaba en declive después de que EE UU abandonara el patrón oro, varios años antes.

Al igual que en 1975, los líderes mundiales deben confrontar ahora las inquietudes acerca de la caída del dólar y su efecto en las principales economías del planeta, que por vez primera desde entonces se enfrentan a recesiones simultáneas o un crecimiento casi estancado.

Ahora, mientras los líderes de EE UU, Canadá, el Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Rusia y Japón, se preparan para el encuentro de este fin de semana, muchos de estos temas parecen poner en entredicho la propia globalización.

Después del crecimiento acelerado en los 90, el movimiento transfronterizo de capitales, bienes y personas se ha desacelerado.

Los inversores europeos y estadounidenses están vendiendo las acciones que no son domésticas y repatriando el dinero. La inversión extranjera directa hacia Brasil, Argentina y otras economías emergentes —la vanguardia de la globalización— alcanzó el año pasado su nivel más bajo en una década. El auge de las fusiones y adquisiciones a nivel global también se ha desvanecido.

La animosidad entre socios comerciales, en especial Francia y EE UU, ha estancado las negociaciones comerciales de la ronda Doha. Los temores a los atentados terroristas ha obligado a algunas empresas a replantearse sus estrategias internacionales.

Saint-Gobain SA, la fabricante francesa de materiales de construcción, estaba considerando posibles adquisiciones en Indonesia, hasta que la inestabilidad política y el bombardeo el año pasado de un club nocturno en Bali los hizo replantearse las cosas. "No vamos a volver a tomar en cuenta esa opción en un futuro cercano", advierte Phillipe Crouzet, director financiero de la empresa.

El turismo y los viajes, que ya han pasado malos momentos desde los atentados terroristas de 2001 en Nueva York y Washington, ahora se están viendo golpeados por la neumonía atípica. El aumento de las medidas de seguridad en EE UU ha impedido que algunas personas puedan movilizarse con total libertad.

La opinión generalizada es que estos son efectos a corto plazo y cíclicos tras el estallido de la burbuja de Internet, la ralentización económica y los atentados del 11 de septiembre. Los enormes avances en transporte, comunicaciones y comercio internacional han vuelto irreversible este mundo más interconectado. Además, a medida que los costes laborales continúan subiendo en el mundo desarrollado, las empresas continuarán entrando en países de bajos costes, como China.

Pero la historia sugiere que la marcha hacia una economía global abierta no siempre es en línea recta. "Los últimos 100 años nos dicen que la tendencia hacia la globalización no es continua, sino cíclica", dice Paul de Grauwe, profesor de economía internacional de la Universidad de Lovaina, en Bélgica. "Es muy posible que estemos al borde de otro revés temporal".

Pese a los grandes avances de la tecnología en las últimas décadas, el motor principal en la actual era de la globalización son las políticas económicas más liberales en un mayor número de países alrededor del mundo, según un estudio del Fondo Monetario Internacional. Pero esas políticas, como la privatización y la apertura de la cuenta de capital, también han tenido resultados negativos, como el colapso financiero de Argentina. Y los pasos en la dirección opuesta, como la imposición de controles cambiarios temporales en Malaisia, han sido alabados.

En los próximos meses podríamos tener algunas respuestas a si estos son eventos extraordinarios o una tendencia antiglobalizadora. Las asperezas internacionales por la guerra en Irak podrían alentar esfuerzos por encontrar puntos en común en numerosas iniciativas globales. O puede que el resentimiento sea lo suficientemente profundo como para sembrar más división.

"La globalización es un proceso bastante frágil", dice Harold James, profesor de historia de la Universidad de Princeton. Las tensiones internacionales se pueden acumular y "crear toda clase de consecuencias imprevistas".

Updated May 29, 2003 3:23 p.m.


Fuente: The Wall Street Journal of Americas, del 29 de mayo de 2003.