Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16141 al 16160 
AsuntoAutor
392/14 - Argentina Noticias
393/154 - Argentin Noticias
394/14 - Hacia Bag Noticias
395/14 - La caída Noticias
396/14 - Mosul: al Noticias
397/14 - Yihadismo Noticias
398/14 - VIAJANDO: Noticias
399/14 - I Coloqui Noticias
400/14 - Estados U Noticias
401/14 - ENTREVIST Noticias
RE: NoticiasdelCeH Vicente
RE: VIAJANDO: Al Gabriela
402/14 - Nouriel R Noticias
403/14 - UNIVERSID Noticias
404/14 - Capitalis Noticias
405/14 - Barack Ob Noticias
406/14 - Ser solda Noticias
409/14 - La crisis Noticias
407/14 - La crisis Noticias
408/14 - Sobre la Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16470     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 406/14 - Ser soldado en los Territorios (Yehuda Shaul)
Fecha:Viernes, 20 de Junio, 2014  15:59:43 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 406/14

Israel. Testimonio

Ser soldado en los Territorios

Yehuda Shaul (Libération)

Viernes 20 de junio de 2014

En 1982, año de mi nacimiento, la ocupación de Cisjordania y de Gaza llegaba a su quinceavo año. A penas tenía 5 años cuando estalló la primera Intifada. Cuando cumplí los 11 años se produjo la firma de los acuerdos de Oslo. La ocupación tenía ya 26 años. Para los 34 años de ocupación entré en el servicio militar. Primero fui soldado, luego comandante en una unidad de combate. Estuve un poco por todas partes en los Territorios, como muchos otros soldados antes y después de mí, estuve en los check-points, llevé a cabo arrestos, registros, destrucción de casas y muchas otras cosas... La mayor parte de las operaciones que realizábamos tenían por objetivo “hacer sentir nuestra presencia”. Mostrar a los palestinos que están siempre bajo el ojo vigilante de Tsahal. La lógica de esas operaciones es sencilla. Familiarizarse con ella ayuda a comprender la estrategia de Tsahal en los Territorios. Si los palestinos sienten que “siempre estamos presentes”, tendrán miedo a afirmar su independencia, a levantarse. Y si tienen miedo a levantarse, será más fácil para nosotros controlarles. Para “hacer sentir nuestra presencia”, se organizaban patrullas regulares en la ciudad palestina de Hebrón -veinticuatro horas al día, siete días a la semana. Mis compañeros y yo andábamos con las armas en la mano por las calles de la ciudad y sistemáticamente entrábamos en casas palestinas. Intentad imaginar: en medio de la noche, cuando todo el mundo duerme, de repente unos militares entran por la fuerza en tu casa. El mensaje está claro: seguís siendo vulnerables, incluso cuando estáis en vuestra casa.

El otro concepto en vigor a lo largo de todo mi servicio militar en los Territorios se llamaba “disuasión”. Se aplicó entre otros asuntos a una carretera cercana al pueblo palestino de Husan que llevaba a Beitar Illit, una colonia en la que vive mi hermana. Los jóvenes palestinos se reunían en esta carretera y lanzaban piedras sobre los vehículos del ejército. Como disuasión, el comandante había tenido una idea por lo menos ambigua: “Si rompemos algunas rodillas, dejarán de tirar piedras”. Con esta lógica, se colocaron francotiradores por encima de la carretera con las siguientes instrucciones: apuntar a las piernas de cualquier joven que lleve una piedra, disparar sin aviso previo a cualquier joven que lleve una “piedra pesada” (de las que se levantan con las dos manos). Entonces, esas instrucciones nos parecían normales y se ejecutaban sin ponerlas en cuestión. Solo al final de mi servicio militar mis camaradas y yo habíamos tomado conciencia de que nuestras acciones tenían algo de inmoral. Al mismo tiempo, habíamos comprendido que la sociedad israelí que nos había enviado a los Territorios no tenía ninguna idea de lo que allí ocurría en su nombre.

En 2004 fundé con mis camaradas la asociación Breaking the Silence (Romper el silencio), para exponer a los civiles israelíes la realidad de la ocupación. Un decenio ha pasado desde entonces. Cerca de 1.000 soldados se nos han sumado y aportan testimonios sobre su servicio militar. Todos tenemos historias reveladoras del modo de operar del ejército en los Territorios. Así, e incluso si la violencia palestina se ha atenuado mucho desde la época de la segunda Intifada, los nuevos reclutas llevan a cabo acciones similares a las nuestras: se les exige a los soldados que “rompan la rutina cotidiana” de los palestinos y que actúen de forma que se sientan “acosados”.

Este año marca el 21 aniversario de los acuerdos de Oslo que muchos percibieron como una primera etapa hacia el fin de la ocupación. Innumerables negociaciones han tenido lugar desde entonces, incluyendo la reciente iniciativa de Kerry que ha fracasado hace un mes. La ocupación, por su parte, sigue ahí. Numerosos dedos han señalado hacia los diferentes responsables de este fracaso. No quiero unirme a ellos. Sugiero que hay que volverse hacia la realidad sobre el terreno y dirigir la atención a lo que ocurre realmente en los Territorios mientras se agita el proceso de paz. ¿Qué ocurre sobre el terreno cuando toda crítica hacia la ocupación se ahoga en la convicción de que Israel debe ser recompensado por haber querido sentarse y hablar? Si solo se mira a la mesa de negociaciones, se podría creer que Israel se encamina hacia el fin de la ocupación y la independencia para el pueblo palestino. Para un soldado que está sobre el terreno, es evidente que la suma de las operaciones realizadas por Tsahal en los Territorios intenta mantener el control sobre estos. El ejército continúa haciendo grandes esfuerzos para mantener, entre los palestinos, la “sensación de estar vigilados”. Al mismo tiempo, mantiene a las comunidades que viven en diversas zonas de los territorios en la imposibilidad de vivir y de trabajar juntas.

Para el pueblo palestino, se trata por tanto de cualquier cosa salvo de la independencia. Se va exactamente en dirección contraria a la del “fin de la ocupación”. Este año Israel celebra sus 66 años de existencia de los cuales 47 son de control militar sobre los Territorios ocupados. Esta ocupación no es un proyecto más. Está en el centro del proyecto nacional israelí. En la tradición judía, el año del jubileo marca la liberación de los esclavos. Cuando se aproxima el “jubileo” de la ocupación, ¿retiraremos las cadenas con las que hemos cubierto al pueblo palestino? ¿vamos a liberarles como nuestros antepasados liberaron a sus esclavos? Lo espero. Para ello es preciso que el “proceso de paz” deje de obnubilarnos y nos deje enfrentarnos a la realidad de la ocupación.

La sociedad israelí que nos había enviado a los Territorios no tenía ninguna idea de lo que se hacía en ellos en su nombre.

Yehuda Shaul es sargento en el ejército israelí, fundador de la asociación “Breaking the Silence” en la que soldados cuentan su servicio militar y denuncian la ocupación)

11/06/2014

Libération

http://alencontre.org/moyenorient/palestine/temoignage-etre-soldat-dans-les-territoires.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR