Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16117 al 16136 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH Pedro Cu
Re: NoticiasdelCeH Pedro Cu
371/14 - Argentina Noticias
372/14 - Argentina Noticias
373/14 - As eleiçõ Noticias
374/14 - El último Noticias
375/14 - Tailandia Noticias
376/14 - Vietnam: Noticias
377/14 - Geopolíti Noticias
378/14 - Argentina Noticias
379/14 - Argentina Noticias
380/14 - Argentina Noticias
381/14 - Helena Ru Noticias
382/14 - VIAJANDO: Noticias
383/14 - EL CORDOB Noticias
384/14 - EN EL DÍA Noticias
385/14 - Iraq - El Noticias
386/14 - VIAJANDO: Noticias
387/14 - La presen Noticias
388/14 - Irak se d Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16407     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 350/14 - VIAJANDO: De Asunción a Dourados
Fecha:Viernes, 30 de Mayo, 2014  01:37:06 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 350/14
 

 

De Asunción a Dourados

 

 

 

 

Bien temprano fuimos a la terminal de ómnibus. Desde las boleterías gritaban los destinos y todo era muy confuso, pero conseguimos comprar los boletos para Pedro Juan Caballero, una ciudad a poco más de quinientos kilómetros de Asunción, al norte de Paraguay fronteriza con Brasil.

Mientras esperábamos la partida, comencé a recorrer los locales que los había en cantidad y diversidad, para comprar vestidos de Ao Po’i para mis nietas. Ao Po’i es una palabra guaraní que significa “tela fina o prenda delicada”, y consiste en deshilados y bordado en minucioso punto cruz, un producto de exportación paraguaya a todo el mundo.

Con un poco de atraso tomamos el micro que no se caracterizaba por sus comodidades, pero era lo que había, y comenzamos a transitar por la ruta número tres “General Erizardo Aquino”, cruzando a pocos kilómetros de andar, el meandroso río Salado.

 

 

 

 

 

El meandroso río Salado, típico de una llanura

 

 

A lo largo del camino había muchas viviendas precarias, la mayoría de ellas de madera y con calles de suelo laterítico, que por ser arcilloso se convertía en un barrial durante los días de lluvia, que eran muy frecuentes.

 

 

 

 

Viviendas precarias en la zona rural paraguaya

 

 

Caminos de tierra laterítica que quedaban intransitables los muy frecuentes días de lluvia

 

 

Debido a la extensa planicie con áreas deprimidas en un ambiente de elevadas precipitaciones, se formaban numerosos esteros.

 

Área de esteros en la planicie paraguaya

 

 

A ochenta kilómetros de Asunción y casi dos horas de recorrido, ya que el ómnibus paraba en todas, cruzamos el río Maduvirá, donde los camalotes flotaban junto a sus riberas. Había además llantenes, matagios, ingás, laureles, timbós, y muchas otras plantas acuáticas y silvestres. Ese curso de agua se destacaba por la variedad de la pesca, entre las cuales estaban el dorado, la anguila, el surubí, el pacú, la boga, la pira sable y la manta raya; y en sus alrededores existían kuatís, carpinchos, yacarés, lobos, cangrejos, mbiguas, tucanes y curiyús. Pero en los últimos años muchas especies habían desaparecido o mermado ostensiblemente en parte por la depredación y en parte por los agroquímicos que producían un grave deterioro del ecosistema.

 

 

Río Maduvirá con gran cantidad de camalotes en sus riberas

 

 

Teníamos la idea de que íbamos a atravesar una frondosa selva tropical y de sabanas con palmeras, pero sólo quedaban pocas muestras de lo que fuera en un pasado no tan lejano, ya que la deforestación en el Paraguay ha sido muy intensa, tanto por la obtención de maderas nobles para los aserraderos como para la producción de carbón de leña y para convertir la zona en un área de producción agrícola.

 

Parte de la vegetación original

 

 

La capuera, área selvática desbrozada para el cultivo

 

 

En dos horas más de recorrido nos encontrábamos en el departamento de San Pedro, una de las zonas más importantes en la producción de ganado vacuno, así como en la cría de pavos y gansos, y la plantación de la guinea, una especie de banana muy dulce. También allí se han establecido industrias lácteas, de alimentos balanceados, desmontadoras de algodón, molinos yerbateros y destiladoras de petit grain, un aceite aromático muy usado en perfumería que se extrae de las ramas y hojas de la planta de la naranja amarga. Y en menor cantidad, procesadoras de aceite de coco y almidón.

 

 

Ganado vacuno pastando en un Paraguay “pampeanizado”

 

 

Sabana con palmares y un alambrado que indicaba la presencia de ganado

 

 

Ganado vacuno en área de palmares

 

 

Cabañas dedicadas a la ganadería menor

 

 

 

Pequeños establecimientos a la vera de la ruta

 

 

Los principales productos desde tiempo atrás han sido el algodón, la caña de azúcar, el tabaco, el girasol, el maíz, el poroto, la banana, el trigo, la mandioca, los cítricos y la piña.

 

Cultivo de cítricos entre palmeras

 

 

Sin embargo, desde hace unos años la soja se había ido expandiendo tanto que reemplazaba a otros cultivos y avanzaba sobre el bosque. Y esa “pampeanización” forzada de la región tropical paraguaya, no sólo que había deteriorado el ecosistema eliminando tanto flora como fauna, sino que había dejado sin fuentes de trabajo ni posibilidades de subsistencia a gran cantidad de indígenas que se habían visto obligados a emigrar hacia centros urbanos donde no eran aceptados por sus propios compatriotas. Y los que aún permanecían en la zona rural, lo hacían en condiciones miserables.

 

 

Campo con rastrojo de soja

 

 

Silos para guardar soja

 

 

Bosque implantado para la protección de los campos

 

 

Paramos en una estación de servicio para comer algo y utilizar los sanitarios. Y si bien a nosotros nos parecía un horror la transformación que había sufrido el bioma natural, la gente que allí se encontraba lo veía como un gran progreso, en especial por la chorreada de billetes que comenzaban a circular por los comercios y por haberse sacado de encima a los indígenas que les “afeaban” el lugar. Esos mismos indígenas que eran mal vistos tanto cuando protestaban en las plazas como cuando se radicaban marginalmente en los suburbios de Asunción. La nueva clase media paraguaya decía que por fin se iban a parecer a Estados Unidos, ya que se habían instalado varios centros educativos privados extranjeros y merodeaban misioneros de diferentes cristianismos evangelizando a los pobladores.

 

Pequeñas poblaciones a lo largo de la carretera

 

 

De pronto el ómnibus viró hacia la derecha y tomó la ruta número cinco con orientación NNE, atravesando el Parque Nacional Cerro Corá, que fuera creado en 1976 con el fin de proteger el lugar ya que habían comenzado a ser talados los bosques de la zona que se destacaban por su gran biodiversidad.

 

 

 

Parque Nacional Cerro Corá desde la ruta nacional número cinco

 

 

El Parque estaba rodeado por los cerros Ponta Porá, Guazú, Tacuru Pytá, Alambique, Cerro Corá, Miron, Tanqueria y Tangaro. Eran de moderada o baja elevación, ya que pertenecían a la cordillera del Amambay, un bloque ascendido del macizo de Brasilia, pero los paraguayos sentían que era el Himalaya.

 

 

Cerro amesetado de la cordillera del Amambay

 

 

Pero además de reserva natural, el sitio tenía una gran importancia cultural e histórica, por haber sido el escenario de la última batalla de la Guerra de la Triple Alianza, el 1ro. de marzo de 1870, cuando mataron al Mariscal Francisco Solano López a orillas del río Aquidabán Nigui.

Área de gran importancia natural y cultural

 

 

Ya nos encontrábamos a cuatrocientos sesenta kilómetros de Asunción y a sólo cuarenta de Pedro Juan Caballero, la ciudad fronteriza con Brasil.

 

Actividad ganadera al pie de los cerros en la cercanía de la frontera con Brasil

 

 

Pedro Juan Caballero era la capital del departamento de Amambay y debía su nombre en honor al capitán líder de la gesta independentista paraguaya. Contaba en ese momento (setiembre de 2011) con cerca de ciento cincuenta mil habitantes conformando un solo centro urbano con Ponta Porá, ciudad brasileña de cincuenta mil habitantes.

Tuvo su origen en torno a una pequeña laguna, la Punta Porá; y su economía inicial se había basado en el procesamiento de la yerba mate y la explotación forestal; pero en la segunda mitad del siglo XX tuvo una rápida evolución comercial, siendo una importante plaza de compras por parte de mayoristas y turistas de la región. Es por esa razón que contara con una muy elevada proporción de bancos, casas de cambio y shoppings en relación con su número de habitantes.

 

Edificio de la Dirección Nacional de Aduanas – Administración de Pedro Juan Caballero

 

 

La Av. Internacional separaba a Paraguay del Brasil, pero sólo formalmente porque la gente se trasladaba de un lado al otro sin ningún tipo de control, y hablando indistintamente en español, guaraní o portugués.

 

 

 

Avenida Internacional. La foto está tomada desde la vereda paraguaya, y enfrente, el bar donde aparece el cartel de la cerveza Brahma, correspondía a territorio brasileño

 

 

Rotonda ajardinada donde se encontraba el monolito fronterizo

 

 

Con Omar en la frontera paraguayo-brasileña

 

 

Después de hacer una breve recorrida regresamos a la terminal de ómnibus adonde habíamos llegado y partimos rumbo a Dourados, en el sector brasileño a cien kilómetros de allí.

 

Terminal de ómnibus de Pedro Juan Caballero

 

 

 

Pasamos por una de las plazas de Pedro Juan Caballero

 

 

Y enseguida pasamos a Ponta Porá…

 

 

Nos había sorprendido haber cambiado de país y que absolutamente nadie hubiera pedido nuestros documentos ni revisado los equipajes. Desde ya que hubiese sido muy difícil hacerlo, debido a que ambos países habían quedado amalgamados en un mismo centro urbano, pero de hecho, era algo extraño. Y cuando ya habíamos tomado la carretera brasileña, a pocos kilómetros aparecieron los controles. De hecho allí era mucho más sencillo, y pusieron todo patas para arriba abriendo la enorme cantidad de cajas y bolsos que cargaba la mayoría de nuestros circunstanciales compañeros de viaje.

Durante todo el trayecto, tal cual había ocurrido en Paraguay, sólo vimos campos de cultivo que habían reemplazado totalmente a la mata originaria. Para nosotros, una verdadera decepción.

Siendo ya la tarde, llegamos a Dourados, en Mato Grosso do Sul, una ciudad de algo más de doscientos mil habitantes. Dejamos los bártulos en el hotel, y si bien estábamos bastante cansados por el viaje, salimos a caminar para estirar un poco las piernas.

 

Monumento a San José en la ciudad de Dourados

 

 

La ciudad contaba con amplias avenidas y arquitectura moderna aunque no había casi edificios de altura, lo que la hacía muy agradable. Aparentaba tener una mayoría de clase media, que se vislumbraba no sólo a través de las construcciones, sino de la calidad de los locales comerciales y del parque automotor. Y además, en pocas cuadras encontramos templos de diversos cultos cristianos.

 

 

 

Iglesia en Dourados

 

 

Pero la temperatura era demasiado alta para nuestro gusto y el sol nos partía la cabeza, por lo que decidimos refugiarnos bajo el aire acondicionado del hotel, no sin antes comunicarnos con nuestras familias desde un teléfono público cuya cabina tenía forma de pescado.

 

 

 

En un teléfono público de Dourados

 

 

Ana María Liberali

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!