Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16061 al 16080 
AsuntoAutor
322/14 - Los emerg Noticias
323/14 - Brasil - Noticias
324/14 - Argentina Noticias
325/14 - VIAJANDO: Noticias
326/14 - "Me matan Noticias
327/14 - O fim do Noticias
328/14 - Argentina Noticias
329/14 - Acto públ Noticias
330/14 - Francia p Noticias
331/14 - "La econo Noticias
332/14 - VIAJANDO: Noticias
333/14 - Estados U Noticias
334/14 - Brasil su Noticias
335/14 - Argentina Noticias
336/14 - Algunas i Noticias
337/14 - Golpe de Noticias
338/14 - Libia (Áf Noticias
339/14 - Obama y s Noticias
340/14 - Europa y Noticias
341/14 - COPA DO M Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16382     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 330/14 - Francia pone un candado a sectores clave con el "patriotismo económico" / Rumbo al XVI EnHu (13 3)
Fecha:Domingo, 18 de Mayo, 2014  18:54:51 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 330/14
www.centrohumboldt95.blogspot.com.ar
Rumbo al XVI EnHu (133)

América Latina como geografía

Bariloche, 6 al 10 de octubre


Decreto

Francia pone un candado a sectores clave con el "patriotismo económico"

El gobierno extendió una norma que autorizaba la limitación de inversiones extranjeras en seguridad y defensa a otras áreas de la economía, como transporte, energía, salud y comunicaciones

 | LA NACION

Buenos Aires, 17/5/14

PARÍS.- Francia decidió arroparse en las banderas del "patriotismo económico" para tratar de defender las empresas consideradas estratégicas que podrían caer en poder de capitales extranjeros. En lenguaje militar, eso se llama "arma de disuasión masiva", mientras que para muchos economistas es una clara medida proteccionista.

"El objetivo no es impedir una operación en el área de los yogures o los pañales descartables, sino oponerse a toda operación hostil en terrenos que conciernen a la soberanía nacional y que, hasta hoy, estaban desprotegidos", argumentó el ministro de Economía, Arnaud Montebourg, autor de la iniciativa.

Con esa decisión, el gobierno de Manuel Valls extendió a cinco nuevos sectores industriales -definidos en forma bastante amplia- un decreto de 2005 del entonces primer ministro conservador Dominique de Villepin, autor del concepto "patriotismo económico".

El dispositivo, que somete ciertas inversiones extranjeras en Francia a la autorización del gobierno, se limitaba hasta la semana pasada a la defensa y la seguridad. A partir de ahora se aplicará también "al aprovisionamiento en electricidad, gas, hidrocarburos u otra fuente de energía", a "la explotación de redes y servicios de transporte", al "aprovisionamiento de agua", a "las comunicaciones electrónicas" y a la "protección de la salud pública".

En gestación desde hacía varios meses, la adopción del dispositivo fue brutalmente acelerada cuando se conoció la intención de la empresa norteamericana General Electric de comprar el sector energético de Alstom, el gigante francés privado de energía y transportes.

Totalmente opuesto a esa operación, que considera un desmembramiento de una de las cinco empresas más importantes del país, el gobierno llegó a la conclusión de que ese decreto podría permitirle oponerse no sólo a esa venta en particular, sino a otras igualmente sensibles.

Para el gobierno, Alstom es un eslabón esencial de la independencia energética: "Ya sea en el caso de nuestras centrales nucleares, que producen el 77% de la energía del país, o de las nuevas tecnologías para la transición energética. Con ese decreto reequilibramos la relación de fuerzas entre los intereses de las empresas multinacionales y de los Estados, que no siempre son los mismos", explicó Montebourg.

París propicia una solución europea con una alianza de Alstom y la alemana Siemens. En un período de crecimiento nulo, con más de 10% de desocupación, el gobierno teme que la irrupción de General Electric provoque una nueva ola de despidos en Alstom (18.000 empleados en Francia y 93.000 en el mundo).

Si bien la medida provocó el entusiasmo de la opinión pública, la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE, no se dejó engañar y señaló los riesgos de que "la actual política se transforme en un proteccionismo disimulado".

"Una buena protección de la industria europea es la inversión, no el proteccionismo", advirtió desde Bruselas el francés Michel Barnier, comisario europeo a cargo del Mercado Interior. A pesar de esas críticas, Francia no hace más que ponerse al nivel de otros países industrializados, que ya disponen de instrumentos semejantes.

Primer destino de las inversiones extranjeras, Estados Unidos cuenta desde 1975 con el llamado Committee on Foreign Investment (Cfius), cuya función es proteger ciertas empresas del apetito externo, sobre todo en el terreno de la seguridad nacional y las "infraestructuras cruciales". Ese órgano, compuesto por 11 miembros, puede incluso solicitar al presidente oponerse a una compra. Cerca de la mitad de las licitaciones de adquisición examinadas por el Cfius terminan siendo impugnadas.

En 2008, el gobierno alemán, inquieto por la compra eventual de empresas nacionales por fondos soberanos extranjeros, se dio los medios para evitarlo mediante un decreto que, hasta el momento, nunca fue aplicado. Ese texto exige la autorización del Estado cada vez que la adquisición supera el 25% del capital. La medida concierne sobre todo a las áreas de defensa y telecomunicaciones.

Por tradición uno de los países más abiertos, Gran Bretaña carece prácticamente de instrumento legislativo para impedir que una empresa extranjera tome el control de una nacional. Una ley de 2002 permite, sin embargo, realizar un test de interés público en tres sectores: seguridad nacional, mercados financieros y medios de comunicación.

No obstante, el gobierno británico reformó recientemente el llamado Takeover Panel, un organismo independiente encargado de supervisar las fusiones y adquisiciones. A partir de ahora, las promesas realizadas en el momento de una compra (mantenimiento de una fábrica, respeto de los puestos de trabajo, etcétera) serán una obligación legal durante cinco años. En caso de violación, la empresa podrá ser enjuiciada ante el Tribunal Superior de Justicia.






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!