Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16041 al 16060 
AsuntoAutor
302/14 - Smart Cit Noticias
303/14 - VIAJANDO: Noticias
304/14 - Valor, pl Noticias
305/14 - VIAJANDO: Noticias
306/14 - Argentina Noticias
307/14 - "El capit Noticias
308/14 - Argentina Noticias
309/14 - 21-M: Org Noticias
310/14 - Los zapat Noticias
311/14 - Chile - S Noticias
312/14 - VIAJANDO: Noticias
313/14 - China: el Noticias
314/14 - Ucrania / Noticias
315/13 - Argentina Noticias
316/14 - Los nuevo Noticias
317/14 - El máximo Noticias
318/14 - Rusia y C Noticias
319/14 - Ucrania c Noticias
320/14 - A geograf Noticias
321/14 - Argentina Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16355     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 303/14 - VIAJANDO: El ferrocarril paraguayo, una pieza de museo
Fecha:Lunes, 5 de Mayo, 2014  22:05:41 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 303/14
 

 

El ferrocarril paraguayo, una pieza de museo

 

 

 

 En el Paraguay, las iniciativas del primer ferrocarril datan de 1854, durante la presidencia de Carlos Antonio López, quien contratara a unos ingenieros ingleses que tuvieron a su cargo la realización de los estudios y construcción de la primera línea ferroviaria desde Asunción hasta Paraguari, un tramo de setenta y dos kilómetros. El desmonte, terraplenado y tendido de vías fue realizado por los soldados del ejército paraguayo, mientras que los rieles, locomotoras, vagones, asientos y accesorios para las estaciones, le fueron encargados a la firma británica BLYTH.

Y recién el 14 de junio de 1861 con la locomotora “Paraguay” se hizo el primer paseo en el ramal urbano desde la estación Central de Asunción, originariamente denominada “San Francisco” hasta Trinidad, para seis meses después llegar hasta la ciudad de Luque, siendo el sexto país sudamericano que contó con un ferrocarril a vapor, después de la Guayana Británica, Perú, Chile, Brasil y Argentina.

 

 

 

 

 

Esta locomotora corrió el primer tren hasta Trinidad el 21 de octubre de 1861

durante el gobierno de Don Carlos Antonio López.

Fue entregada al Superior Gobierno de la Nación por el F.C.C.P. (Ferro Carril Central del Parauay),

el 21 de octubre de 1948

 

 

La extensión tuvo lugar el 25 de diciembre y, según una crónica del periódico El Semanario, constituyó un motivo de festejo: “Las locomotivas han estado funcionando desde las cinco de la mañana hasta las doce de la noche, habiendo habido precisión de enganchar trenes extraordinarios para poder conducir la muchedumbre que acudía no solamente a Luque sino al punto intermedio de Trinidad. En Luque hubo juego de sortija, baile y mascaradas, y en Trinidad una gran corrida de toros”.

Al promediar 1862, las vías se extendieron hasta la población de Areguá, y en 1863 se inauguró el edificio de la estación “San Francisco”, obra del arquitecto inglés Alonso Taylor apodado “Picapedrero”, quien llegara desde Europa con el fin específico de encargarse de la construcción de la estación y del palacio de Gobierno. Y el 24 de julio se realizó un gran baile en el salón principal ofrecido por los jefes y oficiales en festejo del cumpleaños del presidente de la República.

 

 

 

Estación “San Francisco” (luego Estación Central), inaugurada en 1863

 

 

 

 

 

Andén principal de la Estación Central

 

 

Ya durante la presidencia de Francisco Solano López, hijo de Carlos Antonio López, en el mes de mayo de 1864 fue habilitado el tramo hasta Ypacarai, y en agosto, hasta Paraguarí, última estación construida antes de la guerra de la Triple Alianza.

En 1865 se suspendió el servicio debido a la guerra y el edificio de la Estación Central fue convertido en hospital de sangre. En 1869 el ejército paraguayo desmanteló las vías del ferrocarril que habían quedado destruidas, y los vagones y locomotoras fueron trasladados a Buenos Aires por el ejército argentino.

En 1870, finalizada la Guerra de la Triple Alianza, justamente conocida como de la Triple Infamia, en la cual Argentina, Uruguay y Brasil destruyeron a un país que venía teniendo un importante avance político y económico, el gobierno del Brasil reparó varios tramos y maquinarias, facturando unos veinte mil dólares al gobierno paraguayo, momento a partir del cual el servicio ferroviario comenzó a funcionar precariamente. Y estos infortunios obligaron al gobierno a vender el ferrocarril en 1876 a Luis Patri, ganadero italiano que en ese momento era uno de los capitalistas más rico del Paraguay, para poder pagar la deuda pública.

En 1886 el gobierno de Bernardino Caballero había recuperado el ferrocarril para el estado paraguayo, prosiguiéndose las obras desde Paraguarí hasta Villarrica, incluyendo la compra de más locomotoras y vagones de pasajeros y cargas. Pero en 1887, se autorizó la venta del tramo Asunción-Villarrica, negociaciones que culminaron con la formación de la sociedad “The Paraguay Central Railway Co”.

Entre los años 1887 y 1894 se extendió la línea hasta el río Pirapó y se terminó la construcción de los talleres Sapucai.

 

 

La locomotora “Paraguay” que fuera reparada en los talleres “Sapucai

 

 

En el año 1907 el gobierno paraguayo renunció a sus acciones preferenciales y la compañía inglesa quedó como única propietaria, para luego, en el año 1909, el estadounidense Percival Farquhar adquiriera casi la totalidad del P.C.R.C.

En 1910 el gobierno argentino por intermedio del Ferrocarril Nordeste Argentino, suscribió acciones ordinarias para la prosecución de la construcción de la línea Pirapó-Pacú Cúa-Encarnación, para que empalmara con la ciudad argentina de Posadas, mediante el servicio de Ferry Boat, inaugurado en 1913. Y desde entonces continuó expandiéndose la red hasta llegar en 1919 a Fox de Yguazú.

 

En 1951 el gobierno intervino el ferrocarril por las deficiencias técnicas y de servicio con el objeto de mejorar el sistema y en 1959 la empresa lo paralizó por lo que el gobierno obligó a la compañía a mantenerlo haciéndose cargo del déficit presupuestario.

En 1961, el gobierno paraguayo compró el Ferrocarril y todos sus bienes en doscientas mil libras esterlinas a veinte años de plazo y sin interés. El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones se hizo cargo de la administración de la empresa formando luego un ente autárquico con personería jurídica.

En 1961 el ferrocarril paraguayo fue re-estatizado

 

 

Pero los años ’90, como para el resto de América Latina, fueron mortales para los ferrocarriles paraguayos, dejando de funcionar como servicio suburbano de pasajeros en 1999 siendo sus últimos clientes los estudiantes de los colegios tradicionales capitalinos.

En el año 2000 se promulgó una ley que declaró al Ferrocarril Central del Paraguay Carlos Antonio López (FCPCAL) entidad pública sujeta a reforma y transformación siendo así intervenido el ente de dicho servicio; y en 2002, el gobierno de la República del Paraguay, presidido por el entonces mandatario Luis González Macchi, promulgó un decreto que estableció la creación de la Compañía Ferrocarriles del Paraguay S. A. regida por las normas pertinentes al derecho privado, siendo el principal accionista con miras a su privatización por alguna empresa interesada. En ese lapso fueron indemnizados cerca de seiscientos empleados, y sólo recontratados ochenta y cinco, quedando la compañía con un activo cero.

A partir de 2005, se presentaron proyectos de reactivación por parte de empresas británicas pero sólo para servicios turísticos o de cargas y fletes. Todo lo demás, pasó a ser pieza de museo. Y así fue que nos encontramos con el Museo de la Estación Central del Ferrocarril Carlos Antonio López, donde el propio edificio constituía un atractivo patrimonio arquitectónico, uno de los emblemáticos de la capital paraguaya.

 

Edificio de la Estación Central de Asunción, convertido en museo ferroviario

 

 

A la entrada del museo nos encontramos, en el inicio de los andenes, con la locomotora “Paraguay”, principal reliquia en muy buen estado de conservación.

 

Locomotora “Paraguay” principal reliquia

del Museo de la Estación Central del Ferrocarril Carlos Antonio López

 

 

Y al ingresar a las salas pudimos ver tanto documentos relacionados con aspectos técnicos y de contabilidad como planos originales de las vías desde Asunción hasta el Ferry Boat de Encarnación, hechos sobre tela y cartulina. Junto a ellos había una caja fuerte de hierro a prueba de fuego fabricada en Londres especialmente para el Ferro Carril Central del Paraguay, y un par de catálogos fotográficos de las locomotoras y vagones. También había relojes de pared retirados de distintas estaciones del interior, faroles de iluminación, ficheros del personal, boletos, marcadores de kilometrajes, telégrafos, campanas, y otros elementos necesarios para el normal funcionamiento de la época, así como otros relativos a las comodidades dentro de los vagones.

 

El telégrafo se expandió en relación directa con el trazado de los ferrocarriles

 

 

Campana de locomotora, utilizada para avisar a los transeúntes o animales que caminan por la vía

que el tren está en movimiento

 

 

Campana de bronce, utilizada en las estaciones para anunciar la partida del tren

 

 

Asientos de segunda clase hechos totalmente en madera

 

 

Asientos de primera clase, con un buen tapizado

 

 

Juego de sillas y sillón, originales del vagón presidencial del año 1910

 

 

Una vez recorridas las salas, subimos a los vagones

 

 

En la sala de estar presidencial

 

 

Salón comedor

 

 

Cama de la habitación presidencial

 

 

Cómoda de la habitación presidencial

 

 

Cucheta de uno de los camarotes

 

 

Amplio baño con todas las comodidades

 

 

Y con ducha a bordo

 

 

La historia del ferrocarril paraguayo no fue muy diferente a la del resto de los países de América Latina, salvo por los avatares de la guerra. Su origen tuvo lugar a mitad del siglo XIX, momento en que Inglaterra ejercía un completo dominio sobre la región, requiriendo de una rápida y segura carga de materias primas para sus industrias que se encontraban en plena expansión. Pero cien años después, cuando el poder británico fue reemplazado por el norteamericano, que con sus negocios petroleros hicieron primar el desarrollo del automotor, los sistemas ferroviarios de las periferias fueron quedando relegados, dejando gran cantidad de trabajadores en la calle y pueblos enteros sin posibilidades de subsistir.

 

 

Ana María Liberali

 

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!