Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16032 al 16051 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH Pedro Cu
=?UTF-8?Q?Ucr=C3=A =?UTF-8?
295/14 - Smart Cit Noticias
296/14 - En Argent Noticias
297/14 - El derech Noticias
298/14 - Brasil: Noticias
299/14 - VIAJANDO: Noticias
300/14 - 2da. CIRC Noticias
301/14 - El retorn Noticias
302/14 - Smart Cit Noticias
303/14 - VIAJANDO: Noticias
304/14 - Valor, pl Noticias
305/14 - VIAJANDO: Noticias
306/14 - Argentina Noticias
307/14 - "El capit Noticias
308/14 - Argentina Noticias
309/14 - 21-M: Org Noticias
310/14 - Los zapat Noticias
311/14 - Chile - S Noticias
312/14 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16357     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 305/14 - VIAJANDO: Los indígenas de la Plaza Uruguaya
Fecha:Jueves, 8 de Mayo, 2014  12:58:00 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 305/14
 

 

Los indígenas de la Plaza Uruguaya

  

 

 Justo enfrente del Museo Ferroviario, cruzando la calle Eligio Ayala, se encontraba la Plaza Uruguaya, en pleno casco antiguo de La Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora Santa María de la Asunción, según su nombre oficial recibido en el acta de fundación fechada el 16 de setiembre de 1541, cuando fuera elevada a ciudad. Previamente había sido sólo un fuerte militar erigido con el mismo nombre el 15 de agosto de 1537 por Juan de Salazar de Espinosa, en territorio del pueblo Kario-Guaraní.

La antiguamente denominada plaza San Francisco, recibió el nombre de “Uruguaya” en 1885 en agradecimiento al gobierno uruguayo quien restituyera los trofeos de guerra obtenidos durante la Guerra de la Triple Alianza (1965-1970); por lo que además fuera colocada una estatua del General José Gervasio Artigas, héroe uruguayo, además de otras obras escultóricas en sus diferentes espacios.

Durante nuestra estada, setiembre de 2011, tiempos del presidente Fernando Lugo, la plaza estaba ocupada por indígenas que llevaban meses de acampe en reclamo por diferentes derechos, lo que había llevado a una gran controversia entre los distintos sectores de la sociedad, que apoyaban o atacaban a los que allí se manifestaban.

 

Acampe indígena en la Plaza Uruguaya, sobre la calle Eligio Ayala en el casco histórico de Asunción

 

 

Algunos de ellos reclamaban que se declarara en estado de emergencia indígena el departamento de Caaguazú, a trescientos kilómetros de Asunción; y el otro grupo, del departamento de Canindeyú, a cuatrocientos kilómetros de allí, la devolución de cuatro territorios ancestrales que habían sido ocupados por productores, algunos de los cuales eran de nacionalidad brasileña.

Los indígenas habían sido víctimas de la represión policial, recibiendo heridas de balas de goma y otras contusiones, por lo que la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas había emitido un comunicado rechazando y repudiando el actuar de los cascos azules en la manifestación realizada por la comunidad Ava Guaraní, liderada por el “clan Domínguez”. Según el gremio campesino “(…) la problemática indígena es un problema político-social y no se puede responder con medidas represivas al viejo estilo de los sucesivos gobiernos, incluyendo el de Lugo, por causa de la incapacidad de las autoridades pertinentes”.

Mientras tanto, Andrés Granje, Jefe de Prensa de la Municipalidad de Asunción, sentenciaba: “El hecho que los indígenas tengan que salir de sus tierras, abandonen su hábitat natural y vengan a la plaza Uruguaya o a cualquier otro espacio verde de la capital ya es un toque de atención y un primer fracaso de la política indigenista del gobierno, luego el que permanezcan tanto tiempo en estos lugares sin encontrar respuestas es aún un mayor fracaso, si sumamos a eso, las agresiones, los incidentes, los balines de goma que aplicaron para terminar con la manifestación que cerraba la calle Eligio Ayala en la esquina de la plaza Uruguaya, patentiza este fracaso y es la demostración de la nula capacidad para entender y dimensionar la gravedad del conflicto, la inoperancia de una administración que prometía terminar con las asimetrías sociales y solucionar los graves problemas estructurales que soportan estos grupos. Pensar que Fernando Lugo había prometido al asumir que entre las preocupaciones de sus 100 primeros días de gobierno estaba la solución del problema indígena, vamos por tres años de gobierno, más de la mitad del periodo y no se avizora que algo pueda cambiar, en sentido positivo, para los indígenas, entre tanto, continúa la degradación de esta gente. La postración denigra y envilece, los descendientes de la otrora altiva y orgullosa raza guaraní, vagan por nuestras urbes arrastrando sus miserias perdidos en la bruma de un presente sin alicientes, ni estímulos y un oscuro horizonte donde no se ve una luz de esperanza, en esta situación solamente les queda el camino del vicio y la perdición en la bebida y la prostitución de sus componentes más jóvenes. Cuando se critica el hecho que los indígenas ocupen la plaza Uruguaya, es principalmente porque ese es un espacio público que debe servir para el esparcimiento de los vecinos asuncenos y de los visitantes que llegan a la ciudad, no para vivienda de nadie, sean Aché Guaraní, alemanes o chinos. Luego sabemos que el mejor lugar donde ellos pueden estar y se sienten más cómodos son las zonas rurales, pues los bosques ya casi desaparecieron del entorno nacional, lamentablemente no tienen ninguna habilidad, oficio, profesión u ocupación que puedan realizar en las ciudades, creemos que es tarea del gobierno capacitarlos, educarlos en tareas agrícolas o en las ocupaciones que las parcialidades consideren adecuadas para poder auto sustentarse y progresar como grupos sin perder la esencia y los valores de su raza. En las urbes lo único que logran es degradarse cada día más, por eso creemos que la mejor forma de ayudarlos es brindando solidez a los asentamientos indígenas, proporcionándoles trabajo, atención sanitaria y educación, de tal forma que las siguientes generaciones de indígenas crezcan sanos, fuertes y educados es la única forma de generar también nuevos liderazgos en las étnicas con una visión más amplia que les permitan entender las complejidades del mundo moderno y puedan estas comunidades adentrarse en la modernidad sin perder las creencias y costumbres de sus etnias, que deben seguir siendo la fortaleza de la nación guaraní, en riesgo de perecer si persiste este peregrinar errante por las ciudades. ”

Por otra parte, el Gobierno Nacional acusaba a intelectuales, políticos y funcionarios de organizaciones no gubernamentales financiadas desde el exterior a alentar la ocupación de la Plaza Uruguaya y fomentar la inacción de los policías y fiscales que debían prevenir y castigar tal ocupación, afirmando que el artículo 32 de la Constitución Nacional establecía que “Las personas tienen derecho a reunirse y a manifestarse pacíficamente, sin armas y con fines lícitos, sin necesidad de permiso, así como el derecho a no ser obligadas a participar de tales actos. La ley sólo podrá reglamentar su ejercicio en lugares de tránsito público, en horarios determinados, preservando derechos de terceros y el orden público establecido en la ley”.

Y las autoridades municipales, que respondían al intendente Arnaldo Samaniego González, hacían referencia al artículo 12 de la Ley Orgánica Municipal que decía que los municipios tenían como función “la construcción, equipamiento, mantenimiento, limpieza y ornato de la infraestructura pública del municipio incluyendo… plazas y demás lugares públicos (…) la preservación y restauración del patrimonio cultural, arqueológico, histórico o artístico de sitios o lugares de valor ambiental o paisajístico (…) la reglamentación y control de las condiciones higiénicas de los locales y espacios de concurrencia pública”.

Mientras tanto, la editorial del diario paraguayo Vanguardia publicaba:

“La violencia es el camino equivocado en la búsqueda de la reparación del daño social. Repartir víveres y plata para evitar que los indígenas muestren su miseria y que desestabilicen a las autoridades del Instituto Paraguayo del Indígena (Indi) era una práctica muy común durante los gobiernos colorados. A tres años de gobierno de Fernando Lugo, todo continúa y se les sigue dando migajas en vez de proyectos para trabajar. Las ciudades están abarrotadas de indígenas que llegan a mendigar víveres y plata, prostituirse y drogarse, y lo peor, a cometer hechos delictivos que llegan hasta el asesinato. Cuando Fernando Lugo asumió la presidencia de la República prometió dignificar a los nativos para que ya no mendiguen en las calles pero en tres años de su gobierno, se sucedieron más de cuatro presidentes en el Indi sin que hasta ahora se hayan anunciado proyectos productivos que se implementen en las comunidades para sacarlas de la miseria. Es sumamente grave lo ocurrido días pasados en Itakyry donde indígenas invaden tierras y destruyen cultivos en una propiedad privada. Los invasores cuentan con el apoyo de Eudocia Lugo, prima hermana del presidente Fernando Lugo y de altos funcionarios del Indert (Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra). Lo peor es la actitud de la fiscal del caso, al afirmar que por ser indígenas el tema es mucho más delicado e incluso un desalojo sólo podría practicarse bajo condiciones muy especiales. A buen entendedor pocas palabras, es decir que los nativos tienen una especie de carta blanca para invadir y destruir cultivos. Nadie pretende desconocer aquí las grandes injusticias de las que han sido víctimas los indígenas paraguayos pero no debe ser esta la estrategia de reivindicar sus derechos. Es el gobierno el que, de una vez por todas, debe tomar en serio el drama de los indígenas pues insistir en el asistencialismo es un error y permitir la violación de la ley y del Estado de Derecho es peor aún. El Indi necesita un presidente que llegue con proyectos y que con los otros ministerios aterrice en las comunidades para iniciar la difícil tarea de revertir la mentalidad de los nativos, para que tomen conciencia de que solo con el trabajo se puede vivir dignamente.”

Con mucha propaganda se había anunciado la construcción de rejas en la Plaza Uruguaya tanto para evitar la ocupación por parte de grupos de protesta como para proteger la parte verde que era una de las más importantes de Asunción. Y que el costo, de unos ochocientos millones de guaraníes se cubriría con fondos de la Comisión del Bicentenario, y con una importante ayuda de la Municipalidad de Asunción. Por lo cual el jesuita Francisco de Paula Oliva, o Pa’i Oliva, como se lo apropiaba orgullosamente el pueblo paraguayo, hacía conocer su pensamiento en su blog sobre el cercado de la Plaza Uruguaya, que se haría supuestamente, para darle el aspecto que tenía en otros tiempos. Sin embargo, él consideraba que era simplemente para quitar de la vista a los indígenas cuya vida no era nada fácil y que se refugiaban allí para protestar por su triste suerte, ya que en el Paraguay no se acababa de dar solución al problema de los pueblos originarios. Y agregaba que cercando la Plaza Uruguaya no se solucionaría el problema humano, sino que simplemente se enviaría a los indígenas a otro lado.

Pero para Carlos Bazzano, la Plaza Uruguaya era mucho más significativa:

“Hoy es el símbolo de resistencia de los pueblos originarios y las organizaciones campesinas. Hoy, la Plaza Uruguaya sigue siendo el desvarío de los asuncenos como así también su cable a tierra. Cable a derecho a tierra. La tierra: el elemento fundamental para los que nacemos e irreversiblemente morimos en Paraguay. El problema de enrejar la plaza es un problema profundo… Alguna vez José Asunción Flores musicalizó uno de esos tantos poemas que dan pirí. Creó una obra que da pirí en el alma. Y en una de esas partes decía eso. Estoy seguro. Primero Flores sentía, luego pensaba, y luego hacía esas maravillas artísticas que solo él podía hacer. Más de una vez, José Trombón, el músico comunista se encontró de noche, en la Plaza Uruguaya con un gran amigo, escritor popular, que se llamaba Manuel Ortiz Guerrero, más de una vez, en esa plaza, hablaron de arte, revolución y amor. Quizá por eso la Plaza Uruguaya era su desvarío. Manú creía al igual que Flores en esos tres elementos misteriosos, secretos esenciales de la vida y la muerte: arte, revolución y amor. Y creía de manera intensa. Entre tantas intensidades Manu creía en las ideas de Barrett y tenía más de un poema que hacía alusión al anarquismo. José y Manú fueron grandes amigos, intensos, y creían en una redención social profunda. Amaban al Paraguay, y al Paraguay dedicaban sus expresiones artísticas. En eso pienso cuando escucho en mis fueros internos Plaza Uruguaya, mi desvarío, y ahora estoy desvariando, porque yo sé también que alguna vez el gran artista de la guitarra, ese señor al que llamaban Mangoré, cuando ya le era imposible continuar en Paraguay, hizo su gran despedida del país en esa plaza. Ahí leyó a amigos y amigas unos de los pocos poemas que se conocen de su autoría. Eligió misteriosamente esa plaza para su despedida. En realidad no hay mucho misterio, esa plaza, la Plaza Uruguaya tiene mucha historia, tiene su historia en épocas en que Paraguay luchó contra el imperio inglés materializado en la triple alianza entre Argentina, Brasil y Uruguay. Ahí, en esa plaza, existe una fuerza increíble, con las escenas más fuertes de esa época del país. Y esa plaza fue terminal de ferrocarril, y con el tiempo terminal de ómnibus. En su tiempo el ferrocarril fue el medio de comunicación más importante. Roa Bastos fue uno de los que graficó de manera más genial esa época, pero no solo él, sino también músicos, poetas, un mundo de sensaciones se revuelven en ese lugar relacionado al trabajo, la revuelta, el amor. La Plaza Uruguaya es uno de los mayores símbolos de Asunción, donde nacieron parejas, nacieron revueltas. El problema de enrejar la plaza es un problema profundo, ya que de fondo está estimulado por ideas políticas que buscan enrejar al Paraguay. A esta altura del campeonato ya muchos han de haber escrito sobre el tema. Se pretende, en cambio, que no sea vista la libre manifestación de compatriotas que expresan uno de los mayores problemas del país, que es el acceso a un derecho, a la tierra. Hace sólo unos años un medio escrito de comunicación se ganó el triste título de haber realizado el artículo más racista, al editorializar que los pueblos originarios –que acampaban en la Plaza Uruguaya- ensuciaban el paisaje asunceno. Lo terrible es que desde esa vez nace la propuesta de enrejar la plaza. Y hoy se materializa. La televisión se encargaba hace unos días –de manera larga y tendida- de cubrir la posición de un joven rubio, con cabeza rapada, que decía lo mismo. “Enrejen la plaza para que no vengan los indígenas y los campesinos”, decía el joven cabeza rapada. Qué estarían haciendo Flores y Manú al respecto. Qué estamos haciendo vos y yo al respecto. Por de pronto unos muchachos y muchachas se reúnen a las tardecitas a manifestarse en contra de enrejar la plaza. ¿Dónde? En la Plaza Uruguaya de nuestros desvaríos, en la Plaza Uruguaya nuestro cable a tierra.”

 

 

 

 

 

Ana María Liberali

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!