Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 16013 al 16032 
AsuntoAutor
282/14 - Brad de L Noticias
283/14 - Deuda púb Noticias
284/14 - Los futur Noticias
285/14 - La cotidi Noticias
286/14 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH Mario Ac
287/14 - VIAJANDO: Noticias
288/14 - PROGRAMA Noticias
CONVOCATORIA PUBLI Institut
Re: NoticiasdelCeH nubia di
Antropológicas Nro Antonio
289/14 - Argentina Noticias
290/14 - Colectivo Noticias
=?utf-8?Q?291/14_- Noticias
RE: NoticiasdelCeH Sonia Vi
292/14 - VIAJANDO: Noticias
293/14 - MANIFIEST Noticias
294/14 - Portugal Noticias
RE: NoticiasdelCeH BLEYAN,
Re: NoticiasdelCeH Pedro Cu
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16340     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 292/14 - VIAJANDO: En Buenos Aires por el Encuentro Humboldt
Fecha:Viernes, 25 de Abril, 2014  03:35:17 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 292/14
 

 

En Buenos Aires por el Encuentro Humboldt

 

Después de varias tareas llevadas a cabo en pro de dar presencia a la Geografía a través de investigaciones, docencia, publicaciones y cursos, los miembros del Centro de Estudios Alexander von Humboldt, nos vimos en la necesidad de organizar una reunión científica donde pudiéramos exponer nuestros pareceres y, a la vez, invitar a todos quienes quisieran acompañarnos. Fue así como a través de diferentes medios comenzamos a divulgar nuestra idea, y finalmente, entre los días 1ro. y 5 de noviembre de 1999 pudimos concretar en Buenos Aires, el Primer Encuentro Internacional Humboldt, bajo el lema “América Latina, 200 años después…”, en relación con la llegada de Alexander von Humboldt a nuestro continente.

La elección de Buenos Aires como primera sede había tenido que ver con que era el lugar de asiento del Centro Humboldt, y por lo tanto, supuestamente nos iba a resultar más sencilla su organización. Sin embargo, teníamos que tener en cuenta que se trataba de una gran urbe, y por lo tanto, sumamente complicada no sólo para compaginar las actividades académicas, sino en cuanto al trato hacia quienes procedieran de otros lugares, en especial desde el exterior. Nosotros no íbamos a ser sólo anfitriones del Encuentro, sino también de la ciudad.

Y fue así que unos días antes de comenzar el evento, al margen de las salidas de campo planificadas hacia determinados calles o barrios donde se presentaban localizaciones específicas como la avenida Belgrano con las mueblerías, la calle Libertad con las joyerías, Talcahuano con los instrumentos musicales y negocios de fotografía, Suipacha con las carteras y la avenida Warnes con los repuestos de autos, el barrio de Once donde había comercios mayoristas atendidos tanto por judíos como por árabes y coreanos, y al sector del Delta del Paraná, donde además de ver construcciones tanto de riqueza como de pobreza extrema, podían conocer una lancha banco, una lancha almacén…, tratamos en la medida de las posibilidades, llevar a algunos participantes a conocer ciertos lugares turísticamente emblemáticos.

 En muchos casos, a causa de los quehaceres propios de la organización, tuvimos que recurrir a la ayuda de quienes ya eran asiduos visitantes de Buenos Aires, como el caso de Ángel Bassols Batalla de México, quien se hospedó en un hotel sencillo de la avenida de Mayo, afirmando que estaba absolutamente enamorado de ese sector de la capital,  haciendo de cicerone para otros geógrafos que venían por primera vez.

Jean Bastié de Francia y David Robinson de Estados Unidos pudieron hacer visitas por cuenta propia, no sólo por ser grandes conocedores de la ciudad, sino por poder expresarse perfectamente en español. A Sergio Conti de Italia, lo ayudaba su compañera española, pero Witold Wylczinski quien sólo hablaba polaco o inglés siempre salía acompañado de un participante peruano que le hacía de intérprete.

Sin embargo, muchas veces, uno cree que entre latinoamericanos tenemos las mismas costumbres y hablamos el mismo idioma, pero no es así. Y justamente, se nos presentó una situación singular con la joven representante de Puerto Rico. Cuando ella llegó, lamentablemente ninguno podía acompañarla a hacer un city tour. Y ante mis disculpas, me dijo lo siguiente:

-“No se preocupe. Yo llamo un taxi, le pido que pase a cogerme por el hotel y que me lleve al puerto.”

-“¡Nooooooooooo!”, -le dije desesperadamente. “¡No digas eso en Argentina! Aquí coger significa fornicar.”

-“¡No le puedo creer!”, contestó confundida.

- “Además, quitáte gran parte del maquillaje porque esos ojos tan negros y esos labios tan rojos, aquí tienen una connotación diferente que en tu país.”

Poco después llegó una comitiva integrada por varios profesores de la Universidad de Chile y de la Católica, con cerca de doscientos alumnos, que junto con los argentinos y brasileños participaron de una reunión de estudiantes que habíamos organizado en un horario posterior a las sesiones centrales. Las demás delegaciones procedieron de Uruguay, Alemania y España.

El Encuentro se desarrolló en los salones del hotel Savoy, sobre la avenida Callao, a tres cuadras de la plaza de los Dos Congresos desde donde se contaba el kilómetro cero de las carreteras nacionales, zona céntrica que permitía desplazarse con facilidad hacia todas las direcciones.

Yo integré la mesa de apertura por ser Vicepresidenta del Centro Humboldt, junto con Juan Roberto Benítez quien era el Presidente y Omar Gejo, el Coordinador del Encuentro; y se sumaron los agregados culturales de las embajadas de Alemania y de Chile, quienes se destacaron en sus alocuciones.

Luego se le hizo entrega de una medalla de oro a la Prof. Elena Chiozza, Doctora Honoris Causa de la Universidad Nacional de Luján; y fueron nombrados miembros honorarios del Centro Humboldt, el Dr. Ángel Bassols Batalla, catedrático de la Universidad Nacional de México, y el Dr. Jean Bastié, presidente de la Sociedad Geográfica, entidad que fuera creada por Humboldt en el siglo XIX en París.

 

 

 

 

 

mso1C69

Prof. Dra. Elena Chiozza, de la Universidad Nacional de Luján

 

 

http://elistas.egrupos.net/lista/humboldt/archivo/indice/11501/msg/11753/cid/93BEB740EFA44EA9800ABE34B4AD0A7E@ANA

Dr. Ángel Bassols Batalla, de la Universidad Nacional de México

 

 

http://elistas.egrupos.net/lista/humboldt/archivo/indice/10839/msg/11093/cid/6929DC7CB21647F7B6C479ABAC4F17D5@ANA

Dr. Jean Bastié, de la Sociedad Geográfica de París 

 

 

Sentí una profunda emoción al ver semejante salón lleno y con gente parada en el fondo y los costados, y mi satisfacción continuó a lo largo de los demás días por el nivel de las conferencias, paneles y ponencias.

A lo largo del año, habíamos llevado adelante la iniciativa de fijar el Día del Geógrafo en nuestro país, y fue así que veníamos haciendo consultas a través de medios electrónicos a todos los integrantes de nuestra larga lista de Noticias del CeHu. Y durante el Encuentro se colocó una urna donde pudieran votar todos cuantos lo desearan, aunque no estuvieran inscriptos. La mayoría de los miembros del Centro habían sugerido el 16 de setiembre, día del nacimiento de Humboldt; y yo, particularmente, el 16 de julio, fecha en que arribara a América. Pero finalmente se impuso la propuesta de los profesores de la Universidad Nacional de la Plata, ampliamente apoyada por la mayor parte de los patagónicos, que fue el 22 de noviembre, día del fallecimiento del Perito Francisco Pascasio Moreno, que casualmente coincidió con el día de mi cumpleaños.

A partir de los paseos turísticos, algunos extranjeros se habían quedado con la idea de que en Buenos Aires todo era una maravilla. Y no nos creían que la marginalidad estaba presente en varios sectores de la ciudad, en especial en la zona sur. Así que junto con algún geógrafo porteño como guía, en remis se allegaron hasta Villa Riachuelo, una zona próxima al autódromo, donde no sólo las condiciones de pobreza eran muy extremas, sino paralelamente la accesibilidad muy complicada. Y justamente en ese lugar se quedó el auto donde iba, entre otros, Jean Bastié, quien como los demás tuvo que caminar entre el barro y la basura, hasta tanto les llegara un auxilio. Pero pese al contratiempo quedaron muy satisfechos por haber conocido la verdadera ciudad.

Finalizada la actividad formal, ya más relajados, llevamos a varios extranjeros a vivir la noche porteña, que a mi entender, era única en el mundo, a pesar de las limitaciones sufridas en los últimos años. No podían creer que fuéramos a cenar a las doce de la noche, y después ir a tomar unos tragos a San Telmo, donde a las dos de la madrugada las calles estaban llenas de gente, incluyendo familias con niños pequeños; y mucho menos que los fines de semana tanto allí como en otros barrios, se bailara hasta el amanecer.

Todo eso también lo consideraron aprendizaje, una geografía que no solía aparecer en los libros.

 

 

Ana María Liberali

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!