Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15993 al 16012 
AsuntoAutor
262/14 - Argentina Noticias
263/14 - Argentina Noticias
264/14 - VIAJANDO: Noticias
265/14 - Ecuador - Noticias
266/14 - Lectura s Noticias
267/14 - XVI ENCUE Noticias
268/14 - VISITE LA Noticias
269/14 - VIAJANDO: Noticias
270/14 - SE NECESI Noticias
271/14 - Duménil d Noticias
272/14 - Economia Noticias
273/14 - VIAJANDO: Noticias
274/14 - Europa, C Noticias
275/14 - Oligarcas Noticias
276/14 - "Geografí Noticias
277/14 - "Geografí Noticias
278/14 - La izquie Noticias
279/14 - EN HOMENA Noticias
280/14 - Argentina Noticias
281/14 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16316     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 273/14 - VIAJANDO: A Bahía Blanca por las Jornadas de Ge ografía Física
Fecha:Viernes, 18 de Abril, 2014  02:12:42 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 273/14

 

 

A Bahía Blanca por las Jornadas de Geografía Física

 

Entre los días 24 y 26 de abril de 1996 se realizaron en la ciudad de Bahía Blanca las Primeras Jornadas de Geografía Física. Eran organizadas por el Departamento de Geografía de la Universidad Nacional del Sur y asistieron tanto colegas de diversos lugares de Argentina como del exterior. En esa oportunidad presenté la ponencia “Economía, Ambiente y Salud en la Cuenca del Salado de la Provincia de Buenos Aires – Argentina”, que había preparado junto con Guillermo Velázquez, Adriana Dimarco, Andrea Mattiello y Elizabeth Ferrante, representando a las universidades nacionales de Mar del Plata y del Centro de la Provincia de Buenos Aires.

Además de escuchar las exposiciones, muy interesantes por cierto, un grupo de asistentes nos allegamos hasta el puerto de Ingeniero White, a sólo diez kilómetros de Bahía Blanca. A todos les impactó sentir en el aire los efectos de la contaminación que el polo petroquímico localizado en puerto Galván generaba sobre el pueblo, ver casas con paredes rajadas y aguas costeras absolutamente oscuras. Pero a mí, además de indignación e impotencia, me provocaba una enorme tristeza.

Ingeniero White, “Guaite” para los locales, era el pueblo donde habían nacido mis padres, y al que yo regresaba todos los años durante mi niñez y adolescencia tanto para visitar a mis parientes y amigos como para disfrutar de la pileta del club Puerto Comercial y de las playitas de puerto Galván. En esos tiempos las calles eran de tierra, gran parte de las casas continuaban siendo de madera o chapa, pero existía la posibilidad de crecer, fuera rápida o lentamente, por lo que todos tenían la esperanza de progresar. Tal como en el resto del país, había ascenso social.

Pero las cosas ya habían cambiado radicalmente. El puerto que había sido el motor del crecimiento y un verdadero crisol de razas, ya no generaba empleos porque los cereales eran cargados automáticamente y se requería de muy pocas personas que movieran grandes aparatos con tan solo una botonera. Los barcos que solían permanecer casi una semana, en pocas horas volvían a alta mar. Ya no había casi marineros y tampoco prostíbulos destinados a su presencia. Las cantinas que habían vivido un gran esplendor copiando a las del barrio de La Boca en Buenos Aires habían cerrado y la única que quedaba había perdido su encanto.

La gente estaba desanimada. No había trabajo, las promesas de las empresas no se habían cumplido, estaban pagando los costos ambientales, sociales y económicos de quienes exportaban las ganancias y ofrecían a cambio espejitos de colores. Muchos les habían creído y habían decidido sacrificar otros recursos, como la pesca, a cambio de trabajo para sus hijos. Bahía Blanca había llegado a alcanzar el segundo lugar en desempleo del país y el fantasma de la emigración, básicamente hacia Europa, merodeaba entre quienes ya habían vivido el exilio en carne propia. Se sentían estafados, sin el apoyo de los funcionarios ni de los medios, y hasta a veces atacados por algunos vecinos que a cambio de ciertas dádivas de bajo costo, dejaban comprar sus ideas a los grandes empresarios.

Al margen de todo lo que en teoría se había expuesto en las Jornadas, el más claro ejemplo de la relación entre los intereses político-económicos en detrimento de la salud ambiental lo teníamos allí, ante nuestros ojos; pero desde los centros académicos no estábamos haciendo lo suficiente.

 

 

Ana María Liberali

 

 

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!