Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15953 al 15972 
AsuntoAutor
229/14 - Por qué l Noticias
230/14 - CONFERENC Noticias
231/14 - VIAJANDO: Noticias
INVITACION AL II C Yuri San
VIII CIOTE-Cusco Zariel I
232/14 - Colombia Noticias
233/14 - REVISTA L Noticias
234/14 - VIAJANDO: Noticias
235/14 - Un sistem Noticias
RE: NoticiasdelCeH miguel a
RE: NoticiasdelCeH miguel a
236/14 - VIAJANDO: Noticias
Re: NoticiasdelCeH antoniol
237/14 - VIAJANDO: Noticias
238/14 - Declaraci Noticias
239/14 - Segunda G Noticias
240/14 - A atualid Noticias
241/14 - Argentina Noticias
242/14 - Argentina Noticias
243/14 - Argentina Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16277     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 237/14 - VIAJANDO: Caballito, ¿centro geográfico o geométrico de la ciudad de Buenos Aires?
Fecha:Viernes, 4 de Abril, 2014  22:39:47 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 237/14
 

 

Caballito, ¿centro geográfico o geométrico de la ciudad de Buenos Aires?

En abril de 1993, mientras me encontraba en el parque del Centenario cuidando a mi hijito Martín (2), que estaba en el arenero, apareció un grupo de personas con un guía barrial que les indicaba, a viva voz, que se encontraban en el centro geográfico de Buenos Aires.

Enseguida alguien se acercó y lo corrigió:

“El parque Centenario no es el centro geográfico de la ciudad. Es la estatua del Cid Campeador que está en las Diez Esquinas”, le dijo.

Las Diez Esquinas se encontraban a sólo siete cuadras de allí, en la intersección de las avenidas Honorio Pueyrredón, Díaz Vélez, Ángel Gallardo, San Martín, Gaona y la calle Martín de Gainza, lo que si bien no cambiaba demasiado las cosas, el dato había generado una discusión en la cual se sumaron otros vecinos.

Y yo, que hasta ese momento no había intervenido, pedí la palabra y di mi parecer:

“De lo que ustedes están hablando no es del ‘centro geográfico’ sino del ‘centro geométrico’, y éste no coincide con ninguno de los lugares que mencionan”, afirmé con mucha seguridad, lo que produjo un gran silencio después del cual pidieron que explicara a qué me estaba refiriendo. Entonces les comenté que las mediciones que se habían realizado uniendo los puntos extremos de la Capital Federal, habían dado como resultado el lote de la avenida Avellaneda número 1023, donde existía una placa sobre el frente de una casa que decía: “Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Dirección General de Catastro. En esta parcela 14, de la manzana 9, sección 45, circunscripción 7, se halla el centro geométrico de la ciudad”.

Sorprendidos por tanta precisión hubo quienes preguntaron cómo lo sabía, a lo que les respondí que yo me había criado exactamente a seis cuadras equidistantes entre el sitio de la placa y el del Cid, y que durante mi adolescencia había pasado por allí casi todos los días en el camino entre mi casa y el club Ferrocarril Oeste, donde practicaba voleibol y ping-pong.

Algunos decidieron ir a verificar la información que les había dado, caminando las doce cuadras que los separaban de la avenida Avellaneda intersección con la calle Dr. Nicolás Repetto; mientras que los más, permanecieron junto al guía quien continuó con su exposición acerca de la historia del barrio.

Inicialmente comentó que los primeros datos históricos sobre la zona se remontaban a los títulos entregados por el gobernador Hernandarias a comienzos del siglo XVII, repartiendo diversos terrenos a los capitanes Pedro Hurtado de Mendoza, Diego de Trigueros y Domingo Griveo, al regidor Juan de Vergara y a Bernardo de León, quienes probablemente jamás los hubieran siquiera visitado; pero que hacia el siglo XVIII, dichas tierras se encontraban trabajadas por esclavos negros que cultivaban productos frutales, existiendo además, algunos hornos de ladrillos. Y que recién a partir del siglo XIX habían tomado importancia, a partir de la expansión del casco fundacional de la ciudad, ya que las clases altas porteñas localizaron allí sus lujosas quintas de descanso, a lo largo del antiguo Camino Real del Oeste que posteriormente se convirtiera en la avenida Rivadavia. Y justamente en su intersección con el “Camino del Polvorín”, a posteriori calle Emilio Mitre, fue que en 1804, el inmigrante genovés Nicolás Vila, abriera la pulpería conocida como “del Caballito”, por su veleta con forma de ese animal. Y que en 1857, con la llegada del ferrocarril que partía desde la plaza Lavalle y llegaba hasta Floresta, se le puso el nombre de Caballito a la estación del lugar. También hizo referencia a que con las corrientes migratorias que arribaron desde Europa a partir de 1880 había aumentado la densidad, desapareciendo las quintas que fueron loteadas como terrenos para edificar; pero que la mayor consolidación se había logrado a partir de la inauguración del subte de la Compañía Anglo-Argentina, que llegó a la plaza Primera Junta en 1914, quedando así conectada con la plaza de Mayo y microcentro de la ciudad en menos de media hora. Y agregó que a principios del siglo XX, Caballito se había transformado en un barrio fundamentalmente residencial de clase media y clase media alta.

Mientras el hombre hablaba yo iba reconociendo y rememorando mis vivencias en cada uno de los sitios, que los sentía como profundamente míos. Evidentemente la calle Bernal, de tan sólo una cuadra, donde me había criado y donde aún vivían mis padres, conservaba el empedrado producto de haber sido, sin duda, la entrada de alguna quinta, tal cual los muchos otros pasajes de los alrededores.

Ya desde 1889 había existido el Mercado del Progreso, frente a la plaza seca de Primera Junta, donde iba con mi mamá a hacer las principales compras. En 1927 se había creado la plaza Irlanda, donde me hamacaba y daba vueltas en la calesita; y en 1928, el parque Rivadavia, en la quinta perteneciente a Ambrosio Plácido Lezica, donde intercambiaba estampillas y compraba libros usados.

En 1910, se había inaugurado el parque del Centenario, en lo que había sabido ser la quinta de Piñero, lugar donde en esos momentos llevaba a mis hijos a recrearse pero que había sido también el lugar donde me encontraba con mi primer noviecito a la salida del colegio Divino Rostro que continuaba funcionando justo enfrente. También a la vera del Parque estaba el Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”, donde me rateaba durante las horas de Matemática de la escuela secundaria, y que en la etapa universitaria fuera a visitar las salas de Ictiología para aprobar Oceanografía. También el hospital Durand, donde me llevaban a vacunar y yo recurría con mis hijos en caso de alguna emergencia.

Luego enumeró las principales iglesias. La Basílica Nuestra Señora de los Buenos Aires donde tomé la Primera Comunión, la Parroquia Santa Julia donde asistí a casamientos de mis amigos, la Parroquia Nuestra Señora de los Dolores donde bauticé a algunos de mis hijos, la Parroquia Nuestra Señora de Caacupé, donde los llevé a catecismo… En minutos, un torbellino de lugares habían pasado por mi mente.

 

 

 

 

 

Martín en el arenero del parque del Centenario, en el barrio de Caballito

 

 

 

Después de haber sido durante gran parte de su historia una periferia de Buenos Aires, Caballito había quedado comprendido entre las avenidas Juan B. Justo, San Martín, Ángel Gallardo, calle Río de Janeiro, avenidas Rivadavia, La Plata, Directorio, la calle Curapaligüe y la avenida Tte. Gral. Donato Álvarez, siendo sus límites los barrios de Villa Crespo al norte, Almagro y Boedo al este, Parque Chacabuco al sur, y Flores y Villa Mitre al oeste, por lo que era popularmente considerado como el corazón de la ciudad. Sin embargo, a mi entender, eso no le conferiría el título de “centro geográfico”, considerando tal al que tuviere las mejores condiciones en tiempo y costos para desplazarse hacia los demás sitios de la ciudad. Y en ese caso, me inclinaba por la zona del Obelisco, en la intersección de las avenidas 9 de Julio y Corrientes, donde la convergencia de varias líneas de subterráneos y su conexión con las estaciones ferroviarias y varias líneas de colectivos, permitirían un mayor desplazamiento no sólo hacia los extremos del límite político de la ciudad, sino también del Conurbano Bonaerense.

Pero independientemente de que se tratara del centro geográfico o del centro geométrico de la ciudad de Buenos Aires, caí en la cuenta de que Caballito había sido durante casi cuarenta años, el centro de mi vida.

 

 

Ana María Liberali

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!