Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15921 al 15940 
AsuntoAutor
199/14 - Rusia 1 - Noticias
200/14 - CONFERENC Noticias
201/14 - ¿Un nuevo Noticias
202/14 - La "cuest Noticias
203/14 - Quiebro e Noticias
204/14 - Putin re Noticias
205/14 - Dilema sh Noticias
206/14 - Sanciones Noticias
207/14 - 1914-2014 Noticias
208/14 - VIAJANDO: Noticias
209/14 - La realid Noticias
210/14 - EL GOLPE Noticias
211/14 - Argentina Noticias
212/14 - Buenos Ai Noticias
213/14 - Argentina Noticias
214/14 - "A ver, a Noticias
215/14 - Sobre la Noticias
Carta del Subcoman Pablo Ma
216/14 - La guerra Noticias
217/14 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16242     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 209/14 - La realidad no se puede ocultar
Fecha:Domingo, 23 de Marzo, 2014  19:30:18 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 209/14
 
 

La realidad no se puede ocultar

 

“No porque el mundo crea en una mentira se convierte en verdad”

Anónimo

 

                                                                         

Alfredo César Dachary

 

 

Cuando comienza la guerra fría entre los dos bloques antagónicos, el este y el oeste, más que una diferencia de fondo de sistemas había una diferencia de intereses, un proceso que duró casi medio siglo y que hoy comienza a resurgir, aunque en una coyuntura diferente.

A fines de la segunda guerra mundial, Estados Unidos era el país vencedor, el país hegemónico y el líder natural del capitalismo con epicentro en occidente, el encargado de cuidar por los valores del eurocentrismo, esa ideología que ponía a estos países en el centro de la historia, como los triunfadores naturales de una contienda eterna.

Al comenzar la guerra fría, Estados Unidos rescató lo más importante de la derrotada Alemania, algo en que fue líder, creador y promotor: la propaganda, instrumento que servía para crucificar a unos y engrandecer a otros, siempre con un mismo árbitro que no podía ser calificado porque encarnaba la verdad absoluta.

Así se habló del lavado de cerebros, que se hacía en la URSS a la gente y a otros actores no integrados al régimen, y la propaganda se acompañaba de entrevistas o descubrimientos sobre estos “perversos mecanismos de convencer a la gente de algo con lo que no estaban de acuerdo”.

Esta propaganda se hacía a tres niveles: al interior de la sociedad norteamericana, en momentos en que la población negra no tenía derechos civiles y los inmigrantes eran considerados población de segunda; hacia los países aliados para concientizarlos de lo que era el enemigo y hacia los países en conflicto a través de una larga cadena de radios, que se llamaban según sea el país al que se dirigía con el adjetivo libertad.

Ha pasado medio siglo y la situación ha cambiado. La hegemonía única del pasado comienza a ser compartida, el modelo cada vez genera más crisis interna y los países ricos ya tienen una larga cola de pobres; la famosa libertad ya está en duda desde Guantánamo como cárcel de destrucción de personas a los grandes aliados, los sistemas menos democráticos como Arabia Saudita, Qatar, Dubái, Singapur y una larga lista de países “amigos”, mientras hay interés. La paz está en entredicho luego de la invasión a dos países y la destrucción de su estructura económica, social y hasta sus museos, como fue en Irak y luego en un país muy pobre como Afganistán, que pese a la invasión, sigue siendo el primer productor de heroína.

Esa situación de competencia ha hecho regresar al otrora país poderoso a sentirse amenazado por una realidad irreversible, el ciclo de los imperios, una experiencia que tiene junto a su principal aliado, Gran Bretaña, cuya hegemonía duró muy poco y el imperio se comenzó a despedazar desde la primera guerra mundial.

Los ingleses lo aceptaron y no perdieron la forma, suficiente con el fondo, pero como buenos transformadores de la realidad hicieron el nuevo mapa del mundo inventando países y sembrado futuras guerras, que comienzan a estallar en el siglo XX. Dejan colonias y erigen una red de bancos off shore, con epicentro en Londres, en la City, lugar con regulación propia al servicio de éste, su nuevo imperio invisible.

Hoy el mundo está intercomunicado en todas las direcciones; es posible ver los periódicos y revistas de todo el mundo y con ello nos sentimos más libres, aunque a veces desconocemos que la información para estas miles de revistas, páginas de internet, diarios, libros y otras formas de comunicación están centradas en un manojo de agencias dominadas por los mismos que controlan el sistema, salvo honrosas excepciones, que son también una minoría.

Esta forma de tener información controlada es la versión ampliada a nivel global del lavado de cerebros; hoy el ciudadano aspira a comprar y no a ejercer, la sociedad de consumo le ofrece cuotas cortas de felicidad y le retira otras largas de libertad, pero en la simulación el acto es una promesa de futuro.

Así llegamos a la sociedad dominada por los medios, que en segundos socializan la noticia que les conviene y con ella condenan a algún Estado o grupo o absuelven al que atentó contra la sociedad, porque lo hizo en nombre de la “libertad”.

Estamos tan sobre comunicados como para poder ocultar cualquier verdad en un mundo que presume ser transparente, salvo las noticias que no pueden serlo porque son mensajes que uno debe procesar o acumular para hacernos a la idea de algo o una situación.

En Europa, la cuna del “Estado del bienestar” la situación es peor pese a que tiene a sus espaldas una pesada historia de dogmatismos e imposiciones, no sólo respecto a los países que colonizó, sino también entre los propios europeos y hoy  lo vemos con la conversión informal del sur de Europa en una semicolonia de Alemania y la Troika, según palabras de Antoni Aguiló, filosofo y politólogo español, miembro del equipo de investigación que dirige Boaventura de Sousa Santos desde la Universidad de Coímbra.

La democracia, los derechos humanos y el Estado de derecho, entre otros dispositivos que Occidente se jactó de inventar y llevar al resto del mundo, son objeto de una crisis galopante en buena parte de Europa que revela que a menudo las hermosas palabras desempeñan un papel funcional a la corrupción. La represión, el elitismo, la pobreza, el miedo y la desigualdad son hoy la cotidianidad como sostiene este miembro de un proyecto de vanguardia denominado Alice, en referencia a los espejos de “Alicia en el país de las maravillas” y lo que reflejan cada uno de ellos: el aumento de la criminalización de la protesta social en España, los desahucios, el paro que no cesa, el subempleo, los suicidios, las agresiones a las políticas sociales y la brecha creciente entre ciudadanos y políticos. Está inspirado en la Alicia de Lewis Carroll, un personaje que resuelve enfrentar las maravillas de otros mundos, distanciándose de lo convencional para dejarse llevar por la curiosidad y la imaginación.

Europa tiene a sus espaldas una pesada historia de dogmatismos e imposiciones, no sólo respecto a los países que colonizó, sino también entre los propios europeos. 

Hoy estamos frente a unos espejos que nos hablan de una realidad y atrás otra parecida pero aparece, ¿qué está ocurriendo?

El domingo 16 de marzo fue el referéndum de los pobladores de la provincia de Crimea, mayoritariamente ruso hablantes, para integrarse a Rusia, luego del golpe de Estado promovido por occidente y  ejecutado por un grupo neonazi que hoy controla parte del gobierno.

El mismo día comienza un proceso similar en Venecia para  establecer  la República de Venecia y salir de la situación deprimente que vive la región que pretende separarse de Italia, pero también salirse de la Unión Europea para seguir como el resto de los países del sur bajo la dictadura de la Troika, y además salirse de la OTAN, para no formar parte de la comparsa que lidera Estados Unidos en favor de la “libertad y la democracia”.

Mientras todo el mundo está siguiendo intensamente el referéndum sobre la separación de Crimea, en Venecia también se decide si se independizan del resto del país, proceso que  comenzó el 16 de marzo y durará 5 días.

La decisión de organizar un referéndum sobre la separación de Italia fue tomada en la región italiana del Véneto en el año 2006. Esta región está formada por la propia Venecia y seis provincias más, incluyendo Padua y Verona, y su posición coincide con otras similares en Europa como son los casos de Escocia que se quiere separar del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y de Cataluña que busca salirse de España.

¿Por qué los medios nos engañan así? La razón no es difícil de encontrar, en Ucrania lo que desató la separación de Crimea fue un golpe de Estado, avalado por la Unión Europea y Estados Unidos, a fin de debilitar el poderío creciente de Rusia y sus alianzas económicas y militares.

Lo de Venecia es importante para Italia, uno de los países periféricos de Europa como Grecia, España y Portugal, los “países latinos”. Parece una burla del destino, los antiguos bárbaros, una parte importante hoy son los alemanes, quienes son los nuevos referentes y modelos a seguir. Los latinos que crearon las bases del Eurocentrismo y dirigieron la mayor parte de la conquista, hoy siguen a espaldas de la realidad o deben asumirse como la periferia de un sistema que los está sacando.

Estamos sobre comunicados, la información está controlada, la realidad está retocada, pero ellos siguen construyendo nuestros paisajes de vida y armando nuestros sueños y esperanzas, ¿una forma moderna de lavado de cerebros?

 

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx