Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15821 al 15840 
AsuntoAutor
105/14 - Escocia p Noticias
106/14 - Un gigant Noticias
107/14 - Entre los Noticias
108/14 - Crimea y Noticias
109/14 - LOGO XVI Alexande
110/14 - El poder Noticias
111/14 - A doença Noticias
112/14 - Nuevas vi Noticias
113/14 - VIAJANDO: Noticias
115/14 - Alemania Noticias
114/14 - Las guerr Noticias
116/14 - España - Noticias
Circular EGAL 2015 Pablo Ma
Movilidades desigu Pablo Ma
117/14 - El confli Noticias
118/14 - A ligação Noticias
119/14 - Guerras d Noticias
120/14 - Mejor no Noticias
121/14 - "Ocupació Noticias
122/14 - VIAJANDO: Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16151     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 122/14 - VIAJANDO: En Athina
Fecha:Viernes, 7 de Marzo, 2014  17:25:17 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 122/14
 
 

 En Athina

 

Salimos del hotel Odeon hacia la izquierda, por la avenida Pireos. El barrio carecía de buenos comentarios, porque supuestamente de noche pasaban “cosas raras”, que en general les endilgaban a los inmigrantes que lo habitaban.

 

 

 

Avenida Pireos

 

 

Caminamos unas cuantas cuadras con mucha tranquilidad, sin nadie que nos atosigara queriendo vendernos algo, ni con gente a los gritos por las calles. Yendo desde Istanbul, Athina nos hacía sentir como en casa. Todo nos resultaba más familiar, salvo el idioma, claro… Tanto la edificación como los comportamientos eran semejantes a alguna ciudad del interior de Argentina, o tal vez, más precisamente a Montevideo, porque el ritmo era mucho más lento que en Buenos Aires.

De pronto nos encontramos ante una enorme plaza, la Omonias o de la Concordia, la que se decía la más antigua de la ciudad, donde convergían las avenidas más importantes. Estaba rodeada de bares y puestos de comida rápida, así como de puestos de diarios y revistas, y también allí se concentraba una gran cantidad de hoteles. Al parecer era el centro de todos los males, sin embargo nosotros no vimos nada “fuera de lugar”, salvo a alguno porreando, sin molestar a nadie.

 

 

 

 

 

Hondos Center, importante tienda en la plaza Omonias

 

 

La presencia de puestos de diarios y revistas, así como las librerías y venta de libros en las calles, demostraban un cierto nivel de instrucción y de compromiso que no se vislumbraban en Istanbul.

 

 

 

Puestos de diarios y revistas, y teléfonos públicos

 

 

Disco de Andrea Bocelli y tapa con la caricatura de Jorge Luis Borges entre las revistas

 

 

Desde textos para niños hasta obras sobre el Che Guevara

 

 

Venta de libros en la calle

 

 

 

 

 

 

Avenida Athinas, que partía de la plaza Omonias

 

 

Avenida Stadiou desde la plaza Omonias

 

 

Taxis amarillos en el Centro de Athina

 

 

El país continuaba en una situación de crisis muy profunda que había comenzado unos años atrás, cuya consecuencia entre otras, era el cierre de comercios, incluso en las áreas céntricas. Y las manifestaciones de protesta se expresaban de diversas maneras, entre ellas a través de los grafitis.

 

 

Negocios cerrados por la crisis en galerías comerciales céntricas

 

 

Grafitis por todas partes y otro puesto de diarios y revistas…

 

 

Venta de billetes de lotería, un intento de salvarse de la crisis

 

 

Ya nos encontrábamos en la estación Panepistimio, que en español significaba “Universidad”.  Al finalizar la calle, sobre la avenida Eleftheriou Venizélou se encontraba la Universidad Nacional y Kapodistríaca de Atenas.

 

 

Estación Panepistimio (Universidad)

 

 

Y avanzamos por la peatonal A. D. Korai, donde los chorros de agua le daban un mejor aspecto al frío cemento.

 

 

Tras la fuente, el edificio de la Universidad Nacional de Atenas

 

 

Esa zona había sido en numerosas oportunidades sitio de represión a los estudiantes por parte de las fuerzas policiales, desde que comenzaran las manifestaciones a causa de la crisis, pero el lugar ya se había caracterizado históricamente por los movimientos estudiantiles. Justo en la esquina de la calle A. D. Korai con la avenida Eleftheriou Venizélou (calle Panepistimiou), sobre la pared de un edificio amarillo, se encontraba una placa que hacía referencia a las luchas que los miembros de la Unión Nacional de Estudiantes habían llevado a cabo a favor de la democratización de la educación y la cultura durante la década del sesenta.

 

 

 

Referencia a las luchas estudiantiles de los años 60

 

 

Muy cerca se encontraba la Academia Nacional de Ciencias, que operaba bajo la supervisión del Ministerio de Educación. Y junto con la Universidad y la Biblioteca Nacional se trataba de una arquitectura neoclásica de orden jónico con cobertura de mármol.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Academia Nacional de Ciencias

 

 

De los casi doce millones de habitantes del total de Grecia, la cuarta parte vivía en Atenas. La ciudad, que originariamente ocupaba una llanura de la península de Ática limitada al sur por el golfo Sarónico, al oeste por el monte Egaleo, al noroeste por el Parnés, al noreste por el Pentélico, y al este por el Imitós, se había expandido abarcando terrenos escarpados. Las colinas más importantes eran Licabeto, Acrópolis, Filopappos y Tourkovounia.

 

 

 

Levantando la vista divisamos el monte Licabeto, el más alto de la ciudad con 299 m.s.n.m.

 

 

Continuando por la avenida Eleftheriou Venizélou (Calle Panepistimiou) en la intersección con la calle Omirou, vimos un templo muy sencillo, que resultó ser la Catedral Católica Agios Dionysios Areopagitis.

 

 

Catedral Católica Agios Dionysios Areopagitis

 

 

Si bien, a pesar de la crisis se notaba una fuerte preminencia de clase media, en la misma vereda se podían ver los extremos socioeconómicos de la ciudad.

 

Hombre en situación extremadamente marginal en un barrio selecto

 

 

Zonar´s, Le Café d’Athenes, un lugar distinguido

 

 

Justo en la esquina de la avenida Eleftheriou Venizélou y la peatonal Voukourestiou, tal como en otros sectores de la ciudad, vendían choclos y castañas asadas, costumbre que también habíamos observado también en Istanbul.

 

Venta de choclos y castañas asadas en la calle

 

 

La peatonal Voukourestiou, en pleno barrio Kolonaki, uno de los más elegantes y lujosos de la ciudad, se caracterizaba por la presencia de modernos restoranes, famosas joyerías, boutiques de alta gama y tiendas de reconocidos diseñadores griegos.

 

Peatonal Voukourestiou

 

 

El barrio Kolonaki se extendía hasta el monte Licabeto

 

 

Distrito con gran cantidad de teatros de diferente estilo

 

 

Y a pocos pasos de allí se encontraba la estación Syntagma, en plena plaza homónima desde donde se tenía una vista panorámica del Parlamento.

 

 

Estación Syntagma, con la vista del Parlamento

 

 

El edificio ocupado por el Parlamento fue construido entre los años 1836 y 1842 como palacio para Otón, primer rey de Grecia. En el frente se encontraba la Tumba del Soldado Desconocido, custodiada día y noche por los “Evzoni”, dos guardias con un curioso uniforme tradicional.

 

El Parlamento, principal organismo de gobierno griego

 

 

La plaza Syntagma también era conocida como plaza de la Constitución, por haber sido el lugar en que el pueblo alzara su voz el 3 de setiembre de 1843, para ordenar al Rey Otón que aceptara la redacción de una constitución.

 

 

Plaza Syntagma o de la Constgitución, vista desde el Parlamento

 

 

Bajando por la escalinata de la plaza Syntagma

 

 

El Consejo de los Helenos o Parlamento Helénico se ha constituido como la institución democrática suprema, representando a los ciudadanos griegos a través de trecientos miembros elegidos por sufragio directo, universal, secreto y obligatorio, para un período de cuatro años.

Justamente por encontrarse frente al principal centro de poder, la plaza Syntagma se ha convertido en el epicentro de las protestas. Durante febrero de 2012, la plaza fue tapa de muchos periódicos del mundo cuando más de cien mil personas se congregaron mientras los legisladores, en una maratónica sesión, aprobaban un ajuste que recortaba salarios, pensiones y reducción de empleo público, a cambio de recibir un segundo rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Cines, cafés, tiendas y bancos fueron incendiados, violencia que se había propagado al resto del país, por la impotencia del pueblo ante las medidas propuestas por Lucas Papademos.

 

 

El Parlamento desde la plaza Syntagma

 

 

El Parlamento desde la fuente de la plaza Syntagma

 

 

Vista panorámica de la plaza Syntagma

 

 

En uno de los laterales de la plaza se encontraba el hotel Grand Bretagne, un lujoso edificio construido en 1842, que comenzara a funcionar como tal en 1874, lugar preferido por las grandes personalidades que visitaban Atenas.

 

Hotel Grand Bretagne

 

 

Pero en la plaza Syntagma no sólo se hacían protestas, sino también espectáculos culturales como conciertos, y hasta se filmaban novelas, como la que nos tocó ver durante nuestro paseo.

 

Filmación de una novela en la plaza Syntagma

 

 

También era el lugar de encuentro tanto de atenienses como de visitantes, ya que su localización era paso obligado para acceder a los lugares más emblemáticos de la ciudad.

Y para recobrar fuerzas con el fin de continuar conociendo Athina, decidimos tomar un café griego en la confitería de la plaza donde se reunían políticos e intelectuales.

 

 

 

 

En la confitería de la plaza Syntagma

 

 

Ellos llamaban “café griego” al que se preparaba en recipiente de cobre, sirviéndose con toda la borra, tal cual el “café turco” o “café armenio”. En realidad, se trataba de una costumbre de toda la región. Pero la gran diferencia era que en Turquía, en un lugar de buen nivel como el que nos encontrábamos, el café costaba tres liras turcas (unos doce pesos argentinos), mientras que allí pagamos tres euros con sesenta por cada uno (¡imposible de calcular en moneda nacional!). Venía acompañado con un dulcito, confitura semejante a las que habíamos probado en Turquía, ¡absolutamente empalagosas!

 

 

 

 

Café griego con confituras de la región

 

 

Allí permanecimos un rato disfrutando de la suave temperatura invernal,  haciendo algunas anotaciones y desplegando el mapa para decidir hacia dónde dirigir nuestros próximos pasos.

 

 

Ana María Liberali