Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15771 al 15790 
AsuntoAutor
Re: NoticiasdelCeH Maria Ed
Re: NoticiasdelCeH Nestor B
64/14 - Ucrania - Noticias
65/14 - Un conflic Noticias
66/14 - Ucrania y Noticias
Re: NoticiasdelCeH Jimena H
67/14 - Destruir l Noticias
68/14 - Retorno à Noticias
69/14 - La teoría Noticias
70/14 - "La políti Noticias
71/14 - "El proble Noticias
RE: Notici asdelCe Vicente
72/14 - La formaci Noticias
73/14 - La perifer Noticias
74/14 - É a estrut Noticias
75/14 - Brasil: O Noticias
76/14 - Especialis Noticias
77/14 - Rusia bajo Noticias
78/14 - ¿Está en r Noticias
79/14 - Las "Prima Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 16116     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 92/14 - VIAJANDO: Por las calles de Istanbul
Fecha:Jueves, 27 de Febrero, 2014  21:32:22 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 92/14
 

  

Por las calles de Istanbul

 

De los casi ochenta millones de habitantes estimados para Turquía en 2014, Istanbul contaba con catorce millones, cantidad de población semejante a la de Buenos Aires, y superando con creces a la de Ankara, la capital del país, que no llegaba a los cuatro millones y medio. Pero Istanbul no sólo se trataba de la ciudad más grande en población, sino también en superficie, economía, comercio y cultura, teniendo los principales puertos y contando con la mayor conexión aérea internacional.

“La Capital de los Imperios”, el Romano, el Bizantino y el Otomano, se ha destacado por conservar la impronta de todos ellos en la Península Histórica, situada entre el mar de Mármara y el “Cuerno de Oro”. Y justamente por allí deambulamos, sin tomar en cuenta necesariamente los atractivos sugeridos en las guías de turismo.

A pesar de encontrarnos en pleno invierno, la temperatura oscilaba entre los 10 y 15ºC, no había viento y estaba despejado. Ideal para caminar por las calles con un abrigo ligero y sin contratiempos.

 

DSCN1204

En las calles predominaba la presencia masculina

 

 

No teníamos rumbo fijo, sino que nos dejábamos llevar por la curiosidad de ver una y otra cosa, fueran edificios, comercios, o simplemente el observar las costumbres de la gente. Pero muchas veces, al detenernos, éramos blanco de quienes a cada paso ofrecían sus mercancías bajando los precios sin que nosotros siquiera lo hubiésemos solicitado.

 

DSCN1206

Cacharros de cobre desde la calle hasta el subsuelo

 

 

A pesar de que la gran mayoría de la población profesara el islamismo, Istanbul se ha caracterizado por su nivel de tolerancia hacia las demás minorías religiosas, como el caso de los judíos turcos.

 

 

DSCN1202

Una de las varias sinagogas de Istanbul

 

 

La ciudad contaba con importantes instituciones de nivel superior, de los cuales la Universidad de Estambul era considerada como la de mayor prestigio. Y si bien fue fundada en 1846 como Darülfünun (Casa de las Múltiples Ciencias), la Madraza (Escuela Teológica) que databa de 1453, era considerada su precursora. Diecisiete facultades se distribuían en cinco campus, era estatal, y asistían setenta mil estudiantes en 2014.

 

 

DSCN1203

Vista lateral de la İstanbul Üniversitesi

 

 

 

DSCN1207

Vista parcial del frente del edificio central de la İstanbul Üniversitesi

 

 

Frente a la Universidad se situaba una enorme plaza seca denominada Beyasit, donde había puestos de venta de comida, y de diarios y revistas. Antiguamente se la conocía como Farum Tauri, plaza de toros o plaza de Teodosio, que fue quien la mandó construir. Acabada la conquista de la ciudad, el Sultán Fatih construyó cerca su palacio y así el prestigio de la plaza continuó aumentando. En el siglo XVI la mayor parte de la plaza quedó ocupada por la mezquita Bezayit y su Külliye (complejo de edificios que rodea a una mezquita). Y en 1866, en el lugar que ocupara el antiguo palacio se construyó un cuartel militar, que pasó a manos de la Universidad de Estambul, una vez que la capital fue trasladada a Ankara.

 

DSCN1210

Grupo de mujeres atravesando la plaza Beyasit

 

 

DSCN1211

Del otro lado de la plaza Beyasit se encontraba el Museo Müdürlügü

 

 

DSCN1213

Jovencitas teniendo un almuerzo informal junto al museo Müdürlügü

 

 

DSCN1215

Parte posterior del museo Müdürlügü

 

 

Pese a la cantidad de venta informal que cubría gran parte de las veredas y otros espacios públicos, nos sorprendió la limpieza de la ciudad. Por otra parte, al margen de los niveles extremos, se podía ver un amplio sector de clase media, que no se vislumbraba solamente en la calidad de las prendas, sino fundamentalmente en el parque automotor, muy moderno y predominantemente europeo.

 

DSCN1214

Parque automotor moderno

 

 

Tomando la avenida Ordu Cd, vimos un cartel que hacía referencia a que en ese lugar se encontraban las Ruinas del Arco de Triunfo de Teodosio el Grande, quien había sido emperador de los romanos desde 347 a 395 d.C. Tanto el Arco de Triunfo como los edificios circundantes habían sido destruidos como resultado de las invasiones y terremotos ocurridos a partir del siglo V, mucho antes de la toma de Constantinopla por los turcos.

 

 

DSCN1216

Indicador bilingüe haciendo referencia a las Ruinas del Arco de Triunfo de Teodosio el Grande

 

 

DSCN1217

Piezas de mármol pertenecientes al Arco de Trinfo de Teodosio el Grande

 

 

DSCN1218

El Arco de Triunfo se encontraba al sudoeste del Foro de Teodosio en la plaza Beyasit

 

 

DSCN1219

Las ruinas no tenían ningún tipo de protección

 

 

DSCN1220

Vendedores y mendigos se instalaban sobre las ruinas romanas

 

 

A poco de allí se encontraba la mezquita de los Tulipanes (en turco Laleli Camii), que databa de 1763, en estilo barroco otomano, con un cuerpo ortogonal de rica variedad cromática y dos minaretes. Pero su belleza se veía opacada por la cantidad de locales comerciales que la circundaban, aunque esto ya había tenido lugar desde su origen, ya que fue construida en una terraza elevada sobre un mercado cuyos alquileres ayudaban a sufragar los gastos del complejo que la rodeaba.

 

 

 

DSCN1224

Mezquita de los Tulipanes rodeada de locales comerciales

 

 

Era sábado al mediodía y mucha gente regresaba a su casa luego de trabajar media jornada o de hacer compras, por eso se formaban largas filas para tomar los ómnibus, que eran modernos y confortables.

 

Copia de DSCN1225

Larga fila para tomar los ómnibus un sábado al mediodía

 

 

DSCN1227

Ómnibus de piso bajo con acceso para discapacitados motrices

 

 

Y tanto por la hora como por la larga caminata, nuestros estómagos reclamaron atención, por lo que salimos sólo media cuadra de la avenida, y entramos a un pequeño restorán autoservicio popular, fuera del circuito turístico. Estaba todo muy limpio y las comidas exhibidas bajo vidrio en grandes bandejas. Y como nadie entendía otro idioma que no fuera el turco, señalamos con el dedo lo que queríamos. Pedimos un plato de fideos cada uno, dos aguas minerales, y un postrecito de chocolate. Nos ubicamos en una de las cinco mesas que tenía el salón, y enseguida ingresaron algunos empleados de la zona y estudiantes universitarios. Con señas pedimos la cuenta y nos trajeron un papel donde estaba escrito el número 6. No sabíamos si se trataba de liras turcas o euros, pero debido a las particularidades de los demás comensales supusimos que era moneda local. Entonces Omar le hizo seña de que le cobrara el almuerzo de los dos. ¡Y ese era el precio total! Es decir, que pagamos 24$ argentinos, casi lo que costaba un café pequeño en el Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires. Y cuando ya nos estábamos por retirar, nos trajeron el ticket fiscal y una bandejita con dos tés turcos como atención de la casa.

 

DSCN1231

Omar tomando un té turco

 

 

Después de almorzar fuimos en taxi (taksi en turco) hasta la oficina de Metro Turizm a comprar los pasajes para ir por tierra a Grecia dos días después. La zona, unas cuantas cuadras hacia el oeste de la estación Aksaray, estaba repleta de empresas de turismo y hoteles, además de ser un centro comercial de importancia. Pero evidentemente los servicios no estaban destinados al turismo internacional sino al nacional, ya que hablaba algo de inglés sólo una empleada, quien nos mostró un minibús y nos repitió varias veces que debíamos estar sin falta el lunes a las cinco de la tarde porque el coche partiría a las seis en punto.

 

Copia de DSCN1233

Centro de comercio y servicios

 

 

Regresamos caminando y al llegar a Aksaray, en la intersección de Ordu Caddesi y Atatürk Bulvari, me detuve a observar la Mezquita de Pertevniyal Valide Sultan, también conocida como Mezquita de Aksaray Valide.

 

DSCN1234

Outlet en el barrio de Aksaray

 

 

DSCN1236

Mezquita de Pertevniyal Valide Sultan o de Aksaray Valide

 

 

DSCN1237

Mezquita Aksaray Valide, una de las últimas construidas durante el Imperio Otomano en 1871

 

 

DSCN1230

Combinaba estilos árabe, otomano, gótico, renacentista e Imperio

 

 

Y después de tomarle varias fotografías a la mezquita mientras se oía el llamado al rezo como un canto plañidero, pretendí retratar a una musulmana usando shayla. Pude tomarla de frente porque ella, muy atenta a su celular, no se percató; pero a través de la cámara visualicé a una gitana que estaba parando a los autos para limpiarles los parabrisas. Así que decidí también registrar ese hecho.

 

 

 

DSCN1239

Musulmana usando shayla y concentrada en su celular

 

 

La mujer no se había enterado porque utilicé mi teleobjetivo, pero el conductor, para evitar darle unas monedas, la puso al tanto de mi presencia señalándome con el dedo; y ella se me vino encima ofuscada queriendo pasarme el cepillo enjabonado por la cara. ¿Qué le iba a decir? ¿En qué idioma? No creía que fuera para tanto… Yo reconocía que había actuado sin su consentimiento, pero justamente ella no era quién para cuestionarme ya que actuaba de la misma manera con los automovilistas. Supongo que tenía una buena razón para pedirme más dinero que si me leyera la mano, pero en realidad, lo único que me importaba era que no me rompiera la cámara. Así que me hice la desentendida ante sus gritos y seguí mi camino con la suerte de que el semáforo justo me dio paso.

 

 

 

Copia de Copia de DSCN1238

Gitana limpiando parabrisas

 

 

Volví a detenerme en las vidrieras que exhibían alfombras lamentando no sólo no poder llevarlas, sino no tener dónde ponerlas en mi casa.

Turquía ha producido tradicionalmente, al igual que otros países de la región, alfombras de gran calidad y con diseños muy particulares, predominando las figuras geométricas, las flores y los animales. Prácticamente no existe diferencia entre las alfombras turcas y las persas, salvo en la forma de atar los nudos de terminación. Y aunque desde hace tiempo los telares hayan sido reemplazados por máquinas, las realizadas artesanalmente han seguido siendo muy cotizadas en todo el mundo. La confección de alfombras es antiquísima y surgió como medio para protegerse del frío pero desde fines del siglo XX han constituido un importante aporte en la balanza comercial turca.

 

DSCN1240

Las más hermosas alfombras que haya visto

 

 

DSCN1241

Textura, diseño y calidad inigualables

 

 

DSCN1242

Los diseños eran geométricos o florales y procedían de Anatolia

 

 

Muchas veredas estaban ocupadas por mercadería, no sólo exhibida por parte de vendedores ambulantes, sino como extensión de las propias vidrieras de los comercios.

 

DSCN1243

Mujer musulmana eligiendo prendas exhibidas en la vereda

 

 

Istanbul contaba con buenos medios de transporte en general y una serie de puentes que permitían evitar demoras en la intersección de las avenidas más transitadas.

 

 

DSCN1244

Avenida Mustafa Kemal Pasa Caddesi desde un puente

 

 

DSCN1245

Las luces comenzaban a encenderse porque a las dieciocho se hacía de noche

 

 

Si bien no era nuestra costumbre en Buenos Aires, cenamos muy temprano a causa de nuestro cansancio. Lo hicimos en el Historial Sar Restaurant donde nos atendió un mozo procedente de Calcuta que hablaba en español, y al saber que éramos argentinos hizo referencia a Maradona, Messi y Ortega.

Omar pidió Brokoli y yo Kasarli Köfte (albóndigas con queso cheddar, arroz y papas fritas). Si bien no acostumbro a pedir ese tipo de comida fuera de casa, ese era un plato típico turco, y como dijera el escritor estadounidense James Michener: “Si rechazas la comida, ignoras las costumbres, temes la religión y evitas la gente, mejor deberías quedarte en casa”.

 

Kasarli Köfte (albóndigas con queso cheddar, arroz y papas fritas)

 

 

Los dos menúes más dos bebidas costaron dieciséis libras turcas, unos sesenta y cuatro pesos argentinos. Y si bien era mucho más caro que el restorán al que habíamos ido al mediodía, seguía siendo más barato que en la Argentina a pesar del dólar blue y el treinta y cinco por ciento de recargo aplicado a las compras en el exterior durante el verano 2013-14.

Al traer la adición también nos convidaron con sendos tés turcos, y las propinas las depositaron en una alcancía común para ser repartida entre todos los empleados.

Salimos caminando por calles bastante oscuras con pendiente pronunciada en bajada, donde se nos cruzaba constantemente haciendo zig zag una mujer grande en estado de ebriedad y diciendo quién sabe qué… Luego se sumaron varios turistas, muchos de ellos mochileros. Y así llegamos al parque Kadirga.

En el trayecto habíamos pasado por varios bares en los que había solamente hombres jugando a las cartas, al backgammon o al ajedrez. Frente al parque estaba el Kadirga Cay Bahçesi, que significa “Jardín de Té Kadirga”, donde ingresamos. Allí también estaban jugando al backgammon y tampoco había mujeres, pero poco después entró alguna.

Omar pidió otro té turco y yo un café turco, que se prepara en un recipiente de cobre y se le deja la borra quedando asentada en el fondo de la taza. Yo acostumbraba a tomarlo tiempo atrás cuando dictaba clases en el colegio armenio Marie Manoogian de Buenos Aires; y luego mis alumnas leían la borra que se volcaba sobre el platillo invertido. Pero allí lo llamaban café armenio, porque “turco” era mala palabra debido al genocidio planeado por el gobierno de los Jóvenes Turcos en el Imperio Otomano entre 1915 y 1923.

Para regresar al hotel había que retomar dos o tres cuadras hacia arriba, luego subir por escalera hasta el primer piso, y recién el ascensor. Pero todo ya me parecía mucho más…, estaba agotada y lo único que pretendía era tirarme en la cama.

 

 

 

Las habitaciones tenían los nombres de diferentes ciudades turcas

 

 

Pero al entrar a la habitación y ver el reflejo de luces en la ventana, no pude resistir la tentación de asomarme al balcón y tomar fotografías del paisaje nocturno.

 

 

Mezquita de Sokollu Mehmet Pasa y luces de barcos en el mar de Mármara

 

 

DSCN1249

La famosa mezquita en primer plano

 

 

Y tratando de que se fijaran en mis pupilas esas hermosas imágenes, permanecí un largo rato afuera a pesar de que la temperatura ya había disminuido considerablemente.

 

 

Ana María Liberali