Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15571 al 15590 
AsuntoAutor
625/13 - El Gran H Noticias
626/13 - VIAJANDO: Noticias
627/13 - Lançament Noticias
628/13 - LA SUPUES Noticias
629/13 - PÁGINAS D Noticias
630/13 - invitaci Noticias
631/13 - Argentina Noticias
632/13 - Argentina Noticias
RE: Notici asdelCe miguel a
633/13 - Higiene e Noticias
634/13 - VIAJANDO: Noticias
635/13 - MISA A UN Noticias
636/13 - Hoy se re Noticias
637/13 - SE ABRE U Noticias
638/13 - ¿Querés d Noticias
639/13 - VIAJANDO: Noticias
640/13 - XVI ENCU Noticias
641/13 - SOJA Y FE Noticias
642/13 - África: e Noticias
643/13 - Todos los Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15899     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 642/13 - África: el regreso de un continente
Fecha:Domingo, 10 de Noviembre, 2013  16:32:11 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 642/13
 
 

África: el regreso de un continente

                                                                          

Alfredo César Dachary

 

 

El denominado mundo occidental, que emerge con la modernidad y monta su cultura en un invento trascendental de su época, la imprenta, ha construido una imagen del mundo que sólo sirve para justificar las grandes atrocidades y una colonización cuyos resultados han sido hasta más negativos que positivos.

En el mundo como en la naturaleza hay una memoria natural que cada cierto tiempo, ante el final de ciclos o grandes crisis, nos recuerda que la historia oficial ha sido una gran mentira, y con China, Japón y Asia, en general, esta situación ya es tan evidente que difícilmente se pueda revertir y ello ha llevado a empezar a cambiar las antiguas afirmaciones de la existencia de una cultura y frente a ella, la barbarie.

Hollywood, que por principio se vende al mejor postor, ha sido del grupo que ha entrado en la relectura de la historia y países que antes eran considerados exóticos o simplemente bárbaros, como hoy nos quieren hacer creer de los musulmanes que fueron una de las culturas que influyó en la incipiente Europa cuando vivía en la profunda oscuridad ideológica.

Pero más allá de Asia, Eurasia y Oceanía hay viejos continentes con culturas milenarias que sufrieron exterminios y genocidios muy grandes a fin de explotar a su población y exportarla como ganado a sus plantaciones. Ese es el caso del continente africano, que fue doblemente agredido y discriminado por el color de la piel de su gente y por su religión, dos justificativos que se ajustaron a la moral de la época.

Hoy, África está saliendo de muchas tragedias, desde la colonial a la neocolonial que incluso le impuso Estados Unidos en la guerra fría, y con ello ha comenzado a emerger y ocupar lugares preponderantes en un mundo hegemonizado hasta hoy por el eurocentrismo, transformado en capitalismo global.

A finales de mayo del 2012, unos 2,500 delegados procedentes de todo el continente se reunieron en Marraquech, excepcional ciudad balnearia de Marruecos, en la última cita del Banco Africano de Desarrollo (BAD) y allí celebraron un dato incontestable e impredecible en los últimos diez años: el producto interior bruto (PIB) de África se ha duplicado.

El presidente del Banco Africano de Desarrollo,  Donald Kaberuka, afirmaba que “ningún país del mundo ha logrado esto, y África lo ha hecho”, pese a los enormes retos en creación de empleo, educación, infraestructura y gestión de los recursos naturales, África crece y afronta con optimismo el futuro.

Pocos años atrás, los principales inversores en África eran las antiguas potencias coloniales que, usando el neocolonialismo en sus corruptos representantes enquistados en los gobiernos, se aprovechaban de la necesidad de capitales para saquear y comprar recursos a precios impensables. Hoy, los franceses e ingleses son remplazados por las nuevas economías mundiales emergentes encabezadas por China, que a su vez es aliado de Sudáfrica en el BRIC+S.

Los cinco países que conforman la vanguardia del crecimiento económico mundial: China, Rusia, India, Brasil y Sudáfrica se han comprometido a invertir en el Fondo Fidelity Emea, 530,000 millones de dólares en el sector industrial africano en el 2015, según el gestor de este fondo, Nick Price.

India y China, que juntas poseen un 40% de la población del planeta, requieren nuevos mercados: África tiene 1,000 millones de habitantes en el 2010 y además cantidad ilimitadas de recursos para su gran industria en plena expansión.

Para el Fondo Monetario Internacional (FMI) entre el 2010 y 2015, siete de las diez economías que más crecerán en el mundo están en África, Etiopía, Mozambique, Tanzania, Congo, Ghana, Nigeria y Zambia, sin contar a Kenia que crece a un 6% y consolida una emergente clase media.

En África, la mitad de la población tiene menos de 30 años y el continente tiene grandes recursos naturales para poder ofrecer oportunidades a esta población emergente, que antes tenía como meta la migración. Nigeria tiene previsto duplicar su producción eléctrica y crecería a un 10% anual entre los más altos del mundo.

Según la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África (ECA), similar a la CEPAL de América Latina, el continente africano posee el 79% de toda la tierra del planeta, que siendo cultivable se haya sin explotar. El 60% de las tierras, “la mayor extensión del mundo potencialmente cultivables del planeta”, según Aaron Flohrs, especialista en esta región de la consultora McKinsey. La gestora de fondos de inversión Fidelity asegura que sólo se explota el 10% de los 400 millones de hectáreas de tierra cultivable situadas entre Senegal y Sudáfrica.

En un reciente trabajo, la Fundación Mo Ibrahim destaca que de los 15 países del planeta donde más ha crecido la producción agrícola entre 2000 y 2008, siete son africanos: Angola (13.6%), Guinea (9.9%), Eritrea (9.3%), Mozambique (7.8%), Nigeria (7%), Etiopía (6.8%) y Burkina Faso (6.2%), algo contrastante con la hambrunas históricas de este continente.

Para la mitad de este siglo, África pasará de 1,000 millones a 2,000, que se dividen en los 54 países que la integran y cuyos consumos serán mucho más elevados que los actuales, lo cual es un gran reto pero a la vez un buen comienzo.

El continente africano genera al año 700 millones de toneladas de productos agrícolas, que le reportan 313,000 millones de dólares según el Banco Mundial, así  la agricultura explica el 15% de su riqueza, aunque las exportación de alimentos básicos cayeron del 3.8% en 2003 al 3.5% en 2012, según la UNCTAD.

Pero hay grandes amenazas a este auge agrícola, ya que el acaparamiento de tierras y las inversiones extranjeras para convertir África en el granero del mundo no son nada nuevo, pero atrás hay un disfraz de neocolonizadores amparados en el libre mercado que promovían que se cultive azúcar, cacao, café y caucho para salir de la miseria, una estrategia de creación de commodities a bajo precio a lo que se sumaba la promoción de que cultiven soja, palma africana o cualquier cosa que necesite la agroindustria o nuestros automóviles. Pero esto era una mentira criminal, según afirma Gustavo Duch, coordinador de la publicación Soberanía Alimentaria. Las ONG´s alertan del peligro de dañar la seguridad alimentaria de estos países, si se desvían a la producción de materias primas en vez de alimentos vitales para supervivencia y a seguridad alimentaria continental y mundial.

En el otro extremo, hay una lectura diferente del auge actual de África y se habla de la generación de un sub-imperialismo y nueva burguesía compradora, que se uniría al poder desplazado hoy por China en una especie de recolonización de África.

Y es que el líder económico del África subsahariana e inversor tradicional perjudicado durante décadas por el apartheid constitucional, Sudáfrica, es la poseedora tanto de capitales como de una innegable experiencia en la explotación, la exportación y la transformación de las materias primas, ocupa el primer lugar en esta nueva edición de la carrera hacia los recursos naturales subregionales, desde Bostwana a Malí, que incluyen la conquista de tierras roturables.

 Esta situación, sumada a una “revolución fracasada” al interior del país, donde los blancos siguen siendo el poder real, le ha valido la acusación a Sudáfrica de ser un nuevo sub-imperialismo, situación que incluso ha permeado al partido en el gobierno, del cual ya ha salido un importante grupo disidente que busca una verdadera revolución social.

Angola, una de las víctimas de la guerra fría, casi tres décadas de guerra civil digitalizada desde Estados Unidos, es hoy uno de los campeones del mundo del crecimiento en los últimos diez años, que aprovechando las grandes rentas del petróleo y de los diamantes y el dinamismo de su Sociedad Nacional de Combustibles (Sonangol), se ha lanzado a la inversión exterior directa.

El capital angoleño, que ya era considerado neocolonial en Cabinda, enclave agitado por el secesionismo, se ha comprometido en la producción minera, por ejemplo en la explotación de bauxita en Guinea-Bissau. Se le ha acusado de ejercer vasallaje: en una joint-venture para la explotación de bauxita, acompañada del proyecto de construcción de una infraestructura portuaria (en Buba), la parte de los guineanos será sólo del 10%.

Estos son las puntas de los grandes icebergs que muestran este mar africano, que del lado que se vea hoy es considerado una región con grandes posibilidades y, por ende, oportunidades para un capitalismo global que no tiene límites ni banderas, desde Estados Unidos a China, todos buscan un mejor posicionamiento en lo que es un continente redescubierto, para el mundo del gran capital.

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

 

 


 

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!