Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15571 al 15590 
AsuntoAutor
625/13 - El Gran H Noticias
626/13 - VIAJANDO: Noticias
627/13 - Lançament Noticias
628/13 - LA SUPUES Noticias
629/13 - PÁGINAS D Noticias
630/13 - invitaci Noticias
631/13 - Argentina Noticias
632/13 - Argentina Noticias
RE: Notici asdelCe miguel a
633/13 - Higiene e Noticias
634/13 - VIAJANDO: Noticias
635/13 - MISA A UN Noticias
636/13 - Hoy se re Noticias
637/13 - SE ABRE U Noticias
638/13 - ¿Querés d Noticias
639/13 - VIAJANDO: Noticias
640/13 - XVI ENCU Noticias
641/13 - SOJA Y FE Noticias
642/13 - África: e Noticias
643/13 - Todos los Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15891     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 634/13 - VIAJANDO: A Santiago del Estero por la organizaci ón del Encuentro Humboldt
Fecha:Jueves, 7 de Noviembre, 2013  02:02:07 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 634/13
 

 

A Santiago del Estero por la organización del Encuentro Humboldt

 

Para octubre de 2012 estaba programado el XIV Encuentro Internacional Humboldt en Las Termas de Río Hondo, y con el fin de continuar con la organización, me trasladé a la provincia de Santiago del Estero durante los primeros días del mes de mayo. Y en esa oportunidad aproveché para llevar a mi madre, que con sus ochenta y ocho años, siempre estaba dispuesta a viajar.

Mientras nos trasladábamos desde la terminal de ómnibus de Las Termas hasta el Hotel Termal Casino Center, que se encontraba justamente frente al casino, en pleno Centro de la ciudad, vimos que todo estaba absolutamente sucio y descuidado, siendo muy extraño ya que en pocos días comenzaría la temporada alta del turismo local. Lo que ocurría era que había huelga de trabajadores municipales quienes requerían aumento salarial, además de otros reclamos hacia el intendente Miguel “Godi” Mukdise.

Dejé a mi madre descansando del largo viaje y me dirigí a la Oficina de Información Turística con el fin de consultar sobre hotelería y salones destinados a nuestra actividad. La persona que me atendió, un muchacho joven, era el verdadero prototipo de los chistes que solían hacerse sobre los santiagueños, relacionados con su extremada lentitud. Primeramente tuve que explicarle varias veces de qué se trataba el evento, por lo que se quedó pensando a quién iba a llamar para que respondiera a mi solicitud. Y luego me dijo que lo mejor era que le consultara a la subsecretaria de turismo. Entonces, para simplificar las cosas, le pedí que simplemente me diera las direcciones de salones donde se realizaran actividades culturales o bien la de hoteles que tuvieran un espacio para reuniones. Y después de seguir pensando un rato más, me envió a un lugar bastante alejado, sobre la ruta, diciéndome que era muy bueno, ya que allí mucha gente festejaba cumpleaños y casamientos. Yo le pregunté si no había algo más cerca, a lo que me respondió que no conocía nada por allí. Además, como ya eran las doce del mediodía, se terminaba su horario de trabajo y debía irse rápido a su casa porque era la hora de almorzar y vivía lejos, como a cuatro cuadras, y para llegar a destino se subió a su bicicleta. Yo no podía creer lo que estaba escuchando, por lo que le pedí que me repitiera a qué distancia estaba su casa, pensando que había oído mal y que se trataba de cuatro kilómetros, ¡pero no!, eran sólo cuatrocientos metros…

Salimos juntos de la oficina, y justamente al lado, vi el cartel del Auditorium de La Casa del Folklore. Creí que no estaba funcionando, pero luego me enteré de que todas las semanas había actividad, y él no estaba enterado.

 

Auditorium “La Casa del Folklore” y Hotel Termal “Casino Center”

 

 

Como a esa hora todo se cerraba, tanto las instituciones como los locales de comercio, además de almorzar y dormir la siesta, decidí entrar a internet buscando salones dentro de la ciudad, para salir a visitarlos después de las cinco de la tarde, momento en que se reanudaban las actividades.

Ya de hecho había descartado el Centro de Congresos y Convenciones del Centro Cultural y Artesanal “Gral. José de San Martín” debido tanto a la elevada capacidad de las salas, como también a lo burocrático de los trámites. Así que visité los salones del hotel Independencia perteneciente al Sindicato de Luz y Fuerza, el del hotel Los Pinos, y algunos otros más, pero ninguno cumplía con nuestros requerimientos o bien los precios eran demasiado altos para los recursos con los cuales solíamos contar en nuestros Encuentros Humboldt.

 

 

Hotel Los Pinos en Las Termas de Río Hondo

 

 

Terminé alquilando la sala del Teatro del Centro, perteneciente al Centro Comercial, Industrial y Afines de Las Termas de Río Hondo, que si bien no era lo más confortable, cumplía con la mayor cantidad de nuestras demandas. Además, tenía un plus, ya que en el piso superior funcionaba el Museo Paleoantropológico “Rincón de Atacama”, una verdadera joya digna de ser conocida. Y como segundo salón, el Auditorium “La Casa del Folklore”.

 

Teatro del Centro en la calle Caseros 268

 

 

Salón del Teatro del Centro con el Museo Paleoantropológico

 

 

Auditorium “La Casa del Folklore”

 

 

Resuelto ya el tema de los salones, debía realizar una serie de trámites en la ciudad capital de la provincia, por lo cual a primera hora del día siguiente, nos dirigimos hacia allí en uno de los remises que partían permanentemente. Tardamos algo más de una hora, porque a pesar de separarnos sólo sesenta y cinco kilómetros, la ruta nacional número 34, además de ser angosta, tenía una gran cantidad de tránsito, por ser la principal vía de comunicación entre el norte de la provincia de Santa Fe y la de Tucumán.

En cuanto llegamos fui a la Casa de Gobierno y al Ministerio de Educación de la Provincia, donde entregué en sus Mesas de Entradas, sendas notas dirigidas al Gobernador Gerardo Zamora, un radical K, que se encontraba en el poder desde 2007, y a la Ministra de Educación, Dra. Mariela Nassif, solicitando que el XIV Encuentro Internacional Humboldt fuera declarado de interés provincial y educativo, respectivamente. ¡Nunca tuve siquiera una respuesta!

Y ya tranquilas por haber cumplido con la entrega de las solicitudes personalmente, nos cruzamos hasta la plaza Libertad, la principal, que se presentaba sumamente cuidada. En su parte central se encontraban una estatua ecuestre del General Manuel Belgrano, y un kiosco que era utilizado para llevar a cabo actividades culturales. La plaza de Santiago del Estero siempre se había destacado por estar en óptimas condiciones, tanto por el cuidado de sus árboles como de sus hermosos canteros floridos, y por su limpieza.

 

 

Monumento a Manuel Belgrano en la plaza Libertad

 

 

Durante el siglo XVI los españoles fundaron, en lo que posteriormente fuera el territorio argentino, por lo menos cuarenta ciudades; pero la mayoría de ellas tuvieron corta vida ya sea por abandono, a causa de desastres naturales como tormentas o inundaciones, o de los ataques de los nativos. Santiago del Estero, por el contrario, sorteó todo tipo de vicisitudes logrando subsistir a lo largo de más de cuatro siglos, no siendo superada por ninguna otra.

La ciudad fue fundada el 24 de junio de 1550 por Juan Núñez del Prado, proveniente del Perú con el nombre de El Barco, en honor a su ciudad natal en España, El Barco de Ávila. Pero se vio obligado a trasladarla al año siguiente (El Barco II), para luego volver a hacerlo en 1552 (El Barco III). Los habitantes de esa tercera ciudad fueron conminados por Francisco de Aguirre, proveniente de Chile, a mudarse nuevamente y, junto con colonos que él mismo traía, el 23 de diciembre de 1553, fundó una cuarta ciudad, pero con otro nombre: Santiago (en honor al apóstol) del Estero (por hallarse junto a una laguna cercana al río Dulce). Con Nuñez de Prado, además de españoles, llegaron numerosos indígenas yanaconas, de habla quechua, que dieran origen al quichua santiagueño, ampliamente difundido en el sur de la provincia.

 

               

Árboles cuidados y limpieza se destacaban en la plaza principal de Santiago del Estero

 

 

Desde Santiago del Estero, los conquistadores lanzaron expediciones que fundaron sucesivamente las ciudades de San Miguel de Tucumán (1565), Córdoba (1573), Salta (1582), La Rioja (1591), San Salvador de Jujuy (1593) y Catamarca (1683). Es por esa razón que se le llamara “Madre de Ciudades”.

La ciudad y su zona de influencia formaron parte del Virreinato del Perú hasta 1776, fecha en que la corona española creara el Virreinato del Río de la Plata, quedando incluidas en la Intendencia de Salta del Tucumán. Con posterioridad a la Revolución de Mayo de 1810, formó parte de las Provincias Unidas del Río de la Plata y de la efímera República del Tucumán hasta el 27 de abril de 1820, cuando al proclamarse la autonomía provincial, se convirtiera en capital de la nueva provincia de Santiago del Estero.

 

Entorno de la plaza Libertad de Santiago del Estero

 

 

La ciudad de Santiago del Estero era el centro de una vasta región agro-ganadera, localizada en la mitad oriental de la provincia, donde predominaban el algodón, la soja, el maíz, la cebolla y los bovinos. Pero el sector industrial era muy pequeño, concentrándose en la vecina ciudad de La Banda donde se producían alimentos procesados, calzado, productos metalúrgicos, textiles y otros elementos de escasa tecnología.

La mayor parte de los habitantes citadinos trabajaban en el sector de servicios: comercio, finanzas, educación, salud, transporte y comunicaciones, siendo muy elevado el número de quienes lo hacían en la burocracia del estado provincial.

 

 

Peatonal Absalón Rojas, principal vía comercial de la capital santiagueña

 

 

Mientras caminábamos por las calles que bordeaban la plaza principal, me llamaron al celular desde una emisora de radio local para que saliera al aire dando detalles sobre el Encuentro Humboldt, lo que posibilitó que varias personas pudieran participar, a pesar de que las autoridades de la provincia hicieran caso omiso ante las solicitudes de “no cómputo de inasistencias” para los docentes que se inscribieran.

 

Plaza Libertad desde la vereda de la Catedral

 

 

Y siendo todavía temprano, ingresamos a la Basílica Catedral Nuestra Señora del Carmen.

El primer edificio se comenzó a construir en 1591, frente a la plaza de la primitiva ciudad. Constaba de una nave con corredores de ambos lados, techo de tejerería y tierra apisonada, pero para el año 1601, ya estaba totalmente deteriorada.

En 1611 se levantó otra en el mismo sitio, con tres naves y trabajos de madera de nogal y cedro, incendiándose en la noche del 5 de julio de 1615.

Una nueva construcción se inauguró en 1617, provista posteriormente de coro y órgano. Las inundaciones producidas por desbordes del río Dulce en 1627, 1628 y 1667 fueron destruyéndola hasta que finalmente en 1677, el río la volteó por completo.

La cuarta catedral fue inaugurada en 1686, siendo destruida por el terremoto de 1817, no pudiéndose ser totalmente reconstruida hasta 1877.

Sobre el quinto edificio que estábamos visitando se habían realizado varios trabajos de restauración y conservación para preservarlo por ser patrimonio religioso, histórico y cultural. Además de las valiosas piezas que contenía, se trataba de la primera catedral del territorio argentino por lo cual fuera declarada Monumento Histórico Nacional en 1953. Su estilo arquitectónico neoclásico con superposición de órdenes, presentaba una fachada con columnas y capiteles corintios, enmarcado por dos torres campanario y un frontis triangular con bajorrelieves, realizado en 1940, representando la escena en que Jesucristo enviara a los apóstoles a predicar, con la inscripción “Instruid a todas las Naciones”.

 

Fachada de la Catedral de Santiago del Estero

 

 

La basílica tenía tres naves y capillas laterales. La nave central atravesaba la planta en forma de cruz latina y estaba coronada por una cúpula. Hacia la derecha había un altar exterior con las imágenes de San Francisco Solano, evangelizador del Tucumán y de Santiago Apóstol, Patrono de la Provincia; y entre ambas se había colocado en 1983 una réplica de la Cruz que tuvo la primera Catedral de América, conocida como “Cruz de la Evangelización”. Tanto en el atrio como en el interior se encontraban una serie de placas que conmemoraban acontecimientos históricos y religiosos. En el sector izquierdo del atrio se emplazó en 1989 un busto del Pbro. Pedro Francisco de Uriarte, y en el derecho una escultura de la Beata María Antonia de San José, conocida en la región como Mama Antula. Y en la nave izquierda se encontraba la Capilla del Santísimo, cuyo altar estaba presidido por un antiguo Cristo perteneciente a la familia de Andrés Chazarreta, denominado “Señor de la Salud”. Además, atesoraba antiquísimas imágenes como Nuestra Señora del Carmen, el Cristo del Perdón, el Señor de la Paciencia, la Dolorosa, San Juan, Santiago Apóstol, Nuestro Señor de los Milagros de Mailín, Nuestra Señora de Loreto, Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa, la Cruz Catequística de Matará y otras más de gran arraigo en la fe popular.

 

Nave principal de la Basílica Catedral Nuestra Señora del Carmen

 

 

Nuestra Señora del Carmen fue nombrada Patrona el 11 de abril de 1760 por el cabildo de Santiago del Estero, y poseía la Cofradía Mariana más antigua de la provincia, fundada en 1946.

La imagen que encabezaba el altar mayor fue donada por don Luis Frías en 1942, y había sido originaria de la ciudad peruana de Lima.

 

 

Altar mayor de la Catedral de Santiago del Estero

 

 

La imponente cúpula contaba con ocho gajos y estaba revestida con azulejos Pas de Calais de origen francés del año 1800, pintados uno a uno a mano.

 

Cúpula de la Catedral santiagueña

 

 

Detalle del cielorraso de la catedral

 

 

Además de las expresiones artísticas, en la catedral se han sepultado los restos de los Obispos Yañez y Weimann, y del Vicario Capitular Monseñor Francisco Dubrovich, como también los de Juan Francisco Borges, Antonino Taboada y Manuel Taboada.

 

Órgano que databa de 1931

 

 

Ya se estaba acercando el mediodía, y como en todo el resto del norte argentino, todos se iban a sus casas a almorzar y a dormir la siesta, incluidos quienes se encontraban en custodia de la iglesia, la cual era cerrada a las doce en punto.

 

Lentamente la gente iba desapareciendo del Centro de la ciudad

 

 

El día estaba hermoso, hacían 23ºC, aunque mucha gente se quejaba del frío, ya que allí estaban acostumbrados a soportar 47ºC a la sombra, durante los meses de verano.

 

El termómetro de la calle marcaba 23ºC, el promedio del mes de mayo

 

 

Como nosotras sentíamos que la temperatura era muy agradable, nos ubicamos en las mesas de la vereda, aunque fuéramos las únicas. Sin embargo, pronto tuvimos que pedir que nos trasladaran al interior del restorán donde estaba el resto de los comensales, porque las abejas revoloteaban sobre nuestras copas, terminando más de una flotando en los vasos de gaseosas. Adentro no molestaban porque estaban todas concentradas en una enorme bandeja de confituras apoyada sobre el mostrador. ¡Nunca se me hubiera ocurrido que pudiera existir miel de dulce de leche!

La picada era exageradamente grande, así que comimos hasta hartarnos y el resto lo llevamos en un paquete para consumir en la habitación del hotel y así reemplazar la cena.

 

 

Mi madre sorprendida ante semejante picada

 

 

Al día siguiente me hicieron una entrevista en una emisora de Las Termas donde volví a divulgar el Encuentro Humboldt; y después pagué cuatrocientos pesos por pasar algunas gacetillas por televisión.

Sólo me quedaba presentar la nota dirigida al intendente solicitando que el XIV Encuentro Humboldt fuera declarado de interés municipal. Pero cuando me concurrí al Palacio Municipal, los guardias no me permitieron ingresar, porque al margen del conflicto, el intendente Arq. Miguel “Godi” Mukdise, recibía todo tipo de documentación en la conserjería del Hostal del Abuelo, un hotel de cuatro estrellas que era de su propiedad, a tan sólo dos cuadras de allí.

 

Vista lateral del Palacio Municipal de Las Termas de Río Hondo

 

 

Torre del Palacio Municipal de Las Termas de Río Hondo

 

 

 

Puerta de ingreso al Palacio Municipal de Las Termas de Río Hondo

 

 

Y después de almorzar en una parrilla del Centro, retornamos al hotel porque nada se podía hacer en las primeras horas de la tarde, salvo tomar algún baño termal, fuera en la piscina o bien en la bañera, ya que toda la ciudad era un gigantesco balneario termal.

 

Palmeras del jardín del hotel Casino Center

 

 

Las Termas de Río Hondo fueron utilizadas desde la época prehispánica por los Incas y eran conocidas con el nombre de Yacu-Rupaj (Aguas Calientes Milagrosas). Pero la actividad turística comenzó a manifestarse a fines del siglo XIX con la construcción del primer establecimiento de alojamiento en 1884. Y recién en 1932 por iniciativa provincial fue trazado el ejido del pueblo, que posteriormente fuera el radio céntrico de lo que se convirtiera en el principal centro termal de la Argentina.

 

Piscina termal del Hotel Casino Center

 

 

Que Río Hondo fuera una gran cuenca de agua termal se debía a que se encontraba sobre el gran valle que formaran las sierras del Aconquija y de Guasayán a partir de las cuales se filtraba agua proveniente de lluvias orográficas, posteriormente calentadas por el magma existente en profundidad en una estructura de vasos comunicantes.

Químicamente las aguas se presentaban alcalinas, bicarbonatadas, clorosulfuradas y ferruginosas, de mineralización media o débil, conteniendo pequeñas cantidades de hierro, sodio, yodo arsénico, flúor, bromo, que se hallaban en estado iónico (carga de energía eléctrica), confiriéndoles una gran fuerza de penetración y difusión en todo el organismo. Las propiedades radiactivas también tenían gran importancia y su temperatura oscilaba entre 30ºC y 65ºC.

La acción termomineralizadora actúa directamente en afecciones reumáticas, cardiovasculares, arteriosclerosis, procesos metabólicos en general, sistema muscular y articular, y como fuente de energía anti-stress. Sin embargo, están contraindicadas para quienes sufran de insuficiencia cardíaca, hipertensión, tuberculosis, afecciones hepáticas, renales, cáncer y tumores malignos.

 

Ciclo del agua termal en Río Hondo

 

 

Cuando bajó un poco el sol salimos a caminar por el Parque Martín Miguel de Güemes, que con sus casi ocho hectáreas constituía un excelente espacio verde para relajarse y respirar aire puro.

 

Parque Martín Miguel de Güemes

 

 

Desde allí salían los trencitos que hacían un recorrido por la ciudad y sus alrededores y decidimos hacer el paseo.

 

Trencito turístico “El Santiagueño”

 

 

Después de recorrer diversos puntos de la ciudad, llegamos al Dique Frontal Río Hondo que fuera construido con fines de riego, generación de energía en gran parte destinada a la electrificación rural, y atenuación de las crecidas del río Dulce.

 

Dique Frontal Río Hondo

 

 

El cálido lago contaba con una gran riqueza ictícola como dorados, bogas, bagres, tarariras, sábalos y pejerreyes, piezas muy valoradas por los pescadores deportivos.

 

Pescador sobre la margen derecha del embalse de Río Hondo

 

 

El dique ha sido una gran obra para el desarrollo de Santiago del Estero, pero las obras de infraestructura realizadas en su entorno no han impedido el embancamiento grave del lago y la contaminación de sus aguas, de los cuales los principales responsables son las empresas que arrojan residuos en la cuenca Salí-Dulce, además de la colmatación generada por el aporte de sedimentos. La multiplicidad de desechos está conformada por vinaza y la cachaza de los ingenios azucareros tucumanos y los fluidos cloacales tanto de la provincia de Santiago del Estero como de la de Tucumán. Hay algas (verdín) que por demasiada eutrofia consumen el oxígeno disuelto en las aguas y provocan la mortandad de peces y de otras especies acuáticas. El embalse ha disminuido ya capacidad de embalse por colmatación, y debido al elevado nivel de aterramiento, el río Salí ha perdido su cauce natural formando un delta en su desembocadura. Todas esas cuestiones han venido siendo estudiadas tanto por la Asociación de Ingenieros, Técnicos y especialistas de de la Provincia como por la Universidad Nacional de Santiago del Estero.

La pérdida de riqueza ictícola es especialmente sufrida por quienes, lejos de disfrutar de experiencias deportivas, tienen en la pesca su principal sustento alimenticio.

 

Ir de pesca para subsistir

 

 

La margen izquierda del dique se ha parquizado, se han conformado balnearios, quinchos y lugares para camping. Se construyó un hotel de cuatro estrellas, un club dedicado a la náutica (veleros, regatas, canotaje y wind surf), incluso buceo fluvio-lacustre, incluyendo resorts de esparcimiento familiar con una villa residencial. Mientras tanto, en la margen derecha, existía una feria de venta de “artesanías”, que en su mayoría no eran tales sino industriales y de plástico, las instalaciones gastronómicas eran rudimentarias y sin las mínimas condiciones de higiene, donde el baño público era simplemente una letrina imposible de ser utilizada. Y paralelamente a esos “servicios para el turismo” destinados a los contingentes de jubilados que durante todos los inviernos concurrían al lugar, muchas personas habían construido sus viviendas en condiciones de gran marginalidad.

 

Viviendas precarias a la vera del Dique Frontal de Río Hondo

 

 

Si bien el guía de nuestra excursión era marplatense, tal como el resto de los argentinos, incluidos los propios nativos de la provincia, se lo pasó haciendo chistes donde se los tildaba a los santiagueños de indolentes. Sin embargo, se trataba de gente muy trabajadora y voluntariosa que en gran parte debía emigrar por falta de oportunidades en su lugar natal, y de hecho, se la reconocía como la “mano de obra barata”, honrada y sacrificada como pocas. Era lógico que en una zona de tan elevada temperatura, el físico tuviera mayor desgaste, y de ahí la lentitud en las tareas y la cantidad de horas de descanso, en especial durante la tarde. Pero ellos tomaban esa mala fama en sorna, y tenían la grandeza de poder reírse de sí mismos.

 

A pesar de la mala fama, los santiagueños eran duros trabajadores

 

 

El río Dulce nace con el nombre de Tala en la provincia de Salta, en las selváticas laderas orientales de las Cumbres Calchaquíes. Poco después ingresa en la provincia de Tucumán donde se lo conoce con el nombre de Salí, dividiéndola prácticamente por la mitad, y engrosando su caudal por numerosos afluentes procedentes de la sierra del Aconquija. Pasa por la ciudad de San Miguel de Tucumán, y hacia el norte sus aguas forman el lago del embalse El Cadillal, mientras que en el sudeste, en la provincia de Santiago del Estero, forma el embalse de Río Hondo, ya que esa es la denominación del río en la zona fronteriza tucumano-santiagueña. Al ingresar a la provincia de Santiago del Estero toma el nombre de Dulce, que deriva del dialecto quichua santiagueño Mishqui Mayu (de mishki, dulce, y mayu, río). Recorre la provincia en forma diagonal con sentido noroeste-sudeste, pasando por el aglomerado urbano Santiago del Estero-La Banda. Forma numerosos humedales (esteros), algunos de ellos inundados artificialmente por embalses como el de Los Quiroga. Luego se divide en dos brazos, pasando el más meridional y menos caudaloso por los lindes septentrionales de las salinas de Ambargasta en donde las aguas se tornan saladas, recibiendo el nombre de Saladillo. Luego vuelve a confluir en el brazo principal, llegando a afluir en la gran laguna salada de Mar Chiquita, provincia de Córdoba, con el nombre de Petri.

 

 

Río Dulce en su paso por Las Termas de Río Hondo

 

 

Las crecidas del río se producen entre los meses de octubre y marzo tanto por el deshielo de la sierra del Aconquija como por las lluvias orográficas estacionales, las que pudieron ser reguladas parcialmente por el dique de Río Hondo.

 

 

Río Dulce durante el estiaje en el mes de mayo

 

 

Cuando regresamos de la excursión permanecimos en el hotel descansando un buen rato, y a la noche, a pesar de que la temperatura había descendido sustancialmente y soplaba viento, fuimos a cenar a una peña que quedaba a unas cuantas cuadras. Allí disfrutamos de unas exquisitas empanadas santiagueñas que se caracterizaban por ser “de patas abiertas” por lo jugoso de su relleno que constaba de carne cortada en dados muy pequeños, cebolla, pasas de uva, huevo duro, y todo condimentado con pimentón dulce y comino. Como segundo plato, un chivito a las brasas acompañado por ensalada de hojas frescas.

Actuaron varios conjuntos folklóricos que tocaron especialmente chacareras, la música típica del lugar, y contaron chistes de santiagueños y de tucumanos. Y así como el estereotipo del santiagueño es el de pobre e indolente, el del tucumano, es el de amigo de lo ajeno. Ellos dijeron que San Cayetano, el Patrono del Trabajo, se toma las vacaciones en Santiago del Estero porque allí nadie recurre a sus poderes. Y que los tucumanos encuentran las cosas antes de que alguien las pierda.

Y por último, como despedida de la ciudad, fuimos al casino a jugar algunas fichas a la ruleta, y a la confitería a tomar algo fresco y ver un espectáculo de jazz y música latina.

 

 

Ana María Liberali

 

 





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!