Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15541 al 15560 
AsuntoAutor
602/13 - Argentina Noticias
603/13 - VIAJANDO: Noticias
604/13 - PÁGINA D Noticias
Re: NoticiasdelCeH Gerardo
605/13 - VIAJANDO: Noticias
606/13 - En Franci Noticias
CLAG - PANAMA 2014 Kent Mat
607/13 - Brasil - Noticias
608/13 - Sistemas Noticias
RE: Notici asdelCe Fray Mas
609/13 - Vo Nguyen Noticias
610/13 - Armar a l Noticias
611/13 - O papel d Noticias
612/13 - Cruceros Noticias
613/13 - VIAJANDO: Noticias
614/13 - NUEVA TRA Noticias
=?utf-8?B?UmU6IE5v Flora Lo
615/13 - Ante el a Noticias
616/13 - VIAJANDO: Noticias
617/13 - Por un nu Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15864     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 612/13 - Cruceros y turismo: un amor de temporada
Fecha:Domingo, 20 de Octubre, 2013  19:22:33 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 612/13
 
 

Cruceros y turismo: un amor de temporada

                                                       

Alfredo César Dachary

 

El turismo de cruceros es un modelo de negocio muy complejo que sigue evolucionando y, como producto de la globalización, no tiene más en común con los viejos cruceros que el juego de imaginarios que se toman para hacerlo más atractivo, a través de lo exclusivo, la magia del barco, el lujo y otras cosas que hicieron historia desde el Titanic al Andrea Doria, pasando por los famosos Clipper.

Pero esto es la fantasía y en la realidad los cruceros del pasado y hoy son bastante opuestos, porque la mayoría de éstos en la actualidad se orientan a captar a un potencial viajero de clase media y en el pasado los cruceros eran abordados por gente muy rica o muy pobre, en la tercera clase, los inmigrantes.

El segundo elemento diferenciador es que el turismo ha cambiado; antes era más de demostración, lujo, glamour, música, grandes comidas y juegos de salón; hoy es de consumo y acción. Los grandes cruceros dominados por una clase con bajas aspiraciones culturales no se dedicarían a escuchar a un clásico, pero si ir a la piscina, a la comida y sus tragos, a escalar paredes, a ir al gimnasio, a recorrer las boutiques, o sea, a consumir tiempo y dinero.

En la época de oro de los cruceros, éstos arribaban a destinos exóticos, muchos de ellos coloniales y cada puerto era una aventura para la cual se requirió de apoyos para visitar lugares y sus atractivos. Hoy, los turistas masivos, más de dos mil por crucero, bajan al destino a comprar, a los supermercados, a buscar ofertas, o a uno de los nuevos consumos que fomenta el turismo, la venta de joyas, especialmente diamantes de calidad media a baja.

Este negocio paralelo, recupera parte del glamour del pasado cuando las mujeres en las cenas de gala lucían joyas muy valiosas; hoy en el remedo de gala de las cenas, se trata de regresar sólo unas horas al pasado pero masivamente.

Las joyerías han sido uno de los mayores problemas en los puertos de desembarco de cruceros del Caribe y de la costa Pacífico de América Latina, porque como es un negocio vinculado a los cruceros y que va en paralelo, ellos apuestan sobre seguro al éxito comercial, y eso los lleva a buscar los mejores lugares de venta en los puertos al precio que sea, lo cual termina generando una inflación inmobiliaria sin precedentes y afecta gravemente al turismo.

En México, uno de los casos más impactantes fue en Cozumel, hoy capital de cruceros, donde estas firmas destrozaron el equilibrio de rentas y negocios en busca de ocupar la mayor cantidad de las mejores posiciones para sus negocios de diamantes. Esto se ha reproducido en las islas, en las cuales los cruceros bajan pasajeros por pocas horas para comprar.

El crucero de hoy es un modelo “económico de turismo” disfrazado de glamour, ya que hoy las grandes masas de clase media pobres viajan en paquetes que tienen “todo incluido” en el hotel a precios muy bajos y el crucero, en general, tiene precios ya similares, salvo algunas cabinas más exclusivas, para alguno que quiera presumir más y son un todo incluido con glamuor más que los hoteles, excepto porque generalmente cobran las bebidas en la mayoría de los casos, lo cual es más saludable antes de recibir alcoholes falsificados de pésima calidad.

Por ello en los cruceros de hoy, como en los hoteles, hay niveles muy diferenciados: los mini cruceros, que son como un gran yate y que combinan el viaje con grandes hoteles en destinos menos masivos y más exclusivos son el top de esta industria; los cruceros de río le siguen, por ser también muy exclusivos y no masivos, algo similar a que ocurre con los trenes.

La gran característica de los cruceros modernos es la estructura de organización, de responsabilidad laboral y jurídica, algo que les da una gran impunidad ante fallas y riesgos, principalmente a las grandes empresas que navegan en el Caribe.

El barco es físicamente una estructura piramidal y, por ello, esto se reproduce socialmente. Los mandos del barco coinciden con las mejores cabinas y de allí para abajo y hacia adentro empieza a descender, por debajo de la primera cubierta vienen los camarotes de la tripulación, también por niveles.

Esto se expresa en las contrataciones, ya que los barcos pueden ser de empresas de Estados Unidos, Canadá o Italia, entre las más importantes, pero navegan con bandera de otro país, generalmente Panamá, Belice o Liberia, con lo cual la responsabilidad se diluye, ya que el barco es un territorio de la bandera de conveniencia y la empresa es de otro país.

Los trabajos de menor nivel se contratan a gente de bajo perfil laboral y estos trabajadores no son inmigrantes a Estados Unidos, por más que el barco salga de La Florida; ellos no tienen papeles para bajar en Estados Unidos ni en los puertos de Islas Vírgenes de Estados Unidos o Puerto Rico, lo cual hace de estos trabajadores unos prisioneros de una legalidad a medias y una extraterritorialidad que los limita al crucero.

¿Qué ocurre a éstos sin papeles, trabajando “legalmente” en una empresa líder de Estados Unidos y que sólo pueden bajar con permisos especiales en algunos puertos?, como es el caso de Cozumel, donde hay un establecimiento que los recibe por las horas que están en tierra y allí tienen bares, mujeres y demás diversiones, a fin de que no se vuelvan “peligrosos en un crucero”, y bajo el control de las autoridades de migración.

Esto incide en el aumento de las violaciones, mayoritariamente a las trabajadoras de los cruceros y es un tema candente en estos hoteles de lujo. El tema es difícil pero están registrados en diarios de prestigio y por ello es que empresas tan poderosas como Carnival Cruise Lines, se ha visto forzada a reconocerlo, ante denuncias en tribunales de Estados Unidos, ya que la empresa generalmente trata de tapar esto y en estos casos las empleadas son ciudadanas norteamericanas.

Desde 1999, hay registradas violaciones y que para caso de Carnival llegaron a 108 en esa época. En 2011, el Servicio de Guarda Costas norteamericano divulgó haber tratado con 31 delitos a bordo de cruceros según lo informó la Comisión de Comercio del Senado de Estados Unidos.

En el 2010, dos grandes empresas, la Royal Caribbean y Norwegian, reportaron un total de 94 y 20 de estos delitos respectivamente, siendo éstos: violaciones, agresiones sexuales y robo, que no son lo ideal para crear un clima de trabajo en estos cruceros, considerados de lujo.

En el Caribe insular, las islas más pequeñas históricamente han rechazado recibir cruceros porque además de dejarles pocos beneficios y masificar el destino, exigían agua y bajar basura que pagan, pero que era difícil de procesar en una isla y las propias inversiones en puertos son muy elevadas para estas economías además del mantenimiento de los canales de acceso.

Esto ha llevado a que las empresas de cruceros intenten independizar este negocio de las islas o puertos continentales y por ello es que la tendencia actual va por dos nuevos caminos. El primero está orientado, a fin de evitar negociaciones con puertos e islas, y ello los lleva a comprar o rentar islas y un ejemplo de esto lo da la Isla Catalina, frente a la República Dominicana, que es privada y la línea de cruceros Costa la usa como su base, y así se libera o controla mejor los trámites.

La otra opción para independizarse de los puertos y tener menos gastos en tierra, y ello a costa de afectar zonas costeras con aguas de sentina y aguas negras y grises; es la tendencia a transformar los cruceros en parques temáticos, algo que inició Disney y luego se ha ido propagando, la deslocalización de la realidad o la construcción de una fantasía, como lo es el viaje del turista.

Si antes el turismo sólo generaba grandes impactos ambientales y mínima derrama económica esto hoy se profundiza. Los cruceros son las empresas antisociales por excelencia, representan la cúspide del capitalismo global, sin compromisos y la meta de la construcción de imaginarios para poder mantener un turismo en ascenso, ocultando todos sus problemas que cada vez se descubren más.  Pero estas empresas tienen un gran peso en la economía mundial y además un gran lobby de apoyo.

El otro tema es el tecnológico, ya que luego del trágico hundimiento del Costa Concordia, empiezan a filtrarse, por parte de los ingenieros navales, dudas sobre las nuevas estructuras que retan a la fuerza de gravedad y aumentan altura disminuyendo calado, con nuevos motores y auxiliares a los costados y otros mecanismos para evitar el movimiento del barco.

Hay una larga serie de accidentes que esta poderosa empresa pudo sacar de la prensa y que aparecen más visibles luego del accidente en la costa italiana, a manos de los grandes marinos y creadores de las principales líneas de cruceros, los italianos.

¿Los países ganan o pierden con los cruceros? Hay una combinación de costos - impactos que cuando menor es el territorio más profundamente es negativo el impacto del crucero.

La pregunta está mal hecha, ya que en realidad debería ser ¿quiénes se benefician con los cruceros? Primero los puertos como empresas, segundo los comercios y allí la lista es muy dispar y tercero, los taxis y medios de transporte.

¿Cuáles son los costos? Primero la masificación de corto tiempo, horas, la saturación del destino y, por ende, la afectación a ciudadanos y turistas, los grandes impactos de los cruceros en zonas marinas periféricas, por arrastre, garreo y porque se tira agua a mayor temperatura (sentina y grises) debido a la gran carga de personas y mínima capacidad de sus tanques, la que influye en afectación en el ecosistema.

A nivel de empresarios del sector turismo las opiniones están divididas, en base a intereses y diferentes valorizaciones de los cruceros, ya que hay quienes consideran a éstos como promotores del destino y otros como una carga que le hace perder más que lo que puedan ganar.

Los cruceros son uno de los frentes de transformación del turismo, el otro son las nuevas empresas, como las que hay en Dubái, donde todo se hace fantasía y nada coincide con la realidad, como los archipiélagos artificiales, las canchas de esquí en el desierto y otras.  Primero fue la deslocalización de la realidad, ahora de los turistas, que viajan como en un sueño. Pero no debe sorprendernos, el turismo en principio lo es, lo que sucede es que inicialmente la naturaleza los hacía soñar y hoy lo hace la ingeniería y la imaginiería.

 

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

 

 






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!