Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15474 al 15493 
AsuntoAutor
574/13 - VIAJANDO: Noticias
575/13 - Processo Noticias
576/13 - Turismo y Noticias
Re: NoticiasdelCeH ALEXANDR
577/13 - CONCURSO Noticias
=?UTF-8?Q?Re=3A_No Yuri San
578/13 - VIAJANDO: Noticias
=?utf-8?Q?Re:_Noti Noticias
EDITAIS DO PROGRAM =?UTF-8?
579/13 - VIAJANDO: Noticias
580/13 - GEOEVENTO Noticias
581/13 - SIRIA. CO Noticias
582/13 - Siria, en Noticias
583/13 - VIAJANDO: Noticias
(sin asunto) Elias An
584/13 - "Un viejo Noticias
585/13 - NUEVO LIB Noticias
586/13 - Congreso Noticias
587/13 - El desafí Noticias
588/13 - Veinte añ Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
PŠgina principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15789     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:=?UTF-8?Q?Re=3A_NoticiasdelCeHu_574=2F13_=2D_VIAJANDO=3A_=C2=BFEl_=C3=BAnico_r?= =?UTF-8?Q?iesgo_es_que_te_quieras_quedar=3F?=
Fecha:Lunes, 30 de Septiembre, 2013  11:02:35 (-0400)
Autor:Yuri Sandoval <yuri.sandoval @.....com>
En respuesta a:Mensaje 15784 (escrito por Noticias del CeHu)

B√¡rbaro Ana Mar√≠a, y lastimosamente como dicen coloquialmente por ac√¡,
"en todo lado se cuecen habas", ni modo. Hay de los buenos y de los
malos, estos √ļltimos hacen del turismo una odisea m√¡s que una simple
aventura.
Por suerte, y tengo que aclararlo, en mi paso por Colombia no tuve una
experiencia de ese calibre, en fin.
Ojal√¡ y la mentalidad vaya cambiando, pues efectivamente se trata de
dejar recursos en el país, pero por servicios justos y no por
exacciones injustificadas que quieran enriquecer (con 10 $?) a los
malos funcionarios.

Yuri

El 28/09/13, Noticias del CeHu <noticias@centrohumboldt.org> escribió:
> NCeHu 574/13
>
>
> ¬¿El √ļnico riesgo es que te quieras quedar?
>
>
>
> El s√¡bado 14 a los ocho de la ma√Īana est√¡bamos nuevamente en el terminal de
> ómnibus de San Juan de Pasto. Todos gritando los destinos desde las
> boleter√≠as. ¬¡Insoportables!
>
> Nos ofrecían pollo, huevos, carnes y pescado como desayuno; pero simplemente
> tomamos un café que parecía té, con un panecillo.
>
> Por el viaje a Cali en buseta nos pedían desde 45.000 hasta 70.000 pesos
> colombianos. Optamos por el m√¡s barato, el servicio de la empresa
> Belalc√¡zar, e hicimos tiempo desde las ocho y cuarto hasta las diez de la
> ma√Īana, tomando un exquisito jugo de lulo.
>
> Apenas al salir del terminal de Pasto, la Policía Militar subió a la combi.
> Pidió la identificación y supuestamente los controlaba con una especie de
> celular. √Čramos los √ļnicos con pasaporte. Luego hicieron bajar a todos los
> pasajeros y tras revisar el equipaje despachado, comenzaron a llamar a cada
> uno para devolverle el documento. A nosotros nos dejaron para lo √ļltimo y
> nos pidieron los certificados de vacunas. Tras entregar el de la fiebre
> amarilla, que era recomendable para ingresar a Colombia pero no obligatorio,
> nos exigieron el carné de vacunación con todas las vacunas de la infancia
> m√¡s influenza, hepatitis A, B, C, D y Z‚Ķ Y al no contar con tales
> certificados nos llevaron a una peque√Īa oficinita y nos dijeron que
> est√¡bamos en infracci√≥n. Que lo que correspond√≠a era que nos deportaran con
> una multa de quinientos dólares cada uno y la prohibición de ingresar a
> Colombia por dos o tres a√Īos. Yo dije que hab√≠a consultado en la embajada en
> Buenos Aires, y no existía esa exigencia, pero que si tenía que deportarnos
> lo hiciera…
>
> El tipo, fuertemente armado, dijo que la indicaci√≥n estaba en la p√¡gina de
> internet y que eso era obligatorio en todo el mundo.
>
> Le dije que pens√¡bamos ir hasta Cartagena de Indias, pero que si no pod√≠a
> ser, pasaríamos nuestras vacaciones en Ecuador.
>
> Me preguntó qué proponía para solucionar el tema, a lo que le contesté que
> la √ļnica soluci√≥n era que nos llevaran al hospital y nos dieran todas las
> vacunas juntas.
>
> Insisti√≥ en que deb√≠a proponer una soluci√≥n, y yo en que no sab√≠a cu√¡l, que
> no se me ocurría nada… Y así una y otra vez. Parecía una conversación de
> sordos.
>
> A todo esto Omar permanec√≠a en silencio pero mir√¡ndolo fijo, casi
> fulmin√¡ndolo con la mirada, por lo que evidentemente no se animaba a
> dirigirse directamente a él. Tal vez pensara que yo, como mujer, me iba a
> asustar e iba a rogarle a Omar para que le diera dinero; pero soy argentina,
> es m√¡s, de origen italiano, y no me iba a amedrentar como sol√≠a ocurrir con
> las mujeres de la región andina. Muy por el contrario, cada vez le
> contestaba en voz m√¡s alta.
>
> Y como no le daba pie a resolver nada, decidió preguntarle a Omar a qué nos
> dedic√¡bamos. √Čl le dijo que √©ramos profesores universitarios y que una
> colega nos esperaba en Cali para que diéramos una conferencia, lo que era
> absolutamente falso. Y agregó que habíamos estado en otras oportunidades en
> Colombia y que no nos habían pedido semejante cosa. A lo que el oficial
> adujo que con el cambio de presidente se habían modificado las normas, y que
> viniendo por avión y fuera de época de vacaciones, no era tan determinante.
>
> Ya hab√≠an pasado m√¡s de quince minutos y la Trafic deb√≠a irse. Entonces
> apareció un ayudante para saber si tenía que proceder a bajar nuestros
> bolsos. El muchacho preguntó si teníamos el sello de Migraciones, a lo que
> el oficial le hizo se√Īa de que s√≠, con un gesto como de lamento, ya que no
> nos podían correr por ese lado.
>
> Entonces, ante el apuro, fue directamente al grano y le dijo a Omar que la
> soluci√≥n pod√≠a ser arreglarlo con dinero. √Čl sac√≥ lo que llevaba en el
> bolsillo de la camisa, que era poco m√¡s de veinte mil colombianos
> (equivalentes a 10 U$S), pero ‚Äúla autoridad‚ÄĚ reclam√≥ d√≥lares contantes y
> sonantes. Le dijimos que no teníamos, por lo que el hombre se justificó como
> que era muy poco para saldar semejante delito, diciendo sorprendido e
> indignado:
>
> -‚Äú¬¿C√≥mo que no tienen m√¡s?‚ÄĚ
>
> Entonces yo, con temor a que nos palparan porque llev√¡bamos los d√≥lares
> repartidos por todo el cuerpo, pero utilizando la estrategia de la vieja
> frase ‚Äúla mejor defensa es un buen ataque‚ÄĚ, me enoj√© m√¡s que √©l, y le
> grité:
>
> -‚Äú¬¡¬¿C√≥mo quiere que tengamos m√¡s efectivo si tratamos de sacar dinero en el
> terminal y no pudimos?! ¬¡Es una verdadera verg√ľenza que no exista un cajero
> plus en un sitio como este!‚ÄĚ
>
> El tipo quedó perplejo. Supongo que no muchos se le hubiesen animado a
> tratarlo así. Y confundido y resignado balbuceó:
>
> -“Bueno, denme eso y vayan. Pero en Cali compren un certificado de vacunas
> porque lo importante es conseguir el papel y no que se las hayan aplicado‚ÄĚ.
>
> Calladitos subimos a la buseta y partimos. Y en el camino me quedé pensando
> largamente y felicit√¡ndome de no haber llevado a mi hijo Mart√≠n a Colombia,
> porque debido a su autismo hubiese tenido una crisis al sentirse amenazado
> con arma larga y encerrado en tal diminuto cubículo. Y la decisión la había
> tomado en raz√≥n de que en Bogot√¡ m√¡s de una vez, primero me hab√≠an apuntado
> para luego pedirme la documentación o indicarme alguna prohibición no
> escrita. Porque en realidad, no iba a rasgarme las vestiduras como si en la
> Argentina la policía y la gendarmería no requirieran de coimas para
> solucionar ‚Äúproblemas‚ÄĚ, pero la diferencia estaba fundamentalmente en las
> formas. Por lo menos los nuestros eran m√¡s amables y creativos. A veces
> hacían tango, es decir, que se ponían en víctimas y pedían una colaboración
> por su bajo presupuesto o salarios, o bien inventaban alguna rifa
> inexistente… Era sólo una cuestión de diplomacia.
>
>
>
>
>
> Sembrados a la salida de San Juan de Pasto
>
>
>
>
>
> Volvimos a tomar la carretera Panamericana. El camino era increíble, con
> mayor densidad de cordones monta√Īosos y cantidad de curvas que en el tramo
> entre Otavalo y Pasto. Pero pr√¡cticamente no pude tomar fotograf√≠as debido a
> la velocidad a la que íbamos.
>
> Varias veces la Polic√≠a Militar par√≥ al veh√≠culo y nosotros tembl√¡bamos
> porque temíamos que nos buscaran alguna otra excusa para volver a robarnos a
> mano armada; en especial porque ya est√¡bamos cruzando el r√≠o Pat√≠a, una zona
> absolutamente inhóspita.
>
> Luego entramos en el extenso valle longitudinal que corría entre el cordón
> occidental y el cordón central de los Andes Colombianos, donde la vegetación
> se volvió totalmente exuberante.
>
>
>
>
>
> Vegetación exuberante en los Andes Colombianos
>
>
>
>
>
> La ruta estaba destruida en varios tramos debido a las copiosas lluvias
> estacionales. Y el hecho de ser camino de monta√Īa la hac√≠a sumamente
> peligrosa.
>
>
>
>
>
> Camino carcomido por la erosión hídrica
>
>
>
>
>
> Cuando est√¡bamos cerca del r√≠o Timbo, la buseta se par√≥ por inconvenientes
> mec√¡nicos. Nosotros aprovechamos para bajarnos y tomar un poco de aire
> mientras el conductor munido de una caja de herramientas resolvía la
> situación. Pero la mayoría de los pasajeros se quedó a bordo por temor a ser
> v√≠ctimas de alg√ļn robo por parte de supuestos fugitivos, tal como si
> estuvi√©ramos en el Far West. Por suerte todo sali√≥ bien y en poco tiempo m√¡s
> llegamos a Popay√¡n.
>
>
>
>
>
>
>
> Cercan√≠as de Popay√¡n
>
>
>
>
>
>
>
> Viviendas precarias inundables a la vera del r√≠o Cauca en Popay√¡n
>
>
>
>
>
> Habíamos llegado al valle del Cauca. Las condiciones de pobreza se
> evidenciaban a cada paso, a pesar de la aparente benevolencia de las
> condiciones naturales.
>
>
>
>
>
> Gran biodiversidad en el valle del Cauca
>
>
>
>
>
> El cielo hab√≠a comenzado a mostrarse tormentoso y tras una gar√ļa persistente
> la camioneta volvi√≥ a quedarse en dos oportunidades m√¡s.
>
>
>
>
>
> Nubes de tormenta en el valle del Cauca
>
>
>
>
>
> Como era de esperar en la región, poco tiempo después volvió a despejarse y
> el sol nuevamente iluminó las laderas de los imponentes cordones andinos.
>
>
>
>
>
>
>
> Verdes laderas de los cordones andinos colombianos
>
>
>
>
>
>
>
> Cultivos tropicales en el valle del Cauca
>
>
>
>
>
> Debido a la cantidad de ‚Äúcontroles‚ÄĚ de la Polic√≠a Militar, las malas
> condiciones del camino y a los inconvenientes mec√¡nicos de la buseta,
> llegamos a Cali cuando se estaba poniendo el sol. ¬¡Hab√≠amos tardado ocho
> horas en hacer menos de cuatrocientos kilómetros!
>
>
>
>
>
>
>
> Atardecer en las proximidades de la ciudad de Cali
>
>
>
>
>
> Al llegar, agotada por el trajín del día, olvidé mi campera en el vehículo,
> y a pesar de haberla reclamado insistentemente, nunca me la devolvieron.
>
> Justo una semana después de nuestro paso por el departamento del Cauca,
> exactamente el 21 de enero de 2012, hubo un atentado de las FARC (Fuerzas
> Armadas Revolucionarias de Colombia), que adem√¡s de dejar como saldo tres
> muertos y varios heridos, entre miembros guerrilleros y militares, obligó al
> cierre de los aeropuertos de la región por quedar destruida una torre de
> comunicaciones relacionada con uno de los radares m√¡s importantes del pa√≠s.
> Y por otra parte se declaraba el toque de queda en los distritos 13 (Cauca)
> y 14 (Bahía Portete), deteniendo irregularmente a ciento treinta menores.
>
> Con todo esto, el slogan de promoción al turismo de Colombia que decía “El
> √ļnico riesgo es que te quieras quedar‚ÄĚ, resultaba rid√≠culo.
>
>
>
>
>
> Ana María Liberali
>
>
>
>
>
>
>
>
>
> -~--------------------------------------------------------------------~-
> *** DeepSkyColors en Facebook! ***
> Imagenes de nuestro planeta y del Universo
> desde los ojos de un fot√≥grafo espa√Īol.
> Visita la p√¡gina en Facebook y dale a ME GUSTA!
> CLIC AQUI ==>> http://www.elistas.net/pr/599
> --~------------------------------------------------------------------~--
>
>
> ---------------------------------------------------------------------
> Tu dirección de suscripción a este boletín es humboldt-alta@eListas.net.
> Para darte de baja, envía un mensaje a
> humboldt-baja@eListas.net
> Para obtener ayuda, visita http://www.eListas.net/lista/humboldt
>


--
Dr. Ing. Yuri Sandoval Montes M.Sc.
*DIRECTOR*
*INSTITUTO DE INVESTIGACIONES GEOGR√ĀFICAS*
* CARRERA DE ING. GEOGRAFICA - UMSA*

Tel./Fax.Of. 591-2772100 (Cota Cota) - Cel. (591) 701-83184
Telefono Ofic. 591-2442881 (Edif. Hoy)
La Paz - Bolivia

yuri.sandoval@gmail.com, s_yuri@hotmail.com





DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!