Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15354 al 15373 
AsuntoAutor
482/13 - Túnez - ¿ Noticias
483/13 - Túnez - L Noticias
484/ 13 - Túnez, d Noticias
485/13 - NODAL - P Noticias
486/13 - Crisis y Noticias
487/13 - Jornadas Noticias
488/13 - En el "ci Noticias
489/13 - Brasil: l Noticias
490/13 - Crisis y Noticias
491/13 - Crisis y Noticias
492/13 - Crisis y Noticias
493/13 - Universid Noticias
494/13 - E se o mu Noticias
495/13 - Crisis y Noticias
496/13 - Terceras Noticias
497/13 - PRÓRROGA Noticias
498/13 - UNLu / 9a Noticias
499/13 - As contra Noticias
500/13 - XV ENCUEN Noticias
501/13 - O aliment Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15674     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 492/13 - Crisis y geografía - Cambios estructurales en l a economía mundial / Rumbo a México
Fecha:Domingo, 28 de Julio, 2013  20:27:34 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 492/13
Crisis y geografía / Rumbo a México

Más allá de enarbolar su estandarte, el de la restricción de oferta,

 los consevadores ya empiezan a hablar de cambios

Cambios estructurales en la economía mundial

Ricardo Arriazu

 ECONOMISTA

Clarín
Buenos Aires, 28/7/13

La economía mundial se encuentra inmersa en un acelerado proceso de cambio que afectará en el futuro tanto el nivel de vida de los pueblos como la dinámica geopolítica mundial.

La historia muestra que estos cambios pueden ser masivos (con la desaparición de civilizaciones y la aparición de nuevas potencias dominantes), pero por lo general no son bruscos. Son cambios que se van afianzando gradualmente, pero que mantienen suficiente imprevisibilidad como para “arruinar” los mejores pronósticos.

La recopilación de estadísticas veraces que permitan cuantificar la dimensión y las características de estos cambios ha sido siempre una tarea dificultosa, pero lo es mucho más cuando se trata de comparar valores actuales con valores históricos en momentos en donde no existían estadísticas tan detalladas como las que disponemos en la actualidad. Afortunadamente, la recopilación de estadísticas históricas de la economía mundial realizada por Angus Maddison nos permite efectuar comparaciones con un grado aceptable de confiabilidad. De las estadísticas de Maddison se pueden extraer varias conclusiones:

a) La economía mundial se mantuvo prácticamente estancada durante los primeros quince siglos de nuestra época, con un crecimiento ínfimo tanto del PBI mundial como del ingreso por habitante. Durante este período, los países asiáticos dominaron la economía mundial (representando alrededor del 70% del PBI mundial), mientras que la participación europea fluctuó entre el 9% y el 18%.

b) Esta situación comenzó a cambiar gradualmente a partir del Renacimiento, pero se acentuó a partir de la Revolución Industrial.

Como reflejo de estos cambios, el promedio anual de la tasa de crecimiento del ingreso por habitante se elevó gradualmente del 0,05% en el período 1500-1820, al 2,9% en la primera década de este siglo, lo que permitió grandes mejoras en los niveles de vida de la población mundial.

c) Esta aceleración del ritmo de crecimiento se dio en casi todos los países, pero no fue idéntico en cada uno de ellos, ni en todas las regiones. Durante este período la aceleración del crecimiento se concentró en Europa, Estados Unidos, Canadá, Australia y la Argentina, mientras que en China e India cayó el ingreso por habitante y el PBI total sólo se expandió por el crecimiento de la población. La participación de Asia en el PBI mundial se redujo a sólo el 28%, mientras que la de Europa se incrementó al 34%, y los Estados Unidos se transformaron en la primera potencia mundial (representando el 16% del PBI mundial).

d) Esta aceleración del crecimiento estuvo asociada a mejoras de productividad, a mayores tasas de inversión y al crecimiento del empleo (y de la población), e implícitas detrás de estas mejoras se esconden mejoras institucionales, en los procesos productivos, una reducción de los conflictos, y mejoras en la administración de la economía.

e) Sin embargo, las últimas décadas mostraron una nueva aceleración de la tasa de crecimiento, pero con nuevos cambios significativos en su composición. A diferencia de las décadas anteriores, la tasa de crecimiento de los países emergentes duplicó a la de los países desarrollados, lo que llevó a un cambio total de la estructura económica mundial. Durante este período, la participación de los países asiáticos en el PBI mundial pasó del 19% al 44%, la de Europa se redujo del 26% al 17%, y la de los Estados Unidos del 27% al 19%.

f) Todo parece indicar que esta tendencia continuará en el futuro cercano, pero con una desaceleración de la tasa global de crecimiento y nuevos cambios en su composición.

Sin embargo, pronosticar es siempre una tarea ingrata por la imposibilidad de anticipar acontecimientos imprevistos. No creo que nadie haya podido pronosticar en el año 1500 la terrible decadencia económica de China e India que se registró en los siguientes 400 años, ni su recuperación en los últimos años. Del mismo modo, dudo que alguien haya podido pronosticar la aparición de una nueva potencia como los Estados Unidos, ni la creación y disolución de la ex Unión Soviética.

Las advertencias del Club de Roma sobre una potencial falta de alimentos (y de otras materias primas) por la explosión demográfica fueron invalidadas por el crecimiento de la producción mundial de alimentos (se triplicó en los últimos cincuenta años, incrementando en casi 30% la disponibilidad de alimentos por habitante), del mismo modo que los muy recientes pronósticos del agotamiento de los recursos de hidrocarburos fueron también invalidados por el desarrollo de nuevas tecnologías para su extracción “no convencional”, lo que incrementó en forma significativa la disponibilidad potencial de este recurso.

Dejando de lado los “imprevistos”, las grandes fuerzas dinámicas que deberían modificar la estructura económica mundial en las próximas décadas están asociadas a masivos cambios tecnológicos y culturales que se están reflejando en el “estancamiento y envejecimiento” de la población, y en nuevas tendencias en materia energética que afectarán los mercados energéticos y alimenticios.

El “envejecimiento” de la población no sólo afectará la disponibilidad de mano de obra y las finanzas públicas, sino que modificará también la tasa de ahorro, la tasa de inversión y el consumo de alimentos y energía. Estos cambios no sólo reducirán la tasa de crecimiento en casi todos los países, sino que dejarán una secuela de “ganadores” y “perdedores”. Los países emergentes deberían liderar el crecimiento (aunque a un ritmo menor que en el pasado reciente), y algunos países desarrollados tenderán a estancarse.

Estados Unidos estaría afectado por esta tendencia, pero los desarrollos energéticos deberían compensarlos. La mayor disponibilidad de energía y la reducción de su costo se está reflejando en un nuevo proceso de industrialización en áreas que habrían sido abandonadas hace ya décadas.

Nuestro país debería estar entre los “ganadores”, siempre y cuando aproveche su potencial y actúe con prudencia e inteligencia.






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!