Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15354 al 15373 
AsuntoAutor
482/13 - Túnez - ¿ Noticias
483/13 - Túnez - L Noticias
484/ 13 - Túnez, d Noticias
485/13 - NODAL - P Noticias
486/13 - Crisis y Noticias
487/13 - Jornadas Noticias
488/13 - En el "ci Noticias
489/13 - Brasil: l Noticias
490/13 - Crisis y Noticias
491/13 - Crisis y Noticias
492/13 - Crisis y Noticias
493/13 - Universid Noticias
494/13 - E se o mu Noticias
495/13 - Crisis y Noticias
496/13 - Terceras Noticias
497/13 - PRÓRROGA Noticias
498/13 - UNLu / 9a Noticias
499/13 - As contra Noticias
500/13 - XV ENCUEN Noticias
501/13 - O aliment Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15671     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 489/13 - Brasil: la otra cara del milagro económico
Fecha:Domingo, 28 de Julio, 2013  19:46:40 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 489/13
 
 

Brasil: la otra cara del milagro económico

               

                                                           

Alfredo César Dachary

 

 

En estos días, durante la visita del Papa Francisco a Brasil, las manifestaciones no han cesado y en algunos casos se han incrementado, como la ocurrida en San Pablo esta última semana de julio.     

La escena se repite en Madrid, Atenas, Santiago de Chile, entre otras capitales, y es muy similar. Jóvenes con el rostro cubierto que destrozan  agencias bancarias, que sacan y rompen señales de tránsito, puestos de policía y levantan barricadas incendiarias con basura para bloquear el tránsito. Una camioneta de una televisora fue incendiada por un grupo de manifestantes, los que luego destruyeron asimismo una concesionaria de vehículos en otra zona del centro, cercana a la Paulista. Atacan las instalaciones del metro que recorre la avenida que también fueron destruidas; algunos de los manifestantes quemaron una bandera, antes de que un centenar de policías interviniera para dispersarlos.

         ¿Qué está ocurriendo en Brasil?, ¿por qué una de las cuatro potencias emergentes del BRIC, un país que ha tomado la vanguardia en el petróleo y que lidera Sudamérica ha entrado en crisis?

         En el año 2003, apenas asume la presidencia el líder metalúrgico y candidato triunfante del Partido de los Trabajadores, Ignacio Lula Da Silva, crea e implementa un programa social denominado “Bolsa familiar” que se inscribe en el marco de un programa global emprendido por el gobierno para estimular el crecimiento rápido y el progreso social y que tiene por objeto mejorar la red de seguridad social brasileña.

Antes de éste había una serie de programas separados de transferencia de fondos, con numerosas disfunciones, lagunas, complejidad burocrática, elevados gastos administrativos, doble empleo de los programas, sistema de selección ineficaz de las poblaciones beneficiarias y ausencia de sinergia en lo que respecta a las medidas orientadas a los pobres en materia de educación, salud y escolarización.

Este ambicioso programa que ha beneficiado en una década de aplicación  a más de 50 millones de personas, ha jugado un papel fundamental en la nueva imagen de Brasil, sumado a otros logros como los de Petrobras.

Para acceder a este programa se exigen dos requisitos básicos: el primero es el de tener una renta familiar inferior a 35 dólares por integrante, y el segundo, que los niños vayan a la escuela.

Pero el éxito del programa tiene su contraparte o lado obscuro y es el mundo rural, el cual está más desprotegido que los pobres urbanos. A este sector el gobierno le dedicó 2,000 millones de dólares en préstamos, subsidios, infraestructura o incentivo para los campesinos, mientras que las grandes empresas o multinacionales del agro negocio cuentan con 120,000 millones de dólares para la producción de soja que mayoritariamente se exporta y no paga impuestos.

Esto llevó a que un analista hable de que Lula fue “el padre de los pobres y la madre de los ricos”, ya que en el mundo rural hay miles de campesinos expulsados de sus tierras que viven en campamentos, son los famosos “Movimiento de los sin tierra”, y además de éstos, hay otros miles que trabajan bajo un régimen similar al de la esclavitud.

El costo de pasar a ser el tercer exportador mundial de granos después de Estados Unidos y la Unión Europea, se da a partir de que el 50% de las 65,000 millones de hectáreas en producción están en mano de las grandes corporaciones, y de éstas, el 54% trabaja con transgénicos.

Los grandes terratenientes que explotan la soja y el trigo, o sea, las corporaciones que cultivan más de 100,000 hectáreas pasaron de 22 en el 2003 a 2,008 en el 2011, y los campesinos que integran el Movimiento de los sin tierra son 2.5 millones, distribuidos en 500,000 familias en los campamentos.

Ambas caras del fenómeno se reflejan en el hecho de que Brasil, que es la 6ª. economía del planeta con un PIB de 2.2 billones de dólares (superior a la del país continente India), en el 2013 ha crecido muy poco, 0.6% en el primer trimestre del año y se espera sea de un 1.9% en todo el año, prácticamente es un estancamiento.

A partir del nuevo siglo, Brasil fue el país que mejor aprovechó la gran demanda de granos y otros productos que necesitaba la gran economía china y, entre el 2004 y 2008, el PIB creció al 4.8% anual y luego tuvo que enfrentar los efectos de la crisis mundial. Para los analistas uno de los problemas de Brasil es su bajo nivel de productividad, que es menor que el crecimiento promedio del PIB entre 1980 y 2012.

Pese a ser una sociedad desigual, más de 30 millones han pasado a ser miembros de lo que se le denomina la clase C, con ingresos entre 1,610 a 6,940 reales, lo cual ha incidido en el consumo del país, ya que estos nuevos integrantes de la sociedad del consumo requieren los niveles básicos de confort, además de vivienda.

El aumento del consumo del mercado interior fue acompañado de una serie de problemas, como el hecho de que la vivienda se ha encarecido mucho, aunque la política del gobierno de Lula logró bajar los tipos de interés, principalmente en la vivienda social y abrir mayor número de créditos.

Por otro lado, han crecido los sectores de altos ingresos acorde a la proporción que representan y, con ello, su consumo, ya que este grupo tiene un muy elevado nivel de consumo que crece a un 20% anual. San Pablo, capital económica y la ciudad más importante de Brasil, tiene la flota de helicópteros más grande del mundo y la venta de coches deportivos Porsche se incrementó en un 3,500% en la última década.

Esta nueva emergente burguesía, más la tradicional, viaja a Estados Unidos donde los precios son tres veces inferiores a los de Brasil, llegando a 1.5 millones de viajeros que gastan un promedio de 5,800 dólares por persona. La cifra total de gastos en el exterior, en 2011, fue de 21,200 millones de dólares, 300% más que en el 2007.

El Brasil de hoy, pese a sus grandes avances y diferencias, tiene un cierto parecido con otro grande de Latinoamérica: México. Brasil va camino a ser la quinta economía del mundo con grandes empresas como Petrobras, Camargo Correa, Embraer, Vale y otras, además de sus grandes hallazgos de petróleo que lo podrán lanzar a ser un potencia mundial petrolera, y es junto a China uno de los líderes del BRIC.

Pero esa fortaleza, la macroeconómica como México, choca con la gran debilidad de los indicadores sociales, que pese a los grandes avances del gobierno del Partido de los Trabajadores, primero Lula y ahora Dilma Rousseff, éstos son bajos y el país sigue teniendo una gran asimetría económica y social.

La chispa desencadenante de la gran revuelta social ha sido el aumento en los precios del transporte público, a lo que se le sumó el gran derroche en macroeventos deportivos, mientras las desigualdades se perpetúan. La gente del país que más ama al fútbol y que salió a la calle, les recordó a las autoridades y a la sociedad, en general, que no todo era pan y circo, algo que es común en Latinoamérica, Europa y el resto del mundo idiotizado y domado por los diferente medios de comunicación electrónicos.

El disparador que hace saltar la chispa es un hecho que afecta la vida cotidiana de millones de brasileños, pero éste a su vez fue impulsado por el Movimento Passe Livre, una resistencia que sostienen los Comités Populares de la Copa desde hace meses y que estalló con motivo de la Copa Confederaciones y que termina en una exigencia de un nuevo Brasil, más democrático, más para la gente en lugar de que sea para el complejo entramado de intereses económicos y políticos del imperio emergente con pies de barro.

El gran cantautor brasileño e icono de Brasil, Caetano Veloso, publicaba en su web, en el que conectaba estas mega manifestaciones en Río de Janeiro con la resistencia a las arbitrariedades y la sordera del poder en Brasil diciendo: "Siento una identificación espontánea con los manifestantes. Aquí en Río, desde la resistencia para frenar el derrumbe de la Escola Friedenreich y la defensa de la Aldeia Maracanã, sentí, por los mensajes de correo electrónico que recibía, por las conversaciones que tenía y por los videos en los que aparecieron policías lanzando gases lacrimógenos, que este tipo de manifestaciones crecerían. Que haya sido en respuesta al aumento de la tarifa de los autobuses que ese crecimiento se produjo, sólo confirma mi percepción de que es algo real, una expresión de insatisfacción de la población con una situación de lo púbico que muestra su agotamiento. No se trata sólo del gobierno del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) en el Estado o en la ciudad, ni del Partido de los Trabajadores  (PT) a nivel federal. Es todo un conjunto que necesita escuchar a los ciudadanos por que ya no hay aceptación pasiva de lo que ellos deciden que sea. Por mi parte, me identifico con los manifestantes. Están dando voz a sentimientos a los que todavía les falta articulación. Tienen que hacernos pensar. Recuerdo las marchas de la década de 1960 y pienso en los movimientos que se producen en Turquía ahora, y hace poco en Estados Unidos, España, Grecia y en varios países árabes. Me siento en sintonía con estas personas (...)”.

         La síntesis de este poeta de la música no requiere de expertos, la gente se hastió de vivir en un país de dos pisos y siempre, aunque con nuevas condiciones en el piso de abajo, algo que hoy es una bomba real en Brasil y un polvorín más fuerte en la gran mayoría de nuestros países latinoamericanos.

 

 

alfredocesar7@yahoo.com.mx

 






DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!