Inicio > Mis eListas > humboldt > Mensajes

 Índice de Mensajes 
 Mensajes 15201 al 15220 
AsuntoAutor
346/13 - Brasil - Noticias
347/13 - Brasil - Noticias
348/13 - Raízes hi Noticias
349/13 - No Brasil Noticias
351713 - Brasil - Noticias
350/13 - Crónica d Noticias
352/13 - El nuevo Noticias
353/13 - Brasil - Noticias
354/13 - El proble Noticias
355/13 - Raízes hi Noticias
356/13 - Brasil - Noticias
357/13 - Brasil -L Noticias
358/13 - INVITACIÓ Noticias
Nova postagem: (I) Elias An
359/13 - Brasil: l Noticias
360/13 - El otoño Noticias
361/13 - Egipto - Noticias
362/13 - Las prote Noticias
363/13 - João Pedr Noticias
364/13 - O Estado Noticias
 << 20 ant. | 20 sig. >>
 
Noticias del Cehu
Página principal    Mensajes | Enviar Mensaje | Ficheros | Datos | Encuestas | Eventos | Mis Preferencias

Mostrando mensaje 15527     < Anterior | Siguiente >
Responder a este mensaje
Asunto:NoticiasdelCeHu 361/13 - Egipto - 30-J: el país de todas las tensiones
Fecha:Sabado, 29 de Junio, 2013  08:10:29 (-0300)
Autor:Noticias del CeHu <noticias @..............org>

NCeHu 361/13

Egipto

30-J: el país de todas las tensiones

Jacques Chastaing
Viento Sur 

Viernes 28 de junio de 2013

La campaña “Tamarod” (Rebelión), iniciada por la oposición oficial, pero de la que se ha apropiado una multitud de jóvenes y de ciudadanos ordinarios haciendo de ella algo completamente diferente, ha logrado reunir 15 millones de firmas desautorizando la legitimidad electoral de Morsi, que no fue elegido más que por 13,2 millones de electores y electoras.

Los diferentes animadores de esta campaña han invitado a los egipcios a manifestarse el 30 de junio para exigir la partida de Morsi. Los dirigentes de la oposición del FSN (Frente de Salvación Nacional) piden para ello elecciones presidenciales anticipadas, mientras que una multitud de agrupaciones de jóvenes y de revolucionarios afirma que no abandonarán la calle mientras el presidente no haya abandonado sus funciones. Los primeros ven en el 30 de junio un fin con objetivo institucional, mientras que los segundos, por su parte, ven en él un comienzo de la democracia directa, el comienzo del fin.

Cuando los egipcios sufren una fuerte penuria de gasolina (que lleva a algunos automovilistas a hacer tres horas de cola para llenar el depósito), de gas, de agua, numerosos cortes de electricidad y de agua, subidas de precios muy importantes de los productos de primera necesidad y cuando las huelgas y manifestaciones de carácter social o económico baten récords históricos, la perspectiva del 30 de junio de 2013 parece poder cristalizar todos los sentimientos de protesta en un único movimiento.

A tres días de este acontecimiento, que parece determinante para millones de egipcios, las tensiones no dejan de agravarse y de federarse mientras que muchas de las autoridades institucionales abandonan el navío presidencial o toman distancias de él, aunque hasta ahora le apoyaran claramente y sin fisuras.

Así, el papa de los coptos ha autorizado a sus fieles a acudir al 30 de junio. La prestigiosa universidad islámica Al Ahzar ha tomado sus distancias mientras que sus jeques llaman abiertamente a manifestarse contra los “falsos musulmanes” en el poder, y el principal partido salafista, Al Nour (La Luz), ha declarado que no participaría en las contramanifestaciones de apoyo a Morsi. El dirigente de los chiítas egipcios, Hasheni, ha llamado a sus fieles a vengarse de los sunitas (los Hermanos Musulmanes), pues cuatro chiítas acaban de ser asesinados por estos últimos. En fin, el líder disidente de los Hermanos Musulmanes, El-Foutouh (4º en las presidenciales), en una posición hasta ahora de apoyo crítico, ha llamado también a la manifestación del 30 de junio.

Al mismo tiempo, el Ejército, que estaba silencioso desde el fracaso de su tentativa de golpe de Estado en junio de 2012 y que había dejado su puesto a los Hermanos Musulmanes, se ha vuelto a invitar al debate político por medio de su hombre fuerte, el ministro de Defensa El-Sissi, declarando que no dejaría que Egipto se hundiera en el caos, defendiendo las instituciones del Estado contra todos quienes quieran debilitarlas o destruirlas. Su discurso ha sido interpretado por la oposición como un abandono de los Hermanos Musulmanes, y por estos últimos, al contrario, como un apoyo.

Estos últimos meses, varias pequeñas manifestaciones de apoyo al Ejército iniciadas por antiguos miembros del partido de Mubarak, pero con el apoyo de un cierto número de liberales o demócratas, han mostrado que la vuelta del Ejército al poder era una posibilidad contemplada por ciertos notables en esta situación de, para ellos, peligroso ascenso del movimiento social y en la que los Hermanos Musulmanes y la religión, con sus instituciones, no podrían ser ya suficientes como guardianes del orden.

En efecto, han sido desacreditados por un año de poder, habiendo perdido todos sus apoyos tradicionales en los sindicatos profesionales de las “clases medias”, de los médicos a los ingenieros, pasando por los enseñantes, farmaceúticos, abogados o periodistas, y sobre todo los estudiantes. La influencia organizada de los Hermanos Musulmanes ha sido siempre limitada entre los obreros.

También, tras la declaración amenazadora de El-Sissi, se ha visto a Morsi declarar cinco veces en su discurso de ayer, miércoles 26 de junio, que él era el jefe del Ejército -puro ejercicio de autoconvencimiento- y a los principales dirigentes del FSN proclamar su indefectible lealtad al Ejército, incluyendo el dirigente demócrata del movimiento del 6 de abril que no es decididamente lo que era, igual que Hamdeen Sabbahi, dirigente socialista nasserista, que llegó en tercer lugar en las presidenciales. Este último se ha rebajado a denunciar a quienes habían criticado al Ejército cuando estaba en el poder como responsables de la crisis actual. Con gran sorpresa y desagrado de sus partidarios....

Por su parte, reforzando los temores de las clases dominantes, la Federación Egipcia de Sindicatos Independientes, que reivindica más de un millón de afiliados, acaba de publicar un comunicado firmado en común con el grupo trotskista de los Socialistas Revolucionarios convocando ambos al 30 de junio. Se afirma en él que “Estamos en vísperas de una nueva revolución popular”, ..., recordando “los días de antes de la caída de Mubarak”. Este comunicado ha sido interpretado inmediatamente por la prensa como un llamamiento de los sindicatos obreros a una segunda revolución. El sindicato de periodistas se ha asociado al planteamiento, convocando él también al 30 de junio.

Los grupos que defienden los derechos de las mujeres han ido más lejos. Llaman a las mujeres de Egipto no solo a manifestarse el 30 de junio, sino también a armarse con agujas de colchón (del tamaño de verdaderos cuchillos) para protegerse de cualquier acoso.

Al mismo tiempo, 18 grupos islamistas que apoyan al gobierno, han convocado a contra manifestaciones el 21, y luego del 28 al 30 de junio. Algunos de ellos amenazan de muerte a los y las manifestantes anti Morsi, diciendo claramente que formarían sus milicias de autodefensa. Lo han mostrado abiertamente el 21 de junio, desfilando con porras, escudos y casos y ayer también, 26 de junio, en Monofiya... Pero han tenido mala suerte y los habitantes de las calles por las que desfilaban les han lanzado todo tipo de objetos e incluso agua y orina.

En este aumento de las tensiones, la nominación por Morsi la semana pasada de seis nuevos gobernadores de los Hermanos Musulmanes -y, en particular, la de un dirigente de la organización terrorista Al Jamaa Al Islamiya- prendía la mecha. Las sedes de los gobiernos provinciales eran asediados y han tenido lugar manifestaciones en Fayoum, Mansoura, Mahalla, Suez, Port-Said, Alejandría, El Cairo, Fuad, Gizah, Luxor... con un resultado de numerosos heridos.

Luego, el gobernador de Luxor [responsable de más de 50 asesinatos en el Valle de los Reyes en 1997]- exmiembro de Al Jamaa al Islamiya- ha dimitido. Pero las manifestaciones continúan. El miércoles 26 de junio, muy fuertes y violentos enfrentamientos oponían a los pro y anti Morsi, con un resultado de 157 heridos, pero sobre todo en Mansoura, donde dos Hermanos Musulmanes han encontrado la muerte y 250 personas han resultado heridas.

Al mismo tiempo varios vehículos o tiendas pertenecientes a personas vinculadas a los Hermanos Musulmanes han sido quemados en esta ciudad y un supermercado de la cadena Zad, que pertenece al hijo de Khayrat al-Shaker, multimillonario y hombre fuerte de los Hermanos Musulmanes ha sido saqueado, y sus mercancías tiradas a la calle.

En Zarqiya, dos manifestaciones bloqueaban el miércoles 26 de junio la sede del gobernador y la casa de Morsi después de que, el martes 25 de junio, la sede del Partido de la Justicia y la Libertad (Hermanos Musulmanes) fuera quemada. Se señalaban 56 heridos en los enfrentamientos en Zagazig. Nueve lo eran también ayer en la plaza Tahrir por balas de revólver.

En este clima, circulan rumores de todo tipo mientras noticias más o menos controladas son publicadas en la prensa. Un disidente de los Hermanos Musulmanes afirma que estos últimos han programado para los próximos días el asesinato selectivo de líderes de la oposición. Una madre islamista denuncia a su hijo a la policía porque que éste preparaba cantidad de cócteles Molotov para el 30 de junio. Los extranjeros huyen de Egipto. Al estar las carreteras que llevan al aeropuerto de El Cairo totalmente embotelladas, los empleados del periódico El Watan (el que había hecho una campaña contra Le Canard Enchaîné por las caricaturas de Mahoma) han abandonado sus locales amenazados de incendio. Bloques de cemento han sido colocados a las entradas del palacio presidencial por la guardia presidencial.

Es en este contexto en el que ayer, miércoles 26 de junio, numerosos tanques del Ejército así como de los paracaidistas han tomado posición en los alrededores de los edificios oficiales o de las zonas “sensibles” de numerosas ciudades “para proteger a la población”, en el lenguaje oficial. Helicópteros Apache volaban a baja altura por encima de las ciudades, contribuyendo un poco más a hacer subir la tensión.

Los jóvenes animadores de la campaña Tamarod han declarado que en ningún caso querían que el Ejército tomara el poder. En la plaza Tahrir, ayer al anochecer, 26 de junio, la multitud se había concentrado para escuchar el discurso presidencial televisado. Era unánime en abuchear a Morsi, en pedirle “degager” (que se largara), mostrarle los zapatos, y tratarle de payaso, paranoico, o declarar que habría que “vender su cerebro a la ciencia” para pagar las deudas de Egipto pues era un fenómeno único en la psiquiatría...

Por el contrario, la opinión sobre el Ejército estaba dividida. Algunos cantaban la vieja consigna de los comienzos de la revolución “el pueblo y el Ejército, una sola mano” mientras que otros le denunciaban, en particular los Socialistas Revolucionarios, que gritaban “ni Hermanos ni Ejército”.

27/06/2013

http://alencontre.org/moyenorient/egypte/j-3-legypte-de-toutes-les-tensions.html

Traducción: Faustino Eguberri para VIENTO SUR







DeepSkyColors en Facebook!
Imagenes de nuestro planeta y del Universo desde los ojos de un fotógrafo español Visita la página en Facebook y dale a ME GUSTA!